A quién no le ha pasado en alguna ocasión el hecho de haber borrado por error archivos o ficheros del ordenador que luego ha querido recuperar y no le ha sido posible o no ha sabido cómo hacerlo. 

Windows dispone de la ‘Papelera de reciclaje’, que actúa como elemento de seguridad para poder rescatar todo lo que va a parar a ella. Sin embargo, si has eliminado archivos con el fin de liberar espacio de almacenamiento en disco, es probable que ya no aparezca aquí. 

Debes saber que existen alternativas para recuperar archivos, aunque para ello, tengas que recurrir al uso de software de terceros o programas de recuperación de datos. Hay programas que si tienes instalados previamente, te ahorrarán ciertos disgustos. 

Antes de mostrarte las opciones de recuperación de ficheros perdidos, debes saber que cuanto más tiempo haya pasado desde su eliminación, más difícil resultará recuperarlos. La cosa se complica en unidades de disco SSD, donde las celdas no utilizadas se eliminan regularmente para liberar espacio. 

Hay opciones de programas gratuitos y otros de pago que pueden ayudarte en la tarea de poder recuperar archivos eliminados, pero debes tener cuidado antes de instalarlos y usarlos, ya que podrían sobrescribir los mismos archivos que tratas de recuperar. 

Si uno de los siguientes métodos tiene éxito, te recomendamos hacer una copia de seguridad de tus ficheros para evitar una situación similar en el futuro. Ya sea con copia de seguridad en la nube o en un disco externo, adoptar buenos hábitos te evitará dolores de cabeza. 

La mayoría de utilidades de disco de recuperación de archivos funcionan de forma similar, aunque como te indicamos en cada explicación, la eficiencia de uno a otro puede variar. Procede de la siguiente manera para la recuperación. 

  • Descarga el software de recuperación. Siempre que sea posible, instala el programa en un disco duro diferente del que contiene los archivos eliminados que quieres recuperar. 
  • Selecciona el disco que contiene la información borrada para permitir que la herramienta software pueda escanear en busca de archivos borrados recientemente. 
  • Selecciona los archivos a recuperar.
  • Elige una ubicación para guardar lo que la herramienta haya localizado y sea recuperable. Deberá ser una ubicación diferente a la del disco original. 

Recuperar archivos borrados de la Papelera de reciclaje

Siempre que hayas eliminado algo que luego quieres recuperar, lo primero que tienes que hacer es dirigirte a la Papelera de reciclaje de Windows. Cuando seleccionas un archivo y presionas la tecla Eliminar (o haces clic con el botón derecho del ratón y eliges ‘Eliminar del menú’), Windows lo pasa aquí.

El sistema operativo lo mueve a la Papelera de reciclaje, que tiene su propio icono en el escritorio. Restaurar un archivo desde la ‘Papelera de reciclaje’ es simplemente hacer doble clic en el icono del escritorio para mostrar el contenido y luego hacer clic derecho en el archivo y seleccionar ‘Restaurar’.

Si el icono de la Papelera de reciclaje no está visible, busca en 'Mostrar u Ocultar' en el menú Inicio y deberías ver un acceso directo a la configuración donde puede marcar la casilla junto a la Papelera de reciclaje para hacer que aparezca.

Sin embargo, no confíes siempre en la Papelera de reciclaje como una red de seguridad: tiene un límite de tamaño y una vez que lo excedas, los archivos antiguos se eliminarán de forma permanente y automática. 

El tamaño predeterminado es el adecuado para la mayoría de las personas, por lo que hay muchas posibilidades de que los archivos que deseas restaurar sigan estando presentes en la Papelera de reciclaje. Para verificar la capacidad o modificarla, haga clic derecho en la Papelera de reciclaje y seleccione ‘Propiedades’. 

No obstante, si tienes la costumbre de usar las teclas del acceso directo ‘Shift-Delete’, éstas omiten el uso de la Papelera de reciclaje, de forma que elimina los datos permanentemente. Además, si tus archivos estaban en una tarjeta SD o unidad USB, no hay función de Papelera de reciclaje.

Antes de recurrir al software de recuperación de archivos, debes optar por otras vías adicionales. ¿Has compartido el archivo o documento por correo electrónico? ¿Lo has guardado o sincronizado con un servicio de almacenamiento en la nube? ¿O tal vez realizaste una copia de seguridad? 

Si la respuesta a todas estas preguntas es no, estás listo para proceder con la opción de uso de una herramienta o programa de software de recuperación de archivos. 

Software de recuperación de datos gratuito vs de pago

A continuación, te mostramos una lista de opciones de programas gratuitos. El más famoso entre los usuarios suele ser Recuva de Piriform. 

En algunas ocasiones, una herramienta gratuita es todo lo que necesitarás. Pero muchos de estos programas, tienen un poder limitado para recuperar archivos, o están limitados en la cantidad de archivos o la cantidad de datos que podrás recuperar antes de pagar por otra versión más avanzada. 

A menudo, estas versiones premium pueden encontrar y restaurar archivos que las versiones gratuitas no pueden. Por ejemplo, si formateas un disco duro (la opción larga, no la rápida), entonces puedes encontrar que el software de recuperación gratuito aún puede recuperar los archivos.

A continuación te mostramos tres de las mejores opciones de pago, la mayoría de las cuales, ofrecen una versión de prueba o al menos mostrarán los archivos disponibles para la recuperación antes de que tengas que pagar, lo cual es todo un detalle. 

Consejos para recuperar archivos borrados

¡Actúa rápido! Cuanto antes te des cuenta de que has eliminado accidentalmente un archivo, mayores serán tus posibilidades de recuperarlo. Cuando notes su pérdida, no guardes nada en el disco y ni siquiera descargues ni instales una utilidad de recuperación de archivos. 

Si el archivo estaba en el disco duro de tu PC u ordenador portátil, no modifiques su estado actual, ya que un cambio podría sobrescribir los mismos archivos que estás tratando de recuperar. 

Utiliza la versión portátil. Algunos programas de recuperación pueden ejecutarse directamente desde una unidad flash USB, pero debes descargarlos utilizando un ordenador diferente. 

Incluso navegar por Internet para encontrar una utilidad de recuperación hace que los archivos se sobrescriban en tu disco, por lo tanto, usa un PC diferente para descargar el programa o herramienta software.

Libera algo de espacio. Las utilidades de recuperación solo funcionan de manera confiable con archivos secuenciales. Si tu disco está razonablemente lleno, Windows a menudo tiene que dividir el archivo en bloques alrededor del disco.

Además, las unidades utilizan diferentes sistemas de archivos y cualquier utilidad de recuperación de disco solo funcionará con determinados tipos de sistemas de archivos. Los discos duros con Windows usan el sistema de archivos NTFS. 

Sin embargo, las unidades flash USB y las tarjetas de memoria generalmente usan alguna variante de FAT (FAT16, FAT32 o exFAT) y debes seleccionar el software con el soporte necesario para todos tus medios.

¿Se pueden recuperar archivos de un SSD o disco duro defectuoso?

Una vez que hemos aclarado que los archivos no tienen porqué perderse para siempre, llegamos al mayor temor por parte de los usuarios de un ordenador: la aparición de un fallo de disco duro. 

Esto podría manifestarse de varias maneras, pero en general, Windows no se iniciará, ni tan siquiera en modo de ‘prueba de errores’, y encender tu PC puede estar acompañado de ruidos de disco poco agradables. Te expones a poder perder todo el contenido del disco. 

Algunos sugieren que ciertos discos duros han sido reparados poniéndolos durante un tiempo en el congelador. Pero esto es como meter el móvil mojado en un tarro con granos de arroz para espera su salvación, solo sucede en determinadas ocasiones. 

A menudo no funcionará, e intentarlo, podría ser la gota que colma el vaso para que el disco pueda estropearse más. Nuestra recomendación, por lo tanto, es que no intentes esta ni ninguna otra reparación asociada al bricolaje.

A cambio, tan pronto como sospeches un fallo de hardware, debes apagar tu PC de inmediato y ponerte en contacto con una compañía de recuperación de datos como Kroll OnTrack . Estas compañías tienen grandes existencias de piezas de recambio que pueden intercambiar en su sala limpia para restaurar la parte que falla. 

Una vez logrado esto, copiarán todos los datos que puedan recuperar en medios extraíbles cifrados, como una unidad USB. Esto funciona para fallos de partes del disco como placas de circuitos electrónicos, el motor, o el cabezal de lectura / escritura, pero hay un límite.

En el caso de discos mecánicos, si lo que se raya es la parte del disco o los platos de los cabezales, normalmente se acaba con las opciones de recuperación. Afortunadamente, estos fallos son raros que se produzcan.

Como siempre, merece la pena valorar qué compañía debemos utilizar y si es una buena idea elegir una empresa que diagnostique el problema o nos aporte un presupuesto, ya que la mayoría de los casos la recuperación avanzada nos costará un ojo de la cara. 

Los técnicos también pueden usar las últimas técnicas para recuperar datos de una unidad SSD que falla. Estos servicios pueden llegar a costar alrededor de 700 € por lo que debe ser el último recurso al que recurrir y solo si los datos perdidos son de gran valor para tí. 

Cómo recuperar archivos borrados

Para nuestras pruebas, hemos utilizado Diskdigger, pero el proceso es similar con todos los programas de recuperación.

Paso 1. Descarga DiskDigger. No necesitas instalarlo, simplemente extrae el contenido del archivo .zip y ejecuta el archivo .exe. Recuerda que si ya eliminaste accidentalmente algunos archivos, no debes descargar DiskDigger en el disco que contiene tus archivos perdidos..

Paso 2. Inicie DiskDigger. La pantalla principal muestra todos los discos. Selecciona el que contiene los archivos eliminados y haz clic en 'siguiente' tres veces. Ahora se escaneará el disco y se enumerarán todos los archivos eliminados; esto podría llevar algún tiempo. 

Si tus archivos que buscas están en la lista, continúe con el siguiente paso. Si no, podrías intentar alterar algunas de las opciones en las pantallas anteriores y volver a escanear.

Paso 3. DiskDigger no podrá mostrar los nombres de archivo correctos, por lo que, para ayudar a identificar los archivos perdidos, se proporciona una opción de vista previa. Seleccione un archivo en la lista de la izquierda y elige la etiqueta 'Vista previa' (para fotos) o 'Primeros pocos bytes'. 

También es útil para las fotografías la opción 'miniatura' del menú 'ver' que mostrará imágenes pequeñas en la lista.

Paso 4. Cuando hayas identificado tus archivos perdidos, seleccionalos de la lista de la izquierda y haz clic en 'Recuperar archivos seleccionados ...'. A continuación, selecciona el dispositivo y la carpeta donde deseas restaurar tus archivos (esto no debe estar en la misma unidad física que el archivo perdido). 

El resto de archivos se guardarán con nombres de archivos generados automáticamente, por lo que deberás cambiarles el nombre a tus nombres originales. Puede que te interese consultar también: Cómo hacer una copia de seguridad en Windows 10.