Con el paso del tiempo, es normal que tu ordenador o portátil acumule una lista considerable de aplicaciones que se abren automáticamente al iniciar sesión. Puede resultar útil, por ejemplo, con servicios en la nube que deben sincronizarse.

Esta configuración automática suele ocurrir cuando descargamos programas a menudo y no prestamos atención al programa de instalación, que nos da la opción de configurar o no una aplicación para que se ejecute cuando iniciemos el ordenador.

Todo ello hace que debas esperar más tiempo desde que le das al botón de encender de tu ordenador hasta que lo puedas empezar a usar realmente. Seguramente estarás dispuesto a esperar dos o tres minutos, pero más de diez no resulta nada práctico.

Por suerte, existe la posibilidad de gestionar estas aplicaciones automáticas incluso después de haberlas instalado. Para ello necesitarás acceder al ‘Administrador de tareas’ o la opción ‘Abrir ubicación del archivo’ de tu Windows 10.

Cómo eliminar los programas que se ejecutan automáticamente

1. Abre el ‘Administrador de tareas’. Puedes hacerlo de cuatro formas distintas:

  • Pulsa las teclas ‘Ctrl’, ‘Shift’ y ‘Esc’ a la vez
  • Usa la lupa de la barra inferior de herramientas para buscar el programa
  • Haz clic derecho en la barra de herramientas y selecciona ‘Administrador de tareas’
  • Haz clic derecho en el botón Inicio y selecciona ‘Administrador de tareas’

2. En la nueva ventana, en primer lugar, puedes ver los programas que en este momento estás utilizando. Si deslizas hacia abajo -quizás tengas que darle a ‘Más detalles’-, ya podrás ver aquellas aplicaciones que se están ejecutando en segundo plano.

3. Para ver los programas que están configurados para iniciarse cuando enciendes el ordenador, haz clic en la pestaña ‘Inicio’. Fíjate sobre todo en la columna ‘Estado’ para conocer las aplicaciones que realmente están habilitadas.

4. Ahora, si quieres evitar que algún programa en concreto se abra de forma automática, haz clic derecho sobre dicha aplicación y selecciona ‘Deshabilitar’ del menú desplegable.

5. Comprueba que el estado del programa ha pasado a ser ‘Deshabilitado’. Pese a seguir en la lista, puedes estar seguro que ya no se abrirá al iniciar sesión.

Cómo añadir programas para que se ejecuten automáticamente

1. Haz clic en el botón Inicio y localiza aquella aplicación que quieras configurar para que se ejecute automáticamente al iniciar Windows. En nuestro caso, elegimos el Reproductor de Windows Media.

2. Ahora, haz clic derecho sobre dicha aplicación y selecciona la opción ‘Más’ del menú desplegable, seguido de ‘Abrir ubicación de archivo’ del segundo menú. Si no encuentras esta última opción significa que el programa no puede abrirse automáticamente.

3. Espera a que se abra la carpeta de la ubicación del programa y copia el archivo haciendo clic derecho sobre él y seleccionando ‘Copiar’ del menú desplegable, o simplemente seleccionando el archivo y utilizando el atajo pulsando a la vez las teclas ‘Ctrl’ y ‘C’.

4. A continuación, presiona la tecla con el logotipo de Windows y la tecla ‘R’ a la vez, y en la nueva ventana, introduce el siguiente comando: ‘shell:startup’. Al darle en ‘Aceptar’ se te debería abrir la carpeta ‘Inicio’.

5. Por último, pega el archivo que copiaste en la carpeta de la ubicación del programa. Puedes hacerlo haciendo clic sobre cualquier sitio libre de la carpeta y seleccionando ‘Copiar’ del menú desplegable, o usar el atajo con las teclas ‘Ctrl’ y ‘V’.

6. Para comprobar que efectivamente ahora el programa en cuestión se abrirá al iniciar sesión, puedes repetir los uno, dos y tres del apartado anterior para saber cómo usar el ‘Administrador de tareas’.