Las velocidades de conexión a Internet por cable que llegan a nuestros hogares nunca antes habían sido tan rápidas, y no solo las de fibra, sino también las conexiones 5G de datos asociadas a los móviles (si es tu caso).

No obstante, no siempre la máxima velocidad se traduce en una buena calidad de la señal, debido al creciente número de dispositivos que conectamos a la red y a las interferencias que surgen en las comunidades de vecinos por la saturación de redes wifi desplegadas por tus vecinos.

También es verdad que servicios en streaming como Netflix, HBO, Amazon Prime o Disney+ entre otros, así como las videollamadas de Zoom o Teams, no hacen más que saturar nuestra red, junto a dispositivos inteligentes de voz y todo lo que rodea al hogar inteligente. 

Estudios recientes revelan que los hogares estadounidenses poseen ya un promedio de 11 dispositivos conectados. El 30 % de los hogares en nuestro país posee cinco o más dispositivos conectados, según la Encuesta de consumidores conectados realizada por Google.

Si vives solo en tu casa o apartamento, puede que no tengas estos problemas. Pero si tienes un hogar familiar y compartes la conexión con más personas, la velocidad de conexión de tu proveedor se desvanecerá rápidamente si añades consola, servicio de streaming o televisor Smart TV a las típicas de móviles y PC.

Si ves que las series o películas tardan una eternidad en visualizarse, o que la consola de tu hijo sufre retardos durante las partidas online, está claro que tienes un problema de velocidad asociado a tu ancho de banda. Lo que necesitamos es optimizar la red.

Y es que la esencia de las redes domésticas es esa, recoger la señal de conexión a través del router principal y expandirla al resto de las estancias de la mejor manera posible, ya sea por wifi o ayudado por repetidores de señal o productos PLC con conexiones cableadas. 

Comprender que tenemos una red doméstica es el primer paso para aumentar la velocidad. Ahora podemos comenzar a hacerlo más rápido y de alguna manera, supervisar el consumo de ancho de banda que lleva a cabo cada uno de los dispositivos existentes en el hogar. 

Estos son nuestros consejos clave para acelerar el ancho de banda de tu conexión y optimizar la red doméstica.

1.- Tu red doméstica, solo será tan rápida como lo sea tu conexión a Internet

Aunque parece evidente, en ocasiones lo olvidamos. Si tenemos contratado un plan de conexión de fibra de 300 Mb o de 600 Mb con el proveedor, no podemos pedirle más al router y a los dispositivos que amplifican la señal dentro del hogar. 

Echa un vistazo al artículo sobre los mejores operadores de telefonía en España que puedes contratar, entre los que destacan Telefónica Movistar, Vodafone, Orange, Jazztel, Yoigo, MásMóvil, Tuenti, Simyo, y PepePhone entre otros.

Algunos de los mencionados, ofrecen conexiones a velocidad de 1 Gbps simétricos de bajada y subida. Echa un vistazo a cada una de las ofertas. Prueba a comprobar la velocidad actual de tu conexión, ayudado por herramientas como speedtest.net.

2.- Apaga lo que no uses para mejorar la señal

Si lo que quieres es optimizar la señal wifi desplegada en tu casa por el router, o añadir cualquier otro punto de acceso más avanzado, consulta cómo mejorar la señal wifi de mi router, aprendiendo a cambiar los canales de emisión o añadiendo repetidores. 

Si ves que vas a necesitar el mayor ancho de banda posible por llevar a cabo una videollamada o reunión importante, nuestro consejo es que pruebes a desactivar el mayor número de servicios y dispositivos. 

En primer lugar, elimina cualquier tipo de interferencia a la red wifi producida por electrodomésticos como microondas, teléfonos inalámbricos, monitores vigilabebés, o cámaras de vigilancia del hogar. 

Puede suceder también que las tablet y los móviles que no se estén utilizando, puedan estar haciendo uso del ancho de banda por alguna descarga o actualización. Los altavoces con asistentes de voz tienen una baja demanda, pero puedes probar a desactivarlos.

Una recomendación aquí si muchas de tus conexiones se basan en la conectividad inalámbrica wifi es segmentar la red, de manera que si dispones de 2 canales de 2,4 GHz y 5 GHz, puedas priorizar servicios en una y dejar la otra para conexiones menos primordiales.

Por último, si puedes, aprovecha en la medida de o posible las conexiones de cable. Es decir, si sabes que tienes una videollamada de trabajo super importante o una videoentrevista en directo, recurre a la conexión cableada Ethernet de tu portátil para acelerar la conexión.

3.- Compra un router más avanzado

El router o punto de acceso conecta un módem a otros dispositivos para permitir la comunicación entre ellos hacia Internet. Este será el primer punto que sufrirá estrés en la conexión de fibra de tu proveedor. 

Conviene aclarar brevemente que el módem se conecta a Internet, mientras que un router actúa como un centro de control que distribuye esa conexión a diferentes dispositivos de tu hogar. Habitualmente, el operador nos dota de un router/módem que hace ambas cosas.

Además, es capaz de desplegar conexiones wifi inalámbricas (ahora de doble banda) con los que poder gestionar diferentes señales de comunicación para balancear la carga y el tráfico web. Consulta los mejores router wifi si estás pensando en comprar uno más avanzado.  

Los proveedores de Internet (ISP) proporcionan a los clientes una combinación de módem router decente, pero un tanto básico. Lo habitual es que no soporten las últimas velocidades de conexión wifi. Si llevas más de 3 años con tu proveedor, deberás plantearte el cambio. 

Para obtener los mejores resultados, busca un router inalámbrico que sea compatible con 802.11ac (preferiblemente uno que admita MU-MIMO ) y que disponga de múltiples antenas. El uso de varias antenas reduce errores y aumenta la velocidad. 

La mayoría de los enrutadores nuevos son de "doble banda", por lo que admiten bandas de frecuencia  de 2,4 GHz y 5 GHz. La banda más antigua de 2,4GHz tiene un rango más largo, pero su velocidad es inferior y probablemente esté más saturada y susceptible a interferencias como microondas.  

Usa la banda de 5 GHz si puedes. Si la unidad familiar es numerosa, busca un router de tres bandas que  tenga un canal de 2,4 GHz y dos canales de 5 GHz para admitir más usuarios conectados de forma simultánea.

El nuevo protocolo llamado wifi 6 es aún más rápido, pero es una tecnología bastante reciente que estamos comenzando a ver en los nuevos smartphone más premium. Es un cambio de especificación del último estándar 802.11ax que reemplaza a 802.11ac. 

4.- Optimiza tu router

Sabemos que no es nada nuevo, pero en multitud de ocasiones, además de actualizar el router, suele ser una buena opción reiniciarlo (apagarlo y encenderlo nuevamente). Es lo primero que te pedirá el servicio técnico de tu operador si llamas por algún problema. 

Esto puede provocar que el router haga un nuevo despliegue de sus conexiones de red inalámbricas mediante wifi, escogiendo canales de ancho de banda menos saturados. Si vives en una gran comunidad de vecinos con multitud de redes solapandose, sabrás de lo que hablamos. 

Los routers más avanzados del mercado te permiten manejar de forma gráfica y sencilla este tipo de asignaciones de canales. Te ayudará a decidir qué canal necesitas usar y evitar aquellos en los que la señal se superpone. Elige un canal alejado de las redes con mayor intensidad de tus vecinos.

5.- Mueve de lugar a tu router

Si tu router está oculto o desplazado a un rincón de la casa (a menudo para ocultar el enredo de cables), entonces será más difícil desplegar tu señal amplificada por igual a todos los lugares de la casa. 

El mejor lugar para situar un router es hacerlo en la estancia central, típicamente el salón. Si puedes, usa un cable largo y reubicalo teniendo en cuenta que conviene situarlo en una posición elevada con respecto al piso. Esto te permitirá eliminar puntos negros en la señal y aprovechar al máximo la calidad de la señal.

Además, coloca el enrutador en un escritorio, mesa o estante, y no en el suelo y, si es posible, lejos de otros dispositivos electrónicos. Es probablemente el mejor mandamiento para poder acelerar la señal de tu conexión wifi. 

Si dispones de ordenadores o videoconsolas en habitaciones o dormitorios, el uso de dispositivos PLC también puede hacer que la conexión cableada llegue a estos equipos aprovechando la instalación de red eléctrica y evitando congestionar la conectividad wifi de casa. 

6.- Encuentra los puntos negros y pon remedio

Puedes utilizar una herramienta o software de mapeo térmico wifi para medir el impacto de la distancia, los cambios de frecuencia y las estructuras de tu piso que pueden estar afectando a la señal inalámbrica de tu hogar. 

Dos herramientas que te recomendamos son NetSpot para Mac o Ekahau para Windows. También tu router puede que disponga de una herramienta de diagnóstico y monitorización de señal para localizar los puntos débiles. Dependerá de la calidad del router.  

Como alternativa, siempre puedes probar a realizar test de prueba de velocidad con herramientas como speedtest.net de manera que te muevas por la casa para identificar las distintas velocidades de conexión. Esto te dará una idea de la distribución de la señal. 

7.- Usa adaptadores PLC para conexiones cableadas

Como ya anticipábamos, conviene desplegar al menos un par de estos dispositivos en los dormitorios si queremos liberar a la red wifi de cargas pesadas que puede llevar a cabo la consola y los juegos en streaming, o incluso la smart TV del salón. 

Los routers también permiten priorizar el tráfico deseado, de manera que podemos dejar el streaming de video o los juegos online en segundo plano, en favor del tráfico asociado a las videollamadas o conexiones por VoIP. Es otra de las ventajas de tener un router avanzado. 

Pero si no quieres complicarte la vida o no tienes los conocimientos avanzados, los adaptadores PLC son la solución más práctica. Basta con conectarlos a un enchufe de la red eléctrica y nos llevarán la señal de un punto a otro de la casa. 

Conviene tener en cuenta que en ocasiones el uso de regletas puede interferir en una mala calidad de la señal hasta el punto de cortar la comunicación o degradar la señal. Intenta conectarlos directamente al enchufe y no hacer uso de la base multiple de enchufes. 

Verás que hay modelos muy económicos y otros más caros. Observa la velocidad que pueden llegar a manejar, puesto que los más anticuados llevan ya tiempo en el mercado y a diferencia de los nuevos, su velocidad es mucho más limitada. 

Los actuales pueden llegar a ofrecer hasta 400 Mbps en la banda de los 2,4 GHz, mientras que en la de los 5 GHz pueden alcanzar los 900 Mbps. Los últimos modelos utilizan la red Wifi Mesh de manera que intercambian información entre ellos para mejorar el rendimiento y acelerar el ancho de banda.

Consulta aquí nuestra guía de los mejores PLC para mejorar tu señal wifi.

9.- Limpia tu PC u ordenador Mac

En último lugar, no descartes la posibilidad de que el cuello de botella pueda deberse a la ralentización de tu ordenador o equipo. Es fácil comprobarlo, pues solo tendrás que ayudarte de un smartphone o tablet para ver si la conexión en ellos va rápida.

Echa un vistazo a nuestras recomendaciones sobre cómo limpiar un ordenador Windows para mejorar su rendimiento. Si dispones de un equipo Mac, también puedes consultar los mejores programas para limpiar tu Mac y hacer que funcione mucho más rápido.