Como seguramente sabes, Google Drive es el servicio en nube de Google, una plataforma muy útil que te permite guardar tus archivos y poder acceder a ellos desde cualquier dispositivo con acceso a Internet.

Tal y como explicamos en nuestro artículo sobre los 12 mejores servicios de almacenamiento en la nube, Google Drive es sin duda uno de nuestros servicios favoritos. No obstante, existen otras opciones como Dropbox o pCloud, que también ofrecen herramientas muy útiles.

Si eres de los o las que se decantan por el servicio en nube de Google, entonces seguramente te interese conocer los cinco trucos que hemos descubierto investigando y navegando por la interfaz de nuestra cuenta de Google Drive.

Cinco trucos que no conocías de Google Drive

1. Comandos del teclado

Los comandos del teclado separan sin duda a los profesionales productivos de los amateur que todavía utilizan el ratón para todas y cada una de las acciones que realizan con su ordenador.

No obstante, por muy profesional que seas, sabemos que es complicado recordar todas y cada una de las combinaciones de teclas existentes. Aquí es donde entra nuestro primer truco.

Google Drive proporciona una hoja de comandos de fácil acceso que se puede convertir en tu “chuleta” para que recuerdes fácilmente todos los atajos de la plataforma.

Puedes abrirlo desde cualquier aplicación de Google o cuando estés en tu lista de documentos de Drive. En Windows, pulsa ‘Ctrl+/’, y en un Mac pulsa ‘+/’.

Verás que se abrirá una ventana en la que aparecen todas las combinaciones de teclas existentes de acceso rápido a distintas acciones.

2. Empezar con plantillas

No es una opción que se vea a primera vista, así que puede que no te hayas dado cuenta de que Google te permite iniciar cualquier documento con una plantilla.

Cuando empieces un nuevo documento, dirígete a ‘Archivo > Nuevo > Desde una plantilla’. A continuación se abrirá una galería de plantillas, cada una con una serie de opiniones. Gracias a esta opción, no tendrás por qué volver a empezar un documento desde cero.

3. Crear una tabla de contenido

Si has creado un documento demasiado extenso, es probable que hayas utilizado varios encabezados para dividir el texto en secciones más manejables para el lector o lectora.

Puedes facilitar aún más la navegación añadiendo una tabla de contenidos. Solo tienes que mover el cursor hacia la parte superior del documento y seleccionar Insertar > Tabla de contenido.

Docs genera una TOC a partir de las cabeceras de los documentos, transformando cada una de ellas en un enlace en el que se puedes hacer clic para que los lectores puedan saltar fácilmente a cualquier sección.

4. Guarda cualquier elemento de la web en Drive

Este truco requiere de un add-on o extensión que, si utilizas el navegador Chrome, merece la pena. Descarga la extensión ‘Guardar en Google Drive’ desde la Web Chrome Store, haciendo clic en este enlace.

Una vez instalada, cuando encuentres algo mientras navegas por Internet que quieras guardar, solo tendrás que hacer clic con el botón derecho del ratón y seleccionar la opción de ‘Guardar en Google Drive’.

Podrás guardar imágenes, vídeos, enlaces, páginas web o incluso partes que hayas seleccionado en una misma web.

5. Haz que Google Drive sea tu carpeta de ‘Documentos’ por defecto

Si ya estás guardando la mayoría de los archivos en la unidad de Google, puedes hacer que el proceso sea más sencillo si lo configuras como la carpeta ‘Documentos’ predeterminada.

En Windows, haz clic con el botón secundario en la carpeta ‘Documentos’ y selecciona ‘Propiedades’. Haz clic en ‘Incluir una carpeta’ y, a continuación, selecciona ‘Unidad de Google’ en la lista.

Haz clic en ‘Establecer ubicación de almacenamiento’ y guarda los cambios. Cualquier documento nuevo que cree se guardará automáticamente en la unidad.