Tener una impresora en casa es un lujo hasta que se convierte en una pesadilla y deja de funcionar correctamente. No hay nada más molesto que un papel atascado, una baja calidad de impresión o problemas de conectividad con tu ordenador, móvil o tablet.

En este artículo, te ofrecemos soluciones a estos y otros escenarios para que una impresora que no imprime deje de fastidiarte el día. Si la cuidas bien, una impresora puede acompañarte durante años.

Una de las razones que explican muchos de los problemas de impresión es que muchos usuarios no utilizan la impresora a menudo, lo que provoca que la tinta se seque y bloquee las boquillas.

Otro de los motivos puede ser justo todo lo contrario: que se utilice la impresora casi a diario y ello comporte que se cuelen clips para papel, gomas del pelo o incluso migas de pan. Todo ello puede ocasionar atascos y otras dificultades.

¿Por qué no funciona tu impresora?

Haz unas comprobaciones básicas

Cuando te encuentres con un problema de impresión, lo primero que hay que hacer es intentar localizar el origen de este problema. Para ello, es recomendable hacer un chequeo general.

  • Comprueba si se ha iluminado alguna luz o si aparece algún mensaje de error.
  • Asegúrate de que la impresora tiene papel.
  • Comprueba si tienes instalados cartuchos de tinta o si estos están vacíos.
  • Verifica que el cable USB está bien conectado al ordenador o que la impresora está conectada a través de una red wifi.
  • Prueba a usar un cable USB si utilizas una red wifi, ya que esta puede ocasionar problemas de conexión.
  • Desenchufa y vuelve a enchufar el cable que conecta la impresora a cualquier otro dispositivo o adaptador.
  • Comprueba que no estás conectado a una conexión VPN.

Escoge la impresora correcta

Si has instalado un nuevo software recientemente, puede que el problema resida en que este nuevo programa ha cambiado la impresora que tenías predeterminada, que ha pasado a ser otra de virtual.

Así, es recomendable comprobar los valores de configuración tanto en el ‘Panel de control’ del ordenador con el que quieres imprimir como de programa que estás utilizando. Para ello, debes seguir los pasos que te indicamos a continuación.

1. Abre el ‘Panel de control’ de tu ordenador y, bajo el apartado de ‘Hardware y sonido’, selecciona la opción ‘Ver dispositivos e impresoras’.

2. Haz clic derecho sobre la impresora que quieres utilizar y selecciona ‘Establecer como impresora predeterminada’ del menú desplegable.

 

3. También tienes que asegurarte de que la impresora está seleccionada en el programa que estás utilizando para imprimir. En el caso de Microsoft Word, clica sobre ‘Imprimir’ y elige el nombre de la impresora en cuestión.

Ejecuta el solucionador de problemas

Por suerte, Microsoft cuenta con un programa específico para identificar problemas de impresión. Puedes descargártelo en esta página haciendo clic sobre el botón ‘Ejecutar el solucionador de problemas’.

También puedes utilizar la opción ‘Solucionar problemas’ que encontrarás en el menú desplegable que te aparecerá al hacer clic derecho sobre la impresora en ‘Ver dispositivos e impresoras’ del ‘Panel de control’. No siempre funciona, pero deberías probarlo.

Alternativamente, puedes aprovechar las aplicaciones para solucionar este tipo de problemas que suelen ir incluidas en los ordenadores y portátiles Windows o echarle un vistazo a los vídeos que también suelen colgar las principales marcas de impresoras.

¿Cuándo hay que cambiar los cartuchos de tinta?

Por suerte o por desgracia, las impresoras suelen advertir que la tinta se está agotando mucho antes de que lo haga realmente. Es más, la tinta que queda puede llegar a durar semanas o meses si solo imprimimos de vez en cuando.

Recomendamos comprar nuevos cartuchos cuando veas por primera vez esta alerta. Instálalos solo cuando sea realmente necesario, es decir, cuando deje de imprimir o veas que hay una pérdida en la calidad de impresión.

Para asegurarte de que siempre tienes recambios, puedes aprovechar los planes que algunas marcas de impresoras ofrecen. Es el caso de HP que, por un módico precio al mes, te enviarán nuevos cartuchos automáticamente cuando los necesites.

En el caso de las impresoras láser, puedes utilizar el truco de quitar el cartucho en el que quede poca tinta y agitarlo con cuidado. Por otro lado, debes tener en cuenta que algunas impresoras solo imprimen un cierto número de páginas, quede o no tinta en el cartucho.

También puedes optar por imprimir solo en blanco y negro cuando un cartucho de color se haya quedado sin tinta. Deberás dirigirte al ‘Panel de control’ y cambiar la configuración de la impresora o bien seleccionar la opción desde el programa con el que quieres imprimir.

¿Cómo solucionar un atasco de papel?

Los atascos de papel son más habituales de lo que nos gustaría y la mejor manera de afrontarlos es intentando averiguar por qué ocurren y no tirando de él, ya que esto puede ocasionar un problema mayor. Estos son los pasos a seguir.

1. Quita todo el papel del soporte, abre la cubierta y échale un vistazo al interior.

2. Utiliza una linterna y unas pinzas largas si es necesario para poder alcanzar el papel atascado y tirar de él con cuidado.

3. Mira también la parte trasera de la impresora para comprobar si hay otra manera de poder acceder al papel atascado y así limpiar bien el aparato.

Por otro lado, es recomendable poner en el soporte solo el papel que sea necesario, ya que este puede acumular humedad y eso hace que la impresora a veces pueda coger más de uno a la vez y acabar atascándose.

Si sigues teniendo problemas de este tipo, prueba a utilizar un papel más fino. La mayoría de impresoras que se utilizan en casa no son compatibles con papel más grueso que el fotográfico, como por ejemplo las cartulinas.

¿Cómo corregir los problemas en la calidad de impresión?

Como hemos anunciado al principio de este artículo, las boquillas de las impresoras pueden acumular tinta seca. Ello se traduce en una pérdida en la calidad de impresión: líneas horizontales, colores diferentes a los originales, etcétera.

Eso es fácilmente solucionable limpiando los cabezales, una opción que varía de impresora a impresora pero que todas ellas incluyen, ya sea en el propio dispositivo o en su programa de impresión al que podrás acceder desde tu ordenador.

En la sección de mantenimiento, podrás alinear los cabezales o limpiarlos, según cuál sea tu problema. La primera opción está pensada para cuando tus impresiones aparezcan borrosas, mientras que las segundas solucionarán problemas en los colores.

Por otro lado, es importante tener en cuenta ciertas medidas de prevención para evitar que este tipo de problemas se te repitan en el futuro:

  • Compra papel y tinta de buena calidad, si puede ser de la misma marca que la impresora de inyección.
  • Lee las instrucciones de cómo quitar y limpiar el cilindro OPC de una impresora láser.

¿Por qué no puedes imprimir desde un smartphone o tablet?

Dispositivos Apple. Para imprimir desde un iPad, iPhone o iPod, tu impresora tiene que poder utilizarse con una red wifi y también ser compatible con AirPrint. Ten en cuenta que esta opción no estará disponible en algunos modelos, sobre todo los más antiguos.

Podrás imprimir un documento desde tu dispositivo Apple con la aplicación Printer Pro para iOS. Por otro lado, si tu impresora está conectada a un Mac, podrás convertirla en una impresora AirPrint utilizando la aplicación HandyPrint.

Dispositivos Android. Para imprimir desde un smartphone o tablet Android utilizando una impresora conectada a un PC, puedes utilizar Google Cloud Print. Podrás descargarte la aplicación desde la tienda Google Play.

A continuación, deberás dirigirte al menú de ajustes de Google Chrome en tu ordenador y añadir la impresora que tienes conectada al PC. Ahora ya podrás imprimir desde tu Android, siempre y cuando la impresora y el ordenador estén encendidos.

Además, muchos smartphones, tablets e impresoras Samsung están diseñadas para poder utilizarse unos con otros. En este caso, el proceso de impresión es muy sencillo. Solo bastará con utilizar la app que Samsung ha creado para la ocasión.

¿Por qué no puedes imprimir correctamente páginas web, documentos y fotografías?

Solucionar problemas de impresión de una página web

Las páginas web no están diseñadas para ser impresas, ya que cada una de ellas tiene un tamaño diferente y sus dimensiones no se ajustan a las del papel que utilizan las impresoras. Es por esto que suelen dar problemas de impresión.

Ante esto, existen varios consejos a tener en cuenta:

  • Utiliza la opción de previsualización antes de imprimir.
  • Elimina aquellas páginas que no quieras imprimir, por ejemplo, aquellas que incluyan comentarios o anuncios que no vas a necesitar.
  • Escoge el modo panorama si la página web es amplia.
  • Activa la opción ‘Ajustar a la página’ en el menú de configuración de tu impresora para documentos o fotos más grandes que el papel.
  • Utiliza el botón de imprimir de la propia página web siempre que sea necesario, en vez de la opción de imprimir del navegador.

Solucionar problemas de impresión de un documento de Microsoft Office

Microsoft Office Excel. En el caso de Excel, es recomendable seleccionar las casillas que quieres imprimir para evitar que se imprima toda la hoja de cálculo. Deberás seleccionar también la opción ‘Imprimir selección’.

Microsoft Office Word. En el caso de Word, puedes elegir las páginas específicas que quieres imprimir y así evitar que se imprima todo el documento y malgastar papel innecesariamente. Puedes también cambiar valores como los márgenes o la orientación.

Solucionar problemas de impresión de fotos e imágenes

Imprimir una foto de tu galería es muy sencillo. Solo necesitarás hacer clic derecho sobre ella y seleccionar ‘Imprimir’ del menú desplegable. Será entonces cuando podrás elegir el tamaño en el que quieres imprimirla.

También puedes hacer lo mismo si decides imprimir más de una imagen a la vez. Selecciónalas, haz clic derecho y pulsa en ‘Imprimir’. Podrás elegir cuántas fotos imprimir por página, el tamaño del papel y el tamaño de las propias fotos.