Hasta ahora, podíamos suscribirnos a cuentas de Hotmail, MSN y Windows Live. Sin embargo, previsiblemente Microsoft las cerrará para “facilitar la transición” a Outlook.com.

El cambio estará bien. Y aunque no tendrás algunas de las funciones avanzadas de Gmail, Outlook.com ofrece un interfaz claro y diáfano y algunas herramientas de organización de correo muy interesantes, que hacen que el resultado sea positivo.

Pero el proceso no es automático. Es necesario dirigirse a Outlook.com y entrar con las contraseñas de Hotmail, MSN o Live e inmediatamente verás una notificación de que tu cuenta ha sido actualizada; pincha en Continue to inbox para acceder a tu nueva home de correo Web.

Verás que todos tus mensajes, carpetas  y contactos se dirigen a Outlook.com, incluidas tus firmas y los controles de tu correo.

A pesar del dominio “Outlook.com”, la dirección de correo seguirá siendo la misma. Sin embargo, si decides utilizar una dirección @outlook.com tienes dos opciones: renombrar tu cuenta o establecer un alias. Microsoft explica cómo hacer ambas cosas en un post al respecto.

No cuesta nada hacer el cambio, a qué esperas.