Review Lenovo IdeaPad Yoga 730

Entre la amplia oferta de equipos portátiles orientados a la movilidad que comercializa Lenovo, probamos en esta ocasión el IdeaPad Yoga 730, un equivo 2 en 1 de la categoría convertible que podrás utilizar tanto en modo tablet como portátil.

En primer lugar, cabe destacar que el Yoga 730 es un modelo con gran pantalla de 15,6 pulgadas y panel IPS con posibilidad de adquirir el modelo 4K (3840 x 2160 píxeles). En nuestro caso, hemos probado el de pantalla Full-HD con valor inferior de 1920 x 1080 píxeles y se ve francamente bien.

De manera adicional, Lenovo dispone del Yoga 530 con un tamaño de pantalla ligeramente inferior de 14 pulgadas y procesador inferior, así como del Yoga 730 de 13 pulgadas, pensando en aquellos usuarios que optan por un tamaño más compacto y liviano.

Precio y disponibilidad

Centrándonos en el analizado, su diseño vanguardista se basa en ofrecer acabados con material de aluminio. La bisagra no es la que puedes encontrar en el Yoga 920, la cual simula el funcionamiento de una cadena de reloj para garantizar la máxima resistencia y estabilidad.

En su lugar, Lenovo emplea dos bisagras individuales que permiten girar la pantalla hasta 360 grados para ofrecer 4 modos de uso diferentes a modo de portátil, tablet, presentación o en modo stand para poder utilizar cómodamente el lápiz digital sobre su pantalla. 

Esto hace que puedas contar con un equipo de máximo rendimiento para realizar cualquier tarea pero con un precio más equilibrado que si eligieras la gama superior de la marca. De hecho, el Yoga 730 aprovecha tecnología de IA para interactuar con el equipo mediante los asistentes Cortana o Alexa.

Diseño, usabilidad y conectividad

A efectos de diseño, la familia Yoga de Lenovo es todo un alarde de estilo y ligereza sin abandonar la robustez, con el fin de garantizar durabilidad frente al paso del tiempo. Las gomas de su parte inferior permiten que el portátil se mantenga firme al trabajar sobre cualquier superficie plana.

La refrigeración de sus componentes internos es otro aspecto a destacar en los portátiles de gran rendimiento. El Yoga 730 resuelve bastante bien este apartado, con rejillas en su parte posterior y en la base para hacer circular el aire caliente y expulsarlo cuanto antes. También resulta silencioso frente a otras soluciones del mercado.

Durante el período de prueba del modelo que hemos tenido para evaluación, hemos podido probar su teclado tipo clichet y cabe destacar que las teclas presentan un tamaño bastante generoso con distancia entre ellas para facilitar las pulsaciones. Además, contempla 3 niveles diferentes de retroiluminación.

También el área touchpad es especialmente amplia donde podrás desplegar gestos y movimientos con los dedos que tendrán su respuesta bajo interfaz de Windows 10. Ayudado por un sensor de huellas dactilar, podrás desbloquear el equipo de forma segura con tu dedo, o bien usar la cámara frontal junto a Windows Hello.

A efectos de usabilidad, todos sus conectores se encuentran situados en los laterales del portátil, incluyendo el botón de encendido del equipo. Este se torna de diferentes colores para poder saber de un rápido vistazo si está encendido o se encuentra en modo reposo. Otro punto a favor de la compañía.

Toda la conectividad que puedas llegar a necesitar la encontrarás en el Yoga 730, aunque sin replicar los puertos. Cuenta con un puerto Thunderbolt 3 que hace la función de carga de dispositivos; otro USB 3.0; un tercero en modo USB tipo C; una salida de vídeo HDMI; y por último, el de auriculares.

Puede que eches en falta la presencia del puerto de red Ethernet, pero teniendo en cuenta que no es un portátil de empresa y que dispone de todo tipo de conectividad como wifi 802.11ac de doble banda, Bluetooth y chip NFC para pagos móviles, a buen seguro que no lo necesitarás.

A destacar el tipo de conector de carga empleado por Lenovo, que se introduce por completo en el portátil. Así, no apreciarás holgura con el paso del tiempo, algo que en otros portátiles del mercado sí ocurre, con malas conexiones y dolores de cabeza para los usuarios.

Pantalla y modos de uso

Cabe decir que el modelo analizado con pantalla IPS FullHD se ve bien, y viendo la diferencia de precio con respecto al modelo con panel UHD IPS de resolución 4K, es una decisión que tendrás que tomar en base a tu presupuesto. Esta bien que Lenovo ofrezca la posibilidad de elegir.

En el que hemos probado, comprobamos que el área de visualización aprovecha bien los marcos laterales y el de la parte superior del panel, con bordes biselados. El de la parte inferior sigue siendo grande, con lo que puede ser optimizado. El brillo presenta unos niveles excelentes de 300 nits.

Se trata de una pantalla con gran nitidez y ángulos de visualización especialmente amplios que, junto a los altavoces JBL, ofrecen una experiencia de audio bastante inmersiva, pensando en aquellos usuarios que lo utilizan para ver contenidos multimedia.

Rendimiento y gráficos

Entrando a valorar sus posibilidades de uso, el rendimiento ofrecido arroja muy buenos datos para poder utilizar el Yoga 730 en la mayoría de situaciones. El mundo de la movilidad cobra mayor relevancia al incluir los nuevos procesadores Intel Core i7 de 8ª generación.

El rendimiento se complementa con una gran cantidad de memoria RAM (16 GB), almacenamiento SSD de hasta 1 TB, así como gráfica GeForce GTX 1050 dedicada para liberar a la CPU principal de la carga de trabajo asociada a los gráficos.

La gama de procesadores entre los que puedes elegir no es de tipo vPro, si estás pensando en adquirir una flota para tu empresa u organización, con lo que no podrás desplegar medidas de seguridad adicionales o gestionarlos de forma remota, entre otras ventajas.

Si, además del trabajo, resulta que eres un apasionado de los juegos, debes saber que Lenovo ofrece la posibilidad de elegir el Yoga 730 con gráfica integrada de Intel, o bien con la gráfica mencionada de para abaratar costes o abordar esta faceta más lúdica.

Su lápiz digital Active Pen es capaz de recoger hasta 1096 niveles de presión diferentes al manejarlo sobre la pantalla táctil del portátil. Incluye un adaptador para poderlo adjuntar al puerto USB 3.0 y evitar que pueda perderse en cualquier parte.

Se trata de otro elemento adicional e imprescindible que permite sacar el máximo partido a Windows Ink y todo el ecosistema de aplicaciones compatibles que hacen posible que la creación de notas se realice de una forma mucho más natural.

Ayudador por la herramienta PCMark 10 de FutureMark, hemos obtenido resultados francamente buenos con un índice de 4327, propios de la octava generación de procesadores Intel, por encima incluso de los 3197 ofrecidos por el Yoga 920 de Lenovo con procesador Core i5-8250U.

Autonomía

La prueba de batería nos sirvió para comprobar sus valores de autonomía reproduciendo vídeo en modo bucle con el brillo de la pantalla a niveles de 250 nits. Su cifra logró alcanzar las 6 horas y media de uso, demostrando el buen hacer de estos procesadores.

Haciendo un uso ligero de la CPU con aplicaciones ofimáticas y creación de contenido web, la autonomía se movió en márgenes de entre 4 horas y media y 5 horas, exprimiendo al máximo la capacidad ofrecida por su batería de 4 celdas y 48 Wh.

Conclusiones

Este equipo convertible, ultraligero y bastante liviano, basado en el sistema operativo Windows 10 Home, garantiza rendimiento para infinidad de tareas y trabajos, algo que podrás compaginar con horas de ocio y juego a tasas de fps razonables.

Su pantalla FHD con panel IPS cumple sobradamente con lo esperado, aunque sin niveles de brillo especialmente altos, fruto de los 300 nits que maneja. Si deseas una pantalla de calidad superior, puedes optar por el modelo Yoga 730 con pantalla IPS UHD 4K mucho más caro.

Ahora bien, estas pantallas 4K también son más devoradoras de energía, por lo que deberás valorar si te compensa pagar más por una calidad superior, a cambio de tener menor autonomía que las cifras que aquí te indicamos. El analizado es equilibrado en precio y prestaciones. 

Especificaciones

  • Modelo Lenovo Yoga 730-151K
  • Pantalla UHD IPS táctil de 15,6 pulgadas
  • Resolución 3840 x 2160 píxeles
  • Procesador Intel Core i7 de 8ª generación
  • Gráfica Nvidia GeForce GTX 1050
  • RAM de 8 GB de DDR4
  • Almacenamiento SSD PCIe de 256 GB
  • Altavoces JBL con tecnología Dolby Atmos
  • Cámara 720p
  • Batería de 4 celdas y 48 Wh
  • Peso de 1,89 Kg
  • Dimensiones de 360 x 249 x 169
  • Colores platino o gris acero
  • Windows 10 Home 

Precio(s) aproximado(s)

Detallista Precio Entrega  

Comparación de precios de más de 24,000 tiendas en todo el mundo