El 27 de enero de 1945 el campo de concentración de Aucshwitz-Birkenau en Polonia fue liberado por el Ejército Rojo. Este fue el mayor complejo de concentración creado por el régimen nazi y también el primero en el que se utilizó por primera vez el gas Zyklon B para exterminar a millones de personas.

En el campo de concentración de Auschwitz fueron asesinadas 1,1 millones de personas, de las cuáles, el 90 % eran judíos.

Cuando el ejértico soviético empezó a ganar la guerra y el nazismo comenzó a caer, los nazis intentaron borrar las pruebas de la terrible atrocidad que habían cometido. Eso dió como resultado ejecuciones masivas.

Sin embargo, 7.000 prisioneros lograron sobrevivir en Aushwitz, todos ellos fueron liberados ese 27 de enero de 1945.

El museo de Auschwitz-Birkenau: Lucha contra el olvido

“El tiempo inevitablemente nos aleja de la historia de Auschwitz, y la memoria supone siempre nuestra lucha contra el paso del tiempo”, afirmaba el director del museo, Piotr Cywinski, con motivo del evento conmemorativo.

Además, remarcaba la importancia de que las próximas generaciones no olviden lo que pasó y puedan conocer los peligros del populismo, la xenofobia, el antisemitismo y los diversos nacionalismos radicales.

El museo-memorial fue fundado en julio de 1947 por decisión del parlamento polaco. Los primeros guías del museo fueron además ex-prisioneros que querían enseñarle al mundo las atrocidades que se cometieron.

¿La finalidad? Recordar para no repetir.

Además, de las visitas guíadas que pretenden educar sobre la horrible historia que aconteció en ese lugar, el museo lleva acabo investigaciones sobre el holocausto de los nazis alemanes.

En 2018, Auschwitz obtuvo un récord histórico de visitantes: 2,15 millones de personas. Entre las nacionalidades que más visitan el museo se encuentran los mismos polacos, seguidos por británicos, estadounidenses, italianos, españoles, alemanes, franceses e israelíes.

Sin embargo, la pandemia del 2020 también ha afectado al museo, que permenacerá cerrado a visitantes hasta el 31 de enero de 2021.

En la web del museo se puede leer en un comunicado: “pedimos ayuda financiera por parte de todos los que consideran necesario preservar la memoria”. El apoyo económico que el memorial recibía por parte del ministerio polaco de la Cultura y la Fundación Internacional Aushwitz-Birkenau, se “ha hundido”, puede leerse en el mismo comunicado.

El museo, que lleva cerrado desde el 12 de marzo de 2020, no tiene fondos para continuar con sus actividades educativas, editoriales y para sus exposiciones.

A través de la página web oficial del museo se admiten donaciones por parte de aquellos y aquellas que quieran apoyar el fin del museo-memorial.

Cómo visitar el museo de Auschwitz-Birkenau online

Mientras tanto, para poder seguir aprendiendo historia y conmemoriando a las víctimas del holocausto nazi, existen distintas formas de documentarse y de poder visitar el museo. Eso sí: todo de forma virtual.

La misma página web oficial del museo Auschwitz-Birkenau ofrece un gran abanico de materiales para poder educarte.

Por otro lado, si quieres ver con tus propios ojos el museo, puedes visitar la web panorama.auschwitz.org para visitar virtualmente el museo-memorial de Auschwitz-Birkenau.

Cuando accedas a la web, podrás tocar sobre las tres fotos que aparecen en la parte inferior de la página.

Podrás ir caminando por las distintas zonas del campo de concentración y hacer clic en la parte inferior ‘read more’ para poder leer la distinta información disponible sobre los lugares que estás viendo.

En la esquina superior izquierda encontrarás una brújula que permitirá orientar tu camino hacia el norte, sur, este u oeste, así como dos botones para alejarte o acercarte, según desees.

Aunque no será lo mismo que poder verlo en persona, es una forma de conocer esa parte de la historia que merece ser siempre recordada. Al fin y al cabo, recordar es la forma de que no se vuelva a repetir.