Nadie duda de que en la actualidad asistimos a la decadencia de Flash en lo que se considera el uso de contenidos para la web. Según anunciaba hace ya tiempo Adobe en su blog, su final de soporte está planificado para finales del año 2020.

Aunque la mayoría de páginas web ya la han sustituido por lenguaje HTML, continúa en uso en un pequeño porcentaje de páginas web. En este artículo pretendemos solucionarte algunos problemas de visualización que puedas tener con tu navegador Chrome.

Lo primero que debes hacer es verificar que estás ejecutando la última versión de Chrome, el navegador web de Google. La compañía deshabilita Flash en Chrome de manera predeterminada por motivos de seguridad y te pide que lo actives al detectarlo en una web.

Flash no solo es conocido por sus vulnerabilidades en seguridad, lo que obligaba a desplegar actualizaciones constantes. También fue señalado por añadir tareas en segundo plano que ralentizaban la experiencia de uso y agotaban la batería de los móviles.

Según Google, HTML5 es mucho más ligero y rápido, con lo que los editores de código lo están adoptando para acelerar la carga de páginas web y enriquecer el contenido. Sin duda, se aprecia una mejora en la capacidad de respuesta y la eficacia de muchas web.

Flash nunca fue compatible con iOS al no permitirlo Apple, y se eliminó de Android hace ya algunos años. Esto nos ha llevado a la situación actual de recomendar a las páginas web el uso de HTML5 en detrimento de Flash.

Así pues, nuestra recomendación es que si encuentras una página web alternativa a la que visitas que no utilice Flash para reproducir vídeo o mostrar algún otro contenido, úsala en lugar de la otra menos segura.

En el peor de los casos en los que te veas en la necesidad de utilizar Flash, cabe destacar que Google Chrome utiliza su propia versión incorporada de Adobe Flash Player. De esta manera, siempre que actualizas el navegador, también actualizas la versión de Flash.

En ediciones anteriores, la solución era deshabilitar cualquier complemento de Flash por defecto. Sin embargo, en la actual no se llega a mostrar ninguna extensión de Flash. Según Adobe, hubo un error conocido en versiones de Chrome que afectó significativamente el rendimiento de Flash.

Consulta además nuestro reportaje sobre las 10 mejores VPN disponibles si te preocupa la privacidad en tu sesión de navegación web.

Por este motivo, si experimentas un mal rendimiento de Flash en tu equipo al manejar el navegador Chrome, debes comprobar si estás ejecutando la última versión de Chrome. Si hay una actualización disponible, deberás instalarla.

Para comprobar qué versión tienes, haz clic en los tres puntos ubicados en la esquina superior derecha del navegador y pulsa en ‘Ayuda > Información de Google Chrome’.

Se abrirá una nueva pestaña y Chrome buscará actualizaciones si las hay. De lo contrario, te mostrará si dispones de la última actualización disponible.

Deshabilitar todas las extensiones

Llegados a este punto, accede igualmente con los tres puntos a la función de ‘Más herramientas > extensiones’. Aquí verás todos los complementos que tienes instalados en tu versión de navegador.

Desactívalas todas y comprueba si el problema desaparece. A veces, una extensión aparentemente no relacionada con el problema hace que Flash se bloquee en cualquier instante.

Actualizar los controladores

Si a pesar de los pasos dados, sigues teniendo problemas, lo más probable es que los controladores estén desactualizados. Comprueba entonces que tienes instalados las últimas versiones de los controladores de tarjetas gráficas.

El problema también puede venir dado por lo que Adobe denomina ‘contenido ineficiente’ que hace que el rendimiento de Flash no sea el adecuado. En este caso, no hay mucho más que hacer puesto que depende del proveedor de contenido.

Probar con otro navegador web

Si nada de esto funciona, entonces una solución obvia pasa por intentar ver el vídeo o contenido Flash a través de otro navegador diferente. Te animamos desde aquí a consultar nuestro artículo sobre los mejores navegadores web y pruebes con alguna alternativa.