¿Por qué las cosas se acaban estropeando? Windows se ha ralentizado y va a paso de tortuga. Los programas no se ejecutan. El firewall gratuito que instalaste el año pasado no va a actualizarse o desinstalarse a sí mismo.

La mayoría de portátiles cuentan con procesadores modestos y chipset gráficos un tanto básicos. A continuación, ofrecemos una serie de pasos a llevar a cabo de cara a poder incrementar el rendimiento gráfico de cualquier ordenador portátil.

Restaurar el sistema no ha ayudado, ni la limpieza de una variedad de programas antimalware. Sólo queda una opción: volver a instalar Windows y empezar de cero.

No vamos a mentir: ésta es una tarea que da mucho miedo y mucho trabajo. Tu PC puede ser inservible por un día o más. Incluso podrías perder todos sus datos.

Y seamos sinceros: sabías que lo mejor era evitar esta tarea. Si alguien de soporte técnico te recomienda hacerlo, busca una segunda opinión, y luego una tercera.

Si tienes que volver a instalar (y, a veces, es necesario) el sistema operativo de tu PC, aquí tienes cómo hacer el proceso lo más seguro y menos doloroso posible.

Reúne todo lo que necesitas

Tendrás que recoger algunas cosas antes de poder empezar. En primer lugar, necesitarás tu herramienta de recuperación. ¿Qué es eso? Si estás utilizando la versión de Windows que viene en tu PC, es probable que en una partición oculta del disco duro del ordenador encuentres la herramienta. Esa partición contiene la información necesaria para restaurar la unidad de disco duro a su estado de fábrica.

Obviamente, una partición de disco duro no es algo que tienes que conocer. Pero si tu PC tiene un par de años, la herramienta de recuperación puede estar en uno o más CD o DVD. Encuentra los discos que te entregaron con tu PC y mira a ver si encuentras algo prometedor. Como alternativa, consulta el manual del PC para saber qué tipo de herramienta de recuperación vino con el ordenador y, si está en una partición, cómo acceder a ella. Si has realizado una actualización de Windows desde que compraste el equipo (por ejemplo, al pasar de XP o Vista a Windows 7) el disco de actualización es ahora la herramienta de recuperación.

Si no puedes encontrar un disco de recuperación, y el PC no tiene ninguna partición oculta (o no ofrece ninguna manera viable para acceder a la partición), debes ponerte en contacto con el fabricante del equipo para ver cómo te pueden ayudar.

Después de instalar Windows, tendrás que reinstalar todos sus programas. Recoge todos los discos originales o descarga los archivos de instalación y todos los números de licencia.

Deberás tener un disco duro externo vacío con una capacidad que sea por lo menos tan grande como la unidad de disco duro existente. Otro disco duro externo será muy útil más adelante. Este segundo disco no tiene que estar completamente vacío, ya que solo necesitarás una parte.

Por último, necesitas tiempo. En el mejor de los casos, una reinstalación lleva un día. En el peor de los casos: tres o cuatro días. Tendrás que pasar un montón de tiempo de espera, así que un buen libro también puede ser un buen compañero o algo que necesites.

Copia de seguridad

Las cosas podrían ir muy mal, por lo que necesitas hacer una copia de seguridad de todo el disco. De esta forma, por lo menos podrás volver a donde estabas antes de la reinstalación.

También tienes que crear una copia de seguridad de tus datos, ya que la reinstalación puede destruir todo tu disco duro.

Para administrar ambas tareas, utiliza software de clonación para convertir la unidad externa vacía en una copia exacta de tu disco duro interno. Se recomienda EaseusTodo Backup, que realiza copias de seguridad tanto de la imagen como de la clonación. Para este trabajo, recomendamos la clonación porque va a hacer que el trabajo después de restaurar los archivos de datos sea más fácil. Por otra parte, una copia de seguridad no requiere una unidad externa para ella sola (aunque se requerirá de una gran parte de un disco duro). Cualquiera de estas opciones va a resultar útil.

Asegúrate de crear un disco de arranque de emergencia con Easeus o cualquier programa que utilices para hacer la clonación. Sin eso, no podras ser capaz de recuperarte de un desastre.

Tener una segunda copia de seguridad de tus datos no estaría de más, sobre todo porque estás a punto de borrar el original. Si aún no dispones de otra copia de seguridad actualizada, crea una con el programa de copias de seguridad que uses con regularidad.

Vuelve a instalar Windows

La manera en la que reemplaces exactamente una antigua instalación de Windows con una nueva depende de tu herramienta de recuperación. Si tu PC vino con una partición de recuperación en el disco duro, encontrarás las instrucciones para el arranque en medio de la reparación. Mira la pantalla al encender el ordenador, pues podría mostrar un mensaje como “Pulse F10 para la reparación”. Si no es así, consulta el manual o llama al soporte técnico.

Si tu herramienta de recuperación es un disco, arráncala desde el PC.

De cualquier manera, sigue las instrucciones.

Si tu herramienta de recuperación es un disco de Microsoft Windows, la herramienta te preguntará qué tipo de instalación deseas realizar. Te gustaría una que te diera una nueva versión de Windows. Para Windows 7 o Vista, cuando el asistente te pregunte sobre el tipo de instalación, selecciona la opción Personalizada (avanzada). Para XP, en el Programa de instalación de la pantalla, pulsa Intro para continuar, no R de reparar.

Configuración de Windows

Felicidades: tienes una nueva instalación de Windows. Ahora comienza el trabajo duro.

Recuerda que Windows necesita una actualización. Los parches se instalarán automáticamente, pero si deseas salir de la instalación, no te olvides de ejecutar Windows Update.

Vas a tener que volver a instalar al menos algunos de los controladores. Puedes recuperar los discos que vinieron con el PC, impresora, escáner, etc., o puedes descargar las versiones más recientes de Internet. Como alternativa, puedes instalar los drivers de la copia de seguridad que hiciste antes de reinstalar Windows.

Si vuelves a instalar Windows desde una herramienta facilita por el fabricante (herramienta que devuelve tu unidad de disco duro a cómo salió de fábrica), es probable que tengas un montón de basura en el equipo. Vas a tener que desinstalar las cosas que no deseas.

Ahora que has limpiado Windows de aplicaciones no deseadas, tienes que reinstalar los programas que deseas. Comienza con las herramientas de seguridad. No trates de instalar dos programas al mismo tiempo, y si la instalación requiere un reinicio, no postpongas el reinicio. Hazlo.

Una vez que todo está instalado, tómate un tiempo para hacer tu propio Windows. Elige tu fondo de pantalla, cambiar la potencia y configuración de pantalla, y así sucesivamente.

Una copia de seguridad más

Acabas de dedicar mucho tiempo a realizar una nueva instalación de Windows y la personalización del mismo. Si alguna vez tienes que reinstalar Windows de nuevo, ¿no te gustaría ahorrarte este paso?

Utiliza software de imágenes de copia de seguridad y un disco duro externo para crear una imagen de tu disco duro en su actual estado y con todos sus datos. En caso de tener que volver a instalar de nuevo, puedes utilizar esta copia de seguridad como tu herramienta de recuperación y simplificar el proceso.

Una vez más, recomendamos Easeus Todo Backup, aunque se pueden encontrar otros buenos programas que hacen este trabajo.

Cualquier programa que utilices, asegúrate de crear un disco de inicio de emergencia.

Restaurar los datos

Ahora es el momento de recuperar tus datos. Si has utilizado una versión retail de Windows 7 o un DVD de actualización, los datos están en una carpeta llamada C: \ Windows.old. Si has utilizado una herramienta de recuperación del fabricante, los archivos pueden estar en una carpeta especial, tal vez llamada C: \ Copia de seguridad. De lo contrario, tus datos ya no están en el disco duro.

¿No te alegras de haber hecho esa copia de seguridad? Si por ejemplo existe dicha carpeta en tu disco duro, ábrela en el Explorador de Windows y navega hacia la Carpeta de usuario (Windows 7 o Vista) o a la carpeta “Documents and Settings” (XP).

Si la carpeta no existe, tendrás que bajarte de la copia de seguridad la copia o imagen. Crea una carpeta en el disco interno llamado copia de seguridad (debe ser C: \ Copia de seguridad). Conecta el disco duro externo con el clon, y copia el contenido de la carpeta del usuario de la unidad (Windows 7 o Vista) o la carpeta “Documents and Settings” (XP) en C: \ Copia de seguridad. Una vez que la copia se ha completado, retira la unidad externa (correctamente, por supuesto, a través de herramienta de eliminación del sistema). Deja abierto el Explorador de Windows en la carpeta C: \ Copia de seguridad.

Tanto si necesitas copiar los datos desde el disco duro externo o no, debes tener una ventana de Windows Explorer abierta mostrando varias carpetas, una para cada inicio de sesión de usuario. Por razones de conveniencia, vamos a llamar a esta ventana como copia de seguridad de la ubicación.

Abre una segunda ventana del Explorador de Windows y ve a C: \ Users (Windows 7 o Vista) o C: \ Documents and Settings (XP). Vamos a llamar a esta ventana como ubicación adecuada, porque es donde los datos deben estar.

Haz lo siguiente para cada usuario:

Abre las carpetas del usuario, tanto en las ubicaciones de copia de seguridad como en las definitivas. Podrás ver carpetas adicionales, seguramente las mismas, dentro de cada una. Arrastra alguna de las carpetas de la ventana de la copia de seguridad a la definitiva.

¿Qué carpetas debes mover?

Las más obvias son documentos, música, fotos y vídeos. Sus nombres pueden o no ir precedidos de Mi. Los usuarios de XP no tienen que preocuparse por la falta de carpetas de música, imágenes y vídeos: están dentro de Documentos.

No debes mover AppData (datos de programa) (Windows 7 y Vista) o “Datos de programa y Configuración local” (XP). Estas carpetas están ocultas, por lo que es probable que no se puedan ver.

Utiliza tu propio juicio para el resto de carpetas. Sólo recuerda que las carpetas que no se muevan no van a desaparecer de inmediato, por lo que siempre se puede corregir ese error.

Obtendrás varios mensajes de error al mover las carpetas. Si Windows te pregunta, sí, deseas combinar carpetas. ¿Sustituir un archivo con otro que tiene el mismo nombre? Sí, probablemente, pero utiliza tu cabeza.

Este proceso se hará con tus documentos, hojas de cálculo, imágenes, música y así sucesivamente. Con los datos de aplicación (configuración de Firefox, archivos de datos de Outlook, etc.) es más complicado. Cada aplicación tiene su propia manera de manejar la tarea, así que no hay ninguna instrucción general.

Sólo recuerda que todavía tienes estos datos en tu copia de seguridad, y puedes recuperarlos cuando lo necesites. Lo encontrarás en la carpeta Datos de programa en Windows 7 y Vista, y en datos de aplicación y configuración en las carpetas \ Datos de programa en Windows XP. Todas estas carpetas están ocultas, sólo visibles si le dices al Explorador de Windows que te muestre los archivos ocultos.

Con el tiempo serás capaz de eliminar la carpeta de copia de seguridad o Windows.old. Pero no te apresures. Espera unos meses hasta que estés seguro de que no tienes nada que necesitarás de nuevo.

Bueno, todo esto fue largo y difícil. Esperamos que no tengas que volver a hacerlo en breve.

Desinstalar programas

--------------------------------

Los programas que desinstalan que vienen con las aplicaciones de Windows son notoriamente descuidadas, dejando todo tipo de restos. Recomendamos cualquiera de Revo Uninstaller o Total Uninstall. Estos programas se aplicarán al propio desinstalador de la aplicación, y luego limpiará el desorden restante.

¿La diferencia? Revo es gratis, pero Total hace un mejor trabajo con las desinstalaciones que requieren un reinicio del sistema. Además, Revo no funciona con programas de 64 bits, mientras que Total sí.