Review del Samsung Galaxy S20 FE

A diferencia del nombre del iPhone SE de Apple, Samsung no se ha visto en la obligación de explicar la lógica detrás del nombre de “FE”. La edición para fans (o Fan Edition) del buque insignia Samsung Galaxy S20 quiere ofrecer las funciones más premium a un precio más bajo.

Y con la inclusión del Snapdragon 865, podría ser el smartphone Samsung de 2020 en el que los fans españoles estarán más interesados.

Diseño y calidad de fabricación

El Samsung Galaxy S20 FE tiene el mismo estilo que el resto de la familia S20 (con un módulo de cámara rectangular en la parte trasera y un agujero para la cámara frontal en el centro), pero hay algunas pequeñas diferencias en el diseño que hacen que el S20 FE destaque por sí solo.

La más destacada es que, a diferencia de los otros modelos, el Galaxy S20 FE no tiene una pantalla curva. Es completamente plana, y eso significa que no es tan cómoda de manejar como la alternativa curvada, pero Samsung ha intentado compensar ofreciendo una parte trasera más curva que el S20 estándar. Personalmente el S20 FE me ha parecido cómodo, al usarlo con una sola mano, pero es algo muy personal.

Otro cambio destacado es el paso de cristal a “Glasstic”, el plástico propiedad de Samsung diseñado para que tenga el aspecto y el tacto del cristal, en la parte trasera. Sea lo que sea lo que Samsung prometa, lo cierto es que no parece cristal de alta gama, aunque el acabado en mate sí que significa que presentará menos marcas de huellas que los otros modelos.

Samsung Galaxy S20 FE

Puede que te sorprenda que Samsung haya optado por una parte trasera de plástico para un smartphone premium, pero no deberías: también lo hizo en el Samsung Galaxy Note S20 Ultra, un móvil que cuesta 1.309 €, así que Samsung definitivamente no tiene ningún problema con apostar por el plástico. En cualquier caso, esto hace que alternativas más baratas con trasera de cristal, como el Nokia 8.3 5G, se sienta mejor que el S20 FE.

La única ventaja es que esta parte trasera probablemente sea más duradera que el cristal (indudablemente no se romperá al caer) y, combinado con la resistencia al agua IP68, el S20 FE es bastante robusto.

Los colores de los smartphones están yendo hacia una dirección interesante en los últimos años, pues los fabricantes tienden a apostar por un look colorido, y este es también el caso del Galaxy S20 FE.

De hecho, está disponible en más colores que cualquier otro modelo de la familia S20: Cloud Lavender, Cloud Orange, Cloud Red, Cloud Mint, Cloud White y Cloud Navy. Sin duda, se trata de un dispositivo que llama mucho la atención.

Samsung Galaxy S20 FE

Por lo demás, tiene un botón del volumen y otro para encenderlo/apagarlo en el lateral derecho, y un puerto USB-C en la parte inferior, pero no hay puerto jack para auriculares. No es ninguna sorpresa, pues no lo tiene ningún Galaxy S20, si bien es cierto que Samsung fabrica smartphones más baratos con este puerto, así que hubiera estado bien incluirlo. Al fin y al cabo es una edición para fans, y hay muchos fans que siguen utilizando auriculares con cable.

Pantalla

El Samsung Galaxy S20 FE tiene una pantalla de 6,5”, lo que lo sitúa entre el S20 de 6,2” y el S20 Plus de 6,7”. Para mí, es el tamaño ideal, con una relación de aspecto de 20:9 que ofrece una pantalla alargada fácil de usar con una sola mano.

La pantalla es plana, algo que puede decepcionar a algunos, pero es algo que personalmente prefiero, no solo para gaming, sino también para mi uso general, o al menos hasta que se mejore la tecnología de rechazo de la palma.

Samsung Galaxy S20 FE

Lo más destacable de la pantalla del Galaxy S20 es su tasa de refresco de 120Hz y, siendo una edición para fans, qué menos que el S20 FE también tenga esta misma frecuencia de refresco. De hecho, la tan suave pantalla del S20 FE es mejorada en algunos aspectos, con una frecuencia de muestreo de 240 GHz para mejorar la respuesta táctil al jugar (una función que no está presente en el buque insignia Galaxy Note 20).

Tiene una resolución inferior a la gama S20 principal, pues pasa de WQHD+ a FHD+, pero al no poder optar por una frecuencia de refresco alta y una alta resolución en el buque insignia, no parece una gran desventaja.

Es más que probable que la mayoría de propietarios del S20 preferían optar por la tasa de refresco alta (y no la resolución), lo que ofrece un efecto inmediatamente más destacado que una pantalla con muchos píxeles, así que la mayoría no echará de menos tener una resolución alta.

Como el resto de la familia, el Galaxy S20 FE tiene una pantalla OLED, completada con un agujero para la cámara frontal en la parte de arriba. El panel OLED es precioso, muy detallado y suficientemente brillante para ser usado en días muy soleados.

Samsung Galaxy S20 FE

También encontrarás un escáner de huellas dactilares incrustado en la pantalla que funciona de forma algo diferente a la mayoría de escáners dactilares en pantalla que utiliza Samsung.

Es óptico, y no ultrasónico, lo que significa que necesita luz para funcionar correctamente, por lo que verás que el espacio para colocar el dedo se ilumina. No es un gran problema, pues es el que utilizan la mayoría de competidores Android y es rápido y preciso, pero es algo a lo que los usuarios de Samsung deberán acostumbrarse.

Rendimiento y autonomía de la batería

Una de las grandes quejas del buque insignia Samsung Galaxy S20, o al menos en el mercado europeo, fue la presencia del Eynos 990 de Samsung y no el Snapdragon 865 de Qualcomm.

Algunos usuarios del S20 se quejan de que la versión con Exynos es más lenta que la versión con Snapdragon. Y además repercute negativamente en la autonomía de la batería, por lo que es positivo que Samsung ofrezca una versión con Snapdragon del Galaxy S20 FE con conectividad 5G en España.

Cabe mencionar, no obstante, que la versión 4G del Galaxy S20 FE viene con el Snapdragon Exynos 990, por lo que se podría decir que te llevarás un modelo inferior si decides no pagar el coste extra por tener conectividad 5G.

Sea cuál sea el procesador que termines llevándote, el Galaxy S20 FE viene con 6 GB de RAM y 128 de almacenamiento, expandible gracias a la ranura para tarjetas microSD que tiene integrada.

Samsung Galaxy S20 FE

Como cabía esperar de un smartphone con Snapdragon 865, el Galaxy S20 FE ofrece el rendimiento de un buque insignia en cualquier circunstancia, ya sea jugando Call of Duty Mobile con la configuración gráfica más alta, o navegando por apps con muchos visuales como Twitter o Instagram.

También ayuda que tenga una tasa de refresco alta, claro, lo que hace que todo sea más suave y responda mejor que los smartphones a 60Hz, y además no hay ningún momento en el que se produzcan retardos.

Esto viene confirmado con los resultados de nuestras pruebas de benchmarking, que consiguen poner el Samsung Galaxy S20 FE a la altura del Galaxy S20 estándar y el OnePlus 8T. Cabe mencionar también que yo he probado la variante del S20 FE con Snapdragon 865, así que el rendimiento puede variar con el modelo con Exynos.

Este rendimiento tan impresionante también se replica en la autonomía de la batería, pues la batería de 4.500 mAh funciona mejor que en su equivalente con Exynos tal y como muestran nuestros benchmarks (seguramente gracias a la mejor eficiencia energética del chipset Qualcomm).

El Galaxy S20 FE llegó a durar 12 horas y 35 minutos en nuestra prueba de batería Geekbench 4, y eso se traslada a la práctica. Es suficiente para mensajearte, tuitear y jugar durante todo el día, aunque no para hacerlo dos días. La conectividad 5G y la tasa de refresco de 120Hz terminan pasando factura, ¡claro!

Dicho esto, el Galaxy S20 FE es compatible con la carga rápida de 25W, aunque viene solo con un cargador de 15W, así que deberás gastarte un dinero extra para disfrutar de todas las ventajas de la carga rápida que ofrece.

Aún así, con el cargador en la caja, el S20 FE consiguió cargar hasta el 38 % en 30 minutos, y cargarse por completo en menos de 90 minutos en nuestras pruebas, lo que reduce el tiempo que tendrás que usarlo conectado a la pared.

También es compatible con una carga inalámbrica de 15W y, como el resto de la gama de buques insignia de Samsung, tiene además una carga inalámbrica inversa de 4,5W.

Cámaras

Encontrarás tres cámaras en un módulo rectangular situado en la parte trasera del Samsung Galaxy S20 FE. Está formado por un sensor principal de 12 MP (f/1,8), junto a un ultra gran angular de 12 MP (f/2,2) y un teleobjetivo de 8 MP (f/2,4).

Puede que, de primeras, esto parezca poco comparado con el resto de móviles S20, sobre todo en cuanto al teleobjetivo, pero en términos generales, esta cámara triple obtiene buenos resultados.

Samsung Galaxy S20 FE camera test

Obviamente, el sensor principal es el que suele ser más destacable en la mayoría de smartphones, así que vamos a empezar por allí.

El sensor principal de 12 MP es el más grande de las cámaras del S20 FE, por lo que consigue capturar más luz con colores más precisos, y eso se hace evidente en la calidad de las imágenes.

En condiciones ideales, el S20 FE consiguió capturar fotos claras y ricas en detalles y colores, ayudado por la optimización de escena de inteligencia artificial de Samsung, una función que ajusta la imagen según lo que cree que estás fotografiando.

Puedes hacer fotos muy rápido, aunque esto es así en la mayoría de cámaras de móvil, pero cabe la posibilidad que salgan borrosas si te mueves durante el proceso. Si el S20 FE se da cuenta, te lo hará saber desde la app Cámara, algo que no encontramos en la mayoría de smartphones Android.

Samsung Galaxy S20 FE

El objetivo del ultra gran angular de 12 MP es incluir tanto como sea posible en la foto, pues Samsung ofrece la opción de capturar el doble de lo que cabe en una foto hecha con la lente principal con un zoom de x0,5.

Esto es equivalente a lo que puedes hacer con el iPhone 11, pero es una mejora comparado con el zoom de x0,6 de la mayoría de Androids rivales con una lente ultra gran angular, lo que te permite fotografiar más paisaje o que más amigos quepan en la foto grupal.

Es importante decir que, a diferencia de algunos competidores, no se nota una pérdida en la calidad o la temperatura de los colores de fotos hechas con el ultra gran angular o el gran angular. Las imágenes son igual de vibrantes y llenas de detalles que las hechas con el sensor principal, aunque no sean igual de capaces en entornos con poca luz.

Por último, tenemos una lente teleobjetivo de x3, que te permite acercarte a un sujeto sin moverte físicamente. Lo bueno es que las imágenes hechas con esta lente son decentes en cuanto a los detalles capturados pero, a diferencia del ultra gran angular, sí que se pierde la calidad del color. Puede que no lo notes a primera vista, pero sí si las pones una al lado de la otra.

El teleobjetivo también ofrece un zoom digital de x30, pero las imágenes con tan zoom son de calidad muy pobre. Si fotografías la luna en una noche despejada, esta parecerá más el faro de un coche que un cuerpo celestial.

Samsung Galaxy S20 FE

Además de tener varias lentes, también hay varios tipos de modos de captura, incluyendo el popular modo One Take de Samsung, que te permite grabar un vídeo de 10-15 segundos y crear fotos, clips y ediciones según lo que el móvil crea que es importante. Además hay el Modo Noche, el modo Pro y más.

En la parte frontal, tenemos una lente de 32 MP que funciona prácticamente como la cámara selfie del iPhone 11: es una única cámara que ofrece también la captura en ultra gran angular y gran angular.

Eso se consigue haciendo que la imagen “normal” aparezca más pequeña y, aunque no se consiguen resultados tan buenos como con una cámara dual en la parte delantera, las fotos son suficientemente buenas para subir a Instagram o Snapchat.

Samsung Galaxy S20 FE

En cuanto al vídeo, puedes grabar vídeos de hasta 4K a 60 fps tanto con la cámara delantera como la trasera. No obstante, prestaciones como el enfoque automático en movimiento solo funcionan al grabar en 1080 a 30 fps, y lo mismo ocurre al grabar en relaciones de aspecto que no sean 16:9.

Así, hay ciertas limitaciones en la grabación de vídeo del S20 FE.

Software

Como el resto de la gama Galaxy S20, el S20 FE viene con Android 10 instalado, aunque podrás actualizar a Android 11 cuando este llegue a los móviles Samsung, posiblemente a finales de 2020.

Lo mejor de todo es que, antes del anuncio del S20 FE, Samsung se comprometió a ofrecer actualizaciones de Android durante tres años, lo que significa que también deberías poder instalar Android 12 y 13 en el 20 FE.

Tendrás acceso a prestaciones nuevas de Android 10 como un modo oscuro en todo el sistema, herramientas de bienestar digital e incluso las burbujas de chat al estilo Facebook Messenger en apps de mensajería como Whatsapp (si es que las quieres, claro).

Samsung Galaxy S20 FE

Como el resto de los móviles de Samsung, el S20 FE utiliza la OneUI de Samsung sobre Android Stock. Como la mayoría de interfaces de usuario personalizadas, hay cambios visuales, como una mayor personalización de los widgets, temas y letra con los que puedes cambiar radicalmente la interfaz si quieres.

Puede que tardes un poco en acostumbrarte a OneUI, pero una vez lo hayas hecho, el Galaxy S20 FE resultará un placer de utilizar.

Precio y disponibilidad

Uno de los grandes atractivos del Galaxy S20 FE es, sin duda, su precio, pues cuesta desde 650 € por la versión 4G y a partir de 759 € por la versión con Snapdragon 865 y 5G.

No está nada mal comparado con el Galaxy S20 estándar, que cuesta 799 € por la versión 5G, aunque también hay otros modelos de la serie A de Samsung que tienen un precio más parecido al S20 FE. No te pierdas nuestro artículo sobre mejores móviles Samsung Galaxy para descubrir cuáles.

Si te sientes tentado, puedes comprarlo directamente desde Samsung o desde otras tiendas como Amazon, Fnac o El Corte Inglés.

Samsung Galaxy S20 FE

Veredicto

Siendo la edición para fans, teníamos muchas esperanzas puestas sobre el S20 FE y, en la mayoría de los casos, Samsung ha conseguido cumplirlas: ofrecer la experiencia del Galaxy S20 en un paquete más barato.

Tienes la pantalla AMOLED a 120Hz súper suave, aunque con menos resolución, y sigue ofreciendo un diseño premium pese a que Samsung haya optado por el plástico con aspecto de cristal en la parte trasera, el llamado “Glasstic”.

La gran ventaja para los fans españoles es la inclusión del Snapdragon 865 en vez del Exynos 990, pues el procesador de Qualcomm mejora el rendimiento y la eficiencia energética comparado con el propio chipset de Samsung.

Tiene una triple cámara que funciona sorprendentemente bien, capaz de capturar imágenes claras y ricas en detalles, aunque las fotos hechas con el teleobjetivo no tienen colores tan nítidos como las hechas con la lente principal y el ultra gran angular.

La batería también es decente, y puede durar un día perfectamente con el 5G y la tasa de refresco de 120Hz activada. Y también es compatible con carga rápida de 25W, si bien incluye en la caja un cargador de solo 15W.

En resumen, Samsung ha conseguido sacar la esencia de lo que ha hecho que el Samsung Galaxy S20 sea tan popular y ponerla en un dispositivo a mejor precio. La parte trasera de plástico es algo decepcionante, pero es algo con lo que la mayoría de las personas podrán vivir.

Lista de especificaciones

  • Sistema operativo: Android 10 (OneUI 2.5)
  • Procesador: Snapdragon 865 (5G) | Exynos 990 (4G)
  • Tarjeta gráfica: Adreno 650
  • Memoria RAM: LPDDR5 de 6 GB
  • Almacenamiento: 128 GB (expandible a 1 TB)
  • Pantalla: AMOLED FHD+ de 6,5” (1080 x 2400, 407 dpi, 120 Hz)
  • Cámara trasera: Cámara triple de 12 MP (principal, f/1,8) + 12 M
  • (ultra gran angular, f/2,2) + 8 MP (zoom óptico de x3, f/2,4)
  • Cámara frontal: Cámara de 32 MP (f/2,2)
  • Conectividad: Bluetooth 5.0, Wi-Fi 6, NFC, GPS, USB-C, escáner dactilar óptico integrado en pantalla
  • Resistencia al agua: IP68
  • Batería: 4.500 mAh (carga con cable a 25W; carga inalámbrica a 15W)
  • Dimensiones: 159,8 x 74,5 x 8,4 mm
  • Peso: 190 g 

Artículo original publicado en TechAdvisor UK.

Fotos de producto: Dominik Tomaszewski

Precio(s) aproximado(s)

Detallista Precio Entrega  

Comparación de precios de más de 24,000 tiendas en todo el mundo