Cada vez escuchamos a más personas manifestar su deseo de querer subirse al carro de los youtubers, sin embargo, conseguir el éxito en esta red social no es tarea fácil (aunque tampoco imposible).

YouTube te brinda la oportunidad de compartir con otros usuarios vídeos sobre lo que más te guste hacer, ya sea jugar a videojuegos (los vídeos gaming suelen tener muchas visitas en este canal), tutoriales de maquillaje, covers de canciones o comentarios sobre actualidad, política o temas sociales.

Muchos usuarios acaban encontrando en YouTube un sustituto a la televisión, ya que en esta plataforma pueden encontrar vídeos tanto profesionales como amateur sobre los temas que más les gusten.

Ahora bien, si eres de los que prefiere crear contenido en YouTube antes que consumirlo tendrás que seguir unos pasos y tener una estructura de actuación bien definida. Ser youtuber requiere constancia y mucha paciencia ya que normalmente los resultados suelen verse a largo plazo.

A continuación te ofrecemos una serie de trucos y consejos a tener en cuenta si quieres convertirte en youtuber. Y si necesitas inspiración, tal vez te interese leer nuestro artículo sobre los mejores youtubers y canales de YouTube del momento.

1. ¿Qué materiales necesita un youtuber?

Si quieres subir contenido de calidad necesitarás hacerte con una serie de materiales antes de empezar a grabar. Piensa en ellos como en una inversión que puede ayudarte a subir vídeos mucho más atractivos, lo que significa más visitas e interacción.

Los materiales básicos que todo youtuber necesita son: una buena cámara, un ordenador con programas de edición de vídeo y un sitio adecuado para grabar.

Algunas de las mejores cámaras para youtubers, teniendo en cuenta su estabilizador, conexiones y sobre todo micrófonos incorporados, son las siguientes:

Puede que además, dependiendo del tipo de contenido que quieras crear, requieras alguna otra cámara extra con diferentes herramientas como una cámara de acción GoPro o un drone. Si es el caso, te recomendamos echar un vistazo a los artículos enlazados.

El segundo material necesario es, obviamente, un ordenador portátil o de escritorio. Recomendamos que sea un dispositivo con potencia suficiente para manejar programas de edición sin que se quede colgado o sin que vaya excesivamente lento.

La elección del ordenador dependerá de si eres fan de Apple o Windows (entre otras cosas). Para ponértelo más fácil hemos recopilado en distintos artículos nuestra selección de mejores ordenadores (Macs y Windows):

Después de haber elegido un ordenador (en caso de que no tuvieras ya uno), necesitarás tener en cuenta los programas de edición de vídeo que vas a utilizar. En este otro artículo hablamos de los mejores programas de edición de vídeo gratis, entre los que se incluyen HitFilm 4 Express o Blender.

No obstante, te recomendamos considerar la opción de suscribirte a un programa de edición de vídeo de pago, ya que pueden incluir herramientas extra que tal vez merezcan la pena. Adobe Premiere es uno de los más completos, puede adquirirse desde 20,99 dólares al mes.

Puedes consultar todos los planes de pago para suscribirte a Adobe Premiere haciendo clic en este enlace.

Por último, tenemos que tener en cuenta el lugar en el que vamos a grabar. Obviamente esto dependerá del tipo de vídeo que pretendas crear. Por ejemplo, si quieres ser un youtuber-gamer, puede que quieras considerar comprar una silla gaming (quedará genial en los vídeos) o unos cascos adecuados.  

Si vas a subir tutoriales de belleza, recomendamos grabar en un espacio luminoso, con una decoración cuidada.

No dejes nada al azar, prueba antes a grabar para ver cómo queda el fondo. La decoración que aparezca en el background hablará también de ti y de tu canal, es decir, será parte de la identidad de tu página.

2. Definir un plan: objetivos, temática, secciones

Ya tienes los materiales necesarios para empezar a grabar, pero antes tendrás que definir un plan con objetivos, temática, audiencia y secciones que van a aparecer en tu canal de YouTube.

El éxito puede llegar mucho antes si hemos definido bien nuestros objetivos. Para ello, empieza definiendo bien tu canal:

  • ¿De qué va a tratar tu canal?, es decir, qué temática o temáticas se van a abordar. Recuerda que es mucho más sencillo definir objetivos cuando la temática es clara y está unificada. Tratar varias temáticas en un solo canal puede confundir a nuestra audiencia y con ello alejarnos del éxito.

  • ¿Cómo se va a llamar tu canal de YouTube?, el tema que hayas elegido te ayudará a elegir algo esencial: el nombre del canal. Intenta que sea un nombre que pueda posicionar bien, es decir, que pienses que vaya a ser buscado, que sea fácil de pronunciar y recordar y que transmita la idea clave de la temática del canal. 
  • ¿Qué secciones va a tener?, es recomendable empezar a pensar qué tipo de secciones se incluirán dentro del canal o, al menos, tener en mente una serie de vídeos que empezarías grabando para tener ideas claras antes de empezar.
  • ¿Qué estilo y lenguaje se va a utilizar?, el lenguaje que empleemos contribuirá a acercarnos a un tipo de público u otro. Es decir, si estamos ante un canal infantil, emplearemos un lenguaje adaptado; si estamos ante un canal de actualidad política, utilizaremos un registro más serio; y si estamos creando un canal gaming, haremos uso de un lenguaje ameno, cercano y juvenil.

    Para definir bien el lenguaje tendrás que preguntarte también qué imagen quieres dar. ¿Quieres ser dulce y cercano?, ¿prefieres darle un tono humorístico?, ¿quieres transmitir fiabilidad y legitimidad?
  • ¿Qué tipo de audiencia quieres atraer?, en este punto tenemos que saber a quién nos dirigimos, ya que el contenido, lenguaje y estilo cambiará en función de nuestra audiencia. No es lo mismo hablar para un público de una media de 10 años de edad que para un público de mayores de 30, por ejemplo.
  • ¿Cuáles son tus objetivos?, ¿quieres influenciar?, ¿divertir?, ¿compartir tus aficiones con otros?, ¿generar beneficio económico? Es importante saber qué se quiere antes de empezar.

3. Definir un calendario de grabación/edición/emisión

Una vez claros nuestros objetivos, temática, audiencia y estilo de nuestro canal, tendremos que crear un plan de trabajo.

Tal y como advertíamos líneas arriba, ser youtuber no es tan sencillo como parece. Se necesita tiempo no solo para grabar, sino también para editar, publicar y hacer promoción del vídeo.

Por ello consideramos necesaria la existencia de un calendario en el que podamos establecer cuántos días a la semana vamos a subir vídeo (es recomendable subir siempre el mismo día para acostumbrar a tu audiencia y posicionar mejor tu contenido), y cuánto tiempo vamos a necesitar para editar y promocionar el contenido.

Te resultará mucho más sencillo organizarte y te agobiarás mucho menos si te ciñes a un calendario bien planificado.

4. Crear el canal de YouTube

Llega el momento de pasar a la acción, toca por fin crear nuestro canal de YouTube.

Si has sido previamente usuario del canal de YouTube, seguramente hayas podido ver que al tener una cuenta de Google puedes participar, dar me gusta y comentar en vídeos subidos a la plataforma.

Sin embargo, si quieres empezar a subir vídeos y a tener presencia en YouTube tendrás que crear una cuenta en YouTube partiendo de cero.

Si vas a ser la única administradora del canal, puedes seguir los siguientes pasos:

Paso 1. Accede a la página web de YouTube desde un ordenador.

Paso 2. Haz clic en el botón con el icono de subir vídeo que aparecerá en la esquina superior derecha de la pantalla. Tendrás que ingresar los datos de cuenta de Google, si no has iniciado sesión anteriormente.

Paso 3. Aparecerá una pantalla que te permite subir vídeos desde el ordenador, emitir en directo o incluso utilizar una nueva herramienta llamada ‘Estrenos’. Así de sencillo, ya podrás subir vídeos.

Paso 4. En el apartado de configuración podrás definir y elegir cómo quieres que sea tu canal: si público o privado (si quieres seguidores probablemente prefieras que sea un canal público ya que con el uso privado nadie podrá ver los vídeos que subas), el título que quieres darle a tu canal, la descripción, los subtítulos, etc.

Te recomendamos perder algo de tiempo moviéndote por la plataforma para que tú misma puedas ver las opciones de las que dispones y empieces a familiarizarte con la interfaz.

5. Cuida la calidad de tus vídeos

Es mucho más probable que tus vídeos reciban más visitas e interacción si los usuarios aprecian la calidad de tu contenido. Con calidad nos referimos a cuidar la iluminación de la habitación en la que grabas, a que haya buen sonido (si la cámara no lleva buenos micrófonos integrados tal vez debas adquirir uno por separado), y que se vea trabajo en la edición.

Seguramente tendrás prisa en subir muchos vídeos, no dejes que las prisas interfieran en la calidad de tus vídeos ya que podrían pasar factura.

Te recomendamos que visites canales de youtubers famosos para que intentes (al menos al principio) encontrar inspiración y marcarte unas pautas de calidad.

6. Vídeos cortos

Los vídeos muy largos, además de llevarse mucho de nuestro tiempo en grabación y edición, acaban no siendo vistos. Un vídeo corto y conciso engancha, y suele ser visto de principio a fin (si el contenido es bueno).

Se recomienda subir vídeos de no más de cinco minutos. Conforme tu popularidad vaya aumentando puede que tus seguidores reclamen vídeos más largos, pero se requiere de un público fiel y un canal ya asentado para que esto llegue a suceder.

7. Constancia y paciencia

No te desvíes de tus objetivos. Crear un canal de YouTube exitoso va a necesitar mucha de nuestra paciencia. La constancia y el subir vídeos regularmente, sin saltarnos ningún día y respetando el calendario previamente establecido, nos ayudará a consolidar el canal.

Es importante también tener en cuenta que el crear un canal de YouTube exitoso es un trabajo cuyos resultados veremos solo a largo plazo. No te rindas si al principio tienes pocos seguidores o recibes pocas interacciones, es normal que tarden tiempo en llegar.

8. Promociona tus vídeos de YouTube

Para finalizar, queremos recordarte la importancia de dar difusión a tu canal a través de otras plataformas como Instagram, Facebook o incluso Snapchat.

Organiza un plan de redes sociales para que tus seguidores estén continuamente informados de cuándo vas a subir tus vídeos y para anticiparles con algo del contenido que piensas publicar.

Para sacarle el máximo partido a tus redes sociales, te recomendamos leer nuestro artículo sobre cómo convertirse en influencer: consigue seguidores en Instagram.