Existen muchas razones por las cuales querer formatear un disco duro. Puede que estés buscando deshacerte de un virus. Quizás necesites comenzar de cero. O simplemente vas a vender tu ordenador y no quieres que nadie pueda acceder a tu información personal.

Los discos duros, en efecto, son aquellos dispositivos donde se almacenan todos los datos que tienes guardados en tu PC mediante un procedimiento magnético, es decir, programas, archivos, configuración y todos los cambios que se produzcan.

En este artículo, te explicaremos exactamente cómo debes hacerlo para eliminar toda esta información. Los pasos a seguir dependerán de muchos factores, entre los cuales, el número de discos que tengas o si tienes un segundo ordenador o no.

En este sentido, debes saber que no podrás formatear un disco duro del ordenador en el que estés trabajando en ese momento. Para hacerlo, deberás resetear el dispositivo desde un disco de instalación, una memoria USB u otro disco.

Cómo formatear un disco duro: cuestiones básicas

¿Qué significa formatear un disco duro?

Formatear es el proceso de eliminar todos los datos de un disco duro, algo que se diferencia del concepto de “formateo rápido”, que hace referencia al proceso de hacer ver que el disco está vacío cuando en verdad la información sigue intacta.

Querrás hacer un formateo rápido si se trata de un disco duro nuevo -que no haya sido formateado con anterioridad ni esté dañado-, o si quieres reinstalar Windows. En cambio, no deberías hacerlo si vas a deshacerte del disco o dárselo a otra persona.

Es muy importante que, antes de proceder, te asegures de hacer una copia de seguridad de las fotos, vídeos, música y documentos guardados en tu disco duro que quieras conservar. Los archivos eliminados a veces pueden recuperarse, pero es mejor no arriesgarse.

¿Qué son las particiones de un disco duro?

Antes de empezar, es imprescindible también entender qué son las particiones de un disco duro. Son aquellas pequeñas secciones en las que se divide una unidad HDD y a las que también se les conoce como unidades lógicas de almacenamiento.

Es posible formatear solo una de estas particiones sin que el proceso afecte a las otras. Puede resultar útil, pero eso significa que si quieres formatear todo el disco duro y utilizarlo como un único dispositivo, deberás asegurarte de que formateas todas las particiones.

¿Se puede formatear un disco duro desde el BIOS?

Hay mucha gente que está interesada en formatear un disco duro desde el sistema básico de entrada-salida o BIOS, es decir, aquel estándar que define la interfaz del programa que controla todos los circuitos electrónicos de tu ordenador.

Por mala suerte, esto no es posible, ya que un disco duro desde el propio Windows, sino que necesitarás hacerte con otro CD, DVD o memoria USB de recuperación y utilizar al mismo tiempo una herramienta de formateo externa como DBAN.

¿Se puede formatear un disco duro de forma rápida?

Es posible formatear un disco duro de forma rápida, pero este método no es el que deberías seguir si tu intención es eliminar de forma permanente la información de la unidad HDD. Un formateo rápido solo eliminará el camino para llegar a estos datos.

Método 1. Formatea un disco duro con el software DBAN

Como mencionábamos anteriormente, una de las herramientas de formateo que podemos utilizar para formatear un disco duro es la conocida como DBAN o Darik’s Boot and Nuke, un programa completamente gratis que te permitirá borrar todos tus datos para siempre.

Así pues, usando este software, podrás eliminar tu disco duro, lo que te permitirá instalar un nuevo sistema operativo en él. Ten en cuento que esto también significa que toda la información previa será borrada y será irrecuperable y que el proceso no podrá deshacerse.

En principio, DBAN está pensado solo para crear un CD/DVD-R de arranque, pero si no dispones de uno de libre o de una grabadora, hay un método alternativo que te ayudará a hacerlo con la ayuda de otro programa externo.

Se trata de Universal USB Installer, con el que podrás convertir la imagen ISO de DBAN desde una memoria USB de arranque. Simplemente inserta este USB, abre el programa y sigue las instrucciones que te aparecerán en pantalla.

En concreto, te pedirán que selecciones de la lista el Linux Distribution que quieras instalar en tu USB, en este caso, la última versión de DBAN. También deberás elegir la localización en tu ordenador y el USB que quiera utilizar. Finalmente dale a ‘Create’.

Para poder arrancar desde este USB y no desde el dispositivo desde el cual lo harías normalmente -en la mayor parte de los casos, el disco duro-, deberás realizar algunos cambios en la configuración del BIOS.

Para acceder al BIOS, deberás encender el ordenador y espera a que aparezca la primera imagen en la pantalla. Entonces, dale a la tecla ‘Eliminar’, ‘F1’, ‘F2’, ‘F5’ o ‘F12’ -según el ordenador- repetidamente. Esta tecla te saldrá en la autoprueba de arranque o POST.

Cuando ya se te haya abierto el BIOS, utiliza las teclas de dirección para navegar por la interfaz. Localiza el menú de ‘First Boot Device’ para configurar el disco de arranque principal y selecciona la opción de USB.

Una vez hayas guardado los cambios, ya podrás salir del BIOS, insertar el USB de arranque en cuestión y resetear tu ordenador. Al encenderse, debería abrirse automáticamente el programa DBAN.

Luego, bastará con que sigas de nuevo las instrucciones que te aparecerán en pantalla para poder llevar a cabo la eliminación del disco duro. Para evitar que también borre los datos del USB, no olvides desconectarlo antes de que empiece el proceso de formateo.

Método 2. Formatea un grupo redundante de discos independientes o RAID

Existen los llamados grupos redundantes de discos independientes o RAID, sistemas de almacenamiento de datos que utilizan múltiples unidades, ya sean discos duros o SSD, que permiten mayor capacidad, integridad y tolerancia frente a fallos.

Si eres de los que tiene dos o más discos configurados como un RAID, debes saber que existen varios modos de poder formatear estos discos. En cualquiera de los casos, eso sí, deberás asegurarte de tener los datos guardados en otro dispositivo.

  • Utiliza el software que vino con tu placa base o con tu controlador RAID
  • Dirígete al BIOS de tu controlador RAID y localiza la opción que te permita formatear el disco o discos o reconfigurar el RAID como discos individuales, teniendo en cuenta que esto los eliminará todos
  • Desconecta el disco que quieras formatear, conéctalo a otra Serial ATA de tu placa base pero que no forme parte del controlador RAID, y sigue las instrucciones que te damos en el siguiente apartado usando la herramienta ‘Administración de discos’

Método 3. Formatea un disco duro de forma rápida con Windows

Tal y como hemos avanzado anteriormente, existe la posibilidad de formatear un disco de forma rápida. En este apartado repasaremos las dos formas principales de hacerlo, ya sea directamente desde el menú de dispositivos o usando ‘Administración de discos’.

Cómo hacer un formateo rápido desde ‘Este equipo’

La forma más rápida de formatear un disco duro es yendo a ‘Este equipo’. Puedes acceder a esta carpeta con la herramienta de búsqueda que encontrarás al lado del botón de inicio de Windows. Puede que incluso tengas un atajo en tu escritorio.

A continuación, selecciona el disco duro que quieras formatear y haz clic derecho. Del menú desplegable que te debería aparecer, elige la opción ‘Formatear’.

Cuando se te abra una nueva ventana flotante, y antes de darle a ‘Iniciar’, repasa los valores que te aparecerán de forma automática y que hacen referencia al sistema de archivos y al tamaño de unidad de asignación.

En términos generales puedes dejar esta configuración tal y como te aparece, aunque deberás asegurarte de que NTFS está seleccionado como sistema de archivo y que sale la unidad de asignación por defecto. Tendrás el disco formateado en menos de un minuto.

Por otro lado, y como ya hemos ido recordando a lo largo de todo el artículo, por razones obvias no puedes formatear el disco que incluye el sistema operativo de Windows del ordenador que estás utilizando en ese momento. Si lo intentas, te saldrá este mensaje:

Cómo hacer un formateo rápido con ‘Administración de discos’

También puedes formatear un disco duro utilizando la herramienta de Windows ‘Administración de discos’. Para acceder a ella, bastará con que busques ‘diskmgmt.msc’ o ‘Administración de discos’ con la lupa de la barra de herramientas.

De la lista de resultados, selecciona uno llamado ‘Crear y formatear particiones del disco duro’. También puedes acceder a este gestor desde el ‘Panel de control’, seguido de ‘Sistema y seguridad’ y ‘Herramientas administrativas’.

Es cierto que la ‘Administración de discos’ no es tan potente como una herramienta externa diseñada para la gestión de particiones de discos duros, pero sí que es capaz de formatear datos y en este caso nos es más que suficiente.

Lo primero que tienes que hacer es asegurarte de que el disco duro que quieres formatear aparece en este administrador. Si no lo está, deberás conectarlo a tu ordenador, lanzar el gestor y esperar a que te pregunte si quieres inicializarlo. Dale a ‘OK’.

Si tu disco tiene una capacidad superior a 2 TB, deberás elegir el tipo de partición GPT (GUID Partition Table), lo que te permitirá crear más de cuatro particiones. Si tiene una capacidad inferior, deberás optar por MBR (Master Boot Record).

A continuación, haz clic derecho sobre el espacio sin asignar del disco y selecciona la opción ‘Nuevo volumen simple’ y selecciona el tamaño de la partición en MB, así como la letra que le dará nombre a este nuevo disco.

Ahora ya podrás formatear el disco volviendo a hacer clic derecho sobre el disco en cuestión y seleccionando la opción ‘Formatear’. Puedes formatear solo una partición o el disco duro entero.

Por otro lado, también puedes utilizar la herramienta ‘Administración de discos’ para cambiar el tamaño de una partición. Bastará con que hagas clic derecho sobre una y elijas una de estas dos opciones: ‘Extender volumen’ o ‘Reducir volumen’.

Si eso es algo que tienes planeado hacer, ten en cuenta las siguientes cuestiones básicas:

  • Los números se muestran en MB y no en GB
  • No puedes reducir el volumen de un disco por debajo del espacio que ocupan los datos almacenados en él
  • Solo puedes extender la partición si hay espacio no usado en el disco duro

Método 4. Restaura Windows 8 o 10 a los valores de fábrica

Puede que, llegados hasta este punto, no te termine de convencer la idea de formatear tu disco duro y perder todos los datos almacenados, pero que sigas queriendo restaurar tu ordenador para arreglar algún error técnico.

Por suerte, esto es posible utilizando una de las dos opciones que te presentamos a continuación, dependiendo de si quieres o no conservar todos tus archivos. Encontrarás más información en nuestro artículo sobre cómo restaurar Windows a los valores de fábrica.

Cómo restablecer Windows conservando los archivos

Si quieres conservar todos tus archivos, deberías elegir esta opción. Ten en cuenta que se borrarán los ajustes y todos los programas que tengas instalados en tu ordenador a excepción de aquellos que vengan por defecto con Windows.

1. Abre el panel de ‘Configuración de Windows’ y elige la opción ‘Actualización y seguridad’.

2. Ahora, selecciona ‘Recuperación’ del menú a mano derecha y dale al botón de ‘Comenzar’ que verás debajo de la sección ‘Restablecer este PC’.

3. Por último, elige la opción ‘Mantener mis archivos’ de la nueva ventanilla flotante para que se quite la configuración y las aplicaciones, pero se conserven los archivos personales.

Cómo restablecer Windows sin conservar los archivos

Por el contrario, si quieres empezar de cero y eliminar todos los archivos, programas y configuración, deberás escoger esta segunda opción. En este caso deberás asegurarte de que has creado una copia de seguridad de todos tus documentos.

1. Abre el panel de ‘Configuración de Windows’ y elige la opción ‘Actualización y seguridad’.

2. Ahora, selecciona ‘Recuperación’ del menú a mano derecha y dale al botón de ‘Comenzar’ que verás debajo de la sección ‘Restablecer este PC’.

3. Por último, elige la opción ‘Quitar todo’ de la nueva ventanilla flotante para que se quiten los archivos personales, las aplicaciones y la configuración.