Existen infinidad de conectores y cables USB con los que poder conectar accesorios al ordenador, cargar el teléfono móvil, conectar cámaras de fotos, relojes inteligentes, o incluso los auriculares inalámbricos. 

Con tanta variedad de conexiones USB en el mercado, en ocasiones resulta difícil distinguir una conexión de otra a la hora de comprar un nuevo cable o solicitar un reemplazo. Aquí te ofrecemos una guía rápida y gráfica de todos los estándares USB con recomendaciones de compra. 

¿Cuáles son las distintas modalidades USB?

Aquí te ofrecemos todas las diferentes opciones que hay en el mercado. No obstante, ten en cuenta que muchos tienen estilos diferentes de conector en cada extremo, por lo que comprueba bien lo que necesitas antes de proceder con la compra. 

USB-A

USB-A

Hasta hace poco, el USB-A era el tipo de puerto USB más común que podías encontrar en ordenadores portátiles, PC y cargadores de móviles. 

Fácilmente reconocible por su forma rectangular, cuando lo miras hacia adentro, verás que la mitad está bloqueada por otro rectángulo de plástico, con la sección de arriba vacía.

Esto se debe a que el puerto en el que conectas un cable USB-A tendrá un rectángulo de plástico correspondiente que asegura un buen contacto con los cuatro conectores, para que los conectores queden bien ajustados entre el cable y el dispositivo.

Con la llegada del USB-C ha ido quedando en desuso, además de que siempre tenías que conectarlo con una única posición, a diferencia del más moderno USB-C que admite las dos posibles posiciones. 

Los conectores USB-A siguen siendo omnipresentes en tecnología, y la mayoría de los portátiles y PC tienen alguno de estos puertos, además de que la mayoría de los cargadores USB en los hogares seguirán teniendo USB-A en el propio cargador.

Los puertos USB-A pueden funcionar a tres velocidades: 1.x, 2.0 y 3.x, aunque en estos días probablemente solo encuentres puertos USB 2.0 y 3.x. Este último suele identificarse porque el bloque de plástico del interior es azul. Todos son compatibles entre sí.

Micro USB

Micro-USB

Hasta hace poco, el Micro USB era el puerto y el cable que habrás utilizado para conectarte a tu teléfono Android y para cargar la batería. Se muestra como una versión aplastada del Mini-USB, con un borde inferior largo, lados en ángulo y un borde superior más corto.

También fue el puerto elegido en la mayoría de las cámaras digitales y todavía se encuentra en algunas cámaras, tablets y accesorios de teléfonos (en modelos económicos). El cable más común que se usa con Micro-USB tendría un conector USB-A en el otro extremo. 

Micro USB-B

Micro USB-B

Otra rareza de conector ya poco habitual que muy pocos mantendrán. Ha estado presente en algunos accesorios externos como discos duros que se conectan al PC. En la actualidad, la mayoría de los Micro USB-B han sido reemplazados por USB-C. 

En términos de apariencia, es esencialmente un Micro-USB con una pequeña caja adicional a la derecha que parece que divide al conector en dos áreas diferentes. 

USB-C

USB-C

Es la nueva estrella entre los conectores y cables USB, dado que el USB-C se ha implantado en los smartphone desde hace ya tiempo, y con el paso del tiempo, se ha extendido también a los modelos más económicos de entrada de gama. 

Han reemplazado poco a poco a los de tipo Micro-USB y USB-A mencionados anteriormente, principalmente debido al hecho de que USB-C es capaz de brindar velocidades muy superiores y puede manejar transferencia de datos con energía al mismo tiempo. 

Esto permite que los ordenadores PC y Mac utilicen varios accesorios a través de hub o concentradores para usar diversos dispositivos a la vez. 

Como USB-C también puede usarse como conector de carga para un dispositivo, ahorra espacio, ya que no es necesario un enchufe de alimentación extra. Ahora bien, puede llegar a generar confusión ya que algunos portátiles requieren de mayor energía para cargarse. 

USB-C es fácil de detectar, ya que tiene un diseño de rectángulo curvo que funcionará igual en ambos lados (reversible), poniendo fin a las frustraciones de los modelos Micro-USB y USB-A en los que era difícil acertar a la primera. 

Existen algunas diferencias ocultas, ya que USB-C ya ha pasado por dos generaciones, USB 3.1 (Gen1) y USB 3.2 (Gen2), con el primero compatible con velocidades de 5 Gbps y el segundo con 10 Gbps. 

Los nombres son un poco confusos, ya que todos parecen idénticos y todos usan la forma USB-C. Estas aguas se enturbian aún más si lo comparamos al conector Thunderbolt 3 de Intel (que se encuentra en los Mac y iPad Pro de Apple), que es aún más rápido a 40 Gbps. 

¿Qué cable necesito para el iPhone?

Apple es la única compañía que se ha resistido a utilizar el nuevo estándar USB-C en sus teléfonos móviles iPhone, dado que los nuevos iPad y iPad Pro ya vienen con el uso de este conector, en detrimento del conector lightning usado en los iPhone. 

USB-B

USB-B

Este no existe tanto como en el pasado, pero aún lo encontrarás en determinados periféricos como puedan ser las impresoras, unidades externas de DVD, algunas interfaz de audio (micrófonos) y otros periféricos. 

El conector USB-B es un poco más cuadrado, como una versión 2D de una casa, ya que es un cuadrado con los dos lados inclinados hacia adentro para unir el "techo".

Mini-USB

Mini USB

Una vez más, este formato Mini USB ha quedado en desuso, pero todavía aparece en cámaras DSLR más antiguas, algunos micrófonos USB y algún que otro accesorio. Esencialmente, se parece un poco a cortar un conector USB-B por la mitad y solo mantener la sección superior.

Normalmente, el otro extremo será el USB-A para la conexión a un ordenador PC portátil. 

Echa un vistazo a nuestro especial de mejores cables cortos: USB, HDMI, DisplayPort o Ethernet.