Ya sea porque estés comenzando una nueva empresa o simplemente porque buscas expandir tu marca, se necesita una presencia en la Web social. Facebook, Twitter y otros sitios sociales juegan ahora un papel fundamental en el mercado, conectando a las empresas con los clientes, socios y las industrias en general. En esta sencilla guía, te mostramos la forma de establecer rápidamente tu presencia social y cómo sacar más provecho de cualquier esfuerzo que hagas en las redes sociales.

Es difícil imaginar a día de hoy abrir una nueva empresa sin pasar previamente por una presencia en Internet, así que vamos a asumir que ya has registrado un nombre de dominio para tu empresa (algo así como www.miempresa.es) y que ya tienes al menos un punto de partida para tu negocio. Desde esta base, es relativamente fácil construir un círculo virtuoso de interacción social que se nutre de las audiencias masivas de Twitter, Facebook, YouTube y otros sitios.

Desarrolla un mensaje

Realmente no importa si eres un fontanero, un contratista de obras, restaurador o un consultor de marketing. No importa en qué negocio te encuentres, es casi seguro que tienes alguna experiencia de la que las personas puedan beneficiarse. La clave del éxito de la Web social es ofrecer esa experiencia de una manera que proporcione un valor real a tus seguidores potenciales.

No te limites a pensar “tengo que hablarles a la gente de mi empresa para que la conozcan y se gasten su dinero en mi”. No va a funcionar. En su lugar, ten en cuenta qué habilidades y conocimientos queremos que se asocien con nuestra marca, y ofrécelos con un estilo que sean mensajes útiles y que sean fáciles de encontrar. El valor en las redes sociales engendra seguidores. Un sinfín de comentarios únicamente sobre tu negocio no. Es más, puede que se vuelva en tu contra y la gente te acabe considerando como un spam.

Incluso si lo que tienes en marcha es un servicio de fontanería y solo trabajas tú o si tienes una tienda de reparación de frenos, seguro que tienes un montón de conocimientos valiosos para compartir con la gente en la Web. Comparte con orgullo, y la gente te va a encontrar y te va a promocionar. Y cuando tus seguidores se encuentren en la necesidad de contar con servicios como los que tú prestas, serás el primer nombre que les llegue a su mente.

Blogs (sí, siguen siendo relevantes)

Varios estudios de investigación han sugerido que los blogs están muertos. Pero para contenidos detallados sobre un tema centrado, pueden ofrecer a los visitantes de tu web un valor más profundo que lo que una página de Facebook o una cuenta de Twitter pueden dar. Un blog con una buena recopilación de cuestiones importantes sobre un tema (como, por ejemplo, la fontanería o reparación de frenos) puede ayudarte a posicionar tu web en los resultados de búsqueda de Google junto a los sitios de tus competidores más grandes, dándote una visibilidad que de otra manera no podrías haber esperado.

Arrancar un blog es bastante fácil y generalmente no requiere los servicios de un desarrollador web profesional. Así que, a menos que estés profundamente aterrorizado por la posibilidad de tocar el código de tu web, vale la pena darle una oportunidad e intentarlo por ti mismo. La mayoría de las principales compañías de web hosting cuentan con interfaces sencillas en su panel de control para que puedas instalar un sistema de blogs de forma automática. Muchos ofrecen una selección de los sistemas de blogs, como WordPress o Drupal.

Si la web de tu empresa es simple y estática, mostrando poco más que una imagen de tu tienda y un párrafo o dos acerca de tus servicios, quizá entonces deberías plantearte que el blog sea la página principal. Con un diseño sencillo de dos columnas, puedes asegurarte de que los puntos básicos de tu empresa aparezcan en cada página del sitio, por lo que no estamos sacrificando información vital en absoluto.

Si tu página web es un poco más compleja, es bastante fácil de hacer del blog un añadido a lo que ya tienes. Sólo tienes que instalar el sistema de los blogs en una carpeta aparte (recomendada llamar “www.miempresa.es/blog”) y añade un enlace destacado en las otras páginas de la web.

Una vez que tu blog esté, puedes integrar fácilmente plug-ins y widgets que se conecten a tus cuentas en Twitter, Facebook, YouTube, Flickr o cualquier otro sitios social que desees utilizar.

El principal objetivo aquí debe ser el contenido. Establece un horario de publicación y cúmplelo. Si se trata de una vez por semana, está bien. Sólo asegúrate de que cuando la gente venga a tu blog, no lo encuentran abandonado porque lo hayas estado descuidando en los últimos dos meses.

El objetivo es que la gente venga y encuentre mensajes interesantes que sean marcados como favoritos para consultarlos más adelante. Si eres un contratista de jardinería, piensa en compartir los pequeños trucos que cualquier persona puede aprender y usar en sus propios jardines. Inspira a tus visitantes mediante la publicación de las fotos de tus mejores trabajos. Muestra un poco de tu trabajo y sabiduría. Usa tu blog como un escaparate de lo que tu empresa puede hacer y comparte un poco de conocimiento sobre cómo haces tu trabajo. No tienes que dar información confidencial para que sea interesante, pero sí puedes recompensar a tus visitantes con un poco de formación y entretenimiento, de manera que estés construyendo una afinidad real entre los lectores y tu marca.

Twitter

Una vez que hayas comenzado el blog y publicado algunas cosas interesantes, el lugar más fácil de compartir es Twitter. Para sus usuarios, el flujo constante de comentarios cortos es lo más impactante en la red. Y mejor aún, se requiere un mínimo de tiempo y esfuerzo por tu parte.

Se necesita solo un minuto para crear una cuenta de Twitter. Sólo tienes que ir a twitter.com y hacer clic en Iniciar sesión. Inscribe tu nombre o el nombre de tu compañía en el campo Nombre completo, y luego escoge un nombre de usuario, que debe ser lo más coincidente posible con el nombre de tu empresa. Al igual que con cualquier otro servicio web popular, es posible que tu primera opción de nombre de usuario ya esté siendo utilizado por otra persona. Sé un poco creativo, pero no demasiado. Si tu empresa se llama Electricidad Jose y @electricidadjose ya lo utiliza otro usuario, intenta @joselctricidad o algo similar, pero nunca des por bueno un nombre tipo @electricidadjose3417.

Es importante mantener un nombre de usuario corto, ya que los largos juegan en contra cuando la gente retuitea tus mensajes.

Si ya tienes una cuenta de Twitter que no está bajo tu marca y tienes un buen número de seguidores, considera la posibilidad de cambiar tu nombre de usuario al nombre de marca. Puedes hacer esto en el menú Configuración, y no vas a interrumpir tu cuenta existente de ninguna manera.

Para lograr seguidores en Twitter, comienza siguiendo a las personas que te interesan. Empieza con personas de tu propia industria y campos relacionados. Después de todo, ya han demostrado interés en contenido similar al tuyo, y probablemente ya tienen seguidores que estarían interesados en las cosas sobre las que vas a hablar en Twitter. No hagas spam. Sólo tienes que seguir, interactuar con ellos y retuitear las cosas que te interesan. Si eres genuino, la gente se dará cuenta y tus seguidores crecerán.

Bajo ninguna circunstancia debes caer en la tentación de utilizar cualquier servicio que promete hacer crecer tus seguidores de forma automática u otras artimañas similares. Puede parecer que funcionan, pero es casi seguro que terminarás siguiendo a unas personas que no tienen nada en común y que no se preocupan por tu mensaje. Deja que tu lista de seguidores crezca orgánicamente, aunque el ritmo sea más lento de lo que quisieras. Tener una docena de pocos seguidores que realmente se interesan por lo que tienes que decir va a ser mucho más valioso para tu negocio que 10.000 seguidores que no te hacen caso.

Una vez que tengas unos pocos seguidores, por pequeña que sea la lista, utiliza la plataforma para promover ofertas especiales para tus seguidores. Pequeños descuentos y extras puede invitar a que los usuarios te llamen. Pero no exageres la promoción: siempre, siempre, siempre publica contenido valioso y útil, lo que debe ser el núcleo de tu estrategia social.

Facebook

Con más de 600 millones de usuarios al día, esto de Facebook parece que realmente podría despegar algún día. Si tu empresa aún no está en Facebook, debería.

Tienes dos formas importantes de gestionar tu marca en Facebook. La primera es tener una página de empresa donde puedas compartir tus blogs, promover ofertas especiales e interactuar con tus clientes y la gente de tu industria. La segunda es reclamar tu lugar en Facebook Places, para que los usuarios del servicio de geolocalización puedan ver la información actualizada acerca de tu empresa.

La configuración de una página de Facebook es casi tan fácil como abrir una cuenta de Twitter. Inicia sesión en Facebook con tu cuenta de usuario normal y ve a la Creación de una página. Selecciona el tipo de página que mejor se adapte a tu empresa, y luego rellena el siguiente formulario corto para continuar. Sólo tendrás que introducir un poco de información básica para empezar, y podrás personalizar tu página con una variedad de opciones más adelante.

Si tu empresa tiene un único edificio para ella, te interesará reclamar tu lugar haciendo clic en la opción Negocio Local o Lugar en la pantalla Crear una Página. Selecciona el tipo de negocio que hay en el menú desplegable y escribe la dirección. También puedes encontrarte con que Facebook sea consciente de tu ubicación, y este proceso te otorga la propiedad de la página Lugares, así que puedes añadir una foto de tu negocio y actualizar la lista.

Ya sea por un negocio físico o simplemente por crear una página de empresa, las páginas de Facebook deben ser un punto principal de tu esfuerzo en el social media marketing, ya que da a tus visitantes una forma fácil de mantenerse al día con tu marca.

Con el fin de reclamar un nombre de usuario de marca para tu página de Facebook, necesitas alcanzar un determinado nivel de actividad en tu página. Esto significa, básicamente, que debes conseguir un montón de gente a la que le guste tu página y comentarios sobre tus posts. Una manera fácil de superar este umbral es pedir simplemente a tus empleados, colegas, familiares y amigos que vayan a la página y hagan clic en “Me gusta”. Una vez que tengas 100 personas a las que les guste tu página, haz clic en “Editar” y reclamar un nombre para la página de la misma manera que lo harías con cualquier otro nombre de usuario en cualquier otro servicio. A partir de ese punto, podrás enviar a la gente a facebook.com/miempresa.

Al igual que Twitter, es fundamental que el contenido que publiques ofrezca un valor real para la gente que le guste tu página. Ten especial cuidado con un exceso de ofertas y promociones, o te arriesgas a perder los fans rápidamente. Una vez más, un flujo adecuado de contenidos de valor es la mejor manera de construir un seguidor o fan. Bombardear a tus fans con una un exceso de auto-promoción es la mejor forma de perder seguidores.

YouTube

Facebook y Twitter se llevan toda la gloria en el mundo de los medios sociales, pero YouTube es otro sitio importante que puede ayudarte a construir tu marca. Al subir videos informativos sobre tu tema e incluirlos en tu blog y tu página de Facebook, puedes ofrecer una experiencia de aprendizaje sin esfuerzo para tus visitantes.

Desde Facebook es muy facil integrar los vídeos de YouTube, que ofrece una manera sencilla de que tus fans de Facebook puedan compartir contenidos que consideren interesantes. Asegúrate de que la marca de tu negocio está en cualquier vídeo que subas pero, una vez más, hazlo de manera sutil es la mejor forma. Una mención rápida a tu marca y la ubicación o una rápida visualización de tu logo y la dirección web es lo que la mayoría de los espectadores necesitan. Insistir constantemente con repetidas menciones a tu empresa y tus servicios sólo diluye el valor del contenido que estás creando.

YouTube ha logrado que el público Web espere vídeos de baja producción, así que no te preocupes demasiado por adornar tus videos con efectos especiales. De hecho, evita muchas de estas cosas. Una mano firme con la cámara y una narrativa sencilla y clara va a hacer mucho más que un montón de transiciones llamativas. A menos que estés tratando de hacer algo viral, todo lo que necesitas hacer para crear un vídeo de YouTube es decirle a la gente lo que va a ver y, a continuación, muéstralo. Debe ser algo sencillo.

No utilices tu cuenta personal de YouTube para los vídeos de la empresa. Tómate el tiempo necesario para crear una cuenta separada con el nombre de tu empresa, para que las personas que hagan clic a través de tu canal no terminen viendo un montón de videos caseros mezclados con el contenido de tu negocio. Recuerda: tu canal de YouTube es una extensión de tu marca.

Para remarcar aún más tu canal, inicia sesión y haz clic en Temas y colores en la parte superior de la página del canal. Aquí puedes seleccionar una variedad de esquemas de colores predefinidos, o puedes hacer clic en Mostrar opciones avanzadas para seleccionar tus propios colores para los distintos elementos de la página. Obviamente, debes seleccionar colores que sean consistentes con tu identidad de marca. También puedes utilizar este menú para cargar una imagen de fondo personalizada con el logotipo de tu empresa.

La creación de un fondo de YouTube es fácil. Basta con abrir cualquier editor de gráficos y crear una imagen que sea alrededor de 1.400 píxeles de ancho y 2.000 píxeles de largo. Ajusta el color de fondo de la imagen para que coincida con el fondo de tu logotipo (o utiliza una imagen del logotipo con un fondo transparente) y colócalo en uno y otro lado de la imagen. El área de contenido de tu canal de YouTube es de 960 píxeles de ancho, así que asegúrate de dejar ese espacio en el centro de la imagen.

La gestión unificada

Si no tienes a una persona a tiempo completo dedicada a tu campaña de redes sociales, sería imprudente que pasaras horas al día dedicado al mantenimiento de cada uno de estos canales con mensajes frescos y llenos de contenido. Así que no te mates tratando de hacerlo. En su lugar, utiliza estos canales para compartir el contenido de tu canal principal: tu blog.

Asegúrate de que tu blog cuenta con un plug-in que hace que sea fácil para las personas llegar a tus tuits o compartirlo en Facebook. Estos recursos deberían aparecer en cada página de tu web, en un lugar destacado. No hay nada presuntuoso: si a la gente le gusta lo que ven, lo van a compartir. Si no, no lo harán. Pero si no haces que sea fácil para la gente compartir lo que encuentran interesante en tu sitio, entonces no sucederá, puedes estar casi seguro.

Céntrate en tu rutina de blogs, manteniendo siempre presente el realizar contenido de gran calidad. Tira de vídeo cuando lo consideres oportuno e incrústalo en tu blog. Tuitea tu última entrada en el blog tan pronto como esté on-line. Publica un enlace en tu muro de Facebook. Mientras, tómate el tiempo necesario para interactuar con tus seguidores y aficionados. Responde a sus preguntas, agradéceles sus comentarios (incluso cuando sean negativos) y trátalos con amabilidad. Mantén esta rutina y construirás ese círculo vicioso necesario, alimentarás tu medios sociales con buen contenido que llevará a la gente a ver tu web y pendientes de más comentarios tuyos.

Mientras tanto, añade tu página de Facebook y Twitter en tus tarjetas de visita y material de marketing. Asegúrate de que tu clientela existente conoce tu presencia en los medios sociales, y estudia el ofrecer recompensas a los clientes que te siguan en Twitter y en Facebook. Es una manera fácil de reactivar tu audiencia on-line y mantener a los clientes existentes y los colegas interesados en tu marca.

Probablemente, deberías ser capaz de completar todos los pasos explicados en esta guía rápida en una sola tarde. Lo que lleva tiempo es el elemento etéreo de las redes sociales: la construcción de relaciones.

Otros sitios a considerar

-----------------------------------

Entre Facebook, Twitter y YouTube, es probable que tengas las manos ocupadas dando a cada canal la atención que necesita. Pero si haces negocios en el extranjero, o si tu negocio está en un lugar particular, puede haber otros sitios que deberías considerar.Por ejemplo, Tuenti. Puede que en otros países no tenga mucha presencia, pero en España es una de las redes sociales más utilizadas, especialmente entre la gente joven. Así que deberías seguir el ejemplo de la Policía Nacional y abrir tu cuenta en Tuenti, donde puedes tener un gran éxito.