Durante este amplio período de pandemia que sufrimos provocada por el coronavirus, las webcam de los ordenadores se han convertido en un elemento de vital importancia para cualquiera que quiera realizar videollamadas con familiares o amigos.

Es más, durante meses, las videollamadas han sido la opción más segura para seguir en contacto con clientes y compañeros de trabajo si te has visto en la necesidad de recurrir al teletrabajo desde casa. 

De alguna manera, todos nos hemos vuelto unos expertos en videollamadas con Zoom, Microsoft Teams o Google Meet (antes Hangouts). Si no es así, te invitamos a leer nuestro especial sobre las mejores apps para hacer videollamada de grupo. 

Pero, ¿Qué ocurre si la webcam de tu PC o portátil falla? Los portátiles han mantenido durante años la integración de cámaras web de 720p de baja calidad, algo que está cambiando a raíz de esta nueva tendencia y necesidad. 

Los fabricantes de hardware ahora adoptan sensores con resolución Full HD (1080p) como nuevo estándar, con el fin de ofrecer de serie en sus equipos una cámara frontal sólida con la que sea posible llevar a cabo videollamadas de calidad. 

Ya sea que tu cámara web esté integrada en el portátil, o bien, conectada externamente al PC por USB, aquí hay diversos factores que puedes probar en tu ordenador con Windows si resulta que la señal de la webcam no muestra la imagen. 

1) Prueba la cámara web con otro equipo

Si tienes una webcam externa que falla, probar con otro ordenador debería ser la primera de las recomendaciones. Conectarlo a otro PC (idealmente un factor de forma similar al principal) es una manera de averiguar qué producto falla; El ordenador o la cámara web.

Realiza de nuevo el proceso de configuración completo e incluso prueba a llevar a cabo una videollamada para comprobar que no hay nada que impida el buen funcionamiento del hardware de la cámara web.

2) Asegurate de que el dispositivo esté habilitado

Incluso si acabas de conectar una cámara web, los ordenadores tienen la extraña costumbre de no seleccionar los dispositivos nuevos como de entrada por defecto, confundiendo la cámara del portátil con la externa que hayas podido conectar. 

Cerciorate de que la aplicación que vayas a usar para la videollamada esté configurada con la imagen de la cámara web que deseas. 

3) Verifica la configuración de la cámara web

Hay algunas configuraciones que pueden estar impidiendo que tu cámara web funcione correctamente. A continuación, te indicamos cómo verificarlo y cambiarlo si es necesario: 

Dirígete a ‘Configuración> Privacidad’ y selecciona ‘Cámara’ del panel izquierdo.

Asegúrate de que tanto ‘Acceso a la cámara para este dispositivo’, como ‘Permitir que las aplicaciones accedan a esta cámara’ estén activados. 

Desplázate hacia abajo hasta donde dice ‘Elige qué aplicaciones de Microsoft Store pueden acceder a la cámara’ y asegúrate de que el software que estés usando, esté encendido. La aplicación ‘Cámara’ así como Zoom, Microsoft Teams u otros deberán tener acceso.

4) Actualiza los controladores de la cámara web

Algunos dispositivos dejan de funcionar correctamente si los controladores o drivers no están actualizados. A continuación, te indicamos cómo actualizarlos, ya sea que tu cámara web sea integrada o externa:

  1. Haz clic con el botón derecho en el icono del menú Inicio de la parte inferior izquierda de la pantalla y selecciona ‘Administrador de dispositivos’.
  2. Haz doble clic en ‘Cámaras’ en la ventana que aparece y busca el dispositivo correspondiente (algunas cámaras web externas también pueden aparecer en ‘Controladores de sonido, video y juegos’ o en ‘Dispositivos de imágenes’ en su lugar). 
  3. Haz clic derecho y comprueba las opciones que aparecen. Si ves la opción ‘Habilitar dispositivo’, haz clic en ella, pero si dice ‘Deshabilitar dispositivo’, no necesitas hacer nada.
  4. En el mismo menú contextual, selecciona ‘Actualizar controlador’
  5. Elige ‘Buscar automáticamente el software del controlador actualizado’
  6. Después de unos segundos de búsqueda, Windows te pedirá que descargues las actualizaciones que estén disponibles. Si ves un mensaje que dice ‘Los mejores controladores para tu dispositivo ya están instalados’, no necesitas más atención.

5) Comprueba la conexión (por cable o inalámbrica)

Una conexión poco fiable puede provocar que el dispositivo externo no se conecte al ordenador con el suficiente ancho de banda. Para las conexiones por cable, esto no es un problema: mueve el cable para ver si tu PC lo reconoce, o simplemente sácalo del puerto USB y vuelve a conectarlo. 

Una cámara web inalámbrica generalmente se conecta a través de Bluetooth, por lo que merece la pena ir al menú de configuración para verificar si puedes conectarte a tu equipo. Si no ves nada, intenta apagar y encender tanto el PC como la cámara web. 

6) Verifica los puertos USB

Si has conectado una cámara web externa al puerto USB, el puerto en sí puede estar causando el problema. Inserta otro dispositivo y comprueba si el ordenador lo reconoce. También puedes intentar conectar la cámara web a través de otro puerto USB. 

De lo contrario, limpiar el interior del puerto con un cepillo o aire comprimido puede ayudar con la situación. Si continúas sin resolver el problema, el dinero empleado en el bote de aire comprimido no lo desperdiciarás, puesto que podrás limpiar también tu teclado. 

7) Busca el soporte técnico del fabricante

A menudo, el fabricante de la cámara web tendrá información específica de cada modelo con el fin de resolver problemas. Consulta el manual de usuario que viene con ellos o la web oficial para obtener más orientación.

Una vez que tengas operativa nuevamente tu webcam, te mostramos en este artículo cómo cambiar el fondo de pantalla de tus videollamadas con Zoom, si es la herramienta que habitualmente utilizas. 

Artículo relacionado: Las mejores webcam del año con las que mejorar las videollamadas.