Review del smartphone LG K61

Fue a mediados de febrero cuando LG decidió renovar los móviles de su gama media. Mientras que los modelos K41S y K51S llegaban para sustituir a los anteriores modelos, el K40S y el K50S, el K61S aparecía por sorpresa estrenando cifra numérica en la familia K.

Este último pretende ser el modelo más top de los tres, con unas especificaciones bastante corrientes, un rendimiento decente, un diseño excelente, una buena duración de batería y un precio bastante asequible en comparación con modelos de gama alta. 

Sin embargo, es difícil competir en el mercado de los móviles de gama media ya que cada vez las especificaciones de los gama media son mejores y los precios de los mismos son cada vez más bajos.   

Aún así LG lo intenta con este nuevo K61 y lo cierto es que aprueba el examen: aunque no destaca en nada concreto, también es cierto que cumple con todo lo que se puede esperar de un gama media por ese precio. 

A continuación te contamos cuál ha sido nuestra experiencia con el nuevo LG K61 y te hacemos saber más sobre su diseño, especificaciones, precio y herramientas. 

Diseño 

El diseño es sin duda alguna uno de los puntos fuertes del LG K61: nos encanta su acabado sólido y a la vez elegante que se siente bien al cogerlo desde el primer instante. A pesar de su gran tamaño, no pesa demasiado (191 gramos), sobre todo teniendo en cuenta que porta una batería de 4.000 mAh. 

En nuestro caso hemos podido probar el modelo en acabado gris oscuro (Titan), aunque también está disponible en blanco. Los bordes redondeados le dan un toque elegante y la disposición de las lentes cuádruples en la parte trasera en una línea centrada horizontal le dan un toque armonioso al dispositivo que nos convence. 

Además de ser bonito, te gustará saber que el K61 es también resistente. De hecho, algo que puede destacarse de este modelo es su certificación militar MIL-STD 810G. Esto significa que está diseñado para ser duradero y resistente incluso en condiciones extremas. 

No es el primer LG que obtiene este tipo de certificación, sin embargo sí que es una de las pocas marcas que se esfuerza en pasar las más de 28 pruebas estandarizadas para obtener la certificación militar en el dispositivo. 

Como podría esperarse, el material del teléfono es el policarbonato, más barato que los acabados que suele incorporar la gama alta, pero también más resistente a impactos o a temperaturas más altas. 

Si volteas el teléfono te encuentras con la configuración en horizontal de las cuatro cámaras que incorpora el K61 (hablamos de ellas en apartados posteriores). Justo debajo se halla el lector de huellas dactilares, bastante preciso según nuestro uso personal y en la parte inferior, el logo de LG. 

Pantalla

Si giras el teléfono de nuevo, te encontrarás con la gran pantalla de 6,53 pulgadas. En este caso estamos ante un panel LCD IPS con resolución 2340 x 1080 píxeles Full HD+ y una relación aspecto ratio de 19,5:9. Estas son las especificaciones que esperaríamos en un teléfono de gama media. 

Además del diseño, puede que la pantalla sea otro de los puntos fuertes del dispositivo. Podemos afirmar que se sigue viendo perfectamente en exteriores y en condiciones de mucha luz, llegando a alcanzarse un brillo máximo de hasta 400 nits. 

Generalmente la pantalla tiene una calidad bastante buena, además del brillo ya mencionado, los colores se ven vibrantes y los ángulos de visión son también bastante buenos (se sigue viendo la pantalla bien desde cualquier ángulo). 

Puede que una de las pegas haga referencia a sus biseles que, en nuestra opinión, podrían haberse afinado un poco más, sobre todo si los comparamos con otros smartphones también de gama media. El concepto de “pantalla infinita” está cobrando cada vez más protagonismo en el mercado y este LG K61 se queda un pelín atrás en este sentido. El borde inferior o barbilla es de hecho bastante más ancho de lo que estamos acostumbradas. 

En este caso y como en la de la mayoría de los smartphones, la cámara selfie queda alojada en una muesca en la esquina superior izquierda de la pantalla, algo que seguramente no molesta a casi nadie.

Rendimiento y batería

Si analizamos el interior del dispositivo nos encontramos con el procesador de ocho núcleos (2,3 GHz) Helio P35 de MediaTek, un chipset que ya encontramos en el Xiaomi Mi Play de finales de 2018 o que vemos también en otros modelos más recientes de gama media como el Moto G8 Power Lite (179 €). 

No es un procesador sorprendente, pero de momento cumple bien con su cometido. El rendimiento general según nuestra experiencia personal con el K61 ha sido favorable. No se atasca y, aunque no es tan fluido como modelos más caros, lo cierto es que aprueba el examen de rendimiento. 

Con esto queremos decir que el LG K61 será un teléfono recomendado para ti si no vas a darle un uso demasiado exigente al teléfono. Para llamadas, navegar por Internet, utilizar distintas apps o enviar mensajes, el teléfono ofrecerá un rendimiento óptimo. 

Tal vez no sea el modelo más adecuado si buscas descargar en él aplicaciones demasiado pesadas o jugar a videojuegos con mayores exigencias técnicas. En cualquiera de estos casos te interesa invertir más o bien hacerte con un smartphone gaming.

Respecto a la memoria RAM nos encontramos ante 4 GB, una medida bastante estándar en los móviles de gama media, aunque empezamos a ver cada vez más normal que esta medida parta de los 6 GB. 

La memoria ROM o memoria interna suma puntos a favor de este modelo. Aunque de base viene con 128 GB (será más que suficiente para la mayoría de usuarios y usuarias), puede ampliarse hasta 2 TB con una tarjeta SD. 

Las pruebas de rendimiento muestran resultados algo por debajo de modelos de características similares como el Moto G8 Power (antes mencionado) o el Nokia 6.2. Este último modelo cuesta también algo más barato (229 €), sin embargo también es cierto que la batería es de 3500 mAh en vez de 4000 mAh y que la memoria interna es tan solo de 64 GB.

Respecto a la batería de 4000 mAh, lo cierto es que el dispositivo llega a durar todo el día, pero sin alardes. Según nuestras pruebas, ha conseguido durar 8 horas y 31 minutos. Este será un tiempo más que suficiente para muchos y muchas usuarias. 

El tiempo de carga entra dentro también de lo que podríamos esperar de un gama media. En 30 minutos podrás cargar aproximadamente el 30 % de la batería total del dispositivo, sin embargo, tardará hasta 2 horas y 5 minutos en cargar el 100 %. 

Cámaras

Si nos centramos en las especificaciones sobre papel, nos encontramos inicialmente con una configuración de cuatro lentes traseras. La cámara principal es de 48 MP, el gran angular de 8 MP, el sensor de profundidad de 5 MP y el cuarto sensor, una lente macro para hacer fotos de cerca, es de 2 MP. La cámara delantera es de 16 MP, y la grabación de vídeo es Full HD (1920 x 1080 píxeles a 30 fps).

Las fotos que consigue esta cámara son por lo general de buena calidad, sobre todo en condiciones de buena luz. Puede que la configuración de cuatro cámaras sea uno de los puntos del teléfono que más convence. 

Al abrir la imagen en el ordenador y hacer zoom, podemos ver que se pierden bastante los detalles. Sin embargo, si no hay necesidad de acercar las fotos siguen manteniendo una calidad bastante buena, los colores se ven bastante nítidos y fieles a la realidad con un rango dinámico correcto.

El zoom (x4) consigue acercar bastante, pero la imagen no resulta tan nítida como podría esperarse. 

Aunque pensamos que las lentes macro tienen poca usabilidad, es cierto que logran hacer fotos bastante detalladas. Como seguramente sabes, una lente macro te permite hacer fotos muy de cerca, lo que resulta ideal para hacer fotos de insectos, flores o cualquier cosa pequeña. 

Los selfies, como la mayoría de teléfonos de hoy en día, vienen con un filtro belleza incorporado. En este caso, consigue hacerte la piel más lisa, difuminándola. El modo retrato funciona bastante bien, se consigue un efecto bokeh bastante convincente, aunque es cierto que no siempre separa a la perfección al sujeto fotografiado del fondo. 

La app de la cámara es bastante intuitiva y fácil de utilizar, aunque algunas opciones, como el HDR, están algo más escondidas que de normal. En la parte inferior podrás deslizar para elegir qué modo deseas: ‘Retrato’, ‘Foto’, ‘Vídeo’, etc. 

Más allá de las típicas funcionalidades, como distintos filtros, la configuración de disparo por voz o la posibilidad de añadir etiquetas con la ubicación, el K61 viene con Google Lens incorporado, además de una herramienta que te lleva directamente a hacer un directo en YouTube (algo útil si eres youtuber). 

Herramientas y sonido

El LG K61 incorpora un solo altavoz en la parte inferior del teléfono. Lo cierto es que aunque no ofrece una potencia excesiva, sí que nos encontramos con una calidad sonora bastante óptima. 

Con ello nos referimos a que escuchamos graves de una forma bastante contundente y los agudos se escuchan de forma nítida y clara. Obviamente, no podemos comparar esta calidad con teléfonos de gama más alta, ni mucho menos con la de altavoces último modelo (tampoco se puede comprar el precio). El sonido incorpora tecnología DTS:X 3D Surround de 7.1 canales al conectar un dispositivo de audio. 

Algo que no podíamos pasar por alto es el hecho de que LG nos regala una entrada de auriculares 3,5 mm, algo que cada vez menos teléfonos nuevos incorporan. Aunque también es cierto que cada vez es menos común utilizar auriculares con cable, sigue resultando útil tener la opción de querer conectarlos si te quedas sin batería en tus cascos inalámbricos.

Otro punto a favor de este dispositivo es la incorporación de tecnología NFC, gracias a la cual podrás realizar pagos contactless. Es algo más común empezar a ver NFC en teléfonos de gama media, pero todavía sigue siendo algo comúnmente reservado a smartphones de gama más alta, así que nos complace verlo aquí. 

Por último, hacer mención a su compatibilidad con dos tarjetas SIM, algo que muchas veces puede convertirse en un punto de decisión para decantarse por este modelo frente a uno de un precio similar, pero sin SIM dual. 

Software

Otra de las “sorpresas” es que LG ha decidido presentar su nuevo gama media con Android 9 en vez del último Android 10. Viene con una capa personalizada LG UX, capa que se caracteriza por permitir un amplio grado de personalización. 

Se instauran herramientas propias de LG como la aplicación de SmartDoctor. No, no es una app de salud personal, sino para el cuidado del teléfono. Gracias a ella podrás optimizar el rendimiento mediante limpiezas regulares de archivos temporales y RAM. Te permite también gestionar las apps que más batería consumen, entre otras cosas. Lo cierto es que llega a resultar bastante útil. 

Ofrece también la herramienta para optimizar el rendimiento cuando juegas a videojuegos, pero tal y como explicamos en apartados anteriores, este no es el mejor dispositivo para jugar a videojuegos (al menos a aquellos que son más exigentes técnicamente). 

La interfaz basada en un escritorio con las distintas aplicaciones (si deslizas hacia la izquierda aparece el Google Feed) resulta bastante intuitiva y práctica. Viene con algunas apps personales de la compañía como es el caso de la app de notas QuickMemo, una de las más útiles que hemos podido probar. 

Es también característica de LG la función de poder apagar la pantalla dándole un par de toquecitos o la posibilidad de poder utilizar el lector de huellas para deslizarse por las notificaciones. Esto demuestra el gran esfuerzo que hace la empresa en introducir funciones y aplicaciones que resulten prácticas en el día a día. Lo cierto es que en estos casos lo consigue. 

Precio y disponibilidad

El LG K61 puede comprarse por 279 € con una sola configuración (4 GB de RAM / 128 GB) a través de la tienda oficial de LG o bien en Amazon España

Puedes hacerte también con ofertas en Vodafone u Orange si te interesa obtener el teléfono con un contrato de datos. Te recomendamos consultar sus páginas web para leer bien las condiciones. 

Veredicto

El LG K61 es un smartphone de gama media que sin sobresalir en nada en concreto consigue pasar el examen de calidad. Aunque no es perfecto, ofrece un rendimiento aceptable que será óptimo para aquellos/as usuarios/as que no sean demasiado exigentes con el uso del teléfono. 

Aunque cobra vida gracias a un procesador algo antiguo (Helio P35) y no viene con Android 10, viene con una capa personalizada sobre Android 9 que convence y un increíble almacenamiento interno de 128 GB (ampliables hasta 2 TB). 

La duración de la batería es también buena, sin llegar a destacar, sus 4000 mAh mantienen vivo al teléfono casi 9 horas seguidas. Nos gustan su diseño (con certificación militar) y el tamaño de su pantalla, dos motivos que le hacen ganar puntos. 

Especificaciones técnicas

  • Pantalla: IPS-LCD, 6,53 pulgadas, 19,5:9, Full HD+ (2340x1080)
  • Procesador: Helio P35 (MT6765)
  • 4 GB RAM / 128 GB ROM (hasta 2 TB con micro SD)
  • Android 9.0 Pie
  • Cámaras traseras: 48 MP (f/1.79), Gran angular 8 MP (f/2.2), Sensor profundidad 5 MP (f/2.4), Macro 2 MP (f/2.4)
  • Cámara frontal: 16 MP (f/2.0)
  • Batería: 4.000 mAh
  • Carga rápida
  • SIM dual
  • NFC
  • Conectividad: 4G LTE, Wifi ac, Bluetooth 5.0
  • Entrada auriculares 3,5 mm
  • Lector de huellas trasero
  • Botón Google Assistant
  • Sonido DTS-X 3D 7.1 canales
  • Peso: 190 gramos

Precio(s) aproximado(s)

Detallista Precio Entrega  

Comparación de precios de más de 24,000 tiendas en todo el mundo