Como todos sabréis, el rendimiento de cualquier ordenador PC o portátil viene marcado por el tipo de procesador o CPU elegida en tu configuración. Así, un ordenador para gaming necesita la mejor CPU de Intel o AMD, mientras que si deseas autonomía, deben pensar en una CPU más eficiente.

De esta forma, antes de comprar un ordenador de cualquier marca, conviene conocer las distintas familias de procesadores Intel Core y AMD Ryzen para poder elegir el que mejor se adapte a nuestras necesidades de uso. Sin entrar en detalles técnicos, vamos a mostrarte cómo hacerlo.

¿Qué CPU debo comprar?

Estamos ante un momento interesante si piensas en comprar un procesador u ordenador. AMD e Intel están lanzando chips fantásticos, y la dura competencia se traduce en una mayor oferta para el usuario con precios más competitivos. Esto es una bendición si deseas rendimiento al mejor precio.

En su contra, debes saber que un catálogo tan amplio puede provocar que la elección sea más confusa si cabe. AMD e Intel ofrecen chips excelentes, pero conviene conocer bien el rendimiento que necesitas y cuánto deberías gastarte. 

Con la elaboración de esta guía, pretendemos darte consejos sobre qué CPU son las mejores en este momento, ya sea para tenerlo en cuenta a la hora de comprarte un nuevo equipo, o bien, porque te estés montando tu propio PC. 

Guía de compra de procesadores CPU

Aunque no seremos demasiado técnicos, conviene comprender los conceptos básicos de la CPU, como los núcleos, las velocidades reloj y la arquitectura de cada plataforma. 

Los núcleos son módulos de procesamiento más pequeños que se combinan para formar el conjunto del chip. Son varios los núcleos que funcionan dentro de una CPU para que pueda manejar varias tareas al mismo tiempo en modo multitarea. 

Los chips con menos núcleos suelen quedar para ordenadores con una configuración algo más básica de entorno ofimático o de reproducción de juegos básicos. Por su parte, los de más núcleos permiten generar contenido y abordar cargas de trabajo más intensas. 

La mayoría de las CPU también utilizan una técnica denominada de subprocesamiento múltiple que permite que los núcleos individuales aborden dos tareas al mismo tiempo, lo que multiplica x2 el número de núcleos o hilos de ejecución. 

Es por este motivo por el que verás especificaciones como 6 núcleos o Core de CPU (son 12 subprocesos o hilos de ejecución), que es el caso de algunos Intel Core i7 y de los Ryzen 5 2600X de AMD. En estos casos, Windows muestra todos los núcleos.

La otra especificación importante es la velocidad del reloj, como pueda ser 3,6 GHz. Esta cifra indica la rapidez con que los núcleos completan las tareas: cuanto mayor sea el número, mejor. 

La mayoría de los chips tienen una velocidad base que cada núcleo puede usar, y una velocidad de overclocking (4,2 GHz, por ejemplo) que pueden emplear uno o dos núcleos con el fin de puntualmente elevar su velocidad  de proceso.

Los núcleos y las velocidades de reloj son los aspectos más importantes de un procesador, pero también debes considerar la arquitectura subyacente, porque no es una buena idea comprar una CPU que use tecnología obsoleta. 

La compra de los últimos modelos significa que hay una buena posibilidad de que pueda actualizarse a un mejor procesador en el futuro. También están los orientados a equipos de sobremesa, y los más eficientes de bajo voltaje más orientados a portátiles. 

Los últimos chips de AMD usan la arquitectura Zen 2, mientras que las CPU actuales de Intel usan una arquitectura llamada Comet Lake. Pertenecen a la décima generación y tienen cinco gamas con la Core i9-10900K como la más avanzada con 10 núcleos de CPU. 

Esas son las cosas clave a tener en cuenta. Sin embargo, también querrás comprender las siglas y nomenclatura. Para obtener una CPU de última generación, debes tener en cuenta que AMD va por los Ryzen de la serie 3000, mientras que Intel va por los Intel Core de 10 th Gen.

Ambos dividen a sus CPU en diferentes rangos. Los chips de nivel básico de AMD e Intel se llaman Ryzen 3 y Core i3 respectivamente, mientras que los de rango medio son los Ryzen 5 o los Core i5. La gama alta queda destinada a los Ryzen 7 y los Core i7, y la máxima carga de trabajo para los Ryzen 9 y los Core i9. 

¿Debo esperar a la llegada de Ryzen 4000?

Si lo ves desde ese punto de vista, de esperar a nuevos lanzamientos, a decir verdad nunca acabarías por comprarlo. Debes saber que los procesadores Ryzen serie 4000 para portátiles ya han sido lanzados, pero los chips de escritorio no llegarán hasta otoño o invierno.

Si necesitas una nueva CPU, no esperes. Pero si puedes esperar unos meses, entonces podría merecer la pena esperar a finales de año para ver si la serie 4000 ofrece alguna ventaja significativa de rendimiento (por el mismo presupuesto) que la serie Ryzen 3000. 

AMD ha prometido que el rendimiento se incrementará en línea con lo que esperarías de una nueva arquitectura, lo que significa que Zen 3 podría llegar a mejorar los ratios actuales hasta en un 10 o un 15 por ciento. 

Mejor CPU de bajo presupuesto

Si necesitas una CPU para un ordenador del día a día y que cubra las necesidades más básicas, debes saber que los modelos Ryzen 3 y Core i3 aquí comentados tienen un precio similar de 139,90 € en el instante en que hemos elaborado este artículo. 

Con ellos podrás realizar tareas de ofimática, manejar el correo electrónico, navegar por Internet, ver vídeos y reproducir juegos básicos. Estos son los chips de nivel de entrada y los encontrarás en ordenadores de precio más bajo del mercado. 

El Ryzen 3 3300X se basa en la arquitectura Zen 2 con cuatro núcleos de CPU y velocidades de reloj que pueden alcanzar los 4,3 GHz. Supera al equivalente de Intel en diversos puntos de referencia lo que significa que es mejor para el uso cotidiano. 

Los chips de Intel de esta gama son actualmente un poco más rápidos en los juegos frente a su equivalente de AMD, lo que hace que el Core i3-10100 sea una mejor opción para juegos de bajo presupuesto. El precio es el mismo en tiendas como PcComponentes. 

Es posible que te interese echar un vistazo a la generación anterior si deseas gastarte menos dinero. Todavía encontrarás a la venta configuraciones de equipos a precio reducido con el Ryzen 5 2600X o los Core i3-9100 y Core i5-9400, aunque de años atrás.

La mejor CPU para gaming y juegos

Si lo tuyo son los ordenadores para jugar, actualmente la mejor opción es aportar por los Intel Core de última generación. La mayoría de los juegos requieren velocidad de un solo núcleo y no demandan múltiples núcleos. Aquí es donde destaca más el hardware de Intel.

La CPU para juegos no muy avanzados (dejando fuera a los entusiastas del gaming), en este momento es la Intel Core i5-10600K. Utiliza la última arquitectura Comet Lake, ofreciendo un rendimiento con seis núcleos multiproceso. 

Por citar algún ejemplo, con el benchmark 3DMark Time Spy el Core i5 alcanzó los 12.434 puntos, el mejor resultado de cualquier chip de rango medio. Su principal competidor, el Ryzen 5 3600X y el Ryzen 5 3600XT fueron alrededor de 300 puntos más lentos. 

En Ghost Recon Wildlands y a 1080p, por ejemplo, un PC equipado con el Core i5-10600K ofreció un promedio de 84 fps, mientras que el Ryzen 5 3600X PC alcanzó 81 fps. Del mismo modo, Warhammer promedió 123 fps a 1080p con el 10600K, y el de AMD se redujo a 118 fps.

Si estas pequeñas diferencias no te molestan, puedes ahorrar una buena cantidad de dinero. Los chips AMD aún son capaces en los juegos y pueden ser más rápidos para otras tareas. Estarías ahorrándote del orden de 100 € menos con la configuración de AMD.

En el caso de que busques montarte tu propio PC para gaming es probable que te interese el Core i7-10700K que tiene ocho núcleos de CPU y garantiza una velocidad con HyperThreading de 5,3 GHz. Su precio está actualmente en los 429,90 €.

No queda ahí todo, puesto que Intel dispone de un modelo superior, el Core i9-10900K que es el más rápido de su categoría y está dirigido a los entusiastas de los juegos en ordenador, con un precio de 694,28 € tan solo por la CPU. 

AMD también tiene que decir al respecto con el Ryzen 9 3900X a un precio de 473,78 €. Ofrece 12 núcleos de CPU a 3,8 GHz de velocidad y tiene un valor TDP de disipación térmica de 105 vatios. 

Mejor CPU para edición de vídeo

En este entorno de creación de contenidos y edición de vídeo, la cosa está muy reñida, aunque la última familia de chips de AMD ha demostrado ser la mejor opción para la edición de video, supernando a Intel también en el manejo de herramientas CAD y apps complejas. Esto se debe a que la arquitectura Zen 2 de AMD parece gestionar algo mejor la ejecución multi hilo sacando mayor partido en la gestión de la velocidad de reloj que ofrece cada núcleo de CPU.

El mejor punto de partida para manejar cargas de trabajo difíciles es el AMD Ryzen 7 3800XT. Es un chip de nueva generación que reemplaza al Ryzen 7 3800X y que mantiene un precio alto pero comedido frente a su competidor Intel.

En las pruebas multinúcleo de Geekbench y Cinebench, el Ryzen 7 3800X obtuvo 8çindices de 8.676 y 4.927 puntos; esperamos que el Ryzen 7 3800XT sea un poco más rápido. Estas puntuaciones son prácticamente idénticas a las del Intel Core i7-10700K.

El Ryzen 7 3800X coincidía con el 10700K en la representación de vídeo, y era más rápido que el Intel en el cálculo numérico, la criptografía, la inteligencia artificial y el cifrado. El Ryzen 7 3800XT probablemente será un poco más rápido en todas estas situaciones.

Para cargas de trabajo superiores, los chips de AMD siguen siendo muy eficientes a pesar de que su punto de precio es inferior. El Ryzen 9 3950X de AMD puedes adquirirlo unos 100 € más barato que su equivalente de Intel. 

Parece que AMD ha llegado para quedarse, demostrando que bien puede llegar a liderar el área de tareas más habituales del entorno laboral. Si tu decisión de compra se reduce en base a un presupuesto más bajo con una carga de trabajo similar, opta por uno de sus chips. 

No obstante, sigue habiendo áreas en las que Intel marca diferencias notables con respecto a su competidor. Las aplicaciones de edición de fotos y las herramientas de diseño gráfico dependen en gran medida del rendimiento del subproceso que es donde Intel supera a AMD.

Hemos comprobado con las pruebas que el Core i7-10700K logra alcanzar valores de 628 y 948 puntos de referencia en Premiere Pro y Photoshop, frente a su rival de AMD que se quedó en los 625 y 937 respectivamente con el chip Ryzen 7 3800X. 

Por su parte, el caro procesador Core i9-10900K justifica de alguna manera su alto precio con una puntuación de 773 y 1057 en las pruebas de Premiere Pro y Photoshop, frente a los valores de 761 y 950 que alcanzó el Ryzen 9 9300X.

Si buscas un equipo con el mejor perfil para ejecutar herramientas de Adobe, hay un argumento claro aquí para elegir las CPU de Intel a pesar de ser soluciones más caras, dado que te permitirán ganar tiempo en el renderizado de imágenes y procesamiento de vídeo. 

¿Puedo actualizar la CPU de mi ordenador PC?

  • Solo si la placa base admite tu modelo de CPU
  • Es posible que necesites actualizar la BIOS de la placa base
  • En ocasiones, es más rentable comprar un PC completo

La actualización a una nueva CPU es una de las mejores formas de darle a tu PC una segunda vida y un aumento significativo de velocidad, pero no siempre es tan simple como extraer el procesador anterior y colocar un nuevo chip en el zócalo vacío.

Si tienes un PC con un chip AMD relativamente reciente, entonces estás de suerte: la mayoría de las CPU actuales de AMD usan el zócalo AM4, que se ha utilizado en placas base durante varios años atrás. 

La mayoría de las placas base existentes admiten los últimos chips de AMD; a lo sumo, tendrás que verificar de antemano que tu placa si lo admite, y luego aplicar una actualización de la BIOS antes de instalar la nueva CPU para que sea reconocida.

Lo único que perderás son las características que no están incluidas en los conjuntos de chips más antiguos, pero eso probablemente no será una preocupación práctica a menos que desees un almacenamiento PCI-Express 4.0 súper rápido. Si ese es el caso, deberás actualizar a una placa base AMD X570.

Si deseas utilizar un chip Intel Comet Lake, necesitarás sí o sí una nueva placa base, ya que requieren del nuevo zócalo LGA 1200. Ese es un coste adicional que no siempre es aplicable para las CPU AMD. Y una nueva placa base puede suponer un coste extra de 200 €. 

Si necesitas una placa base para tu nueva CPU, hay muchas cosas que considerar. Primero, asegúrate de que sea compatible con el procesador elegido y luego mira las diferentes ranuras, conectores y funciones incluidas en la placa. 

De no tenerlo en cuenta, podrías terminar pagando más por funciones que nunca usarás. 

Recuerda que las CPU modernas también necesitan ir acompañadas de módulos de memoria DDR4 más modernos y de velocidad superior, por lo que si tu PC actual tiene DDR3, no podrás aprovecharlos para tu nueva configuración. 

Lo mismo ocurre con la fuente de alimentación si tu unidad exige más conexiones de alimentación o simplemente, demanda más potencia para el sistema de refrigeración. 

Si te encuentras en la situación que solo podrás aprovechar tu caja de ordenador y disco duro, comienza a valorar la compra de un PC completo o partir desde cero con todos los componentes. Puede llegar a resultar más barato que tratar de adaptar uno antiguo. 

Existen algunas tiendas especializadas que pueden ayudarte a conseguir todos los componentes que necesitas para montarte un PC, entre las que destacan CoolMod o PcComponentes, con configurador y ofertas puntuales en componentes para montar el PC desde cero.