Aunque no sea algo que sucede con frecuencia, también pasa: los móviles Android pueden infectarse de virus y malware. 

Si tu teléfono Android está infectado por un virus, seguramente notarás que tiene un rendimiento mucho más lento, que aparecen pop-ups de anuncios poco fiables o que cuando abres el navegador te redirige a una web porno. 

En tales casos, lo mejor que puedes hacer es borrar el caché del navegador, ya sea dentro del menú de configuración del navegador o yendo a ‘Aplicaciones y Notificaciones > Chrome > Almacenamiento > Borrar caché’.

Esto es mucho menos drástico que realizar un restablecimiento del sistema, que es la otra forma segura de deshacerse de un virus Android, y es posible a través del menú en: ‘Configuración > Sistema > Restablecer opciones > Borrar todos los datos’. ¿Pero qué pasa si hay otras cosas en el fondo que no conoces?

A decir verdad, los virus Android son increíblemente raros. Un dispositivo que se comporta mal no suele ser causado por malware, sino por la acumulación cada vez mayor de archivos basura, que a la larga harán que todo el sistema se ralentice (algo a lo que un restablecimiento de fábrica también puede ayudar). 

Pero los virus Android sí existen, y es posible que tu teléfono o tablet esté sufriendo una infección de software malicioso, normalmente provocada por la instalación de una aplicación poco fiable desde fuera de los límites de la tienda de Google Play.

Con esto en mente, las aplicaciones antivirus Android como Bitdefender Mobile Security no son necesarias, pero pueden aportarte tranquilidad, especialmente si decides descargar apps que no estén en Google Play (algo que no recomendamos). También hay otras opciones, y hemos reunido a algunos de nuestros favoritos.

Estas aplicaciones pueden ser capaces de localizar y eliminar una infección, pero si sabes cuándo comenzaron todos los problemas, puedes eliminar manualmente la aplicación maliciosa. 

Primero tendrás que entrar en el modo a prueba de fallos, que impide que se ejecuten las aplicaciones de terceros. Si no tienes la opción de acceder al modo a prueba de fallos en el menú ‘Opciones de energía’, intenta mantener presionado el botón de volumen mientras reinicias el teléfono. 

Sabrás que ha funcionado si ves el modo a prueba de fallos en la esquina inferior izquierda de la pantalla.

Abre ‘Configuración’ y selecciona el menú ‘Aplicaciones y Notificaciones’, luego desplázate por la lista y busca cualquier aplicación sospechosa (cualquier app que no recuerdes haber descargado o que no suene como un servicio Android común). Haz clic en el nombre de la aplicación para abrir su página con información específica de la app. 

Si esta no es una aplicación preinstalada, deberías ver el botón ‘Desinstalar’ en la parte superior de esta página. Presiona sobre esta opción si aparece. Si está en gris, es probable que la aplicación se haya otorgado a sí misma derechos de administrador, que puedes eliminar en ‘Configuración > Seguridad y ubicación > Aplicaciones de administración de dispositivos’. 

Con el virus ahora fuera de tu teléfono o tablet Android, todo lo que necesitas es reiniciar el dispositivo para sacarlo del modo a prueba de fallos.

Suponiendo que hayas hecho todo lo anterior y tu dispositivo siga funcionando lento, ten en cuenta que puede tratarse de un caso de antiguedad del móvil o de una nueva actualización de software que no ralentiza las cosas. 

Cómo evitar virus y malware en Android

- No instales aplicaciones que no sean de Google Play a menos que sepas lo que estás haciendo: Esta funcionalidad debería estar desactivada por defecto, pero compruébalo. 

En las versiones recientes de Android, la capacidad de instalar aplicaciones desde ubicaciones desconocidas ha cambiado de un permiso para todo el sistema a un permiso específico para una aplicación. 

Ahora se encuentra en ‘Aplicaciones y notificaciones > Avanzado > Acceso a aplicaciones especiales> Instalar aplicaciones desconocidas’. Si instalas una aplicación fuera de Google Play, por ejemplo, desde otra tienda de aplicaciones o desde un archivo APK que viene como archivo adjunto en un mensaje de correo electrónico o de otro tipo, asegúrate de que es legítimo y procede de una fuente legítima.

- Evita las aplicaciones clonadas: el 99 % de las veces estarás descargando aplicaciones de Google Play, pero a veces se han encontrado códigos maliciosos en estas apps también. Evita descargar lo que parecen ser aplicaciones clonadas de desarrolladores desconocidos, o aplicaciones que simplemente no hacen lo que dicen que hacen.

- Comprueba los permisos de la aplicación: No importa desde dónde estés instalando una aplicación, comprueba los permisos necesarios antes de pulsar ‘Instalar’. Nunca permitas que un dispositivo de aplicación administre permisos, lo que impide que se elimine.

¿Y un reproductor de vídeo realmente necesita ver tus contactos? También puedes consultar los comentarios online y navegar por el sitio web del desarrollador para ver si se trata de una operación genuina o de un negocio sospechoso. 

- Mantén actualizado Android: La última versión del sistema operativo Android no necesariamente estará disponible para tu teléfono o tablet, pero debes comprobar que esté lo más actualizado posible. L

La próxima vez que actualices, considera una marca conocida por sus actualizaciones oportunas del sistema operativo. Consulte nuestra guía sobre cómo actualizar Android para obtener más información.

- Instala una aplicación antivirus: No es necesario instalar antivirus en Android, pero puede darte tranquilidad si te preocupan los virus, y las aplicaciones a menudo también tienen otras funciones útiles. 


Nuestra opción antivirus favorita para Android es Bitdefender, pero también hay muchas otras opciones de antivirus para Android disponibles. En este artículo te hablamos de los 7 mejores antivirus para Android.