Cada vez es más común disponer de dispositivos que hacen que tu hogar sea inteligente: cámaras de seguridad que controlas desde tu móvil, altavoces, asistentes virtuales, robots aspiradores... Estamos cada vez más cerca de ese futuro de ciencia ficción que veíamos en películas hace unos años.

Sin embargo, el hecho de tener un hogar inteligente, aunque acaba protegiéndote más y facilitándote mucho las cosas, tiene también un riesgo: el de convertirte en un foco fácil para hackers.

Las consecuencias más graves de ser víctima de un hacker en tu hogar digital es la posibilidad de ser espiado mediante dispositivos con micrófonos y cámaras. 

No se puede instalar un software antivirus en un Amazon Echo o Nest Doorbell, pero esto no quiere decir que tengas que dejar de tener un hogar inteligente. Hay algunos pasos que puedes seguir para proteger tu hogar inteligente de los hackers, de hecho, a continuación te ofrecemos varios consejos que cualquiera puede llevar a cabo, aunque estés lejos de ser un experto en tecnología o seguridad.

1. No reutilices las mismas contraseñas

Es tentador - y conveniente - usar la misma dirección de correo electrónico, nombre de usuario y contraseña para múltiples dispositivos. No lo hagas. Si uno de ellos es pirateado y su inicio de sesión se filtra, entonces no solo se podrá acceder a ese servicio: los piratas informáticos ahora utilizan cualquier inicio de sesión para intentar acceder a todos los servicios online y probar a ver si funcionan. 

Si no puedes recordar varias contraseñas, y quién puede hacerlo, utiliza un administrador de contraseñas como LastPass o 1Password para que las recuerdes.

2. Utiliza la autenticación de dos pasos

El 2FA no está disponible en todas las cuentas de hogares inteligentes, pero si está disponible, actívalo. Sí, es menos conveniente tener que escribir la contraseña y luego tener que escribir un segundo código enviado a tu móvil, pero es mucho más seguro. 

Significa que incluso si tu dirección de correo electrónico y tu contraseña son pirateadas, los hackers no pueden acceder a tu cuenta de Google Nest, por ejemplo.

Los fabricantes de casas inteligentes que utilizan la verificación de dos pasos incluyen: Amazon, Ring, Google, Nest, Microsoft, Sony (PlayStation).

3. Cambiar la contraseña predeterminada

La primera vez que configure un dispositivo, se le pedirá que cambie la contraseña predeterminada. Esto no siempre será así, pero para algunos dispositivos, como unidades NAS, cámaras de seguridad y otros, utilizarán un nombre de usuario y una contraseña estándar para el acceso. 

Si lo dejas en el defecto del fabricante, es relativamente sencillo para cualquiera que tenga una lista de esas contraseñas predeterminadas para iniciar la sesión.

4. Deshabilita el acceso remoto si no lo usas

La mayoría de los dispositivos inteligentes pueden ser controlados dondequiera que estés, no solo en casa. Si no necesitas acceso remoto, busca una opción para desactivarlo.

Esto dificultará considerablemente el acceso de personas no deseadas, ya que alguien tendría que piratear primero el router o el wifi para acceder a la red doméstica, y eso es extremadamente difícil.

5. No utilices el kit de hogar inteligente con wifi público

El wifi gratis es tentador, pero es inherentemente inseguro porque no hay encriptación si no tienes que introducir una contraseña para conectarte a la red.

Esto significa que muchos datos se envían como "texto plano" que es fácilmente legible por cualquiera que sepa lo que está haciendo y que esté usando el mismo wifi gratuito. Las aplicaciones mal codificadas pueden, por ejemplo, enviar su contraseña en texto plano cuando realmente debería ser encriptada.

Si tienes que usar un wifi público, asegúrate de usar una VPN como NordVPN, ya que esto encriptará todos los datos que van y vienen de Internet a través de esa conexión wifi gratuita.

5. Mantener los dispositivos actualizados

El mejor kit de hogar inteligente se actualiza automáticamente cada vez que hay un nuevo software o firmware disponible. Pero también puede comprobar manualmente para asegurarse de que sus dispositivos están actualizados. 

El proceso puede variar, pero normalmente encontrarás una opción para buscar actualizaciones en la aplicación complementaria del dispositivo en tu teléfono.

6. Utiliza el PIN o la contraseña en tu teléfono, tablet y PC

La tentación es ir por conveniencia y no establecer ninguna contraseña o PIN en los dispositivos que se utilizan en casa. Pero esto es muy arriesgado.

Windows te permite establecer un PIN una vez que hayas configurado una contraseña, y esto hace que sea más rápido iniciar sesión. Si el equipo admite Windows Hello, configúralo. 

Esto utiliza un reconocimiento de huellas digitales o facial para iniciar sesión aún más rápido, y lo mismo se aplica a prácticamente todos los teléfonos: todos tienen escáneres de huellas digitales o reconocimiento facial.

Solo ten cuidado con el reconocimiento facial básico que puede ser engañado por una foto tuya: los sistemas que usan escáneres IR o 3D son mucho más seguros.

7. Compra en empresas de confianza

Hay muchas opciones cuando se trata de productos inteligentes para el hogar, especialmente cámaras de seguridad, pero no hay forma de saber si el dispositivo que estás comprando es realmente seguro o no.

Como señaló Raj Samani de McAfee cuando nuestros compañeros de TechAdvisor tuvieron oportunidad de entrevistarlo: "Cuando buscas un comerciante para que realice algún trabajo para ti, tienes varias formas de comprobar si es de confianza. Hay numerosos sitios web como Checkatrade.com que te permiten leer reseñas de su trabajo, y puedes averiguar más sobre ellos en el Registro Mercantil".

"Sin embargo, no se puede comprobar si el fabricante de un dispositivo doméstico inteligente ha adoptado prácticas de codificación seguras. No puedes preguntar en un concesionario de automóviles si puedes comprobar el código de software de un automóvil conectado. Tenemos que tomar decisiones de compra basadas en información opaca. Tenemos que confiar en la compañía".

Así que antes de comprar, comprueba la política de privacidad de la empresa - si puedes - y decide por ti mismo si confías en la empresa o no.

8. Ponle seguridad a tu router

El antivirus es esencial en los dispositivos que pueden ejecutarlo, y si no lo estás usando, deberías hacerlo. Por lo tanto, es responsabilidad de todos ejecutar un software antivirus para evitar la propagación de malware, de lo contrario, lo estás facilitando.

A continuación, te ofrecemos nuestras recomendaciones sobre el mejor software antivirus. 

En el caso de los dispositivos que no pueden ejecutar un antivirus, puedes protegerlos con un software que se ejecute en el router o puedes comprar un router dedicado como el Bitdefender Box 2

Los routers como éste y el D-Link DIR-2660 ejecutan el software de seguridad de McAfee, por lo que protegen todos los dispositivos que se conectan a Internet a través de ellos, y por lo general también ofrecen controles parentales como una ventaja.