Si sueles utilizar Windows 10 para trabajar, es muy probable que manejes varias pestañas, ventanas e incluso escritorios al mismo tiempo. Obviamente, esta tarea puede ser complicada a veces, e incluso afectar a tu productividad. 

Aunque la administración de tareas ha existido de alguna forma en Windows desde 1990, no fue hasta el lanzamiento de Windows 10 en 2015 que se convirtió en una auténtica herramienta de administración. 

La vista de tareas proporciona una descripción general de todas las aplicaciones que están abiertas en varios escritorios, lo que permite cambiar rápidamente entre ellas y agregar también escritorios virtuales separados.  

En abril de 2018, Microsoft añadió una característica llamada Cronología, que permite ver un historial de actividades en todos los dispositivos de Windows 10. 

¿Qué sentido tiene la Vista de Tareas en Windows 10?

La Vista de Tareas o View Task actúa como un centro multitarea para todo lo que haces en Windows 10. Además de cambiar rápidamente entre las ventanas, puede agregar escritorios virtuales separados e incluso fichas de acceso de otros dispositivos. 

Esto hace que la multitarea, algo que solía ser particularmente frustrante, sea mucho más fácil y más perfecta.  

Cómo comenzar con la Vista de tareas en Windows 10

Hay tres maneras de acceder a la vista de tareas, todas ellas rápidas y sencillas.

La forma más fácil es hacer clic en el icono, que debería estar junto al círculo de Cortana en la barra de tareas. Si no lo encuentras, simplemente haz clic con el botón derecho del ratón en la barra de tareas y asegúrate de que el botón ‘Mostrar vista de tareas’ esté marcado. 

Sin embargo, para un acceso instantáneo puede valer la pena acostumbrarse al atajo de la tecla ‘+’ Pestaña de Windows. 

Se te presentará un resumen de las pestañas, desde donde podrás hacer uso de la funcionalidad adicional. 

Escritorios virtuales

Si no eres capaz de conectar una segunda pantalla, siempre puedes simular la sensación usando múltiples escritorios virtuales. 

Esto puede ser especialmente útil si utilizas el mismo dispositivo para uso personal y laboral, y quieres separar ambos. 

Para empezar, sólo tienes que hacer clic en ‘Nuevo escritorio’ en la parte superior de la pantalla. Puedes crear hasta 200 escritorios, todos los cuales pueden trabajar de forma independiente pero acumulan historia de forma colectiva. 

Para mover aplicaciones entre ellos, simplemente haz clic con el botón derecho del ratón en la ventana apropiada y elige ‘Mover a’.

Línea de tiempo

Para que esto funcione, deberás iniciar sesión en tu cuenta de Microsoft en todos los dispositivos de Windows 10 que quieras sincronizar. 

Debajo de las pestañas abiertas, las aplicaciones abiertas anteriormente estarán disponibles en orden cronológico inverso. Esto te permite ver y volver a abrir las aplicaciones que se han abierto en los últimos 30 días. 

Si terminas encontrando esto más molesto que útil, ten por seguro que es fácil de desactivar. Solo tienes que ir a ‘Configuración’ y luego elegir ‘Privacidad - Historial de actividades’. Desde allí, desactiva la cuenta asociada en ‘Mostrar actividades de estas cuentas’. También hay una opción aquí para borrar cualquier historial existente que se haya recopilado. 

Puede que también te interese leer: Cómo hacer una captura de pantalla en Windows 10 o Cómo hacer una copia de seguridad en Windows 10.