Aprender a copiar y pegar en tu ordenador, sobre todo si manejas los atajos de teclado, ha sido seguramente uno de los grandes momentos de tu vida. Al fin y al cabo, nuestra interacción con la tecnología moderna se basa en parte en esa acción.

No cabe duda que usar ‘Ctrl’ + ‘C’ y ‘Ctrl’ + ‘V’ hace todo mucho más fácil. Funciona bien si quieres duplicar bloques de texto individuales, ¿pero qué ocurre si quieres hacerlo para más de un ítem de forma rápida? Es aquí donde entra en juego el historial del Portapapeles.

Cómo usar el historial del Portapapeles en Windows 10

El historial del Portapapeles te permite copiar tantos elementos como quieras en un portapapeles virtual, lo que, a su vez, te permite acceder de forma rápida y muy práctica a aquel elemento que necesites en cada momento.

Si utilizas las funciones de copiar y pegar tradicional, se pegará solo el último elemento que hayas copiado (que se perderá cuando vuelvas a copiar otro elemento). En cambio, si utilizas el comando ‘Tecla Windows’ + ‘V’, se te abrirá una ventana aparte.

Quizás tengas que activar la opción antes de poder utilizarla de forma regular. A partir de entonces, siempre que utilices el comando, tendrás una lista de los elementos que has copiado recientemente a mano, incluidas las imágenes copiadas.

Siempre puedes volver a ir a ‘Configuración’, seguido de ‘Sistema’ y ‘Portapapeles’ en caso de no querer usarlo más. En este menú verás que también hay una opción para sincronizar el historial con todos tus dispositivos con Windows 10.

Después de elegir ‘Sincronizar automáticamente el texto que copie’ y de verificar tu identidad con tu cuenta de Microsoft, ya podrás copiar elementos de un dispositivo y pegarlos en otro de forma muy rápida.

Un último consejo al copiar elementos individuales

Ya te habrás dado cuenta de lo útil que resulta utilizar el historial del Portapapeles en Windows 10 para copiar y pegar varios elementos. ¿Pero qué ocurre si solo te interesa copiar y pegar bloques de texto individuales?

Para ti también tenemos un consejo que te resultará muy útil. Si utilizas el comando ‘Ctrl’ + ‘Shift’ + ‘V’ te asegurarás de que el texto que pegas conserva el mismo formato que la página de destino (como Microsoft Word). Así te ahorrarás tener que cambiar el estilo manualmente.