Aunque se viene hablando desde hace años sobre el tema, parece que este 2011 es el año en el que se puede confirmar que los móviles serán, cada vez más, objetivo de los hackers y ciberciminales.

La mayor proliferación de smartphones y tablets, junto a la menor percepción de seguridad y de herramientas de protección para estas plataformas móviles, son caldo de cultivo para que los malhechores puedan cometer sus actividades. Y Android parece estar en el punto de mira de la mayoría de los ciberdelincuentes, tanto por su cuota de mercado por su filosofía de ser una plataforma abierta.

El último ejemplo lo tenemos con la aplicación Steamy Window, que ha sido modificada para incluir un troyano en su versión clonada. Este troyano (Android.Pjapps) permite desinstalar otras aplicaciones, navegar por páginas web, incluir favoritos, enviar mensajes y bloquear la recepción de otros.

Para evitar ser víctima de uno de estos problemas de seguridad cada vez más frecuentes, Symantec recomienda:

  • Descargar sólo aplicaciones de las tiendas oficiales
  • Modificar las opciones de las aplicaciones para que no instalen otras utilidades
  • Revisar los comentarios de otros usuarios en las tiendas para saber si la aplicación es segura o no
  • Durante la instalación de aplicaciones, verificar el permiso de acceso que pida la herramienta. Si es excesivo, parar la instalación
  • Utilizar una solución de seguridad en los dispositivos para asegurarnos de que las descargas no son males
  • Si es una empresa, considerar el utilizar una solución de gestión móvil para garantizar que todos los dispositivos móviles que se conectan a su red están libres de malware

Noticias relacionadas

Cuando el virus llega al móvil

Los virus para móviles no suponen una amenaza

Arrestado en España el autor de un virus para teléfonos móviles

Detectado el primer virus que afecta a teléfonos móviles