Si tú también eres de los que utiliza un lector Kindle para leer libros electrónicos, seguro que sabrás que este dispositivo de Amazon no solo es compatible con los e-books, sino que también pueden leer documentos PDF.

De hecho, es muy fácil acceder a un archivo de este tipo utilizando la aplicación para consultar tu correo electrónico integrada en los Kindles. Ahora bien, a veces los pasos a seguir para hacerlo no es tan intuitivo como podría parecer.

Una de las razones podría ser la propia naturaleza de los PDFs: unas imágenes estáticas que guardan las proporciones en cualquier dispositivo. Eso es una buena noticia si accedes a ellos desde un monitor grande, pero hace que en el Kindle la letra sea muy pequeña.

Es por esto que la solución pasa por convertir cualquier PDF en un archivo que sí pueda leerse perfectamente en un lector de libros electrónicos. A continuación te explicamos varios trucos para aprender a hacerlo sin gastarse ni un céntimo.

Truco 1. Envía un archivo PDF a tu cuenta de correo de Kindle

Quizás no lo sepas, pero todo dispositivo Kindle tiene su propia cuenta de correo electrónico. Puedes saber cuál es la tuya dirigiéndote a ‘Configuración’, seguido de ‘Mi cuenta’ y finalmente ‘Enviar a Kindle’.

Ahora, solo bastará con que utilices otro email para mandarte el archivo PDF en cuestión a la cuenta de tu Kindle. Recuerda que deberás incluir la palabra ‘Convert’ en el asunto y adjuntar el documento en el correo.

De forma automática, Amazon convertirá el contenido del documento adjuntado en un tamaño que se ajuste mejor a tu lector y que pueda ser leído más cómodamente. Una vez haya finalizado la conversión, debería llegarte a tu correo Kindle.

Este método utiliza la tecnología Whispersync, que tiene algunos inconvenientes. El proceso puede tardar entre 10 minutos y varias horas, de modo que no siempre podrás acceder al archivo PDF de forma instantánea.

Por otro lado, si quieres usar tu Kindle en un país diferente al país en el que registraste el dispositivo, la conversión del documento puede llegar a costarte dinero. También debes saber que si el PDF tiene imágenes, puede que aparezcan partidas en tu Kindle.

Truco 2. Envía un archivo PDF con la app Enviar a Kindle

Para los que quieran leer archivos PDF en su Kindle muy a menudo, existe otro truco que pone las cosas mucho más fáciles y agiliza el a veces tedioso proceso de enviar un archivo por correo cada vez que quieras leer uno nuevo.

Se trata de la aplicación Enviar a Kindle, disponible gratuitamente tanto para ordenadores Mac como ordenadores Windows, e incluso también para smartphones Android. Verás que se trata de una app muy fácil de usar.

Una vez instalada, deberás iniciar sesión usando las mismas credenciales de tu cuenta de Amazon. Luego, simplemente selecciona aquellos documentos de los que quieras disponer en tu Kindle, ¡y listo! Ahora, los PDFs convertidos ya estarán en tu lector de e-books.

Alternativamente, puedes usar las extensiones disponibles para navegadores como Firefox y Google Chrome. Cuando estés navegando por la web y te encuentres con un PDF que quieras leer con calma, simplemente envíalo a tu Kindle en tan solo un clic.

Truco 3. Convierte varios PDFs a la vez con Calibre

Existe un tercer método para convertir PDFs a archivos perfectamente leíbles desde un Kindle. Este consiste en utilizar un programa llamado Calibre, que además te permitirá hacer la conversión de varios documentos a la vez.

Además, también es recomendable utilizar esta aplicación completamente gratuita por si quieres mantener una especie de biblioteca de e-books convertidos fácilmente accesibles desde un mismo sitio.

Una vez hayas instalado Calibre en tu ordenador, conecta tu Kindle utilizando un cable USB como este disponible en Amazon y abre la aplicación. Deberás esperar unos segundos hasta que reconozca tu lector de e-books.

A continuación, ya podrás añadir los documentos PDF a Calibre y darle a la opción ‘Enviar al dispositivo’ -o ‘Send to device’ si lo utilizas en inglés-. El programa será capaz de convertir los archivos rápidamente y en cuestión de minutos ya los tendrás en tu Kindle.