Si normalmente sueles jugar a videojuegos desde tu ordenador, es muy probable que utilices un ordenador con sistema operativo Windows. 

Aunque esto no supone ningún problema si utilizas un ordenador pensado para los videojuegos (consulta nuestra guía con los mejores ordenadores gaming), puede que un ordenador más sencillo sí que “sufra” algo más a la hora de ejecutar videojuegos. 

Sin embargo, el Modo de Juego incorporado en Windows 10 puede ayudar a cerrar la brecha al asignar más recursos a los juegos y desactivar los procesos en segundo plano. 

Cómo habilitar el modo de juego en Windows 10

El proceso para activar el modo de juego es muy simple:

  1. Abre el menú de configuración, ya sea buscándolo o haciendo clic en el icono de la rueda dentada en el menú de inicio.
  2. En la ventana que aparece, elige ‘Juegos’ y selecciona la pestaña ‘Modo Juego’ del panel izquierdo.
  3. Asegúrate de que la opción ‘Usar el modo de juego’ esté activada. 

Cómo activar el modo de juego desde dentro de un juego

Una vez que se ha activado el Modo Juego en Ajustes, se puede activar para la mayoría de videojuegos, como se puede ver. Esto significa que no tiene que estar activado para el juego básico, pero puede funcionar si estás luchando por ejecutar alguno más intenso. 

  1. Abre el juego que quieras usar en el Modo Juego
  2. Ahora se te pedirá que introduzcas el atajo de teclado Tecla + G de Windows, o el botón de Xbox si has conectado un mando. Si no, normalmente significa que el juego no es compatible, pero vale la pena intentarlo de todas formas
  3. En la barra de juego que se abre, haz clic en el icono de configuración en el extremo derecho de la pantalla
  4. Se abrirá una ventana aparte, y aquí sólo hay que marcar la casilla "Usar el modo de juego para este juego".

¿Qué diferencias hay en el Modo Juego?

Una significativa, siempre y cuando no tengas hardware de juego dedicado. Esos aparatos probablemente se las arreglen bien incluso con títulos de gráficos intensivos, pero definitivamente verás un beneficio en los aparatos de presupuesto o de gama media. 

El modo de juego funciona restringiendo las actividades de fondo para maximizar el rendimiento del juego. Esto significa que cosas como las actualizaciones y las notificaciones se desactivan temporalmente, lo que garantiza que se asignen la máxima cantidad de recursos al juego al que estás jugando. 

Microsoft declaró específicamente que el Modo Juego conduciría a una "experiencia de juego más consistente". Esto significa que la velocidad de fotogramas se mantendrá más constante, evitando abandonos y enormes variaciones que pueden causar retrasos. 

Este vídeo, publicado cuando la función debutó en Windows 10 en 2017, explica más:

Si estás interesado en los videojuegos, te gustará saber también cuáles son los mejores videojuegos gratis para jugar en tu ordenador.