Hay algunas ocasiones en la vida en las que necesitas alertar a la gente sobre algo pero quieres mantener tu identidad oculta. Esto podría ser denunciar a la compañía para la que trabajas si descubres malas acciones, avisar a la policía sobre crímenes, comunicarte con personas que viven bajo regímenes opresivos o cualquier otro número de escenarios.

Poder enviar un correo electrónico de forma anónima es la forma más segura de asegurarse de que no te veas arrastrado a una situación potencialmente peligrosa. Entonces, ¿cómo puedes hacerlo? Te mostramos algunas formas de mantenerte en secreto al enviar mensajes.

Enviar correos electrónicos anónimos desde una cuenta falsa

Puede parecer obvio, pero una de las formas más fáciles de enviar un correo electrónico anónimo es crearlo y enviarlo desde una cuenta de correo electrónico falsa. En realidad, falso es quizás el término equivocado aquí.

Puede registrarse en la mayoría de los proveedores de correo electrónico, como Gmail, Yahoo, Zoho, Hotmail y otros, proporcionando información inventada. Esta cuenta se puede utilizar para enviar mensajes a otras personas sin que sea fácil rastrearte.

Solo asegúrate de que al configurar la cuenta no des un número de teléfono, nombres de usuario que hayas usado en otro lugar u otra información (como una dirección de correo electrónico de recuperación) que pueda llevarles hasta ti. 

Para mayor seguridad, también deberías considerar el uso de una VPN para evitar que la dirección del ISP de tu red doméstica o de trabajo se almacene en los servidores de los proveedores de correo electrónico.

Usar un proveedor de correo electrónico seguro

Si necesitas un poco más de seguridad, puedes probar uno de los varios servicios de correo electrónico enfocados a la privacidad disponibles. Algunos de nuestros favoritos son Tutanota y Protonmail.

Lo que todos estos tienen en común es que no requieren ninguna información personal para crear una cuenta, todo lo que envías está encriptado (por lo que ni siquiera la propia empresa puede leer tus correos electrónicos), y las direcciones IP de los correos electrónicos enviados y recibidos son todas eliminadas.

Esta combinación hace que sea una excelente, pero aún así conveniente manera de usar los servicios de forma anónima.

Enviar correos electrónicos anónimos desde cuentas desechables

Aquellos que quieran dejar el menor rastro posible pueden usar una cuenta temporal y desechable para enviar correos electrónicos puntuales. Servicios como Guerillamail hacen esto fácil, ya que solo tienes que ir al sitio, seleccionar la pestaña 'Redactar' y escribir tu mensaje. Si quieres, existe la opción de adjuntar documentos y archivos de hasta un tamaño máximo de 150 MB.

Aunque la cuenta permanece activa una vez que se crea, todos los correos electrónicos se eliminan después de una hora y los archivos adjuntos solo sobreviven durante 24 horas.

Una cosa que hay que saber, ya que no hay contraseña o detalles de acceso a la cuenta, cualquiera que conozca la dirección puede visitar Guerillamail y acceder a ella, de ahí el corto periodo que los contenidos permanecen en el sitio.

Vale la pena tener esto en cuenta si quieres recibir respuestas, ya que la cuenta podría verse comprometida si alguien descubre la dirección. Por eso es mejor enviar mensajes o consejos puntuales, y luego alejarse. De nuevo, usa una VPN mientras accedes al sitio para mayor seguridad.