Review del OnePlus 8T

La compañía OnePlus está dispuesta a romper sus propias reglas en este 2020. A mediados de año lanzó el Nord, un terminal con el que va más allá de su línea habitual y que le ha permitido regresar a sus raíces de gran teléfono dentro de la gama media. 

Ahora, llega el OnePlus 8T sin versión Pro. Esto crea una situación un tanto extraña en la que observamos que su nueva y gran característica de carga super rápida de 65 W no está disponible en su teléfono más caro o considerado buque insignia, el OnePlus 8 Pro. 

Salvo esta apreciación, no cabe duda de que el 8 Pro sigue ofreciendo un mejor conjunto de cámaras con ultra gran angular de calidad superior y una lente de teleobjetivo, algo que pierde el 8T en favor de incluir una lente macro de 5 MP. 

Ambos tienen el mismo procesador Snapdragon 865 con chipset 5G y soportan la misma frecuencia de actualización de 120 Hz para garantizar mayor fluidez. La gran diferencia entonces radica en el panel plano del 8T, frente al curvado del 8 Pro, que agradará a unos y no gustará a muchos otros. 

Como en la variedad está el gusto, vamos a conocer a fondo al 8T, el nuevo miembro de la familia que como ya anticipábamos, es mucho lo que ofrece a cambio de ser el más barato de los tres que componen la serie: el OnePlus 8 de 649 € y el OnePlus 8 Pro de 909 €.

Diseño y calidad de construcción

OnePlus ha decidido cambiar varias cosas relacionadas con el diseño en el 8T frente a los otros dos modelos de la serie que mantienen la disposición de las cámaras muy similar en la parte central de su trasera. 

Ahora, el conjunto de cuatro cámaras es desplazado a un lateral y agrupado bajo un marco que agrupa a todos los elementos, en una disposición que resulta uniforme y coherente con la que la compañía afirma ganar en eficiencia térmica de disipación de calor. 

De hecho, en su interior cuenta con una lámina de vapor que cubre la totalidad del móvil con el fin de disipar mejor el calor para mantener el rendimiento alto en situaciones de gran demanda de la CPU. En líneas generales, hemos comprobado que se calienta mucho menos. 

Estéticamente, el 8T llega con acabados en verde aguamarina y gris lunar con un cristal pulido que evita la presencia de huellas que suelen dejar nuestros dedos. También apreciamos cierto grip de agarre que lo aleja de estar entre los modelos más resbaladizos. 

Para nuestras pruebas hemos contado con el modelo verde. Parece ser que la edición Lunar Silver tiene acabados en mate en lugar de brillantes, con lo que no dispone del mismo material antihuellas. Aquí lo vemos junto al modelo Nord, con la nueva disposición de cámaras en su trasera.

Con un panel de pantalla de 6,55 pulgadas, el OnePlus 8T es un teléfono grande evidentemente grande, pero comedido en dimensiones gracias a su relación de aspecto de 20:9 lo que hace posible que la mayoría puedan abrazarlo y unir los dedos pulgar y corazón, lo que ofrece una idea del formato alargado. 

Los marcos son delgados y, a diferencia del 8 Pro, el panel es totalmente plano en lugar de presentar bordes curvados, lo que agradará a muchos usuarios, especialmente a la comunidad de jugadores en el móvil que suelen evitar estos modelos que provocan más fallos en sus partidas. 

El peso de 188 gramos no está nada mal, al encontrarse por debajo de la barrera de los 200 gramos. También ayuda su grosor de apenas 8,4 mm, aspectos todos ellos que ayudan a que lo sientas entre tus manos como un terminal manejable y versátil. 

No existe clasificación IP, como ya sucedía con el OnePlus 8, a diferencia del 8 Pro que es el único que de momento contempla la certificación IP68, aunque los portavoces de la compañía insisten en que no tendría problemas en sobrevivir a una inmersión en el agua. 

Tampoco hay conector mini jack para auriculares, pero los altavoces estéreo suenan bien. Recordar que la compañía ha anunciado la segunda generación de sus OnePlus Buds Z a un precio recomendado de solo 59 €, eso sí, sin cancelación activa de ruido. 

Pantalla a 120 Hz

La apuesta de OnePlus pasa por el uso en sus terminales de paneles AMOLED frente a la alternativa IPS, y es algo que hace que el 8T se vea francamente bien, con una pantalla de 6,55 pulgadas y resolución de 2400 x 1080 píxeles. 

El gran cambio aquí radica en la frecuencia de actualización, que pasa de los 90 Hz ofrecidos en el OnePlus 8, a los 120 Hz que ya ofrecía su hermano superior 8 Pro. Esto hace que la interfaz de OxygenOS 11 sea más fluida y rápida en cualquier circunstancia. 

No cabe duda de que se trata de una mejora considerable, especialmente para todos aquellos aficionados a los juegos en los que la baja latencia es clave. Sin embargo, siendo sinceros, pensamos que el salto de los 90 Hz y los 120 Hz no es tan significativo como lo fue al pasar de los 60 a los 90 Hz. 

Dicho esto, si tienes un OnePlus 8 y estás pensando en comprarte el nuevo 8T, esta característica no debería ser determinante como para justificar el cambio de móvil. Ahora bien, veamos el resto de mejoras que aporta el 8T antes de ofrecer un veredicto. 

Aunque evidentemente es cuestión de gustos, al 8T le sienta francamente bien el uso de un panel totalmente plano, ya que comprobamos que mejora la usabilidad, algo que se ve respaldado por el diseño y adaptación realizada por OnePlus sobre OxygenOS 11, con un mapeado para llegar con el dedo a todas partes.

Los más expertos de la marca se quejarán de que la resolución de la pantalla sigue siendo solo Full HD+ frente a la modalidad Quad HD+ con la que cuenta el modelo 8 Pro, pero francamente, es algo en lo que la mayoría de usuarios no se percatara.

Batería, autonomía y carga

OnePlus ha apostado por ofrecer frecuencia de actualización de 120 Hz en el nuevo 8T y no hay paso intermedio de 90 Hz, de manera que o usas el valor indicado, o bien reduces la frecuencia a los 60 Hz, con lo que consumirás menos batería pero se verá peor la pantalla. 

Charlamos con un experto de la compañía sobre la decisión de no incluir un paso intermedio y nos explicó que el parámetro DDIC del panel se encarga de gestionar y optimizar la visualización a 120 Hz, de manera que la eficiencia energética está garantizada para este valor.

Afortunadamente, OnePlus compensa ese consumo con la tecnología de carga rápida mejorada que es un gran paso adelante. La compañía ha dado el salto de la carga por cable de 30 W, a los de ahora 65 W, y el 8T es el primer modelo que se beneficia de ello. 

Esto ha sido posible gracias a que la celda de la batería de 4.500 mAh ha sido dividida en dos zonas con el fin de que cada una de ellas admita una carga simultánea de 30 W, de manera que una carga completa del teléfono nos lleva tan solo 39 minutos. 

Lo realmente interesante aquí son las cargas más cortas, dado que con apenas 15 minutos conectado al enchufe, la batería alcanza el 60 % de su capacidad. Usando su adaptador (incluido en la caja) compruebas que con 5 minutos obtienes a cambio horas de uso del 8T. 

Más allá de esta faceta de carga super rápida, hemos podido comprobar durante la semana de pruebas que la duración de la batería es buena. De media, dura más de un día con un uso intenso, aunque no es de los teléfonos que superará fácilmente los dos días de uso. 

Comprobamos como el cargador de 65 W incluido de serie por OnePlus con el 8T es una auténtica mina de oro ya que te permitirá cargar otros dispositivos USB C de hasta 45 W como bien pueda ser un portátil o la Nintendo Switch. 

Es un paso adelante en lo que debería ser bien recibido por parte de todas las marcas si queremos unificar criterios, y una apertura por parte de OnePlus que siempre ha sido más reticente a utilizar su propia tecnología de carga patentada. 

Software Oxygen OS 11

Más allá de la frecuencia de los 120 Hz y de la carga de 65 W, el tercer gran pilar del OnePlus 8T es su software, ya que por el momento, es el modelo en hacer correr el sistema operativo de la compañía Oxygen OS sobre Android 11. Esto llegará pronto al resto. 

Comprobamos como las actualizaciones son una combinación de las de Google y OnePlus. Desde el lado de Google, los controles del reproductor multimedia, como Spotify o YouTube Music, ahora están integrados en el panel de notificaciones. 

También ofrece la opción de otorgar permisos de acceso a las aplicaciones solo una vez, y mantener presionado el botón de encendido para brindar rápido acceso a aspectos como lanzar la cámara o manejar el control de hogar inteligente, configurado en Google Home junto con Google Pay.

Evidentemente no todo lo de Android 11 ha llegado a Oxygen OS 11. No hay señales de las nuevas burbujas de chat de conversación, ni del panel de notificaciones, por ejemplo, aunque la mayoría de las otras características importantes de Android 11 las encontrarás.

OnePlus ha utilizado la actualización del sistema operativo como una excusa para llevar a cabo una revisión más profunda. Se pueden encontrar nuevas animaciones y diseños en todo el sistema operativo, con un enfoque particular en mejorar el uso con una sola mano. 

Impera el diseño limpio y dinámico, con un mapeado de las pantallas para hacer posible que puedas llegar fácilmente con tu dedo pulgar, algo que se logra en general al manejar las pantallas principales dentro de los dos tercios inferiores de la pantalla. 

El cambio más grande que apreciará la comunidad de usuarios de OnePlus es la introducción algo tardía de la opción de pantalla always-on. Tienes la opción de configurar una pantalla siempre encendida que destaca el uso que haces de tu teléfono y el número de veces que lo desbloqueas.

También hay otras que generan de forma algorítmica versiones de fotos de retratos compatibles extraídas de tu biblioteca de imágenes, y otra que muestra tu avatar animado de Bitmoji, a través de una asociación con Snapchat.

Como siempre, OnePlus promete dos años de actualizaciones de software gratuitas, además de un tercer año de parches de seguridad, por lo que el teléfono debería garantizar los años venideros, ahora que incluye la conectividad 5G. 

En líneas generales, los ajustes de diseño son muy positivos a la vez que la esencia y savia nueva de Android 11, ha sido extraída y trasladada a la perfección a la interfaz de OnePlus, de manera que ya no echarás nada en falta al comparar Oxygen OS a otras alternativas del mercado.

Especificaciones y rendimiento

Los componentes internos del 8T se mantienen básicamente sin cambios. Encontrarás el mismo procesador Snapdragon 865 que antes, en lugar de la actualización quizás esperada al Snapdragon 865+ mejorado. 

A menos que estés obsesionado con la velocidad de fotogramas o el rendimiento de los juegos en los móviles, no notarás diferencia alguna, y si lo estás, será indicativo de que lo que realmente necesitas es un teléfono dedicado a los juegos como los que tenemos en el especial los mejores móviles para jugar.

Al igual que antes, se combina los 8 GB de RAM con los 128 GB de almacenamiento, o bien, los 12 GB de RAM con los 256 GB de almacenamiento, con un aumento menor de especificaciones para un almacenamiento UFS3.1 más rápido. 

En los puntos clave que utilizamos de referencia, vemos como el 8T funciona sorprendentemente bien, aunque con una ligera anomalía ya que tiene un rendimiento ligeramente inferior al de otros teléfonos Snapdragon 865, incluido el OnePlus 8. 

Es una tendencia que hemos apreciado en los primeros dispositivos que corren con Android 11, por lo que no es algo exclusivo del OnePlus 8T. Lo más probable es que la nueva versión afecte en este sentido, aunque futuros parches es probable que aporten la optimización mejorada. 

La lectura que hay que hacer aquí es que el teléfono fluye con rapidez y no sentirás lentitud de ningún tipo en tu uso diario, independientemente del tipo de aplicación o acción que lleves a cabo con el móvil. 

Conjunto de cámaras

Ya hemos comentado anteriormente que los cambios físicos del terminal radican en parte a la nueva ubicación de las cámaras, desplazadas al lateral. Sin embargo, a nivel interno no encontrarás evolución en sus sensores que permitan obtener mejoras en la fotografía. 

La lente principal es de 48 MP y f/1,7, el mismo sensor Sony IMX586 que ya tenía el OnePlus 7 y que también ha sido empleado en el más reciente OnePlus Nord de menor precio. 

Aunque la empresa ha continuado desarrollando y afinando su software durante este tiempo, nos parece oportuno puntualizar que el hardware comienza a mostrar signos de tener cierta edad, algo que OnePlus puede que haya decidido mantener para diferenciarse del modelo superior 8 Pro. 

Los resultados con la cámara principal tienen un gran nivel de detalles con colores cálidos y vibrantes sin llegar a saturar. El rango dinámico puede llegar a ser su único inconveniente al comprobar como los cielos nublados pierden detalles en las zonas más oscuras. 

El modo de ‘Paisaje Nocturno’ ha mejorado aparentemente, especialmente a la hora de eliminar el doble parpadeo de las luces. Esto es fruto de aplicar más efectos de forma automática en el modo de cámara principal. 

Esto se traduce en que el sensor principal ofrece mejores resultados con poca luz, resaltando los detalles mientras se mantiene el color y el tono. Por el contrario, las fotos de Paisaje Nocturno se muestran demasiado iluminadas con el balance de blancos ligeramente desviado. 

El ultra gran angular ha cambiado desde el OnePlus 8, pero solo ligeramente. Sigue ofreciendo calidad de 16 MP con focal 2.2, pero el campo de visión ha aumentado de 116 a 123 grados. Un gran angular más amplio que no distorsiona los bordes. 

En lo que respecta a la lente macro de 5 MP y la monocromo de 2 MP, ambas complementan el conjunto de cuatro cámaras. Cabe destacar que sorprenden aquí los resultados, cuando en muchos otros teléfonos con macro, la cámara principal es mejor que la macro. 

El OnePlus 8T todavía sufre de colores descoloridos y problemas ocasionales de enfoque con la macro, pero hay suficientes detalles de corto alcance para conseguir resultados que te servirán para compartir en redes si la luz es la correcta. 

La opción monocromo es más impresionante de lo que pueda parecer. No toma fotos de 2 MP, sino que se apoya en la lente principal de 48 MP para brindar información adicional de color para fotografías en blanco y negro de alta resolución. Los resultados son francamente buenos y se nota mejora. 

Ya centrado en la única cámara frontal integrada, frente a la doble ofrecida por el OnePlus Nord, hay que decir que la selfie es de 16 MP con una apertura de f/ 2.4, suficiente para obtener buenos resultados en condiciones de buena luminosidad. 

El apartado de vídeo sube su calidad hasta los 4K a 60 fps en su parte trasera y de 1080 a 30 fps en la frontal del teléfono. Destaca el modo ‘Retrato’ de vídeo con el que puedes aplicar efecto bokeh para el desenfoque ayudado por la inteligencia artificial. 

En su conjunto, vemos cómo la configuración de sus cámaras es indudablemente sólida para el tipo de terminal que tenemos entre manos. No obstante, el Nord con un precio inferior de 399 € puede llegar a ofrecerte resultados muy similares, con el aliciente de la doble cámara selfie con gran angular. 

Precio y disponibilidad

El precio reducido del OnePlus Nord parece haber trastocado ligeramente los planes que tenía la compañía hasta tal punto de que el precio del modelo 8T tiende a la baja frente a los que ya había en el mercado, como es el caso del OnePlus 8 que ahora ha reducido su precio a los 649 €. 

Centrados en el OnePlus 8T, su configuración más básica de 8 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento cuesta 599 € y llegan con ambos acabados ya comentados de verde aguamarina o gris lunar. En la imagen, lo vemos con una de las sorprendentes fundas de protección que puedes adquirirlo. 

Si optas por el de mayor configuración, debes elevar tu presupuesto 100 € para optar por los 12 GB de memoria RAM y los 256 GB de almacenamiento. Debemos decir que la disponibilidad de este modelo se hará esperar para más adelante. La venta oficial comienza el 20 de octubre. 

Su llegada puede llegar a provocar cierto revuelo en la nueva disposición de precios del resto de modelos de la marca por lo que te animamos a estar atento a las rebajas u ofertas que puedan producirse de cara a finales de año y ante la posible llegada de nuevos modelos Nord. 

Veredicto

Si eres un fan de la marca OnePlus y llevas tiempo sin actualizar tu terminal, puede que encuentres motivos suficientes en el 8T para llevar a cabo una actualización de tu Android, especialmente al ver como su precio se ha visto reducido considerablemente.

La carga super rápida de 65 W, así como la frecuencia de actualización de 120 Hz de su pantalla son sus puntos fuertes, más allá de lo bien que le sienta la nueva versión del sistema operativo OxygenOS 11 que tarde o temprano llegará al resto de modelos. 

Sin embargo, no debes perder de vista todo lo que te sigue ofreciendo el modelo Nord a un precio de 399 €, lo que supone una inversión de 200 € menos. Prescindes de la carga de 65 W pero sigues teniendo una pantalla de 90 Hz y similar conjunto de cámara. 

Y es que la evolución del terminal sería otra si la marca hubiese apostado por ofrecer un conjunto de cámara superior, algo que entraría en conflicto con lo ofrecido por el actual modelo 8 Pro a la hora de justificar su precio superior. 

En cualquier caso, como paso intermedio entre el OnePlus Nord, y el OnePlus 8 Pro, parece una oferta interesante a falta de que OnePlus pueda aumentar su familia de modelos Nord.

Especificaciones

  • Panel Fluid AMOLED de 6,55 pulgadas
  • Resolución de 2400 x 1080 píxeles y 408 dpi
  • Relación de aspecto 20:9 y soporte de HDR10+
  • Frecuencia de pantalla de 120 Hz
  • Procesador Qualcomm Snapdragon 865 octa core
  • RAM de 8 o 12 GB
  • Almacenamiento de 128 o 256 GB
  • Conjunto de cámaras: 
    • Sensor Sony IMX586 de 48 MP y f/1,7
    • Ultra gran angular de 16 MP f/2,2
    • Macro de 5 MP
    • Monocromática de 2 MP y f/2,4
    • Frontal de 16 MP con f/2,45
  • Conectividad 5G y Bluetooth 5.1
  • Conector USB C
  • Dual nano SIM
  • Batería de 4500 mAh
  • Carga rápida de 65 W
  • Sistema operativo Oxygen OS 11 (Android 11)
  • Dimensiones de 160 x 74 x 8,4 mm
  • Pero de 188 gramos

Precio(s) aproximado(s)

Detallista Precio Entrega  

Comparación de precios de más de 24,000 tiendas en todo el mundo