Cómo elegir la power bank más adecuada para ti

Antes de empezar, tienes que entender qué distintos tipos de baterías externas existen. Si quieres saber qué características tienen según el fabricante, no te pierdas nuestro artículo Las 10 mejores power bank de 2018.

Si tienes iPhone seguramente te interese leer: Los mejores cargadores portátiles y baterías externas para iPhone. 

Podemos clasificar las power bank o baterías externas según su tamaño:

  • Dispositivos pequeños en forma de lápiz de labios, capaces de cargar tu teléfono una sola vez y que cuestan alrededor de 10 €.
  • Luego encontramos unidades compactas con una clasificación mAh de entre 5,000 y 10,000 mAh que ofrece dos o tres cargas completas y que cuesta alrededor de 20 €.
  • Y por último nos encontramos con dispositivos de alta capacidad capaces de mantener tu móvil activo durante días y días sin necesidad de enchufes. Su precio oscila entre 25 y 100 €.

No te olvides de que si quieres usar tu batería portátil en un avión, la potencia máxima que puedes llevar en cabina es de 100 W (alrededor de 27,000mAh).

Sea cual sea la capacidad que el dispositivo dice tener, recuerda que no toda esa cantidad está disponible para carga.

La eficiencia de carga típica está entre el 60 y el 70 por ciento, aunque algunos llegan hasta el 90 por ciento.

La capacidad de carga aparecerá indicada en las especificaciones del producto. En caso de que no aparezca especificada puedes esperar una eficiencia de un 60 por ciento aproximadamente.

Tras haber probado distintas baterías externas, hemos creado nuestro ranking personal, en el que incluímos nuestros power bank favoritos.

Sin embargo, no te olvides de que existen muchos otros disponibles en el mercado, cada fabricante, cada modelo y cada marca cuenta con un sin fin de características diferentes, es por ello importante que antes de realizar tu compra tengas muy claro qué es exactamente lo que estás buscando.

¿Necesitas que el power bank tenga múltiples salidas? ¿Desea una entrada / salida USB-C o Lightning, o una toma de CA? (Estos últimos son significativamente más caros).

¿Te beneficiaría el que tu batería externa fuera capaz de “retroalimentarse”? Esto permite cargar de manera simultánea la batería externa y el dispositivo conectado, sin que tengas que necesitar un enchufe.

¿Deseas una pantalla LCD capaz de aportar una lectura exacta de la capacidad que queda disponible o te conformas con los LED?

¿Necesitas una carcasa resistente o impermeable? Y en caso de que seas una persona aventurera, amante del campo y las actividades de exterior ¿te gustaría una una linterna LED incorporada y un panel solar?

Power banks y velocidades de carga

Una de los temas más confusos cuando tratamos de decidir qué power bank es más apropiado comprar es la velocidad de carga.

Si lo que buscas es una batería que no ocupe mucho espacio y que puedas llevar fácilmente en tu bolsillo junto a tu smartphone, la velocidad de carga no supondrá una gran preocupación.

Sin embargo, la velocidad es particularmente importante cuando deseas cargar un portátil o tablet, ya que power banks con una velocidad muy lenta pueden no ser compatibles con dispositivos de más potencia.

El término "carga rápida" está tan en uso que su significado acaba resultando ambiguo. La velocidad mínima de carga es de 5W, una velocidad que no recomendamos.

Aunque todavía se venden teléfonos con cargadores 5W, la mayoría de modelos aceptan una velocidad de carga bastante más alta.

Desde nuestro punto de vista, cualquier batería por debajo de 10W debe considerarse estándar (o lenta) y cualquiera superior a 10W de carga rápida. Obviamente, dentro de las baterías de carga rápida encontrarás distintos estándares.

Algunos incluso alcanzan 18 vatios, aunque ten en cuenta que esta velocidad no será compatible con cualquier dispositivo.

Si estás ante un power bank de alta capacidad, debes buscar que las entradas y salidas sean de carga rápida.

Ten en cuenta, sin embargo, que para cargar un power bank a 18W necesitarás un adaptador que pueda soportar 18W.

Es cada vez más frecuente encontrar power bank con una tecnología inteligente llamada PowerIQ. Esto le permite a la batería reconocer el tipo de dispositivo que ha conectado y entregarle la cantidad de energía óptima.

Un punto clave para comprobar la eficiencia del tipo de carga es comprobar cuál es su potencia de corriente. Para comprobarlo tendrás que fijarte en una cifra en Amps y multiplicarla por el número de voltaje (5V para USB), el resultado te dará su clasificación en vatios.

Si un power bank tiene varias salidas, hay que tener en cuenta su capacidad máxima, ya que puede no ser capaz de soportar al mismo tiempo varios dispositivos conectados a plena potencia.

¿Qué es el power delivery?

Un estándar bastante nuevo es el suministro de energía o power delivery, a menudo abreviado como PD.

La mayoría de los portátiles, algunas tablets, o dispositivos que consumen mucha energía, como el Nintendo Switch, no podrán cargarse a través de una conexión USB estándar; debe ser compatible con PD.

El que sea compatible con PD significa que tiene la capacidad de recibir mucha más potencia (incluso hasta 100W).

Encontrarás adaptadores de 45 W, 65 W, etc., todos ellos son cargadores PD. Sucede lo mismo con las baterías externas.