Ambas compañías están trabajando para utilizar los cascos de realidad aumentada de Microsoft, HoloLens, para proporcionar una experiencia de compra virtual a los clientes. Scott Erickson, director senior encargado del marketing de HoloLens, explicó en un blog el acuerdo que podría permitir a los usuarios examinar el interior de un coche o ver su funcionamiento en vivo, sin tener que desplazarse por el concesionario.

Es una aplicación clara y útil de HoloLens, un casco que permite a los usuarios superponer objetos digitales en el entorno que les rodea, creando una ventana en el campo de visión del usuario para que pueda interactuar con ellos.

Volvo y Microsoft están trabajando juntas también en otras iniciativas tecnológicas, según informa GeekWire. Por ejemplo, colaboran en la fabricación de coches autónomos, área en la que compiten con Tesla, Google e puede que incluso con Apple, si los rumores sobre las ambiciones de la compañía en el ámbito automovilístico son verdad.

Microsoft además está forjando otras alianzas en torno a su propuesta de realidad aumentada y trabaja con la NASA y varias universidades norteamericanas para crear aplicaciones para este dispositivo.

Como se anunció en octubre, el kit para desarrolladores (Microsoft HoloLens Development Edition) empezará a entregarse en el primer trimestre de 2016 por 3.000 dólares.