Si resulta que las páginas web y los vídeos que ves en tus dispositivos tardan en cargarse o sufren cortes, podría deberse a la aparición de los denominados 'puntos negros' del wifi de tu hogar. 

La mayoría de las veces son causadas por la distancia que hay entre el router inalámbrico, tu dispositivo y todo lo que se interpone entre medias, como puedan ser paredes gruesas o interferencias de otros dispositivos. Sin embargo, la congestión en el uso de bandas de frecuencia es un problema que cada vez afecta a más hogares. 

Existen varias formas de solucionarlo, pero todo depende de cuánto estés dispuesto a gastar y de dónde están las áreas más problemáticas. Estas son las principales formas de extender la cobertura de tu wifi:

  • Busca una nueva ubicación para tu router
  • Compra un nuevo router más avanzado
  • Adquiere un kit de dispositivos Mesh
  • Compra un repetidor o extensores wifi
  • Amplía la señal comprando dispositivos PLC

Merece la pena comenzar por probar las soluciones más básicas como pueda ser mover de sitio el router para tratar de eliminar los ‘puntos negros’ o que la señal de tu wifi se vea afectada por la congestión con redes de tus vecinos. 

Si resulta que yas has probado esto y todo continúa igual, debes saber que existen kits de router que vienen en paquetes de dos o tres a los que se les denomina wifi Mesh o conexión en malla, los cuales pueden distribuirse por el hogar para extender la señal wifi y garantizar una mayor cobertura. 

Te animamos a consultar el artículo en el que hablamos sobre cómo mejorar la señal wifi de mi router.

¿Cómo puedo aumentar la señal wifi en el resto de habitaciones?

Si existen estancias o lugares de tu hogar en los que la conexión wifi se debilita, prueba a comprobar la ubicación de tu router inalámbrico. Asegurate de que se encuentra en un lugar céntrico y alejado de elementos como vigas de edificio o el ascensor de la comunidad que puedan bloquear la señal.

Procura no situarlo cerca del televisor o del mismo ordenador y trata de que las antenas se encuentren bien desplegadas y orientadas en el caso de que las tenga externas y no integradas. 

La señal de la wifi sale de los lados de las antenas, por lo que la señal perpendicular y hacia arriba suele ser mejor que la que se dispara hacia el suelo. Es importante pues tratar de mantener el router en su posición natural, ya sea horizontal o vertical. 

Actualización del router

Otro aspecto al que habitualmente no prestamos suficiente atención es al hecho de llevar a cabo los update o actualizaciones de firmware que los fabricantes publican. Además de reforzar la seguridad del router, también permiten mejorar ciertos aspectos de la señal y no solo relacionados con la gestión. 

Los estándares wifi han evolucionado de las modalidades más antiguas a los más modernos como indicamos: 802.11b, 802.11g, 802.11n, 802.11ac y wifi 6. Si resulta que dispones de un router con ‘b’ o ‘g’ quizá deberías considerar sustituirlo por uno nuevo. 

Antes de proceder con la compra, prueba a pedirle uno más moderno a tu proveedor de Internet. Si llevas años con el mismo operador, es probable que no te ponga pegas. Como principal ventaja tienes que te lo enviará preconfigurado con su IP para que funcione con sus servicios. 

No obstante, cada vez son más los usuarios que optan por adquirir uno por su cuenta que les ofrezca mejores prestaciones y mayores posibilidades de gestión y administración. Si tu proveedor no te facilita la dirección IP estática, tendrás que configurarlo a modo de puente con el router de tu operador y dejar ambos encendidos. 

Las mejores velocidades suelen ir asociadas al alcance, por lo que por regla general, obtendrás la mejor cobertura de un router con un rendimiento alto utilizando la banda de frecuencias de 2,4 GHz y no la de 5 GHz, aunque en condiciones ideales y sin saturación de la red. 

Aquí es donde entra en juego el denominado wifi en malla, y es por eso que recomendamos encarecidamente invertir en un kit de dispositivos para no dejar la calidad de la señal exclusivamente en manos del router. En algunos casos, su coste es inferior al de un router avanzado. 

Recuerda que estos dispositivos deben ser compatibles con estos nuevos estándares wifi. Si lo que deseas es mejorar la señal de tu viejo portátil con conectividad 802.11 antigua, siempre puedes probar a comprar un adaptador inalámbrico USB que va conectado a uno de sus puertos. 

La mayoría de las marcas están subiéndose al tren del nuevo estándar: wifi 6. Es por ello que compañías como AVM han anunciado la comercialización de routers compatibles. El nuevo estándar WiFi 6 mejora la velocidad de transmisión de datos y los tiempos de reacción cuando multitud de dispositivos utilizan la misma red inalámbrica.

AVM cuenta con tres nuevos productos compatibles, dos de ellos son el FRITZ!Box 5550 y FRITZ!Box 5530 para fibra óptica. Ambos modelos son compatibles con los accesos a fibra óptica europeos y distribuyen la velocidad Gigabit por todo el hogar de forma inalámbrica a través de WiFi 6 y un puerto LAN de 2,5 Gbps. 

El tercer modelo que pronto estará disponible es el FRITZ!Box 6850 y destaca de los anteriores por ser uno de los primeros router domésticos preparado para la nueva generación de redes móviles 5G. 

¿Cómo aumentar la señal wifi de mi hogar?

Digamos que la solución más rápida y sencilla para la inmensa mayoría de los usuarios será adquirir un sistema de wifi en malla o con la tecnología Mesh. Ésta consta de dos o más enrutadores que trabajan al unísono para proporcionar cobertura en diferentes áreas de la casa. 

Uno de ellos actúa como principal al ir conectado físicamente al router de tu operador. Los otros dos se encargan de extender y ampliar la señal que reciben del que actúa como principal. Esta malla wifi reemplaza a la señal de tu router del operador y es bastante sencilla de configurar. Puedes obtener el Deco M5 en Amazon.

En lo que a dispositivos repetidores y extensores se refiere, los hay como el modelo Fritz!WLAN Repeater 3000 de AVM compatible con la tecnología Mesh de manera que el propio repetidor dispone de 2 conectores Ethernet y despliegue de señal wifi con selección automática de banda de frecuencia para mejorar la calidad. 

¿Cómo puedo extender el wifi al jardín u otro edificio?

Los adaptadores Powerline siguen siendo muy resolutivos a la hora de extender la señal a lugares lejanos de la casa u otra ubicación. Cuenta además con que también suele ser la opción más barata. 

Aprovechando el cableado eléctrico de la casa para crear una red doméstica de conexión, de manera que podrás llevar la conexión a Internet a cualquier parte de tu casa. Conecta un adaptador a un enchufe de tu casa y conecta el cable de ésta al router principal. 

A continuación, podrás conectar el segundo adaptador a cualquier enchufe de la casa para obtener la señal de red en la habitación donde se encuentre. Además de la señal cableada que podrás obtener, también podrás ampliar la señal wifi en dicha estancia. 

Dentro de estos adaptadores PLC encontrarás modelos que únicamente extienden la señal wifi principal, mientras que los más caros lo que hacen es emitir una señal nueva que también podrás gestionar o securizar. 

Consulta nuestra comparativa de los mejores PLC de 2019: mejora tu señal wifi con un adaptador PLC.

¿Son buenos los extensores wifi?

El uso de estos dispositivos es especialmente interesante cuando se trata de ampliar la cobertura a jardines o estancias distantes de la ubicación de tu router o punto de acceso. 

Un repetidor usa la mitad de sus antenas interna para recibir una señal inalámbrica y la otra mitad para transmitir una nueva señal, reduciendo a la mitad la velocidad de la señal original. 

Esto no afecta en exceso a la navegación o uso del correo en un dispositivo, pero puede pasar factura a la hora de jugar en streaming desde una consola o ver contenidos de vídeo de tus series favoritas. 

Recuerda que los extensores solo aumentan la señal principal. Si resulta que lo colocas en un lugar donde la wifi ya es débil, simplemente lograrás extender una señal de baja calidad pero no potenciarla. Prueba a colocarlo en una zona con mejor señal wifi para que su función como repetidor sea más efectiva. 

De hecho, la ubicación ideal para un extensor es a medio camino entre el router principal y los dispositivos inalámbricos que deseas alimentar, ya sea en un pasillo abierto o en una habitación amplia y espaciosa. Alejalos de dispositivos que interfieran en la señal como hornos o microondas. 

Wifi de doble banda (2,4 y 5 GHz)

Llegados a este punto, es interesante explicar las diferentes entre las bandas de frecuencia wifi de 2,4 y 5 GHz. Vamos a tratar de explicarlo sin entrar en tecnicismos o detalles que puedan confundirte. 

Actualmente, la señal wifi de un router puede transmitirse en dos bandas de espectro diferentes: la de 2,4 GHz o la de 5 GHz. Aquí entran en juego las posibles interferencias, rango y velocidades de uso. Además, cada banda tiene sus limitaciones. 

Los dispositivos de 2,4 GHz se enfrentan a una batalla por manejar el espacio disponible por lo que es habitual que se creen interferencias entre ellos. Es el principal motivo por el que las señales en edificios con mucho vecindario se solapan o sufren interferencias. Cuanta mayor superposición, mayor es la interferencia entre estas redes. 

Cambiar a la banda de emisión de los 5 GHz alivia el problema del canal de saturación dado que hay muchos más canales disponibles y sin superposición. El problema llega cuando las señales wifi de tu vecindario hacen lo mismo y usan esta banda.

Aquí debes saber que la banda de los 2,4 GHz tiene una gran ventaja frente al rango de los 5 GHz. Las longitudes de onda más cortas utilizadas en la banda de 5 GHz no pueden penetrar tan bien a través de objetos sólidos como paredes, techos u objetos. 

A mayor interferencia menor velocidad y alcance; cuanto mayor alcance desees, menos velocidad tendrás; cuanto mayor velocidad desees, más tendrás que mitigar la interferencia y trabajar más cerca de un punto de acceso. Estas afirmaciones se cumplen en las situaciones actuales de nuestros hogares. 

Tenemos un artículo en el que hablamos sobre cómo activar el wifi de 5 GHz en tu portátil si resulta que tu conexión sufre cortes o no funciona de forma adecuada.