¿Por dónde empezar? IPv4 se ha agotado. Es el momento de dar la bienvenida a IPv6, pero antes de eso, debemos plantearnos cómo llevar a cabo su adopción del modo más adecuado posible.

Con este reportaje queremos ir un poco más allá, remarcando los que pueden ser los peores hábitos y que pueden causarnos un daño permanente.

La Number Resource Organization (NRO – Organización de Recursos Numéricos) ha anunciado que el pool gratuito de direcciones IPv4 disponibles está agotado. El 31 de enero, la Autoridad de Números Asignados de Internet (IANA) asignó los dos últimos bloques de espacios de direcciones IPv4 a APNIC, el Registro Regional de Internet (RIR) para la región Asia Pacífico. De esta forma, la organización asiática dispondrá de 33 millones de direcciones para distribuir y esperan que duren hasta el próximo mes de septiembre de 2011. “El futuro de Internet está en IPv6”, ha declarado Raúl Echeverría, presidente de la Number Resource Organization.

Así las cosas, las empresas deberían estar trabajando para asegurarse tener un bloque de direcciones del tamaño adecuado a sus necesidades. Lo cierto es que esto no ha pillado por sorpresa a nadie, ya que la comunidad técnica de Internet había planeado el agotamiento de IPv4 hace algún tiempo. Esto hace que la adopción de IPv6 sea de máxima importancia, pues permitirá que la Red continúe su crecimiento y fomente la innovación global.

Ante este panorama, las empresas quieren pasar rápidamente a la nueva etapa para evitar la posibilidad de que la demanda exceda la capacidad de los registros de Internet regionales y la capacidad de sus proveedores de servicios de ofrecerles respuesta a sus peticiones rápidamente. Si finalmente acaba siendo un desastre, como muchos predicen, todo el mundo querrá ser los primeros de la lista y no tener problemas al respecto.

Vint Cerf, uno de los padres de Internet, alertó de que el problema es más grave de lo que parece, ya que la Red de redes podría pasar por una etapa de inestabilidad que duraría años dependiendo de lo que tarde cada país en hacer el cambio. Actualmente tan sólo un uno por ciento de Internet se conecta utilizando IPv6.“El cambio tiene que efectuarse o Internet dejará de crecer. El mundo de los negocios debe comprender que se apoya en una infraestructura que ha de ser cambiada para poder seguir siendo un punto de apoyo en sus actividades y seguir creciendo.”

Así las cosas, los rangos de direcciones IP públicas de Proveedores Independientes son atractivos para los despliegues internos de las empresas, pues de ese modo se evitaría la complejidad de superponer rangos de red, algo demasiado común en IPv4. Sin embargo, IPv6 podría requerir una estrategia de direcciones distinta. Pero, ¿cómo sabes cuántas direcciones necesitas y cómo empezar a crear un plan de direcciones? Este artículo sugiere algunas consideraciones para tener en cuenta a la hora de planificar un proyecto de direcciones en la empresa.

Planificando al detalle

Lo cierto es que detrás de IPv4 hay una gran cantidad de diseño personalizado y de trabajo de dimensionamiento de tamaño, que consumen recursos que podrían ser utilizados de manera más productiva en cualquier otra cosa. De hecho, el calibrado del trabajo suele incluir la definición de bloques mayores para regiones geográficas o servicios y aplicaciones, identificando los límites del sitio o servicio, así como las redes de aprovisionamiento.

Por ello, si los cálculos son erróneos, se podría tener que hacer frente a un caro y doloroso proceso de redireccionamiento en el futuro. Como consecuencia, los diseñadores de redes a veces hacen previsiones al alza para evitar este tipo de problemas, pero esto mismo les lleva a desperdiciar mucho espacio. Si, por el contrario, prevén muy por debajo, esto podría llevarles a una fragmentación y a limitar el potencial de agregación de rutas. En IPv4 esto es un acto de equilibrio en el que la conservación de espacio es una de las principales prioridades del proceso. Muchas de esas barreras se han eliminado en IPv6, asumiendo, por supuesto, que tendrás éxito a la hora de adquirir un bloque de direcciones del tamaño adecuado para tu empresa. Y es que, en este caso, el tamaño sí importa.

El proyecto de migración a IPv6 empezará, con suerte, con una aproximación de ingeniería estructurada, así como con diferentes requerimientos de documentación. Una prioridad en esta fase es reducir o eliminar la necesidad de realizar trabajos de diseño personalizados, que requieren mucho tiempo. Hay que pensar en términos de estandarización, desde los bloques regionales y servicios o aplicaciones a tamaños de páginas, cómo estarán ubicadas e incluso cómo abordar los host dentro de cada red.

La estandarización puede ser viable a cualquier nivel, algo que simplemente no es posible para grandes organizaciones en IPv4. El resultado no solo reduce los esfuerzos de ingeniería y la carga de registros y gestión, sino que también puede abrir nuevas oportunidades para la replicación y automatización, facilitando al mismo tiempo el aprovisionamiento en entornos virtuales densos. Estandarizar, automatizar y provisionar son, en definitiva, las tres claves de esta fase.

La estandarización de bloques geográficos regionales, servicios o aplicaciones surgen como resultado de decisiones sobre el tamaño de la página, el número de páginas requeridas y el espacio reservado para futuros requerimientos. El tamaño de las páginas podría estandarizarse asumiendo cierta tolerancia para el espacio no aprovechado. Una vez más, mientras que la conservación de espacio es una preocupación primordial en IPv4, la balanza en IPv6 puede inclinarse hacia nuevas oportunidades a costa de cierto nivel de residuos aceptable.

Es cierto que el formato de direcciones hexadecimal de 128 bits de IPv6 puede intimidar a los no iniciados. Cualquier cosa que pueda hacerse para reducir esta preocupación debería costar grandes cantidades, pero los tamaños de página estándar pueden ayudar. En concreto, hay que tener en cuenta la estandarización en un límite un poco más grande como /48, /52, /56, /60, o mayor incluso si la empresa lo necesita y ha conseguido un bloque de tamaño adecuado.

Los límites de las direcciones ahora son mucho más sencillos para los seres humanos, que pueden entender mejor y reducir enormemente el riesgo de cometer errores de configuración y registro. Hay que considerar, por tanto, la posibilidad de una mayor estandarización dentro de los sitios. Pero, ¿es posible aplicar una plantilla de configuración genérica a todos o a la mayoría de los sitios?

Dentro de una red estándar /64 puede ser posible abordar sistemáticamente infraestructuras de redes y host. Hay mucho espacio para trabajar con ello, así no debería haber problemas para ser creativo manteniendo la simplicidad. Eso sí, será necesario determinar si el uso de Stateless Address Autoconfiguration (SLAAC) es apropiado en cada caso, si no, debería definirse un planteamiento estándar a la infraestructura de red, direcciones estáticas y pool DHCPv6. Si no, debería haber una plantilla estándar definida para combinar direcciones manuales y DHCPv6 cuando SLAAC no se puede utilizar y conseguir así la flexibilidad de ambas opciones.

Además, cualquier intento de estandarizar las definiciones prefijadas /64 debería observar los límites de los principales bloques de direcciones en el mismo bit. En definitiva, se trata de simplificar los cálculos para tener éxito. Por ello, se debe ser cauto en este punto si te ves tentado a definir prefijos más pequeños para conservar el espacio. Esta idea es un remanente de la experiencia IPv4 y deberías tener especial cuidado a la hora de apartarte del estándar de prefijos /64. Además de adoptar una aproximación no estandarizada, los cálculos no son muy fiables. Te animamos a que, en lugar de seguir con el estándar, utilices el espacio adicional a tu conveniencia.

Lo cierto es que cada organización TI es diferente y debe diseñar una estrategia de direcciones y políticas distintas para cumplir con sus requerimientos básicos. Aquí te ofrecemos solamente una lista parcial de cosas a tener en cuenta cuando se diseña un plan de direcciones. La clave es tener en cuenta las lecciones aprendidas en los planes de direcciones antiguos y luego echar un vistazo para buscar nuevas oportunidades que podrían resultar muy liberadoras. ¡Suerte!

Ventajas IPv6

-------------------

1. Más direcciones. IPv6 utiliza direcciones de 128 bits en lugar de las de 32 bits, lo que supone un incremento exponencial en el número de direcciones IP disponibles. Los expertos en enrutamiento de la Red han sido conscientes de las limitaciones de las direcciones IPv4 desde 1980, antes de que lo fuéramos el resto de los mortales o de que Internet existiera. Con los 32 bits, IPv4 sólo permite unas 4.300 millones de direcciones IP. Dado que cada dispositivo conectado a la Web, servidor, sobremesa, portátil, smartphone o tablet PC, debe contar con una dirección IP, y puesto que la Web se ha disparado en países como China o India, el mundo ha agotado rápidamente el número de direcciones IPv4 disponibles.

IPv6 es capaz de crear un número increíble de direcciones IP, que superan incluso las exigencias actuales de la Red y los dispositivos Web conectados. En lugar de estar limitados a 4.300 millones de direcciones como IPv4, IPv6 cuenta con suficientes direcciones como para que cada persona en el planeta pueda tener miles de millones de direcciones asignadas personalmente.

2. Compatible con versiones anteriores. IPv6 es compatible con IPv4, de modo que los fabricantes de hardware o de redes pueden optar por actualizar sus direcciones en momentos diferentes sin interrumpir el flujo de datos en Internet. Dado el grado de dependencia que todo el mundo tenemos en Internet, ésta es una característica importante de IPv6.

Más tarde o más temprano, todos los equipos IPv4 serán reemplazados e IPv6 será la única dirección en uso. En cualquier caso, eso podría tardar en ocurrir décadas, por lo que la compatibilidad hacia atrás será crucial para el futuro.

3. Mejora de la seguridad. IPv6 ha sido diseñado pensando en el cifrado y la encriptación. Así, mientras que en IPv4 IPsec es un componente de seguridad opcional, en IPv6 es obligatorio. Cada paquete de datos IPsec está cifrado y autenticado, por lo que muchos de los ataques maliciosos que plagan hoy en día Internet será imposible que ocurran, o al menos, será más complicado.

4. Mejor rendimiento. Se han hecho cambios en el modo en que los paquetes IP se forman y en la forma en que los routers IPv6 procesan los paquetes para mejorar el rendimiento. De esta manera, hay menos pérdidas o paquetes perdidos, y sí conexiones más fiables y eficientes. Y es que, a medida que crece el número de personas y dispositivos conectados a Internet, así como la demanda de VoIP y el vídeo streaming, el rendimiento es más crítico que nunca.

IPv6 no está calando entre los responsables TI

-----------------------------------------------------------------

A pesar de todo esto, por ahora, los CIO contemplan el despliegue de IPv6 más como un coste que como un beneficio para sus negocios y están tomándose con calma la adopción del nuevo protocolo de Internet.

Así al menos lo afirma un reciente estudio realizado por la fuerza de trabajo IPv6, un grupo de la industria que pretende impulsar la adopción de este protocolo. Según sus datos, a pesar de que el despliegue de IPv6 va a convertirse en un elemento crítico, las empresas no están tomando las medidas necesarias al respecto.

Y eso que muchos expertos apuntan que el protocolo y el esquema de direcciones para Internet será una oportunidad para que los negocios hagan uso de las nuevas tecnologías. Nuevas redes móviles, sistemas de seguridad y aplicaciones en las que ni tan siquiera hemos podido pensar, utilizarán IPv6. Pero, a menos que la ventaja empresarial de la adopción temprana de IPv6 haya sido malentendida, los responsables de negocio no ven una necesidad a corto plazo para el cambio.

Preguntados sobre qué podría acelerar el despliegue de IPv6, los CIO identifican “un impulsor o beneficio del negocio” o “nuevos negocios de cara al público u oportunidades de servicio” como los principales factores para su adopción. De hecho, la gran mayoría de los CIO ahora sienten que están “muy bien” o “adecuadamente” informados sobre IPv6. Concretamente, el 74 por ciento de los que han respondido al mismo.

La mayoría de los responsables, el 71 por ciento, no son conscientes o no son “especialmente conscientes” de las amenazas u oportunidades que se les presentarían adoptando IPv6. Más de la mitad de las empresas encuestadas afirmaron estar estudiando la posibilidad de implementar IPv6 en sus páginas Web, correo electrónico o en otros servicios públicos de Internet. La mayoría de ellos tienen previsto hacer el cambio a lo largo de los próximos doce meses. En cualquier caso, el 46 por ciento sigue declarando que no tiene planes al respecto.

La situación es aún más desalentadora cuando se trata de las redes internas de las empresas, donde la respuesta “sin planes” es la que ofrecen el 54 por ciento de los encuestados.