Es increíblemente frustrante cuando estás navegando por Internet y te encuentras una web bloqueada por un filtro, ya sea de tu oficina, escuela, ISP o incluso del gobierno.

Por supuesto, hay muchas razones legítimas para establecer -y respetar- filtros que se establecen,  pero incluso el mejor filtro a veces se equivoca y bloquea páginas que no tendría por qué bloquear.

Tanto si eres víctima de un filtro demasiado restringido que ha marcado como inapropiado algún contenido que no debería por qué marcar, como si simplemente quieres trabajar alrededor de un bloque que funciona como debería, hay varias formas de sortear un filtro y acceder a cualquier contenido que te desees.

Recomendamos optar por una VPN de pago como NordVPN o ExpressVPN, aunque también es aconsejable echar un vistazo a otras opciones de VPN disponibles.

Opción 1. Navegación web anónima con una VPN

Uno de los métodos más populares para trabajar alrededor de un filtro web es usar una VPN. Una VPN enruta tu tráfico a través de otra red informática privada, generalmente de forma anónima, lo que te permite navegar como si estuvieras utilizando un dispositivo diferente en una ubicación diferente.

A diferencia de un simple proxy (explicamos esta opción más en profundidad a continuación), una VPN enruta todo tu acceso a Internet a través de esta conexión, en lugar de solo tu navegador web.

Esto puede ser más de lo que necesitas para eludir un filtro web, pero hay otras razones para querer una VPN.

Hay una gran variedad de VPNs disponibles, y la configuración varía de proveedor a proveedor. Sin embargo, normalmente tendrás que descargar e instalar un software en tu PC, Mac, teléfono o tablet, lo que te permitirá configurar algunas opciones y seleccionar desde dónde quieres que parezca que navegas.

Entonces puede simplemente empezar a navegar como lo haría normalmente, libre de cualquier filtro de acceso.

Una desventaja es que el uso de una VPN puede ralentizar su acceso a Internet, y las velocidades varían dependiendo del proveedor de VPN. Los costos también varían: hay opciones gratuitas, pero son limitadas (y a veces recopilan datos sobre sus hábitos de navegación), y los precios varían para las VPN de pago.

En general, recomendamos optar por un servicio de pago decente, simplemente porque es probable que disfrutes de un mejor servicio y de una mayor privacidad y seguridad. No obstante, si lo prefieres, existen también VPN gratis disponibles.

Opción 2. Ejecuta tu navegador a través de un proxy

La forma más sencilla de eludir un filtro web es utilizar un servicio proxy. Al igual que una VPN, enrutará el tráfico a través de otra red, pero a diferencia de una VPN, tiende a funcionar solo con aplicaciones específicas (por ejemplo, tu navegador web o aplicación torrent) en lugar de toda tu conexión.

Esto significa que esta opción es apta si solo quieres evitar rápidamente un filtro web, pero para la navegación continua hay algunas desventajas.

Los proxys son utilizados a menudo por personas que esperan acceder a contenido bloqueado por región como por ejemplo el Netflix de EEUU o MiTele si te encuentras fuera de España, y también ofrecen un poco más de anonimato mientras navegas.

Pero también se pueden utilizar a menudo para evitar los filtros de contenido local eludiéndolos, con la esperanza de que te permitan navegar libremente por la web sin bloqueos.

Los proxys más fáciles de usar simplemente se ejecutan en su totalidad a través de una página web o una extensión de navegador, pero eso también significa que solo el tráfico de tu navegador será enrutado a través del proxy y no de cualquier otra aplicación o servicio.

También debes asegurarte de encontrar uno que utilice cifrado HTTPS en vez de SOCKS o HTTP, que es la única forma de cifrar el tráfico.

Existen proxies públicos gratuitos, pero muchos tienen una mala reputación por recopilar o vender datos de usuarios, insertar anuncios en páginas web o eliminar el cifrado.

Teniendo esto en cuenta, no recomendaríamos utilizar un servicio de proxy para la navegación normal (es mejor utilizar una VPN), pero si solo deseas eludir un filtro web en ocasiones específicas, un proxy gratuito es probablemente la opción más fácil.

HideMyAss es uno de los proxys gratuitos más conocidos, y también ofrecen un servicio VPN (aunque no lo calificamos muy bien en nuestra review).

De lo contrario, si encuentras otro servicio proxy, puedes utilizar esta herramienta online Proxy Checker para comprobar de forma económica si se trata de un servicio seguro o si estará manipulando tu tráfico web.

Opción 3. Tor para navegar por Internet de forma anónima

Una de tus otras opciones es usar Tor, también conocido como “el enrutador cebolla”. Tor es el ejemplo más conocido de una 'red de anonimato', usa encriptación en capas (de ahí el nombre) y redes peer-to-peer permitiéndote navegar con un anonimato casi completo.

Sin embargo, hay un inconveniente importante al usar Tor: es lento. Reenviar tu tráfico alrededor del mundo unas cuantas veces toma tiempo, lo que significa que puedes esperar experimentar velocidades mucho más lentas cuando navegues a través de Tor.

Este es el tipo de compensación que podrías estar dispuesto/a a aceptar para aumentar la privacidad, pero no necesariamente vale la pena si lo único que deseas es pasar por alto un filtro, especialmente porque las velocidades más lentas dificultan la transmisión de cualquier tipo de vídeo HD.

También existe la preocupación de que no es seguro al 100 % como se pensó inicialmente, especialmente si el sitio que estás tratando de navegar no utiliza SSL. Y dependiendo de lo paranoico que seas, te puede preocupar que usar Tor te ponga en algún tipo de lista de vigilancia del gobierno, dado lo popular que es entre los disidentes políticos y delincuentes.

Opción 4. Usa proxies abiertos

Los proxies abiertos son más complicados, y no recomendamos su uso. Para que conste, los servidores proxy abiertos requieren que configures los ajustes de proxy de tu navegador.

Debido a que no tienen que modificar las páginas web en el transporte, tienden a funcionar universalmente. Pero es un proceso complicado que podría dejarte vulnerable a los ataques online.

Opción 5. Prueba el DNS público de Google

Una última forma de sortear los filtros web es instruir a tu PC o portátil para que utilice diferentes tablas de DNS.

Google Public DNS es un servicio gratuito y global de resolución de nombres de dominio. Cada vez que visitas un sitio web, tu ordenador realiza una búsqueda de DNS, convirtiendo la dirección numérica de esa página web en el sitio que ves.

Si el filtrado web se aplica a tu sistema y red, los nombres de dominio que pertenecen a sitios contaminados se bloquearán para resolver la página que esperas. Usar un DNS no contaminado como el de Google evita esto.

El DNS público de Google acelerará tu experiencia de navegación y mejorará tu seguridad. Y lo que es más importante, te permitirá ver los resultados que esperas de una URL sin redirección.