Una opción para utilizar los discos floppy es pedir un viejo ordenador que tenga disquetera, pero entonces deberás enfrentarte al problema de transferir estos datos a tu propio PC. Dependiendo de lo viejo que sea el PC prestado, puede que no tenga siquiera puerto USB.

Pero quizás la mejor alternativa es gastarse poco dinero y encontrar en lugares como Ebay disqueteras de 3,5 pulgadas, por unos 10 o 15 dólares. Newegg también vende una disquetera externa por 14,99 dólares (pero asegúrate de comprobar las revisiones de usuarios para ver algunos consejos de uso).

Es un precio muy accesible a cambio de una simplicidad inimitable para acceder a los viejos discos floppy en un moderno PC. Simplemente, conecta la disquetera mediante un puerto USB y ya podrás hacerlo.

En unos años, puede que esta misma pregunta se traslade a los CDs, por lo que es aconsejable sacar los datos más valiosos de estos bebés actuales que probablemente en próximas generaciones de PCs sean sustituidos por discos ópticos, especialmente en los portátiles.