Review Google Pixel 4 XL

Debemos reconocer que los nuevos Pixel 4 ofrecen diseños bastante limpios, como nos viene acostumbrando Google en anteriores modelos. Sobre el papel, también llegan con promesas de poder capturar fotografías de primer nivel ayudados por la inteligencia artificial. 

Como su nombre indica, el Pixel 4 XL comparte el talento, estilo y características de sus hermanos, pero juega con la ventaja de tener un cuerpo, pantalla y batería de mayor tamaño, lo que es una ventaja frente a la gran limitación de batería de su hermano menor Pixel 4. 

Precio y disponibilidad

Parece que Google ha optado por seguir la línea de otros fabricantes de móviles a la hora de presentar sus nuevos modelos y tanto el Pixel 4 como el Pixel 4 XL son un poco menos caros en comparación con la serie Pixel 3 del pasado año, cuyo precio actual es de 849 €. En concreto, 90 € menos.  

De esta forma, el precio del nuevo Pixel 4 es de 759 € en el caso de la configuración más básica, mientras que la del aquí analizado Pixel 4 XL es de 899 € con acabados en color negro o blanco. 

De hecho, el Pixel 4 XL de 64 GB es el modelo más básico, ya que si quieres optar por el Pixel 4 XL de 128 GB, el precio se eleva 100 € más. En España, es posible adquirirlos bien a través de la tienda oficial de Google, o también, a través de los principales operadores. 

Diseño y construcción

La tendencia en diseño, por parte de Google en sus teléfonos Pixel, siempre ha sido la de  mantener un acabado limpio y poco llamativo, aunque en el caso de los nuevos Pixel 4 y Pixel 4 XL parece haberlo llevado a sus extremo. 

Si bien Google ha incluido ciertos toques de color, no existen degradados de arcoíris como los que encontrarás en otros modelos de Huawei, ni llamativos mosaicos reflectantes con corte de diamante geométrico que hemos visto en la marca Realme. Estos teléfonos resultan minimalistas y discretos. 

En su lugar, tienes la opción de elegir entre tres colores planos con nombres sencillos de negro, blanco o naranja. De su trasera tan solo destaca la presencia del conjunto de cámaras ahora agrupado bajo un cuadrado a modo de Pixel. 

El símbolo de la ‘G’ monocromática del logotipo de Google también se aprecia en su parte baja de su trasera con el fin de que el terminal sea rápidamente reconocido por los usuarios. No verás más nombre o logotipos, ni tampoco especificaciones de cámaras como sí hacen otros. 

El modelo negro que hemos tenido ocasión de probar parece ser el menos emocionante de los tres colores, ya que el Pixel 4 que probamos era blanco y nos pareció mucho más sorprendente y llamativo. 

De hecho, la parte posterior negra brillante era más propensa a mostrar restos de las huellas dactilares, frente al modelo blanco en el que apenas eran apreciables. Destaca el marco de aluminio negro mate redondeado que cubre los bordes del terminal, el cual siempre es negro independientemente del Pixel que elijas.

Un rasgo característico del Pixel que ha perdurado es su tecla de encendido acentuada, que es blanca en el Pixel negro, naranja en el modelo blanco y melocotón/rosa en la variante en naranja, un elemento que añade un toque de carácter lúdico al teléfono. 

El gran módulo de las cámaras, situado en la esquina superior izquierda, también sobresale ligeramente de los límites del terminal, al igual que sucede este año con los iPhone 11 Pro, algo que impide que pueda mantenerse estable sobre una superficie plana. 

De manera adicional, acompaña otro botón de control de volumen al de encendido de la pantalla, todos ellos en el mismo lateral y dejando el otro libre para albergar la bandeja de las tarjetas nanoSIM. En la parte inferior, encontrarás el puerto USB Tipo C pero sin señales del minijack de auriculares. 

Google entiende que la mayoría de usuarios ya confían en el uso de auriculares inalámbricos Bluetooth, como los nuevos Pixel Buds anunciados por ellos mismos pero que no llegarán hasta la primavera de 2020.

 

Si deseas seguir utilizando auriculares con cable que tengas en tu poder, siempre puedes adquirir el adaptador de minijack a USB C comercializado por Google, o bien, adquirir directamente los Google Pixel USB C con conector de este tipo por 35 €. 

En cualquier caso, si te gusta la simplicidad en la estética de tu teléfono inteligente, el Pixel 4 y Pixel 4 XL debería ser una opción para ti. Su calidad de construcción no tiene parece lo suficientemente robusta como para disfrutarlos sin necesidad de usar una funda protectora, aunque también encontrarás las oficiales.  

Seguridad y formas de manejo

Google siempre lucha por optimizar la presencia de los biseles en las pantallas de sus teléfonos inteligentes, a pesar de que se han caracterizado por ser un tanto grandes frente a lo que hoy en día encontrarás en el mercado. 

Este año, los Pixel 4 y Pixel 4 XL han reducido considerablemente la presencia de la muesca gigantesca con la que cuenta el Pixel 3 XL, a favor de ofrecer un frente consistente de bisel que se extiende a lo largo del borde superior de la pantalla del 4 XL. 

El marco mantenido en su parte superior tiene justificación en esta nueva generación, en base a que incorpora la tecnología ‘Motion Sense’ que hacen que tengas entre manos un teléfono único con habilidades francamente ingeniosas. 

Otro pequeño chip denominado Radar permite reconocer gestos llevados a cabo con las manos, además de que el desbloqueo del terminal es un factor totalmente dependiente de la tecnología Face ID al eliminar por completo el uso de la huella dactilar. 

‘Motion Sense’ actúa de manera que crea una burbuja de proximidad alrededor del teléfono que detecta varias acciones. Cuando te encuentras cerca, activa la pantalla ‘Always-On’, de manera que facilita la comprobación de la hora y sus notificaciones sin que la pantalla tenga que estar realmente siempre encendida. 

Con un ligero movimiento de tu mano, puedes saltar pistas de reproducción de música de Spotify y al sostener o agitar tu mano cuando estás en la pantalla de inicio, puedes interactuar con el fondo de pantalla exclusivo de Pokémon Wave Hello del teléfono, que presenta versiones animadas de Pikachu y sus amigos. 

En lo que respecta al hardware en sí, ‘Motion Sense’ funciona mejor en la detección general de acciones como puedan ser levantar el teléfono para despertar el desbloqueo de la cara, que parece funcionar de manera inmediata y precisa, a pesar de hacerlo también con los ojos cerrados. 

En un futuro próximo, si más aplicaciones empiezan a implementar y a admitir gestos de ‘Motion Sense’ y se vuelve más frecuente a lo largo de la experiencia del usuario, su valor podría hacerse más evidente, pero para esto habrá que esperar a ver cómo evoluciona su adopción. 

La tecnología de reconocimiento facial funciona bien pero a diferencia de Face ID de Apple, no es necesario tener los ojos abiertos para desbloquear el terminal, lo cual despierta cierta preocupación sobre lo seguros que serán los nuevos Pixel 4 y Pixel 4 XL. 

Google afirma que está trabajando para añadir la autenticación solo con los ojos abiertos como requisito en vistas de las pegas de los usuarios, pero la compañía afirma que es algo que llevará algunos meses hasta su despliegue por actualización OTA. 

Si te preocupa que alguien pueda entrar en tu teléfono mientras duermes, tendrás que forzar a que el móvil te pida el PIN o dibujar el patrón más tradicional, al menos por el momento hasta que lleguen las novedades.  

Pantalla suave y brillante

La pantalla OLED HDR de 6,3 pulgadas del Pixel 4 XL es más reducida que la del panel de su predecesor, como resultado de una relación de aspecto más alta de 19:9 (en comparación con los 18:9 de antes). 

La resolución QHD + extendida también hace que el XL sea el Pixel más nítido de esta generación (el Pixel 4 estándar usa una pantalla de resolución Full HD +). La visualización es nítida gracias a la tecnología OLED con colores intensos.

Los ángulos de visualización también son muy amplios, casi sin presentar distorsión, y con una disminución mínima del brillo. De hecho, el brillo general no es tan fuerte como nos hubiera gustado especialmente en exteriores, que es cuando realmente se nota a plena luz del día. 

Las esquinas redondeadas de la pantalla pueden afectar ligeramente a la experiencia de visualización, especialmente cuando consultas contenidos con una relación de aspecto superior de tipo 21:9 o superior. Recortar las esquinas con redondeos no uniformes se traduce en un aspecto un tanto incómodo. 

No obstante, la tecnología inteligente de pantalla en el Pixel 4 XL permite aplicar un ecualizador ambiental (característica heredada de los Nest Hubs de la marca) que actúa de manera similar a la TrueTone de Apple. 

Altera el balance de blancos de la pantalla para contrarrestar las condiciones cambiantes de iluminación externa, con el fin de garantizar una experiencia de visualización más consistente y uniforme en lugar de variar según incide o no mayor luz.  

Indagando podrás encontrar algunos controles básicos relacionados con la gama de colores para ajustar las imágenes en el panel con certificación DCI-P3 si eres de los que les gusta conseguir una homogeneidad en los colores.  

Ahora bien, la características más sobresaliente de la pantalla es la que tiene que ver con la capacidad Smooth Display, que nuevamente es la encargada de manipular la pantalla para que funcione con la frecuencia de actualización de 90 o de 60 Hz.  

Es una faceta que ya hemos podido ver en otro modelos de smartphone, como el OnePlus 7T Pro del que puedes encontrar aquí el análisis, pero que es la primera vez que Google emplea en uno de sus teléfonos Pixel.  

Algunos de los primeros usuarios de los Pixel 4 han descubierto que el teléfono está diseñado para cambiar de 90 Hz a 60 Hz cada vez que el brillo cae por debajo del 75 %, ya que es menos probable que notes su ausencia en tales circunstancias.  

Probablemente con la finalidad de mantener la mejor eficiencia energética posible, Google ha ocultado la capacidad de mantener el modo de 90 Hz todo el tiempo detrás de las opciones de desarrollador.

Si te sientes indulgente, la pantalla de 90Hz es una buena adición que ayuda a reforzar la sensación de la experiencia del usuario del Pixel,pero si te preocupa la autonomía en el día a día, es bastante recomendable el poder apagarlo o dejarlo en ajuste automático.  

Software y funciones

Siendo el último buque insignia de Google, el Pixel 4 XL también incluye como cabía esperar la recientemente lanzada versión de Android 10. El hardware ha sido diseñado especialmente para mostrar las últimas y mejores características del sistema operativo móvil de Google y, en su mayor parte, el Pixel aquí logra dar en el blanco.

 Si bien nos hemos despedido de los nuevos nombres en clave de dulces de versiones anteriores de Android, la versión 10 trae una gama de mejoras que hacen soportable la transición. Ciertos elementos no pueden explorarse en este hardware específico, como el soporte para nuevas relaciones de aspecto y factores de forma, pero hay una serie de mejoras que se prestan a la creación del Pixel 4. 

De entrada, las nuevas habilidades del asistente de Google se deben a la inclusión del nuevo núcleo Pixel Neural con el que cuentan los teléfonos. Esto lo convierte en una experiencia de asistente de voz más seguro, más impresionante y rápido a su vez. 

Encontrarás una una navegación más refinada basada en gestos en Android 10, la cual se asemeja a la configuración de navegación actual de iOS, el Asistente de Google ahora se puede invocar deslizando hacia arriba desde cualquiera de las esquinas inferiores de la pantalla.

 

También puedes hacerlo mediante tu voz de forma tradicional con el comando "OK Google", o incluso apretando los bordes laterales activos de su pantalla, algo que ya vimos en las dos generaciones anteriores de Pixel y que aquí se ha mantenido.  

Además de la conversación continua, que te permite seguir preguntando con algo relacionado con la conversación sin necesidad de repetir constantemente la invocación, hay una serie de otras nuevas características de accesibilidad que usan AI y voz para agilizar la interacción con el Pixel. 

La aplicación de grabadora nativa de voz del teléfono ahora ofrece una composición de voz a texto en tiempo real con gran precisión, aunque cabe destacar en este punto que solo funciona al utilizarla en inglés y no en otros idiomas como el castellano. 

También encontrarás la opción de subtítulos en vivo, que proporciona texto en pantalla generado automáticamente de la palabra hablada procedente de un vídeo que es reproducido o fuente de audio de tu dispositivo, incluso si utilizas auriculares o volumen bajo.  

Cámaras con nuevos sensores

Más allá de la extraña decisión por parte de Google de incluir un sensor de teleobjetivo en lugar de un gran angular, la compañía aprovecha el potencial del software para desplegar algunas nuevas características que francamente resultan interesantes de mencionar aquí. 

Night Sight es un claro ejemplo, ya que el pasado año sorprendió a los usuarios al convertir escenas en su totalidad oscuras, en tomas con una buena exposición y utilizables. En los nuevos modelos Pixel 4 y 4 XL, la capacidad de capturar estrellas en el cielo nocturno o la Vía Láctea, son una nueva capacidad de captura de astrofotografía. 

Por impresionante que sea la astrofotografía en un teléfono, es una característica que, en verdad, ofrece un atractivo especial. 

Dos prácticas más incluyen Live HDR+, que ofrece una aproximación más precisa de cómo se verán los disparos HDR+ después de la captura, directamente desde el visor, y los controles de exposición dual, para poder ajustar los valores de exposición superior e inferior juntos para controlar los reflejos y la oscuridad. Las áreas de una escena antes de la captura.

Estas novedades son francamente impresionantes pero también fáciles de usar, alineadas con la experiencia de cámara generalmente sencilla y simple que caracterizan a los teléfonos Pixel, al tiempo que otorgan aún más control. 

Al igual que con los teléfonos del pasado año, la calidad de imagen real es excelente, con un gran rango dinámico (que ahora ofrece la posibilidad de manipular antes de la captura), colores precisos y supresión de ruido incluso con poca luz. 

 Nos impresionaron las muestras capturadas bajo luz artificial, que retienen más información de color y detalles que lo que los dispositivos rivales pueden procesar, sin dejar que las imágenes se vean procesadas en exceso.

El Pixel 4 XL captura las fotografías con colores que 'resaltan' tal vez demasiado cuando se usa Night Sight al atardecer o en escenarios donde todavía hay numerosas fuentes de luz artificial. El sensor principal de 12 MP f / 1,7 también ofrece un mejor color y contraste en comparación con el teleobjetivo de 16 MP f / 2,4.

Las tomas de retratos ofrecen un nivel agradable de bokeh de forma predeterminada, que realmente tiene la capacidad de variar después de que la foto es tomada, ajustando la tonalidad de la piel y cierta información del mapeado de profundidad. 

 Para los fanáticos de los selfies, decir que Google eliminó la cámara secundaria de gran angular ubicada en el frontal de la serie Pixel 3, en lugar de extender la vista del sensor único ubicado dentro del grueso bisel superior del Pixel 4 XL a unos 90 grados. 

 Los selfies tienen gran cantidad de detalles, y por regla general, garantizan una buena exposición.

Hay una opción de grabación de vídeo de hasta 4K a 30 fps y se ve bien, pero realmente no es suficiente en este nivel. Los dispositivos rivales ofrecen grabación 4K a 60 fps, mejor captura de movimiento, color y contraste y, en consecuencia, imágenes más agradables. 

 Se ha atribuido a Google que afirma que los archivos 4K / 60fps serían demasiado grandes, pero en lugar de omitir la capacidad de disparar con tal calidad, cuando el hardware es lo suficientemente capaz de acomodarlo, tendría sentido ofrecer mayores capacidades de almacenamiento. 

Rendimiento y autonomía

 Hablando de almacenamiento, como se mencionó en la sección de precios, tanto el Pixel 4 como el 4 XL vienen con 64 GB o 128 GB de almacenamiento, y como se trata de píxeles, no hay opción de expansión mediante tarjeta microSD. 

 Con poco más de 12 GB de ese espacio ocupado por el sistema operativo, parece que vivir con un Pixel de solo 64 GB en un promedio de algo más de dos años podría resultar un tanto desafiante para muchos, algo que debes tener en cuenta pues la versión Naranja solo está disponible con dicha capacidad.

Google ofrece copias de seguridad ilimitadas de fotos y videos a través de Google Photos, pero la promesa de copias de seguridad en calidad original sin cargo, algo tradicionalmente básico en los Pixel, ya no es parte de la ecuación con los Pixel 4 y 4 XL. 

 Como tal, si deseas conservar ese beneficio, tendrás que desembolsar más para obtener almacenamiento adicional a través de Google Drive o Google One.

En el apartado de rendimiento, debes saber que Google ha optado por elegir el chipset Snapdragon 855 de Qualcomm, y no el modelo ligeramente superior 855+ que refuerza el apartado de los juegos y por el que han optado el resto de fabricantes con teléfonos buque insignia con Android lanzados en esta segunda mitad del año. 

Esto no quita que el rendimiento sea bueno y la agilidad de la interfaz se muestre rápida, gracias a tres factores fundamentales: el chip Pixel Neural Core, el aumento de cantidad de memoria RAM de 4 a 6 GB, y la pantalla super suave de 90 Hz. 

Si nos remitimos a las pruebas conseguidas con el Pixel 4 aquí analizado, no existe una gran diferencia en rendimiento, más allá de la mayor resolución de la pantalla exhibida por el modelo Pixel 4 XL aquí analizado, y el mejor comportamiento en lo que a autonomía se refiere, fruto de la mayor capacidad. 

La única preocupación parece llegar al detectar cierto calentamiento del modelo que tenemos entre manos. Incluso unos pocos minutos de juego hacen que la parte superior izquierda del teléfono se caliente a niveles por encima de la media. 

Esto es algo que detectamos en los Pixel de generación anterior y sugiere que la compañía debería haber estudiado mecanismos de enfriamiento adicionales previo a su lanzamiento. En lo que a batería se refiere, el Pixel 4 XL cuenta con una capacidad de 3700 mAh, mejor que los escasos 2800 mAh incluidos en el Pixel 4. 

A pesar de ser significativamente mayor, la batería del Pixel 4 XL todavía es relativamente pequeña si tenemos en cuenta el extra de consumo de la pantalla más grande. La resolución de pantalla QHD+ y el manejo de frecuencia de 90 Hz hace que la demanda de energía se dispare. 

 Aunque los resultados obtenidos lo colocan en la misma liga en la que juegan otros grandes como puedan ser el Huawei Mate 30 Pro y el OnePlus 7T Pro, en condiciones reales, el rendimiento del teléfono es mucho menos impresionante. 

Por lo general, se mantiene un poco más de cinco horas de tiempo funcionando a pleno rendimiento por lo que este valor se traduce que en una carga solo será suficiente para mantenerse encendido durante el uso típico de un día normal.

Es justo decir que existe una pequeña esperanza para la longevidad del Pixel. El teléfono viene con tecnología de batería adaptativa impulsada por IA que aprende de tus hábitos y administra mejor el consumo que las aplicaciones hacen de la misma, lo cual mejorará con el paso del tiempo. 

Con el poco tiempo que hemos convivido con el Pixel 4 XL, no podemos afirmar esta premisa, por lo que estaremos atentos a esta faceta para poderos ofrecer esta información más actualizada. 

En cuanto a la carga, la carga rápida de 18W ha perdurado en las últimas generaciones de teléfonos Pixel, mientras que la carga inalámbrica Qi integrada se ha incrementado afortunadamente de 5W a 11W, ya sea que estés utilizando la base estándar Pixel Stand de Google u otra compatible. 

Veredicto

Así pues, visto lo visto, ¿Consigue el Pixel 4 XL hacer lo que Google pretendía y mostrar lo mejor de Android?. Las nuevas funciones del Asistente de voz incorporado en el teléfono, potenciadas por ‘Pixel Neural Core’ y ‘Motion Sense’ mejoran aspectos que lo distancian del resto de teléfonos. 

Al menos en todo aquello que se refiere a la experiencia de uso de Android 10, con una interfaz mucho más limpia y receptiva, gracias en parte al uso de una pantalla extremadamente rápida con frecuencia de 90 Hz. 

Las cámaras cuentan con algunas novedades que resultan interesantes, algunas de las cuales, no encontrarás en otros terminales. Sin embargo, trabajan bien en determinadas circunstancias pero no sitúan al Pixel 4 XL en la cima de los mejores teléfonos Android con los que fotografiar. 

El rendimiento como hemos anticipado es excelente, pero va a la zaga de la competencia dado que Google opta por incluir el antiguo procesador Snapdragon 855 en lugar del nuevo, con lo que los Pixel 4 envejecerán antes. 

La pantalla de 90 Hz es excelente, pero no es tan brillante como la de sus competidores y como resultado puede resultar confuso para algunos usuarios. 

Google opta por un sensor de teleobjetivo cuando sus capacidades de zoom ya eran buenas, frente a incluir una lente ultra gran angular que habría agregado una mayor versatilidad a la cámara. 

Motion Sense es también interesante, pero está lejos de ser una característica esencial que compense el hecho de que Google haya mantenido unos biseles en el frontal de su pantalla, desperdiciando en parte el área de visualización de sus pantalla. 

Así pues, Google Pixel 4 XL es un gran dispositivo en un mercado de excelentes móviles y, aunque cumple con las promesas hechas por sus creadores, es probable que no cumpla con las expectativas de la mayoría de los usuarios, especialmente si vemos la fortaleza en innovación de sus principales competidores. 

Especificaciones

  • Precio desde 899 €
  • Pantalla OLED Quad HD de 5.7in + 90Hz (537ppi) con Gorilla Glass 5
  • Sistema Operativo Android 10
  • Procesador Qualcomm Snapdragon 855 de ocho núcleos
  • GPU Adreno 640 con núcleo Neuronal
  • Núcleo neuronal de píxeles
  • 6 GB de RAM y 64 GB o 128 GB. No admite microSD
  • Cámara trasera de 12, 2 MP (f / 1,7) 
  • Cámara teleobjetivo de 16Mp (f / 2,4)
  • Video trasero: 720p @ 240fps , 1080p @ 120fps , 4K @ 30fps
  • Video frontal: 1080p a 30 fps
  • Desbloqueo facial y Borde activo
  • Impermeabilización IP68
  • Altavoces estéreo
  • Nano SIM simple
  • Bluetooth 5.0 y Wi-Fi 2.4 GHz + 5 GHz 802.11 a / b / g / n / ac 2x2 MIMO y NFC
  • USB-C 3.1
  • Batería 2800mAh
  • Carga rápida por cable de 18 W e inalámbrica Qi
  • Dimensiones de 75,1 x 160,4 x 8,2 mm
  • Peso de 193 gramos

Precio(s) aproximado(s)

Detallista Precio Entrega  

Comparación de precios de más de 24,000 tiendas en todo el mundo