Review del portátil ultraligero Slimbook Pro X

La marca española Slimbook lleva ya años en el mercado siendo uno de los fabricantes de portátiles Linux líderes del sector. En su día, ya analizamos el más que decente Katana II, y ahora nos han sorprendido con el ultraligero Pro X.

Es cierto que Slimbook tiene como objetivo encabezar la venta de ordenadores portátiles que utilizan el sistema operativo de Linux, pero sus dispositivos también están disponibles para usuarios de Windows.

Encontrarás opciones más baratas para Windows que este Pro X, pero nosotras hemos querido probarlo con el sistema de Microsoft porque es mucho más popular. A continuación te traemos el análisis de su diseño, prestaciones y rendimiento.

Precio y disponibilidad

Por ahora, el portátil Slimbook Pro X solo puede adquirirse a través de la página web de la compañía y en España. Habrá que esperar que sea algo más popular para verlo en otras tiendas tecnológicas como los portátiles de Lenovo, Dell, Asus o Apple.

El precio inicial del ultraligero es de 998 €. A medida que añades especificaciones más potentes a esta configuración básica, el coste del portátil también crece. Por 32 GB de RAM, por ejemplo, deberás pagar 200 € extra.

También podrás personalizar los discos duros a tu gusto. Si solo quieres uno o si quieres añadir un segundo disco duro que ya tengas, no habrá coste extra. Por otro lado, para utilizar este ultraligero con Windows 10, deberás pagar 105 € más.

Diseño y calidad de fabricación

El Pro X tiene un diseño compacto que destaca, entre otras cosas, por su ligereza. Es sorprendentemente ligero (1,1 kg), lo que lo convierte en un dispositivo muy fácil y cómodo de transportar. Hemos trabajado con él durante horas, y no llega a sentirse pesado si lo usas sobre tus rodillas. 

Slimbook ha utilizado una aleación especial de aluminio y magnesio, gracias a la que seguramente han podido conseguir tal ligereza. 

El acabado está disponible solo en gris claro, un color que transmite elegancia y que será capaz de satisfacer a casi todos los gustos. No obstante, nos gustaría ver en un futuro más opciones de acabado, como por ejemplo un clásico negro o un gris más oscuro. 

Después de su ligereza, sorprenden sus dimensiones: la pantalla de 14,4 pulgadas se sostiene sobre un chasis más pequeño que el de un MacBook Air, esto lo han conseguido gracias a la reducción de los biseles a 4,2 mm de grosor. 

Esto significa que nos encontramos ante una pantalla con biseles ultradelgados, con un aspecto 16:9 o un ratio del 86 %. 

Prestaciones y características

Pantalla

La pantalla consta de un panel IPS LED que ofrece una calidad bastante óptima. Como hemos explicado líneas arriba, es de 14,4 pulgadas en una carcasa de 12.8, lo que significa que tiene un ratio del 86 %. 

Slimbook ha incluido una tecnología antifugas, que pretende acabar con el problema de las “fugas de luz” que algunas pantallas IPS sufren, y lo cierto es que da resultado. Los colores se ven nítidos y el rango de visión es de 170º.

El panel es mate, lo que significa que puede usarse en entornos de más luz (como exteriores) a diferencia de las pantallas brillantes. No obstante, casi todos los nuevos modelos de portátil ofrecen acabados mate, ya que acaban resultando ser mucho más prácticos. 

El brillo es de 300 nits, una cifra que podemos considerar estándar en 2019. 

Puertos

Lo cierto es que el Pro X ofrece bastante variedad de puertos. Nos encontramos con dos puertos USB 3.1 (Gen 1, Tipo A), un USB-C (3.1 Gen 1), un USB 2.0, salida HDMI, Ethernet RJ-45 y un conector de auriculares jack 3.5. 

Algo que nos ha sorprendido y agradado bastante es que Slimbook te ofrece la opción de añadir un lector de CD/DVD si lo deseas. Esta es una opción bastante obsoleta (pocos nuevos portátiles vienen con lector de CD), pero estamos seguras que muchos usuarios y usuarias elegirán tener. 

Hemos echado en falta tal vez un lector de tarjetas SD o una entrada Thunderbolt 3. 

Sonido, cámara y micrófono

Hoy en día, usamos el portátil para algo más que trabajar en Word o navegar por Internet. También lo queremos para poder disfrutar de películas y series de televisión, ya sea en streaming o desde un disco duro externo.

El Pro X de Slimbook también te permitirá hacerlo. Además de no tener que preocuparte de que se acabe la batería y de disfrutar de una pantalla bastante estándar, también te interesará saber que este portátil tiene altavoz multicanal.

El volumen te será más que suficiente si solo quieres ver una peli tumbado en la cama. En cambio, necesitarás adquirir un altavoz o soundbar aparte si llevas la idea de hacer sesiones cinematográficas con tus amigos o amigas.

Es de valorar también que Slimbook no haya decidido eliminar el puerto jack. Esto lleva tiempo siendo tendencia sobre todo en el sector de la telefonía móvil, pero destacamos positivamente que todavía puedas usarlo para conectar los mejores auriculares.

Por otro lado, aunque en este caso Slimbook no ha apostado por el sensor de huella dactilar para permitirle al usuario desbloquear o pagar online con el dedo, sí que podrás usar la cámara para el reconocimiento facial. La compañía ha desarrollado una app para hacerlo posible con Linux, mientras que los usuarios de Windows deberán utilizar la aplicación Hello Cam de Microsoft.

Teclado y trackpad

Tras haber trabajado con el Pro X podemos afirmar que las teclas se sienten suaves, no es necesario pulsar muy fuerte, y la disposición resulta muy cómoda. Tal vez esto se deba a que las teclas son un 16 % más amplias que en modelos anteriores. 

Otra característica que nos recuerda las facilidades que Slimbook suele dar para que puedas personalizar tu dispositivo a tu gusto, es que puedes elegir el mapa de teclado que deseas según el país. De momento puedes elegir entre español, alemán o inglés. 

El diseño del teclado sobresale ligeramente, de este modo puede apreciarse mejor la retroiluminación de las teclas. 

El touchpad también es más grande que en el Pro Base (un 41 % más amplio, para ser exactas), ofreciendo unas dimensiones de 11,6x7x2 centimetros. El trackpad es una estructura continua que incluye los dos botones sin separación, para de este modo evitar cortes. 

Como suele ser normal, el trackpad se desactiva mientras se está usando el teclado, y además, te permite configurar zonas táctiles para poder personalizar mucho más tu experiencia con el Slimbook Pro X. 

Rendimiento, almacenamiento, memoria RAM y autonomía de batería

Como suele ocurrir con los portátiles, los fabricantes le dan la opción a los usuarios de personalizar sus componentes, sobre todo cuando se trata de elegir la capacidad de almacenamiento y la memoria RAM. También es así en el caso del Pro X.

Este ultraligero de Slimbook puede comprarse con 8 GB, 16 GB o 32 GB de RAM. También puedes elegir si lo quieres con una SSD o una SSD NVMe de 250 GB, 500 GB o 1 TB de capacidad. El segundo disco, en cambio, solo puede ser del tipo SSD NVMe.

Slimbook ha incorporado un procesador de cuatro núcleos Intel i7-8565U (8ª generación) a 1,8 GHz con Turbo Boost de hasta 4,6 GHz. Es de destacar también la presencia de la tarjeta gráfica dedicada Nvidia GeForce MX250, algo más potente que la Intel UHD 620 que viene integrada en el procesador.

¿Pero qué significan todas estas especificaciones a efectos prácticos? Hemos podido probar el portátil un par de semanas y la verdad es que ha respondido siempre bien a las tareas básicas de oficina: escribir en un procesador de textos, navegar por Internet, escuchar música…

El único pero significativo es al encender el portátil tras ponerlo en reposo. Notarás que no va tan rápido como en otros ordenadores, especialmente si son de Apple. No por esto vamos a dejar de recomendar el Pro X, pero puede ser algo molesto.

En este apartado del rendimiento, no podemos dejar de comentar la autonomía de la batería. Al fin y al cabo, los portátiles están hechos para utilizarlos lejos de una toma de corriente. Según Slimbook, debería durarte entre 6 y 7 horas y podemos confirmar que así es: suficiente para un día de trabajo, pero no para mucho más.

Software: sistemas operativos compatibles

Como hemos mencionado anteriormente, Slimbook es una de las marcas principales para portátiles Linux. Puedes elegir entre varias distribuciones Linux: Ubuntu, Kubuntu, Ubuntu Mate, Debian, Elementary OS, Linux Mint, Manjaro, KDE Neon o Zorin OS.

No obstante, también como hemos dicho antes, nosotras solo hemos probado el portátil con el sistema operativo de Windows, pues pensamos que es el que más va a utilizar la gente. Funciona bien y ofrece todo lo que podrías esperar de la versión de Windows 10.

Eso sí, lógicamente tendrás que instalar programas que no vengan preinstalados de fábrica, como pueden ser los programas de Microsoft Office, Creative Cloud de Adobe o algún navegador web que no sea Internet Explorer o Microsoft Edge.

Lista de especificaciones

  • Sistema operativo: Windows | Linux (o ambos)
  • Procesador: Intel i7-8565U a 1,8 GHz con Turbo Boost a 4,6 GHz
  • Tarjeta gráfica: Nvidia GeForce MX250 (dedicada) | Intel UHD 620 (integrada)
  • Memoria RAM: 8 GB | 16 GB | 32 GB
  • Almacenamiento: 250 GB | 500 GB | 1 TB (posibilidad de añadir segundo disco)
  • Pantalla: LED IPS Full-HD de 14 pulgadas (16:9)
  • Conectividad: Wifi 80.11ac, Bluetooth 5.0, red RJ45, altavoz multicanal, puerto jack, cargador 65W, 2 puertos USB A 3.1, 1 puerto USB C 3.1, 1 puerto USB A 2.0
  • Batería: Hasta 11 horas según MobileMark
  • Dimensiones: 320 x 210 x 16,8 mm
  • Peso: 1,1 kg

Veredicto

Tras varios días de uso, no nos cuesta recomendar el modelo Pro X de Slimbook. Es un buen portátil Linux. Si lo utilizas con Windows, como nosotras, tampoco tendrás queja de su rendimiento, si bien el precio es algo caro si lo comparamos con otros portátiles.

En este sentido, habrá usuarios que prefieran sacrificar en peso y prestaciones menos avanzadas (como el procesador o la tarjeta gráfica) y gastarse menos en un portátil.

Es justo recalcar que Slimbook lo ha diseñado pensando en los usuarios de Linux, pero lo cierto es que son muchos más los usuarios de Windows y es por esto que hemos preferido probarlo con este sistema. Aún así, el Pro X está a la altura.

Dejando a un lado el sistema operativo y el precio, nos encontramos con un portátil verdaderamente ultraligero. Esta ligereza se especifica en 1,1 kg de peso que te permitirá llevarlo a todas partes. La batería será suficiente para un día de trabajo.

El diseño del portátil tampoco te decepcionará, especialmente si estás buscando un ordenador en el que poder conectar todos tus accesorios y periféricos. A diferencia de los MacBooks más nuevos, el Pro X tiene todos los puertos que puedas necesitar.

Valoramos positivamente también que la pantalla Full-HD use tecnología antifugas, aunque es algo común en el mercado actual, y que Slimbook haya apostado por un touchpad más grande que modelos anteriores, pero echamos de menos un sensor de huellas. 

Precio(s) aproximado(s)

Detallista Precio Entrega  

Comparación de precios de más de 24,000 tiendas en todo el mundo