Review Realme 3 Pro: el móvil de gama media que compite con Xiaomi

Realme consiguió abrirse camino en el mercado de la India inicialmente, después en China, y ahora, por fin llega a Europa con su modelo de smartphone Realme 3 Pro, un dispositivo de gama media que ofrece una muy buena relación calidad-precio. 

Submarca del más conocido Oppo, Realme pretende competir con los gigantes Huawei y Xiaomi, y lo cierto es que va por el buen camino. El Realme 3 Pro es un dispositivo con un diseño atractivo, potente para su precio, con cámaras decentes, y todo por menos de 200 €. 

Aunque tiene algunas carencias (falta de entrada USB-C, por ejemplo), también tiene puntos muy a su favor como una bandeja triple para dos tarjetas SIM y una SD, entrada de auriculares jack o un rendimiento y capacidad que teléfonos a este precio no suelen tener. 

Precio y disponibilidad

El Realme Pro 3 puede comprarse ya a través de su página web oficial por 199 € o por 249 € , dependiendo de las capacidades de RAM y ROM que elijas. 

El modelo está disponible en dos colores diferentes, Nitro Blue o Lightning Purple, es decir azul o morado. También podrás elegir los gigas de RAM que desees y el espacio de almacenamiento. 

En la página web global de Realme hemos visto también la posibilidad de comprarlo en Carbon Grey (negro), pero esta opción no la encontramos para envíos a países europeos como España, Inglaterra, Italia o Francia. 

Si te haces con la opción de 4 + 64 GB, tendrás que pagar 199 €, si eliges más capacidad, es decir, una RAM de 6 GB y memoria de 128, pagarás 249 €. 

Pensamos que por 50 € de diferencia, merece la pena hacerse con el modelo de más capacidad. La medida de 64 GB está cada vez presente en menos dispositivos, por lo que una capacidad de 128 podría asegurarte el tener un teléfono actualizado durante más tiempo. 

Además, los dos gigas extra de RAM te serán útiles si utilizas tu teléfono móvil para jugar a videojuegos o si deseas que el teléfono siga funcionando de forma eficaz aún con muchas pestañas abiertas, actualizaciones de aplicaciones de fondo y varias apps abiertas. 

Diseño y pantalla

Tal vez es en su material donde se aprecia que es un teléfono de gama media, ya que como podrás comprobar, el acabado es de plástico y aluminio (no especifica qué tipo de aluminio, así que podemos intuir que no es un material premium). Aún así, el diseño es bastante armonioso, sencillo y ligero, consigue ser apto para todo tipo de gustos. 

La parte trasera tiene un acabado holográfico, es decir, degradado, muy similar al que vemos en otros modelos de smartphones chinos, como el Honor 20 o el Huawei P30. En este caso, está disponible solo en azul o morado, tal y como explicamos líneas arriba. 

Aunque este acabado holográfico es muy bonito a simple vista, es también cierto que se quedan las huellas de los dedos marcadas. Esto también sucede con la funda de plástico que viene incluida en la caja cuando compras el teléfono, y es algo tan molesto como común en este tan típico diseño en los smartphones nuevos. 

El sensor de huellas se encuentra también en la parte trasera del teléfono, aunque gracias al reconocimiento facial que incorpora el 3 Pro, rara vez hemos necesitado utilizarlo. 

En la parte delantera destaca la gran pantalla de 6,3 pulgadas de resolución FHD+ que ofrece una nitidez adecuada. Aunque estamos ante una pantalla LCD IPS (obviamente no dispone de la cotizada AMOLED), nos encontramos con una calidad de visualización mucho más que decente. 

Puede que inicialmente la pantalla se vea algo sobresaturada, pero pudimos arreglar este pequeño detalle cambiando la temperatura del teléfono en ‘Ajustes’. 

Como pega, podemos decir que nos costó ver la pantalla correctamente, incluso con el brillo al máximo, cuando utilizamos el teléfono para hacer fotos en el exterior en un día bastante soleado. 

La pantalla viene protegida con Corning Gorilla Glass 5, un material bastante resistente. Aunque ya existe la versión del material 6, entendemos que Realme habrá elegido un modelo anterior para poder ofrecer el precio tan competente de coste. 

La pantalla ocupa el 90,8 % del espacio frontal, el bisel es muy fino, y la cámara selfie se aloja en la parte superior en la cada vez más común muesca en forma de gota, gracias a lo cual se consigue un efecto de “pantalla infinita”. 

Puede que en este caso, los más niquitosos critiquen la “barbilla” inferior, donde el bisel es algo más grueso. Sin embargo, cuando utilizamos el 3 Pro para ver vídeos apenas percibimos esta barbilla inferior. 

Para terminar en el apartado de diseño, nos gustaría resaltar la ligereza del terminal. Es uno de los teléfonos de gama media que menos pesa (172 g) y que menos milímetros tiene de grosor (8,3 mm). 

Cámaras

Lo primero a lo que tuvimos que hacerle frente en términos de fotografía fue a la app de la cámara, algo diferente por disponer de un software personalizado. No tardamos mucho tiempo en observar que la app se estructura en ‘Vídeo’, ‘Foto’ o ‘Retrato’. 

Será dentro de cada una de estas opciones donde podrás a su vez elegir más opciones para poder personalizar más tu experiencia con la cámara. Existen modalidades como ‘Cámara lenta’, ‘Modo nocturno’, ‘Panorámica’, ‘Time lapse’ o ‘HDR’. 

En la foto puedes ver una imagen tomada con el modo ‘Panorámica’. 

Además, como en cualquier otra app de un smartphone actual, podrás acceder al modo ‘Experto’ para elegir por ti misma la exposición, apertura de diafragma, balance de blancos, enfoque, etc. 

Si nos fijamos en el hardware, nos encontramos ante dos cámaras traseras. La principal tiene 16 MP y un sensor Sony con enfoque Dual Pixel de f/1.7 de apertura (el mismo que encontramos en el OnePlus 6T, de gama alta). 

La segunda cámara en la parte trasera de 5MP y con un valor de apertura de f/2.4, es en realidad un objetivo que ayuda a la cámara principal a encontrar la profundidad. Es la que permite conseguir el efecto bokeh en retratos, tan popular últimamente, como el puedes ver a continuación. 

No obstante, como puedes ver en el álbum de fotos tomadas con esta cámara, podrás comprobar que el efecto de difuminado no es preciso al cien por cien, ya que en algunas de nuestras pruebas no se separó con exactitud el sujeto fotografiado del fondo (mi mano no se separa bien del fondo y a veces el difuminado resulta demasiado agresivo). 

El ‘Modo HDR’ no es tampoco tan acertado como lo es en modelos de teléfonos de gama alta, ya que en algunas ocasiones parece saturar más el color en vez de hacerlo más cercano a lo que ve el ojo humano. 

La foto de la izquierda muestra una foto tomada con el HDR desactivado, mientras que la de la derecha, la más saturada, es la tomada con HDR. 

El ‘Modo noche’ utiliza la combinación de inteligencia artificial, múltiples fotogramas y un algoritmo anti-vibración para mejorar la calidad de la imagen cuando las condiciones de luz no son las más óptimas. 

Se aprecia la diferencia claramente de la foto tomada con el modo noche activado (foto de la izquierda), frente a la tomada con este mismo modo desactivado. No obstante, al ver la foto en la gran pantalla del ordenador pudimos apreciar mejor que la foto pierde detalles y nitidez. 

Aunque los megapíxeles de estas cámaras no son para echar cohetes, las fotos logran una muy buena calidad. Obviamente, si tu finalidad a la hora de comprar un teléfono es la fotografía, entonces te recomendamos gastar más y decantarte por smartphones con cámaras más potentes como el Huawei P30 Pro o el Google Pixel 3. 

De hecho, lo que destaca realmente en las cámaras del Realme Pro es su software, denominado como “Ultra HD de 64MP” por la propia empresa. Este le permite al dispositivo “hacer copias de píxeles para aumentar los píxeles”. Esto quiere decir que se sintetizan píxeles reales gracias a lo cual se consiguen imágenes de una calidad bastante buena. 

En cuanto al zoom, en este caso nos encontramos ante un zoom íntegramente digital que te permite hasta diez aumentos. El 3 Pro no destaca especialmente en este campo, pero tampoco nos esperábamos algo diferente teniendo en cuenta su precio. 

En la foto siguiente puedes ver varias capturas: sin zoom, con un aumento, dos, cinco y diez aumentos. Cuanto más aumentamos más se pierden los detalles, como cabe esperar. 

La grabación de vídeo ofrece también una calidad bastante decente de 1080p y 30fps, detalles son nítidos y los colores vibrantes, pero como en el caso de las fotografías, falla el zoom, ya que la calidad empeora considerablemente. 

No nos encontramos con estabilización óptica lo que hace que la imagen vibre, a no ser que tengas un pulso excesivamente bueno o no dispongas de trípode. Aún así, pueden grabarse vídeos de bastante buena calidad como puedes ver a continuación. 

Nos agrada ver que el 3 Pro incluye la opción de grabar a cámara super lenta, eso sí a 960 fps/720P, pero aún así nos ha permitido capturar también una escena con bastante buena calidad. 

Por otro lado, nos sorprende la cámara selfie o cámara frontal con 25MP y apertura de f/2.0. Los selfies pueden tomarse también en modo retrato, es decir, con el fondo desenfocado efecto bokeh (como puedes ver en la primera foto), y lo cierto es que se consigue un efecto bastante bueno. 

Nos ha llamado la atención el filtro de belleza ya que es capaz de remodelar tu barbilla, el tamaño de tus ojos o tu nariz hasta convertirte en alguien que poco se parece a tu yo original (te acabas pareciendo más a un alien). No obstante, este efecto puede desactivarse y regularse. En la foto siguiente puedes ver el modo belleza llevado al extremo. 

Rendimiento y características

Además de en el acabado y los materiales del teléfono, son sus especificaciones las que nos hacen ver que nos encontramos ante un smartphone de gama media (lo que no quita que su rendimiento siga siendo excelente). 

Lo primero, su capacidad. Los 4 o 6 GB de memoria RAM, y los 64 o 128 de ROM que ofrece el 3 Pro se quedan atrás si los comparamos con las capacidades que ofrecen los nuevos teléfonos de gama alta que están llegando al mercado. 

Por ejemplo, el Huawei P30 Pro estándar viene con 8 y 128 GB de memoria base. Obviamente, el precio de este teléfono multiplica casi por cinco veces el precio de Realme 3 Pro. 

El procesador en su interior es el Snapdragon 710, que aunque no es el último modelo (está por encima el Snapdragon 855), sigue siendo un buen procesador que augura un buen rendimiento. 

Otros teléfonos, también de gama media, que hacen uso de este mismo procesador y que se caracterizan por su óptimo rendimiento son el Xiaomi Mi 9 SE, el Samsung Galaxy A8s o el Lenovo Z5s. 

Hemos sometido el teléfono a pruebas de benchmarking para comprobar su rendimiento, puedes echarle un vistazo a la gráfica para observar sus resultados. Ten en cuenta que hemos utilizado el modelo más barato de 4/64 GB.  

En las pruebas, el Realme 3 Pro queda por encima del Honor 8X (269 €), el Honor 20 Lite (299 €) o el Motorola One Vision (299 €). Como puedes ver, estos modelos cuestan casi cien euros más, lo que nos hace reafirmarnos en que la relación calidad-precio del 3 Pro es excelente. 

También se puede destacar que no hay mucha diferencia en los resultados obtenidos con el Oppo F11 Pro, uno de los últimos modelos de gama alta de la marca oficial de Realme, es decir, Oppo. 

Conectividad, audio y batería

Un punto muy en contra de este teléfono, que hace que pueda quedar algo desfasado dentro de poco, es la carencia de entrada USB-C. 

Sin embargo, a favor nos encontramos con una entrada de auriculares 3,5 mm, algo que por desgracia cada vez vemos menos en los nuevos teléfonos y a lo que todavía no terminamos de acostumbrarnos. 

La entrada de auriculares, la de micro-USB y el auricular mono se encuentran en la parte inferior del teléfono. Al reproducir el sonido, no sentimos que tuviera una calidad sobresaliente. Sí que podemos afirmar que se escucha bastante alto a máximo volumen, pero que también distorsiona. 

No obstante, gracias a la entrada para auriculares pudimos conectar nuestros cascos Avanti C de Moshi y entonces sí que pudimos disfrutar de una calidad de sonido bastante buena. 

Aunque el altavoz no es nada del otro mundo, se regula bastante bien gracias a una app integrada que te permite ecualizar el sonido llamada Real Original Sound. No obstante, solo disfrutarán de esta herramienta aquellos y aquellas que sean más niquitosos con el sonido. 

Ya hemos mencionando líneas arriba (no está de más repetirlo) que una de las características que más nos gusta del teléfono es la posibilidad de poder utilizar dos tarjetas SIM a la vez junto a una tarjeta micro SD. 

Gracias a la tarjeta micro SD puedes ampliar la capacidad del teléfono hasta 256 GB. Puedes encontrar distintas opciones de compra en Amazon España a precios bastante económicos. 

Puede que este detalle sea poco importante para muchos y muchas, pero en nuestro caso nos gustó ver que el 3 Pro contaba con una herramienta que cada vez más teléfonos están perdiendo: radio FM, algo que, como decimos, solo los smartphone de gama media deciden conservar. 

Por último: su batería. La verdad que nos ha sorprendido muy positivamente, ya que sus 4000 mAh de potencia te permiten poder usar todo el día el teléfono sin que se descargue por completo. 

En nuestras pruebas, el teléfono con la pantalla encendida consiguió durar 9 horas y 45 minutos, una duración bastante buena. Obviamente, si no tienes la pantalla encendida todo el rato, la batería será capaz de durar algo más de tiempo. 

Aunque el Realme 3 Pro no dispone de carga rápida, la marca promete un tipo de carga que ellos mismos han denominado como ‘VOOC de Oppo’. Este tipo de carga, sí que carga algo más rápido de lo normal. 

En nuestras pruebas pudimos comprobar que en 30 minutos se cargó el 30 % del teléfono (teniéndolo encendido), aunque tuvimos que esperar 1 hora y 30 minutos para que se cargará al 100 %. 

Software

El Realme 3 Pro viene con un software Android personalizado, el ColorOS 6, muy similar al de los Oppo más caros. El estilo de la interfaz cambia bastante con respecto al Android 9 Pie, y lo acerca ligeramente a la interfaz iOS de Apple (muy ligeramente), algo que puede incomodar a los más fanáticos de Android. 

Llama la atención que viene con gran variedad de aplicaciones propias, parece que el teléfono ha sido pensado para poder ser usado sin tener que instalar nada (obviamente correrás a Google Play para descargar WhatsApp, Facebook o Instagram). 

Aunque como decimos, ColorOS 6 es bastante diferente del Android 9 Pie al que estamos más acostumbradas, no nos costó trabajo adaptarnos. Es un sistema bastante intuitivo y fácil de acostumbrarse a él. 

Tal y como mencionamos en apartados anteriores, el teléfono viene con reconocimiento de huellas dactilares y con reconocimiento facial. Tras nuestros días de prueba podemos afirmar que no tuvimos ningún tipo de problema con estas dos herramientas. 

El reconocimiento facial nos funcionó en todo momento, incluso en situaciones de menos luz, algo que nos sorprendió si tenemos en cuenta, una vez más, el precio de este teléfono. Gracias al reconocimiento facial, apenas hemos necesitado utilizar la huella. 

Especificaciones

  • Pantalla IPS/LCD de 6,3 pulgadas
  • Resolución Full HD+ (2340 x 1080 píxeles)
  • Ratio 19,5:9
  • 409 ppp
  • Gorilla Glass 5
  • Memoria RAM: 4 GB o 6 GB
  • Memoria ROM: 64 GB o 128 GB (con tarjeta microSD)
  • Procesador: Snapdragon 710
  • GPU Adreno 616
  • Cámaras traseras: 16MP f/1.7 de 1,22 micras (sensor principal Sony IMX519 y sensor secundario de 5 MP f/2.4).
  • Cámara delantera: 25MP f/2.0 píxeles de 1,8 micras
  • Batería 4.050 mAh
  • VOOC Carga Rápida 3.0
  • Sistema operativo: Android 9 Pie con ColorOS 6.0
  • SIM nano dual
  • Wifi ac
  • Bluetooth 5.0
  • Lector huellas parte trasera
  • Reconocimiento facial
  • Dimensiones: 156,8 x 74,2 x 8,3 cm
  • Peso: 172 gramos

Veredicto

El Realme 3 Pro es un teléfono de gama media con unas especificaciones capaces de competir con otros modelos de marcas grandes como Xiaomi o Huawei. Sus especificaciones prometen un rendimiento eficaz y el software de sus cámaras nos ofrece una calidad fotográfica bastante decente. 

Además el diseño, aunque no incluye materiales de teléfonos de gama alta, ni una pantalla AMOLED, sigue siendo bastante atractivo, se siente bien en la mano y se aleja mucho de parecer un teléfono barato. 

Por 50 euros más puedes hacerte con la opción de 6 GB de RAM y 128 de almacenamiento, lo que pensamos que merece la pena para evitar que el teléfono quede desactualizado en un futuro demasiado inmediato. 

Echamos de menos una entrada USB-C, la estabilización en los vídeos o una carga rápida real, pero solo nos basta volver a mirar su precio para que estos “pequeños” detalles se nos olviden. 

Precio(s) aproximado(s)

Detallista Precio Entrega  

Comparación de precios de más de 24,000 tiendas en todo el mundo