Existe actualmente mucha información y desinformación en relación al nuevo coronavirus, y no nos extraña nada. Estos días, las redes sociales están llenas de consejos sobre cómo mantenerse a salvo del COVID-19, pero no todos ellos tienen una base científica.

Es por esto que hemos querido reunir en este manual algunas de las prácticas de limpieza que sí te ayudarán a deshacerte de los gérmenes y evitar la propagación del virus. Que no cunda el pánico. Se trata de ser metódico y cuidadoso.

No dejes que la situación te sobrepase, sobre todo si tienes una casa grande o sois muchos compartiendo un mismo espacio. Lo más importante es que seas consciente de la importancia de limpiar regularmente las áreas de alto contacto de tu hogar.

1. ¿Qué usar para limpiar la casa?

No se necesita material especial para limpiar la casa estos días, ya que tus productos de limpieza habitual deberían ser más que suficientes. Eso sí, ahora más que nunca, deberías utilizar guantes para hacerlo (guantes de látex o de goma, a ser posible).

Es recomendable utilizar detergente y agua caliente, mucho más efectivos que el jabón. Este solo quita las partículas virales de una superficie y las deja suspendidas en agua. En cambio, un detergente como el lavavajillas líquido las romperá y destruirá el virus.

Otra excelente opción son las toallitas y los sprays anitbacteriales, que te ayudarán a desinfectar superficies de alto contacto. En cambio, si quieres limpiar tu smartphone, deberás echar mano de un paño de microfibra o un kit de limpieza especial.

Para superficies, también puedes utilizar lejía o agua oxigenada, pero deberás ir con cuidado de no quemarte piel. La lejía matará prácticamente todos los microorganismos pero puede dañar la superficie que limpies y dejará un mal olor en casa.

De forma alternativa, puedes utilizar alcohol. Sin embargo, y como ocurre con la lejía, este producto puede desteñir aquello que limpies. En cualquier caso, si quieres utilizarlo, asegúrate de que no está diluido o no servirá de nada.

Quienes apuesten por uno de estos productos más fuertes deberán mantener alejados a niños, mascotas y cualquier persona con problemas respiratorios. También deberán asegurarse de ventilar las habitaciones.

Por otro lado, y pese a que seguramente lo has leído en las redes sociales, no es aconsejable utilizar vinagre (no se ha comprobado que sea efectivo contra el coronavirus) o vodka (cuyo alcohol seguramente no será suficiente para desinfectar superficies).

2. ¿Qué técnica usar para limpiar la casa?

Pero solo con tener los productos adecuados no harás nada. Hay que utilizar también una buena técnica. Por ejemplo, si utilizas toallitas o sprays antibacteriales, deberás asegurarte que no te dejas ningún rinconcito y que limpias toda la superficie.

Si apuestas por usar detergente y agua, asegúrate de frotar bien para que todas las partículas se despeguen y sean destruidas. Tu objetivo es eliminar cualquier suciedad (como huellas sucias) donde los microbios puedan encontrarse.

3. Lávate las manos cuando llegues a casa

Estos días, habrás oído de la importancia de lavarse las manos asiduamente. Todo el mundo debería hacerlo inmediatamente al volver a casa. Es una buena manera de impedir que los virus y microbios se propaguen por casa.

Si la puerta principal no está cerca de un fregadero, recomendamos tener un gel antiséptico justo a la entrada. Así, lo primero que debes hacer al entrar en casa es quitarte los zapatos y el abrigo (que debes guardar en la puerta) y lavarte las manos.

4. Áreas de alto contacto

Las áreas de alto contacto deberían limpiarse como mínimo una vez al día, aunque idealmente serán dos si vives en una zona con un alto riesgo de contagio del COVID-19 o vives con personas vulnerables y debes salir de casa regularmente para ir a trabajar.

Ponte guantes y utiliza un spray o toallitas para limpiar que aseguren matar el 99,99 % de los gérmenes. Si no tienes ni una cosa ni la otra, y no tienes manera de conseguirlas, utiliza agua caliente con jabón. Será igualmente efectivo, pero te traerá un poco más de trabajo.

Limpiar las áreas de alto contacto es el cambio más importante que puedes hacer en tu plan de limpieza habitual. Es común olvidarse de estas zonas porque son también las que no siempre se ven realmente sucias.

Pero lo cierto es que estas áreas de alto contacto (es decir, aquellas que tocamos muy a menudo y que son tocadas por todos los habitantes de la casa) son la razón principal por la que los virus viajan de persona a persona.

De nuevo, deberás ponerte guantes de látex para protegerte las manos y así evitar contagiarte o de propagar el virus. Una vez hayas terminado de limpiar, limpia bien los guantes y deja que se sequen al aire. Luego, lávate también bien las manos.

Si no quieres dejarte nada, te aconsejamos que te pasees por casa con un spray en la mano y limpies todo aquello que normalmente tocarías en cada habitación. A continuación, listamos las áreas de alto contacto más habituales.

  • Pomos de puertas, armarios y cajones
  • Grifos y cadenas de váter
  • Interruptores
  • Mandos de la tele, videoconsola y reproductores de música
  • Electrodomésticos de cocina (botones, pomos, interruptores, mangos…)
  • Superficies que utilizas para comer y cocinar (encimera, mesas…)
  • Parte posterior de las sillas que la gente toca para moverlas
  • Barandilla de la escalera
  • Teclado y ratón de los ordenadores
  • Teléfonos y móviles

5. Toallas y paños de cocina

Las toallas y los paños de cocina también deben ser consideradas objetos de alto contacto. Si te estás lavando las manos cada día como deberías hacer, seguro que las utilizas para secarte. Así, es importante que las cambies cada día.

Tan a menudo como sea posible, coje todas las toallas y los trapos que tengas en casa y lávalos con agua caliente. Si un miembro de nuestra familia está enfermo, deberá usar una toalla y un trapo distinto al del resto.

6. Ropa, sábanas y mobiliario tapizado

Para la ropa y las sábanas, también deberás utilizar un programa de agua caliente en tu lavadora siempre que puedas. Si un miembro de tu familia cae enfermo (o sospechas que lo está), esto lo deberás hacer más a menudo.

Para el mobiliario tapizado, deberás utilizar un limpiador a vapor o vaporeta para deshacerte de los microbios. En Amazon, no te costará encontrar un modelo que se adapte a tus necesidades y presupuesto, aunque su envío puede retrasarse durante el estado de alarma.

Aspira las partes tapizadas de los sofás, los cojines y las sillas que tengas en casa. También deberías utilizar la vaporeta cuando cambies las sábanas de las camas para aspirar tanto el colchón como las almohadas.

7. Cocina

Es hora de aprovechar que tienes lavavajillas. Cuando termines de comer, pon los platos, vasos y otros enseres de cocina en el lavavajillas y utiliza un programa de agua caliente. Si no tienes lavavajillas, limpia los platos con agua caliente y lavavajillas líquido.

Una vez hayas terminado, deberás secarlo inmediatamente con un trapo limpio. No olvides también de limpiar el fregadero después de usarlo. Si has utilizado una palangana, no es recomendable reutilizar el mismo agua para limpiar más tarde.

En este sentido, no deberías reutilizar tazas, vasos, cucharitas y cuchillos (ni cualquier otro utensilio). Lógicamente, tampoco deberías compartirlos con otros si están sucios. Cuando hayas terminado de usarlo por primera vez, ponlo en el lavavajillas o lávalo a mano.