Review del Honor MagicBook Pro

Comencemos por hacer referencia al apodo de ‘Pro’, que a pesar de haber perdido gran parte de su significado a lo largo de los años por el uso excesivo que hacen de él las marcas, aquí Honor lo hace para dirigir su equipo al usuario más profesional. 

De esta forma, nos atreveríamos a decir que es más un MagicBook Plus que un Pro, es decir, por tratarse de un portátil más grande que la gama básica con pantalla de 16 pulgadas que usa el espacio adicional para integrar una CPU más potente. 

Sin embargo, seguimos sin contar con una GPU dedicada mucho más potente que permita que el portátil pueda ser utilizado para otros menesteres como pueda ser entornos gaming o para profesionales creativos que renderizan imágenes en 3D. 

Diseño y calidad de construcción

La estética del nuevo MagicBook Pro de Honor puede resultar algo apagada pero a la vez elegante, manteniendo la línea de sus predecesores MagicBook 14 y MagicBook 15 del que también hemos tenido la oportunidad de probar y publicar review

No existe variedad y tampoco hay llamativos adornos, pero el acabado en gris espacial se v e interrumpido tan solo por un pequeño logotipo de Honor en la tapa, mucho más discreto que en anteriores ocasiones que lo hace más profesional. 

Con una pantalla de 16,1 pulgadas, es comprensible que se trate de un portátil bastante grande, con un peso de 1,7 kg, lo cual es positivo si tenemos en cuenta que el equipo se mantiene por debajo de los 2 kg, algo que pocos de estas dimensiones pueden garantizar. 

Los marcos delgados hacen posible que la estructura del portátil presente unas dimensiones muy similares a las del modelo tradicional de 15 pulgadas, con 16,9 mm que hacen que siga siendo un dispositivo tremendamente delgado.

De hecho, sentirás entre tus manos que tienes un equipo ultrabook de gran tamaño. Más allá de lo que pudimos ver en el LG Gram 17, es poco probable que puedas encontrar muchos portátiles de estas dimensiones de 16 pulgadas con un peso y dimensiones más comedidos. 

Los puertos también son sólidos, y aunque la oferta no es muy amplia, con el puerto USB C también utilizado para la carga de la batería, está acompañado de tres puertos USB 3.2 Tipo A, salida HDMI 2.0 y un conector para auriculares de 3,5 mm. 

En esta ocasión no existe ranura alguna de tarjetas SD, además de prescindir de la opción de puerto Thunderbolt, ya que la tecnología de Intel no está disponible dentro del ecosistema de CPUs de AMD, dejando fuera al sector de creadores más profesionales. 

Por su parte, el teclado retroiluminado presenta un tamaño completo cómodo para la escritura, con una sensación de respuesta muy agradable que responde rápidamente tras una ligera presión, algo de lo que estamos encantados los periodistas de hoy en día.

El panel táctil, sin embargo, aunque es generoso en área de acción, cuenta con materiales de plástico en lugar de vidrio, con lo que se siente una ligera fricción en el uso que evita que el dedo se deslice de forma suave sobre la superficie. 

Ciertamente también podría haber aprovechado una mayor superficie de acción dado que el portátil lo permite, de forma que los gestos desplegados tengan una mayor área de acción. Esto puede llegar a provocar que acabes utilizando un ratón como dispositivo adicional.

Los altavoces también quedan enmarcados en el teclado, con una calidad nada sorprendente y un nivel de volumen máximo que podría ser mejor. Integrado en uno de ellos encontrarás el botón combinado de encendido y de huellas dactilares, muy útil para el inicio rápido de Windows.

Como viene ocurriendo con los portátiles de Huawei, la cámara web se encuentra oculta bajo la tecla falsa de Fn situada en la parte central del teclado. Esto hace posible que los biseles sean super delgados, pero a cambio, recorta el ángulo de enfoque considerablemente. 

Es posible que el encuadre te acabe desesperando un poco en estos momentos de tanta videollamada, puesto que la toma no permite mucha variación, al contrario de los portátiles que la integran en el marco de la parte superior de la pantalla. 

Panel de visualización

La pantalla es posiblemente el elemento más destacable del nuevo MagicBook Pro frente a los modelos anteriores de la marca. El panel IPS de 1920 x 1080 píxeles es suficiente, con excelentes ángulos de visión y colores bastante vivos. 

Es más que suficiente para navegar por la web o ver Netflix, pero si Honor quiere atraer a una multitud de usuarios profesionales creadores de contenido o jugadores, a decir verdad, pensamos que tiene que ofrecer un extra de más calidad. 

Este portátil dispone de un brillo máximo de 300 nits y una cobertura del 100 % sRGB, el cual se alinea más o menos con los 319 nits y el 99 % de sRGB que alcanzamos en la evaluación del equipo. 

No obstante, tan solo obtuvimos una cobertura del 73 % con AdobeRGB y del 76 % en el caso de DCI-P3, lo que significa que esto simplemente no será lo suficientemente preciso en cuanto a la paleta de colores que necesitan los entornos de creatividad. 

Por su parte, es probable que los usuarios amantes de los juegos no encuentren el mejor rendimiento del panel fruto de que la frecuencia de actualización del MagicBook Pro es de 60 Hz frente a otras opciones del mercado, sin posibilidad de manejo de pantalla táctil. 

En resumidas cuentas, el del MagicBook Pro no es un mal panel. Pero si esperas una pantalla optimizada para determinadas tareas o trabajos creativos, no es la mejor opción. Si esto no te importa, valora el hecho de que tendrás una pantalla de 16,1 pulgadas, de las más grandes que encontrarás. 

Rendimiento

En este apartado, el MagicBook Pro cuenta con una configuración equilibrada en base a la utilización de una CPU potente de AMD (Ryzen 5 4600H), que necesita estar acompañada de otros componentes que estén a la altura.

Para ello, el modelo que hemos analizado ofrece 16 GB de memoria RAM junto a los 512 GB de almacenamiento de su SSD. Su rendimiento rivaliza e incluso llega a superar en ciertas tareas al Core i7 de Intel, aunque esto puede cambiar con la llegada de la nueva generación Tiger Lake.

En cualquier caso, el Ryzen 5 aquí ofreció un sólido rendimiento de referencia y resultó tan ágil como cabía esperar en el uso diario y el trabajo creativo sin grandes pretensiones. Incluso deberías poder usarlo para algunos juegos, pero no manejará nada demasiado exigente. 

Vemos que Honor ha tomado dos decisiones extrañas en las especificaciones. El primero es negar a los mercados occidentales la opción de un Ryzen 7 4800H más potente, incluido en el lanzamiento chino de este portátil. 

Lo que es más llamativo es que no hay ninguna opción para una GPU discreta, lo que significa que depende completamente de los gráficos integrados. A esto se le une el hecho de no integrar puerto Thunderbolt por lo que no podrás hacer uso de una gráfica eGPU externa.

En base a las cifras, el MagicBook Pro llega a superar incluso al Huawei MateBook X Pro, en el punto de referencia de gráficos 3D Mark Sky Diver. Pero existen límites para los gráficos integrados, y los editores de vídeo sufrirán de cierto retrasos en sus procesos. 

Batería

La duración de la batería es otro de los puntos fuertes de este equipo. Honor promociona que es un portátil que puede superar las 11 horas de reproducción de video, con una celda de 56 Wh. Comprobamos que superó el dado al alcanzar las 13 horas reproduciendo vídeo HD. 

También pudimos comprobar como con las tareas de uso diario de navegación, consulta de correo y tareas ofimáticas, el portátil soporta un día completo de trabajo sin problema alguno, permitiéndote dejar el cargador en casa cuando salgas por la mañana.

Dispone además de carga rápida de 65 W a través del puerto USB C, con lo que podrás recargar la batería hasta un 46 % de carga en tan solo media hora, ideal para aquellas situaciones en las que se te haya olvidado dejarlo cargando por la noche.

Software

No hay mucho que decir a este respecto, dado que como cualquier otro portátil de Huawei o de Honor, el MagicBook Pro viene con la versión de Windows 10 Home. Eso significa que puedes acceder al mismo software y aplicaciones que normalmente lo harías con otro equipo. 

Tan solo encontramos un pero en este sentido, y es la ausencia de poder optar por un modelo con una versión de Windows 10 Professional, algo que tendrá que recaer en tus manos, adquiriendo la licencia por tu cuenta.

A nivel de personalización, la tecnología Magic Link ha mejorado considerablemente hasta el punto que es posible vincular tu portátil con un teléfono inteligente compatible de cualquiera de las compañías. 

De esta forma, podrás compartir archivos de manera instantánea entre los dispositivos, sincronizar la pantalla e incluso la opción de responder a llamadas telefónicas y videollamadas desde tu teléfono o portátil, como mejor te venga. 

Precio y disponibilidad

El MagicBook Pro ya está disponible en nuestro país a un precio recomendado de 899 € en el caso de la configuración que tuvimos en pruebas con 16 GB de RAM y 512 GB de almacenamiento. 

No obstante, en el momento de realizar esta review, la venta en nuestro país estaba agotada con lo que es probable que si quieres adquirirlo por vías oficiales de la compañía tengas que esperar. 

Si buscas un portátil con tamaño de pantalla generosa superior a las 16 pulgadas, echa un vistazo al modelo comentado LG Gram 17 que también destaca por su ligereza, o bien, por el Dell XPS 17 con un perfil más profesional pero a un precio muy superior. 

Veredicto

Nos gusta el factor de forma delgado y relativamente liviano del MagicBook Pro para tratarse de una pantalla de 16 pulgadas, y el procesador Ryzen 5 ofrece un rendimiento que está a la altura de las circunstancias, con una duración de batería impresionante.

Si deseas una pantalla grande sin gastarte una fortuna, el MagicBook Pro definitivamente ofrece lo que buscas. Pero si deseas un equipo genuinamente profesional, debes tener en cuenta que no dispones de gráfica dedicada ni posibilidad de adquirir otra configuración. 

Para el trabajo de oficina, el estudio, los juegos livianos y el trabajo creativo que no requiere de un rendimiento excepcional, es una opción de primer nivel. Si buscas mayor rendimiento, tendrás que buscar en otras marcas y gastarte mucho más dinero. 

Ten en cuenta que tampoco es una configuración de procesador vPro ni con Windows 10 Pro, con gestión avanzada y administración, con lo que las empresas que estén pensando en adquirir un gran número de equipos deberían descartar esta opción. 

Especificaciones

  • Pantalla IPS FullView de 16,1 pulgadas y 1920 x 1080
  • Procesador AMD Ryzen 5 4600H
  • Memoria RAM DDR4 de 16 GB
  • Almacenamiento SSD de 512 GB
  • Batería de 56Wh con carga rápida USB-C de 65 W
  • Conectores 1x USB-C, 3 puertos USB 3.2 tipo A, HDMI 2.0 y auriculares 
  • Bluetooth 5.0
  • Sensor de huellas dactilares en botón de encendido
  • Windows 10
  • Dimensiones de 369 x 234 x 16,9mm
  • Peso de 1,7 kg

Precio(s) aproximado(s)

Detallista Precio Entrega  

Comparación de precios de más de 24,000 tiendas en todo el mundo