Con tantas fotos abarrotando nuestros teléfonos inteligentes hoy en día, puede ser difícil dedicar tiempo a mirarlas u organizarlas en colecciones para recordar eventos importantes o celebrar diferentes etapas de la vida.

Ahí es donde los fotolibros pueden ser una excelente opción: toman las fotos digitales y las convierten en versiones impresas, bellamente organizadas en álbumes temáticos. A continuación te explicamos cómo hacer un fotolibro online.

Qué necesitas

Hay muy pocos requisitos para montar tu fotolibro. Lo único que necesitas es tener acceso a las fotos que quieres incluir en tu álbum (probablemente sea mejor si ya están descargadas en tu PC), además de una conexión a Internet para poder utilizar uno de los muchos y excelentes servicios de impresión.

Ya hemos elaborado un resumen de los mejores servicios de álbumes fotográficos, para que puedas saber de antemano cuánto puedes pagar y la variedad de temas y libros disponibles.

Una vez que hayas hecho todo esto, puedes empezar a crear tu libro de fotos. Aquí tienes una guía general del proceso. Aunque utilizaremos un servicio de impresión de álbumes fotográficos como ejemplo, el método suele ser el mismo en cualquiera de los demás sitios.

Cómo crear un álbum digital

Una vez que hayas elegido el servicio que quieres utilizar, entra en su página web y selecciona la sección de Fotolibros. En algún lugar de la página tendrás la opción de Hacer tu libro o Crear tu libro. Haz clic en esta opción y entrarás en la herramienta de creación.

Lo primero que hay que decidir es el estilo de tu libro de fotos. Debe haber varios formatos disponibles que tengan diferente número de páginas, así como temas específicos. Estos pueden incluir bodas, un bebé recién nacido, vacaciones y muchos otros.

Elige el estilo y el tamaño del que quieres, y luego haz clic en el botón Hacer este libro de fotos o su equivalente.

En este punto, es posible que tengas que crear una cuenta; son gratuitas y te permiten guardar los Photobooks para poder recuperarlos más adelante.

Ahora tendrás que subir las fotos que quieras utilizar. Algunos servicios prefieren que estén en tu disco duro, mientras que otros pueden utilizar opciones online como Google Photos, Facebook o Instagram. Si utilizas una de estas últimas, tendrás que conceder al servicio acceso a tus fotos. Elige el método más útil para ti y luego sube las imágenes.

Una vez cargadas las fotos, puedes empezar a organizar tu álbum de fotos. La mayoría de los servicios tienen una función de autocompletado que coloca automáticamente las imágenes en las páginas, pero si prefieres un enfoque más práctico, podrás reorganizarlas arrastrando y soltando en los paneles correctos.


Si tus fotos tienen una resolución demasiado baja, el software de creación debería avisarte para que puedas elegir una alternativa más adecuada. Por lo general, esto es más un problema para los diseños de página completa. Si optas por un efecto de collage, puedes utilizar una imagen de menor calidad sin que parezca granulada o borrosa.

Si quieres ver cómo quedará todo el libro, prueba a abrir la vista de Todas las páginas para comprobar que no has duplicado ninguna imagen ni has puesto otras similares una al lado de la otra.

La mayoría de los servicios también te ofrecen la posibilidad de añadir colores de fondo, texto o pegatinas, que puedes seleccionar en los menús laterales. Todas las ediciones no son permanentes, así que haz todos los cambios que quieras, experimentando con ideas, sabiendo que no estás atado a ellas hasta que encargues el libro.

Cuando estés satisfecho con tu creación, haz clic en el botón Revisar y comprar (o similar), que te dará las opciones finales, como los acabados mate o brillante para las páginas y la cubierta.

Añade el fotolibro completo a tu cesta, pasa por caja y pronto tendrás en tu mano las versiones impresas de esas viejas fotos.

Artículo original publicado en inglés en nuestra web hermana TechAdvisor.