El rendimiento y potencia que ofrece cualquier teléfono móvil actual, con multitud de núcleos de CPU y gran cantidad de memoria RAM en su poder, garantiza que apenas existan diferencias entre unos y otros modelos, salvo las distancias existentes entre los modelos económicos de gama de entrada y los más premium.

Sin embargo, un problema común en todos ellos es garantizar buenos tiempos de autonomía con baterías que nos permitan utilizarlos todo el día sin tener que recurrir a un enchufe o fuente de alimentación.

Con la llegada de las nuevas generaciones, los fabricantes se han esmerado en trabajar de forma conjunta con los proveedores de software con el fin de optimizar el uso de energía y garantizar una gran eficiencia energética. Sin embargo, son muchas las tareas que desempeñamos con estos dispositivos y sus gran pantallas.

Con la función de carga rápida, soportada ya por la inmensa mayoría de terminales, se ha paliado en parte esta necesidad. No obstante, vamos a desvelarte algunos ajustes de aquí y allá que te ayudarán a exprimir al máximo la capacidad de la batería de tu móvil.

Estos son algunos de nuestros consejos que hemos puesto en práctica en infinidad de ocasiones y que te permitirán prolongar la vida útil de la batería de tu smartphone, no solo para ganar tiempo a diario, sino también para no acortar la vida útil de tu batería.

Si llevas a cabo todas estas indicaciones y tu teléfono sigue sin ofrecer el rendimiento esperado, puede que se deba a que la vida útil de la batería de tu terminal ya está en declive o tiene algún fallo, con lo que deberías replantearte su sustitución.

Siempre puedes recurrir momentáneamente por llevar contigo alguna de las mejores power bank o baterías externas para tu móvil. Echa un vistazo aquí a algunos consejos de compra para elegir la mejor power bank.

1. Localiza a las aplicaciones que más batería consumen en tu móvil

Lo primero de todo es saber qué es lo que hace que la batería se agote prematuramente en tu dispositivo. Para ello, acude al menú ‘Configuración> Batería de Android’ donde obtendrás un informe sobre si tus aplicaciones se ejecutan normalmente.

En función de la versión Android de tu teléfono móvil, tendrás más o menos detalles. Pulsa sobre los tres puntos situados en la parte superior derecha de la pantalla y elige ‘Uso de la batería’ para ver exactamente qué ha estado utilizando la batería de tu móvil.

Un gráfico como el que se muestra en la foto te permitirá identificar posibles anomalías. También verás un desglose completo de los servicios y el porcentaje en un gráfico que muestra cómo se ha agotado.

Dentro del menú de la batería, también tienes acceso a algunas funciones adicionales útiles. Encontrarás una opción de ahorro de batería que probablemente esté configurada en un 15 % como valor predeterminado, pero puedes modificarlo a tu gusto.

Con el modo de ahorro de batería activado, conseguirás desactivar algunas funciones del dispositivo y restringirá el uso que realizan de la batería algunas apps, especialmente con todo lo que tiene que ver con las actualizaciones en segundo plano.

2. Activa la batería adaptativa

Acude a ‘Ajustes> Batería> Batería adaptativa’ y desliza la pestaña para activar esta modalidad. Esta función introducida en la versión de Android Pie evita que las apps que no se utilizan con frecuencia agoten una cantidad excesiva de energía en segundo plano.

Inmediatamente debajo de esta opción hay una lista de aplicaciones restringidas, que estará vacía por defecto. No puedes poner cualquier aplicación que elijas en esta lista; más bien, ‘Batería adaptativa’ monitoriza las aplicaciones que están funcionando en segundo plano y si alguna está usando una cantidad excesiva de energía, verás una notificación. 

Otra de las razones que justifica su activación es que el modo de ‘Batería adaptativa’ permite comprobar el uso que hacen de la misma las aplicaciones y actualizaciones de terceros que hayas descargado. Es una forma de asegurar que el hardware y el sistema operativo siguen siendo eficientes después de tu uso diario del móvil.

3. Ponle freno a las apps que corren en segundo plano

Si eres de los que no dispones de la última versión Android Pie en tu móvil y no tienes acceso a ‘Batería adaptativa’, puedes comprobar qué aplicaciones están ejecutándose en segundo plano para eliminar las que no necesitan estar en el menú multitarea.

En Android Pie tan solo tienes que deslizar tu dedo hacia arriba desde la parte inferior de la pantalla para desplegar el menú de funciones rápidas, donde podrás encontrarla. En versiones anteriores de Android, verás un botón dedicado a un lado del botón de inicio.

Ten en cuenta que el cierre forzado de una app solo es realmente útil si no vas a relanzarla momentos después, ya que utiliza más energía al reabrirla que lo que realmente ahorras cerrando tus procesos en segundo plano.

4. Evita que las apps se ejecuten al iniciar el móvil

La posibilidad de elegir qué aplicaciones se inician cuando enciendes el teléfono por vez primera no es una función exclusiva de las últimas versiones de Android, ya que es posible que la encuentres en versiones personalizadas del sistema operativo como MIUI.

En el Mi 9, por citar un ejemplo, puedes encontrarla dentro de ‘Configuración’ y elige ‘Permisos en configuración de la app’. Pulsa sobre ‘Inicio automático’ y comprueba qué aplicaciones de la lista deseas ejecutar en segundo plano y cuáles no.

Usa el sentido común dado que anular algunas de ellas provocará que te quedes sin notificaciones importantes, como pueda ser la de tu banco al realizar alguna operación en tu cuenta.

Consulta en este artículo nuestra recopilación de las mejores apps que hay disponibles para teléfonos Android en este año.

5. Activa la función de pantalla ‘Always-on’

Ya hemos visto cómo algunos fabricantes de terminales móviles configuran de serie la función de pantallas siempre activas en sus smartphones. En la versión más reciente de Android es una característica estándar conocida como ‘Vista general’.

En esencia, permite mostrar la hora, la fecha y los iconos de notificación en la pantalla del teléfono cuando esta se encuentra apagada, utilizando una cantidad mínima de energía de la batería para hacerlo.

Aunque los procesadores disponen de uno de los núcleos de bajo consumo para dicha función, sin duda es una característica que consume batería. Es algo que podrás desactivar en ‘Configuración> Pantalla> Avanzado> Vista general> Duración de visualización de Vista general’. Recomendamos desactivar la función si no es una prioridad para tí.

6. Reduce el brillo de la pantalla y desactiva el brillo automático

Como habrás observado, los teléfonos más premium ofrecen actualmente niveles de brillo que pueden incluso dañar tus ojos. Esto es útil cuando estás utilizando el teléfono a plena luz del sol, pero en el resto de ocasiones, es una exageración y gasta mucha batería.

Puedes reducir el brillo de la pantalla en ‘Configuración> Pantalla> Nivel de brillo’, y luego bajar el control deslizante a un nivel más apropiado. A menudo, también encontrarás un control deslizante de brillo en la barra de notificaciones desplegable de tu teléfono.

Puede que pienses que la configuración de brillo automático ayuda a aumentar la vida útil de la batería al ajustarse en cada caso, pero la iluminación interior puede engañar al sistema fácilmente y provocar que constantemente se active y desactive. Así pues, resulta más efectivo manejarlo manualmente.

7. Reduce el tiempo de espera

Cada vez que activas o despiertas la pantalla de tu móvil, esta permanece activa durante un período predeterminado si tú no pulsas manualmente el botón de apagado. Puedes ajustar este período de tiempo de manera que cuanto más corto sea, menos energía desperdiciarás.

Busca esta opción en ‘Configuración> Pantalla> Avanzado> Suspender’. El tiempo mínimo que puedes fijar será de unos 15 segundos, un tiempo más que razonable. El consumo de la pantalla sigue siendo el que más drena la batería de tu móvil.

8. Reduce la resolución de la pantalla

No todos los teléfonos permiten ajustar la resolución de la pantalla, pero los productos estrella de algunas marcas, como sucede con Samsung, destacan por el hecho de que están equipados con pantallas Quad HD+ y en realidad, están predeterminados en el valor Full-HD+.

Consulta aquí nuestra completa review del Samsung Galaxy S10.

Esto se realiza con el fin de reducir el gasto de su batería, ya que necesitarás menos energía para mover una menor cantidad de píxeles. Incluso es posible bajar a calidad HD+ si quieres. Comprueba los datos en ‘Configuración> Pantalla> Resolución de pantalla’.

9. Habilitar el modo oscuro

El modo oscuro pronto se estrenará en la nueva versión de Android Q. Mientras tanto, puedes elegir cuidadosamente tu fondo de pantalla con un diseño oscuro que requiere de menos energía para alimentar la pantalla e iluminar los píxeles.

Hay diversas aplicaciones que ya lo soportan o lo ofrecen al actualizarlas, como es el caso de Twitter, YouTube o Slack, reduciendo la tensión en los ojos y el gasto de batería al invertir los colores de la pantalla y tornarlos oscuros en lugar de fondo blanco.

Muchos teléfonos que ejecutan versiones personalizadas de Android ya son compatibles con esta función, incluidos los teléfonos de Samsung y el último Mi 9 de Xiaomi. Comprueba la configuración de pantalla para ver si está disponible.

10. Deshabilitar Widgets

Los widgets pueden ser útiles para obtener información actualizada en tu pantalla al instante sin tener que entrar en cada aplicación. No obstante, debes tener en cuenta que se actualizan en segundo plano para ofrecerte lo último.

Guarda los que te resulten interesantes y elimina de tu pantalla el resto con el fin de ahorrar batería. Mantén pulsado el widget y arrástralo hasta el icono de eliminar acceso directo, el cual aparece en la parte superior de la pantalla.

 11. Reduce el volumen

Aunque parece de sentido común, cuanto más alto suene tu teléfono o reproduzca el audio, más rápido se agotará tu batería. Puedes bajar el volumen con la tecla de volumen físico, o bien acudiendo a ‘Ajustes> Sonido’ para controlar el de llamada, el volumen del timbre o el volumen de la alarma.

 12. Desactiva las vibraciones

La retroiluminación háptica ofrece una sensación excelente al pulsar sobre el teclado virtual de tu pantalla del smartphone, pero ¿realmente necesitas tenerlo activado? El terminal necesita alimentación extra para cada vibración por lo que plantéate hasta qué punto necesitas esta modalidad de uso.

Del mismo modo, puedes controlar las vibraciones asociadas a llamadas o al simple hecho de recibir notificaciones de aplicaciones. Si dispones de un reloj smartwatch inteligente, puede ser una buena opción derivar las notificaciones a este dispositivo para no perderte ninguna.

13. Desactiva Wifi, Bluetooth y NFC cuando no lo uses

Los sistemas de comunicación de tu teléfono móvil consumen batería. Si los estás usando, es normal que los tengas activados, pero para qué tener activado el NFC si ni tan siquiera tienes asociados los pagos móviles a tu terminal.

Lo mismo sucede con las conexiones Bluetooth. Para ello, puedes aprovechar los accesos directos que aparecen en el menú de notificaciones desplegables para activarlos o desactivarlos cuando sea preciso y ahorrar batería.

14. Activa el modo Avión en áreas de pobre o baja calidad de conexión

Cuando te encuentres en un área con poca cobertura o intensidad de señal baja, podrás ver que la batería de tu teléfono se agota antes motivado por la búsqueda constante de una señal de mayor calidad.

Si eres consciente de que la calidad de la red móvil en ese lugar es mala, siempre puedes activar el modo avión durante tu estancia. Encontrarás esta opción en la barra de notificaciones desplegable, o bien en ‘Ajustes> Red e Internet>  Modo Avión’.

 15. Reduce el número de notificaciones recibidas

La mayoría de las aplicaciones que instalas en tu teléfono, por regla general, van a querer enviarte notificaciones con el fin de recordarte que están ahí y animarte a utilizarlas de vez en cuando.

Así pues, controla qué aplicaciones van a poder enviarte notificaciones a través de los ajustes de ‘Configuración> Aplicaciones y Notificaciones> Notificaciones’. Desplázate por la lista y puntea sobre cada una de ellas para desactivar la notificación si no es prioritaria para tí.

16. Controla a Google Assistant

El asistente de Google así como la búsqueda por voz es la gran novedad de los últimos años, para lo que Google ha fijado por defecto que el teléfono tenga que estar constantemente atento a tus instrucciones.

Para desactivar esta opción, acude a ‘Configuración> Google> Búsqueda, ayuda y voz> Voz> Coincidencia de voz’. Evita que tu teléfono responda a las palabras mágicas de ‘Ok Google’ incluso cuando su pantalla se encuentre apagada.

17. Gestiona el uso de servicios de localización

La monitorización de tu ubicación que realizan las aplicaciones es otra fuente de gasto de la batería de tu terminal. Utilizan una combinación de GPS, wifi y datos móviles para saber dónde estás y presentar información localizada, pero solo con tu permiso.

Ve a ‘Configuración> Seguridad y ubicación> Ubicación> Permisos a nivel de aplicación’ y supervisa la lista de aplicaciones que acceden a este servicio de localización. Desmarca las que no quieras que puedan acceder en un segundo plano o cuando no las uses.

18. Comprueba las actualizaciones

Las actualizaciones de aplicaciones ofrecen habitualmente parches de seguridad, además de ayudar a funcionar de forma más eficiente. Debes configurar el teléfono para que actualice automáticamente las apps a través de wifi iniciando Google Play, tocando sobre las tres líneas de la parte superior y marcando que lo haga solo por wifi.

Siempre puedes entrar manualmente y forzar a actualizar todas las que tengan una nueva versión una vez que tengas el móvil conectado a tu fuente de energía, para que no lo haga en cualquier otro instante.

19. Comprueba las actualizaciones del sistema

No solo las aplicaciones de terceros pueden llegar a consumir energía, sino que a veces, el propio sistema operativo con el que funciona el teléfono, también puede ser una fuente de agotamiento de la batería. Google siempre trabaja para mejorar la eficiencia en Android, y envía actualizaciones de forma rutinaria en forma de OTA. 

Siempre puedes acudir a comprobar manualmente estas actualizaciones y llevarlas a cabo bajo demanda y no cuando el terminal estime oportuno. Debes ir a 'Configuración> Sistema> Avanzado> Actualización del sistema' para comprobar si existe alguna pendiente. 

20. Haz uso de los modos de ahorro de energía

En función del modelo o marca de tu teléfono, es posible que el fabricante haya proporcionado funciones de ahorro de energía que van más allá de todo lo disponible en Android, personalizando en función de la capa de personalización de la marca.

Al activar el modo de ahorro de batería, se administran las diversas funciones de ahorro de energía del teléfono. Podrías evitar que las aplicaciones se actualicen en segundo plano, atenuar la pantalla, o reducir el tiempo de espera de la pantalla.

Estos modos de ahorro de batería suelen activarse cuando la batería desciende por debajo de un valor de carga, como pueda ser el 20 o el 15 %. Cuanto antes cambie el teléfono a este modo de ahorro de energía, más tiempo durará.

Algunos modos apagan todo excepto lo necesario para hacer llamadas telefónicas y enviar mensajes de texto. Aunque parezca una medida desesperada, en ocasiones te podrá sacar de un aprieto si resulta que te encuentras lejos de una fuente de energía donde cargar la batería de tu terminal.

En cualquier caso, si eres de los que realiza un uso intensivo del terminal y primas este hecho en un smartphone por encima del resto, te animamos a que consultes nuestro artículo de los móviles con mejor batería del mercado.