A no ser que tengas un router con muchos años, lo más probable es que el tuyo sea compatible con un wifi a 2,4 GHz y 5 GHz. A eso se le conoce como banda dual y ya hace un tiempo que llegó por primera vez al mercado.

El estándar 802.11n es compatible con esta banda dual, pero eso no significa que todos los routers 802.11n lo sean. En cambio, todos los routers 802.11ac (la generación posterior) sí que son compatibles con ambas bandas.

Si eres de los que trabaja desde casa, podrás beneficiarte de tener un router de banda dual. Podrás utilizar la red a 5 GHz para los dispositivos principales que necesitan una conexión a Internet rápida y fiable para cosas como videollamadas de Zoom.

Ahora bien, debes saber que no todos los teléfonos móviles o portátiles son compatibles con ese wifi a 5 GHz. De nuevo, si son dispositivos bastante nuevos, sí que deberían serlo, mientras que si ya tienen algunos años, quizás solo lo sean con el wifi a 2,4 GHz.

También dependerá de tu router, ya que algunos fusionan la red a 2,4 GHz y la red a 5 GHz en una única red inalámbrica. Eso significa que no podrás separarlas ni darles nombres y contraseñas diferentes.

En caso de sí poder hacerlo, podrás configurar las tablets y móviles de tus hijos y los dispositivos de tu Smart Home para que usen la red a 2,4 GHz y así reservar la red a 5 GHz solo para los dispositivos que requieran una conexión más rápida.

Quizás te hayas dado cuenta de un potencial problema de hacer eso. Técnicamente tendrás dos redes de wifi diferentes pero, aunque sí que notarás una mejora, ambas seguirán utilizando la misma conexión a Internet y pelearán por la misma banda ancha.

Es por esta razón que deberás asegurarte que la configuración de tu router priorice el tráfico recibido en la red a 5 GHz o permita que pauses la red a 2,4 GHz cuando hagas videollamadas. Para conseguirlo, necesitarás un poco de conocimientos técnicos.

Método 1. Consigue una segunda red wifi en casa con cables Ethernet

El primer método servirá como solución para portátiles, ordenadores y otros dispositivos que tengan un puerto Ethernet. Con ellos no necesitarás una red wifi y podrás conectarlos directamente a tu router mediante un cable, que ofrecen siempre una conexión más estable.

Además, podrás desactivar el wifi de tu router cuando necesites la máxima velocidad de tu conexión a Internet para esas videollamadas de Zoom. Así, evitarás que los dispositivos conectados al wifi acaparen la banda ancha.

Método 2. Activa la red wifi para invitados

Los cables Ethernet no sirven de nada si quieres utilizar tu smartphone o tablet con tu segunda red wifi. Por suerte, algunos routers, incluso modelos antiguos, ofrecen una red para invitados que servirá de buena alternativa.

Deberás iniciar sesión en la interfaz de tu router (o página web) para saber si dispone o no de una red wifi para invitados. Estas suelen estar desactivadas por defecto. Al configurarla, también podrás restringir cuánta banda ancha quieres que esa red utilice.

Por ejemplo, en una conexión de 20 Mbps, si configuras la red wifi para invitados para que use el 10 % de la banda ancha, los invitados deberán compartir el 2 Mbps. No te preocupes porque no podrán acceder a los dispositivos conectados a tu red principal.

Podrás configurar la red wifi para invitados con un red y una contraseña diferente. Luego, deberás conectar todos esos dispositivos secundarios (los de tus hijos, los de la Smart Home…) a esa nueva red y asegurarte de que dejen de recordar la red principal.

Método 3. Utiliza un adaptador Powerline con wifi

Si ninguno de los métodos anteriores te sirven, tu última solución es comprar nuevo hardware. Obviamente puedes comprar un nuevo router con red de invitados o un sistema WiFI Mesh para ampliar y mejorar la cobertura y velocidad de tu wifi.

Otra opción es comprar un adaptador Powerline con wifi. Deberás enchufar el adaptador sin wifi a una toma de corriente que tengas cerca de tu router y luego conectar el adaptador y el router mediante un cable Ethernet.

Quizás tengas que vincularlo el otro adaptador (el de las antenas). Una vez hecho, ya podrás enchufarlo a cualquier otra toma de corriente de tu casa. Eso creará una nueva red wifi a la que podrás conectar tus dispositivos principales.

Como ocurre con método del cable Ethernet, si quieres que los otros usuarios del wifi dejen de acaparar todo el Internet al usar plataformas de streaming como Netflix o YouTube, puedes desactivar el wifi de tu router y usar solo la nueva red inalámbrica.