El teclado es probablemente el área de un portátil con la que más interactúas, lo que hace que sea increíblemente frustrante cuando deja de funcionar correctamente. 

Si el teclado responde a tus tecleos de una forma demasiado lenta, o una o más teclas han dejado de funcionar por completo, este es el artículo que necesitas leer. 

Puede que te interese también saber cuáles son los mejores teclados ergonómicos disponibles actualmente. 

Paso 1: Encuentra la causa del problema

Averiguar si es el hardware o el software de tu ordenador lo que está causando el problema es crucial para encontrar una solución. 

La mejor manera de hacerlo es introduciendo el BIOS (o UEFI) en tu dispositivo. La mayoría de los dispositivos de Windows ofrecen un atajo de teclado para llegar, que suele ser pulsando las teclas ‘Suprimir’ y ‘Esc’. La combinación exacta varía según el fabricante, por lo que vale la pena buscarla a menos que estés dispuesto a pasar por el proceso de prueba y error.

Si puedes acceder al BIOS sin problemas, es probable que se trate de un problema de software, y los siguientes consejos deberían servirte de ayuda. Esto se debe a que el BIOS está separado del resto del sistema operativo, por lo que no estaría sujeto a los mismos problemas que Windows 10. 

Solo asegúrate de salir sin guardar antes de proceder a los siguientes pasos. 

Si necesitas acceder a la BIOS por cualquier otro motivo, pero no tienes acceso al teclado, hay otra manera. Dirígete a ‘Configuración > Actualización y seguridad > Recuperación’ y haz clic en ‘Reiniciar ahora’ bajo el subtítulo ‘Inicio avanzado’.

Cuando el dispositivo se encienda de nuevo, aparecerá un menú que se ve diferente a lo que sueles ver normalmente cuando enciendes tu portátil. Desde ahí, haz clic en ‘Opciones avanzadas > Configuración del firmware de UEFI > Reiniciar’.

Paso 2: Reinicia tu ordenador

Sí, el clásico "apagar y volver a encender el ordenador" puede ser eficaz para resolver problemas de teclado basados en software

Si has seguido el paso 1 ya lo habrás hecho, pero no hay nada malo en intentar un reinicio estándar por separado. 

Si no lo sabías ya, la forma más fácil de acceder a esto es abriendo el menú de inicio, haciendo clic en el icono de encendido (encima del logotipo de Windows) y eligiendo ‘Reiniciar’

Paso 3: Actualiza o reinstala los controladores del teclado

Los controladores son piezas de software que permiten que un hardware específico se comunique correctamente con tu ordenador. 

Suponiendo que utilizas el teclado incorporado en el portátil, suelen actualizarse automáticamente, pero también pueden fallar de vez en cuando. A continuación, se explica cómo actualizar o desinstalar los controladores.

  • Abre el Administrador de dispositivos buscando en la barra de tareas y haciendo clic en la primera opción. Ahora deberías ver una lista de todos los dispositivos conectados al equipo portátil.
  • Amplía la sección ‘Teclados’ y busca un dispositivo llamado ‘Dispositivo de Teclado HID’ o similar.
  • Haz clic con el botón derecho del ratón y elige ‘Actualizar el controlador’ y comprobarás que tienes la última versión.
  • Desde el mismo menú, también puedes ‘Desinstalar el dispositivo’. No te preocupes, simplemente reinicia tu portátil después de confirmar y los controladores se reinstalarán automáticamente.

Paso 4: Cambia la configuración del teclado

Algunos ajustes del teclado son útiles la mayoría de las veces, pero pueden causar problemas si funcionan mal. A continuación, te indicamos cómo desactivarlos:

  • Escribe ‘Panel de control’ en la barra de búsqueda de la barra de tareas y elige la primera opción.
  • En la ventana que se abre, busca ‘teclado’ en la esquina superior izquierda y pulsa ‘intro’.
  • Haz clic en la primera opción, donde puedes ajustar la repetición de caracteres y la velocidad de parpadeo

Las claves de los filtros también pueden estar causando problemas:

  • Abre ‘Configuración > Facilidad de acceso’ y elige ‘Teclado’ desplazándote hacia abajo en el panel de la izquierda.
  • Desplázate hacia abajo hasta que veas la opción de ‘Claves de filtro’.
  • Si esto está activado, haz clic en la palanca para desactivar y pulsa ‘OK’ para confirmar.

La disposición del teclado también puede estar causando problemas, por lo que vale la pena asegurarse de que está configurado correctamente:

  • Abre ‘Configuración > Hora e Idioma’ y navega a la pestaña 'Idioma' a la izquierda de la ventana.
  • En el apartado de ‘Idiomas preferidos’, haz clic en el área indicada en rojo a continuación y elige ‘Opciones’.
  • Asegúrate de que esté configurado en tu idioma y que estés seleccionado la disposición del teclado a la que estés acostumbrado. 

Paso 5: Limpiar a fondo el teclado

Admítelo: tu también comes mientras usas el portátil. Con eso se consigue que migas y trozos de comida caigan y se filtren por el teclado. Para limpiar correctamente el teclado, sigue los siguientes pasos: 

  • Asegúrate de que tu portátil esté completamente apagado.
  • Pon el dispositivo al revés y dele una buena sacudida, que podría ser suficiente para desalojar algunos de los restos más evidentes.
  • Consigue una lata de aire comprimido (hay muchas opciones en Amazon) y entre las teclas una limpieza rápida.
  • Si sospechas que hay algún derrame o problema directamente debajo de la tapa de la llave, deberías ser capaz de quitar y reemplazar estos sin demasiadas molestias.

Paso 6: Consulta con el soporte técnico 

Si todo lo anterior falla, puede que haya llegado el momento de contactar con el soporte técnico para que sean profesionales los/las que se encarguen de solucionar el problema. 

Consulta la web del fabricante de tu portátil para acceder a su número de teléfono o dirección de email de servicio técnico.