En 2018, Apple añadió en macOS la posibilidad de agrupar varios elementos del escritorio en categorías relevantes conocidas como ‘Pilas’. Eso les permite a los usuarios acceder a sus archivos según el tipo de fichero de forma ordenada y rápida.

Windows 10, en cambio, no ofrece esta posibilidad. Eso significaba que, a no ser que seas muy organizado, lo más probable es que tu escritorio esté lleno de iconos. Por suerte, existe una alternativa para aquellos que lo guardan todo en el escritorio.

En este artículo no vamos a enseñarte a ser más organizado, pero sí que te ofreceremos un pequeño truco para que puedas ocultar archivos fáciles de acceder sin que tus amigos, familiares o compañeros de trabajo lo sepan.

Para ello, necesitarás crear una carpeta invisible.

¿Qué es una carpeta invisible de Windows?

Como bien sugiere el nombre, una carpeta invisible es una carpeta que parece no existir, pero que en realidad está bien escondida en el escritorio. El icono no tendrá ningún nombre ni tampoco ninguna imagen asociada, así que pasará desapercibido.

Debes saber, eso sí, que no se trata de un método muy seguro, ya que cualquier persona podría hacer clic en el icono, aunque sea sin darse cuenta, y acceder a la información que haya dentro. Para mayor protección, puedes proteger la carpeta con contraseña.

Además, cabe decir que no se trata de una prestación oficial de Windows 10, lo que significa que puedes experimentar errores de vez en cuando. Es por esto que no lo recomendaríamos para aquellos que necesiten proteger información muy sensible.

Cómo crear una carpeta invisible con Windows 10

Si con una carpeta invisible te basta, te gustará saber que el proceso para crear una en Windows 10 es bastante sencillo, aunque para ello necesitarás tener acceso a un teclado numérico además de las teclas de números de la parte superior de tu teclado.

Estos son los pasos a seguir:

1. Haz clic derecho en cualquier punto de tu escritorio y elige ‘Nuevo’, seguido de ‘Carpeta’ del menú desplegable.

2. Verás que esta nueva carpeta aparece con el título subrayado para que le puedas poner el nombre que quieras. Mantén pulsada la tecla ‘Alt’ mientras escribes ‘255’ utilizando el teclado numérico (eso asegurará que el nombre sea invisible).

3. Haz clic derecho en la carpeta y elige la opción ‘Propiedades’.

4. En la nueva ventana, ve a la pestaña ‘Personalizar’ y haz clic en el botón ‘Cambiar icono’.

5. Podrás escoger entre varios iconos, pero en este caso te interesa el invisible o icono vacío. Confirma los cambios y luego haz clic en ‘Aceptar’ para salir del menú de ‘Propiedades’.