La versión de Windows 11 ya es oficial. Microsoft anunció, en un evento online que tuvo lugar el pasado 24 de junio, el desarrollo de su nuevo sistema operativo, con cambios significativos como el diseño renovado de la interfaz y el soporte nativo de aplicaciones Android entre otras novedades. 

La lista de ordenadores compatibles que admiten la instalación de Windows 11 es muy amplia si echamos una mirada a todos aquellos que actualmente funcionan con Windows 10. Como sabrás, Microsoft ha actualizado la lista de requisitos de hardware que debe cumplir cualquier ordenador.

Oferta exclusiva: Windows 10 Pro por solo 49,99 €

De esta forma, los dispositivos actuales con Windows 10 deberán cumplir una serie de condiciones para garantizar la compatibilidad. Puedes saber todos los detalles con nuestra guía de cómo saber si tu PC o portátil soporta windows 11.

Entre ellos se encuentra el uso de una CPU con soporte para un módulo TPM 2.0. Eso deja fuera a una gran cantidad de equipos antiguos, ya que el módulo TPM 2.0 fue lanzado en octubre de 2014. 

La aplicación PC Health Check de Microsoft, disponible para su descarga a través de la web de Windows 11, llegó a crear algo de confusión entre los usuarios al mencionar erróneamente que algunos ordenadores compatibles no podrían ejecutar Windows 11. 

Resulta que el programa no tenía en cuenta si TPM 2.0 estaba o no activado en la configuración de la BIOS. Mantener presionada la tecla ‘ESC o DEL’ durante el proceso de arranque de un PC nos permitirá acceder a la BIOS del sistema. 

La opción TPM generalmente también puede ser descrita como ‘PTT’ o ‘PSP fTPM’. Sin embargo, incluso si no tienes un procesador que cumpla con TPM 2.0, no te apures por la necesidad de comprar un nuevo ordenador. 

Existe una forma de evitarlo con los requisitos de arranque seguro, pero implica realizar cambios en el registro, lo cual es algo que no recomendamos salvo que seas un usuario experto o lo estés realizando en un ordenador que no es tu dispositivo principal. 

Cómo poder instalar Windows 11 sin chip TPM 2.0

Este método implica la creación de un entorno similar al de un laboratorio de pruebas. Microsoft permitirá que los fabricantes de dispositivos deshabiliten el requisito de TPM en su versión de Windows 11, y es algo que nosotros explicamos a continuación: 

  1. Descarga la versión beta de Windows 11 como lo harías de forma normal.
  2. Reinicia e intenta instalarlo. Si tu PC no cumple con los requisitos de hardware, verás un mensaje que dice 'Este PC no puede ejecutar Windows 11'.
  3. Desde esta pantalla, presiona ‘Shift + F10’ para abrir la ventana del símbolo del sistema.
  4. Escribe 'regedit' y presiona ‘Intro’.
  5. Ahora se abrirá el Editor del registro de Windows. En la barra de direcciones, escribe: 'HKEY_LOCAL_MACHINE \ SYSTEM \ Setup' y presiona ‘Intro’.
  6. Ahora deberías ver una tecla de 'Configuración'. Haz clic derecho y elige ‘Nuevo > Clave’.
  7. Ahora se te pedirá que le asignes un nombre. Elige 'LabConfig' y presiona ‘Intro’.
  8. Haz clic con el botón derecho en la nueva clave que has creado y elige ‘Nuevo > Valor DWORD’ (32 bits).
  9. Dale el nombre 'BypassTPMCheck' y establece tus datos en 1.
  10. Sigue el mismo proceso para 'BypassRAMCheck' y 'BypassSecureBootCheck', con el mismo valor de 1.
  11. Cierra esta ventana usando la ‘X’ roja de la esquina superior derecha.
  12. Cierra la ventana del símbolo del sistema escribiendo 'salir' y presionando ‘Intro’.
  13. Ahora volverás a ver el mensaje 'Este PC no puede ejecutar Windows 11'. Haz clic en el botón ‘Atrás’ de la esquina superior izquierda.
  14. Ahora deberías poder completar la instalación como de costumbre.

Puntualizar aquí que seguir estos pasos podría afectar al rendimiento y estabilidad de Windows 11, a lo que se le suma el hecho de que el nuevo sistema operativo solo está disponible como una versión inicial en la actualidad. 

Aquellos usuarios que quieran seguir adelante con la instalación, a pesar de que su equipo no sea compatible según la herramienta de Microsoft, podrán hacerlo con una instalación sencilla valiéndose de una ISO de Windows 11. Eso sí, no recibirán soporte técnico por parte de la compañía. 

Microsoft ofrece una actualización gratuita de Windows 10 a Windows 11, pero solo a partir de la versión correspondiente. Para acceder a la configuración de la cuenta local, deberás actualizar previamente tu PC de Windows 10 Home a Pro. 

Eso te podría llegar a costar cerca de 259 € según podemos ver en la tienda Microsoft Store de la compañía, con lo que resulta difícil justificarlo. Si estás pensando en adquirir una versión Pro de Windows 10, siempre puedes optar por adquirirla con esta oferta que te ofrecemos por solo 49,99 €.