Review de la nueva Xbox Series S

La Xbox Serie S es la pequeña consola que nos ha conquistado. Ocupa la mitad que el buque insignia de la Serie X (tamibién cuesta la mitad). No obstante, promete compatibilidad para los mismos juegos, y casi siempre con el mismo rendimiento. Entonces, ¿por qué existe un modelo "premium"?

Aunque suene casi perfecta, tiene carencias en relación al modelo premium. No hay una unidad de disco y renunciar al 4K. Además, el disco duro es también más pequeño. Pero, si nada de esto te importa, la Xbox que analizamos en este artículo es la tuya.

Diseño y calidad de construcción

La Xbox Serie S es la consola más bonita de la próxima generación, y una de las mejores de la historia.

Mide exactamente 6,5x15,1x27,5cm, lo que convierte a la Serie S en una consola pequeña para cualquier estándar, y positivamente minúscula comparada con las Series X y o la PS5.

A diferencia de la X, también tiene la forma de una consola tradicional, lo que significa que encajará en cualquier lugar donde tengas tu consola favorita, sin necesidad de tener que redecorar tu sala de estar.

Acabada en blanco, con un prominente disco negro para controlar el calor, la Serie S también es más llamativa que su hermana mayor. Es un diseño que se siente como una declaración, pero no una desagradable (*tose* PS5 *tose*).

Al igual que la Serie S, está diseñada para estar de pie verticalmente o tumbada de lado, así que tienes distintas opciones a la hora de colocarla.

Encontrarás un solo puerto USB 3.1 en la parte delantera de la consola, con otros dos en la parte trasera, aunque no hay USB-C. Se unen a ellos HDMI 2.1, ethernet, la toma de corriente, y un nuevo puerto para almacenamiento expandible - más sobre eso más adelante.

Por supuesto, hay una gran omisión aquí: una unidad de disco. Esta es una gran parte de cómo Microsoft ha mantenido la Serie S barata y compacta, pero hay desventajas obvias. Significa que no puedes usar la Serie S como un reproductor de Blu-ray, te pierdes la compatibilidad con cualquier disco antiguo que tengas, y te ves obligado a pagar la prima de los juegos digitales por el resto de la vida de la consola.

Creo que para mucha gente estos inconvenientes merecerán la pena, y no te preocupes, aunque los juegos digitales suelen costar un poco más, tendrás que comprar muchos juegos para compensar la diferencia de precio entre éste y la Serie X. Aún así, tenlo en cuenta.

No hay mucho más que decir sobre el aspecto de la Serie S, excepto que soy un fanático de ella, y creo que la mayoría de la gente lo será. A diferencia de la Serie X, está diseñada para adaptarse a la sala de estar de la gente y a la configuración de la TV, capaz de reemplazar sin problemas lo que tienes actualmente con un mínimo de complicaciones.

Mandos

Si la consola es una transición perfecta, sus mandos lo son todavía más. Microsoft ha decidido no reinventar la rueda con su gamepad, aunque hay sutiles mejoras en todos los aspectos.

El controlador aquí, idéntico al de la Serie X, excepto que es blanco en lugar de negro, es aproximadamente del mismo tamaño y forma que los conocidos pads de la Xbox One, solo que con agarres ligeramente curvados, ahora mejorados con un acabado punteado y texturizado para mayor agarre.

El nuevo botón Share ofrece una forma rápida y sencilla de hacer capturas de pantalla y vídeos mientras se reproduce, y el D-pad ha sido objeto de una importante remodelación. Ahora es circular, óptimo para rodar a través de él en juegos de lucha, realmente el único género moderno en el que el rendimiento del D-pad es realmente significativo.

Microsoft también incluye la posibilidad de rehacer muchos de los botones del mando, un toque de bienvenida para la accesibilidad de la compañía que aún lidera el grupo aquí por un cómodo margen. Ten en cuenta también que cada puerto de la consola está marcado con un punto elevado para personas con problemas de visión. 

Hay un defecto fatal en el controlador, y es uno familiar: Las pilas AA. Aunque Microsoft ha cambiado el puerto del controlador a USB-C, todavía no puedes usarlo para cargarlo a menos que quieras gastar más en un paquete de baterías recargables. De lo contrario, son AA desechables, lo que es francamente absurdo en 2020.

Especificaciones y rendimiento

Así que esto es lo que realmente importa, ¿qué tiene la Serie X que no tenga la Serie S?

Lo esencial, como ya he mencionado, es la compatibilidad con 4K. Con menos memoria RAM, una CPU y una GPU significativamente más lenta, la Serie S no está diseñada para juegos 4K.

Puede hacerlo, y los desarrolladores tienen la opción de habilitar el 4K, pero en la práctica esto sólo sucederá con juegos que de otra manera no son gráficamente exigentes.

El resto del tiempo, Microsoft afirma que el objetivo de rendimiento es de 1440p, aunque hay una tecnología de renderizado escalar para "falsificar" 4K al subir la escala cuando la consola está conectada a un televisor de 4K.

¿Qué significa eso en la práctica? La mayoría de los juegos estarán a 1440p o incluso a 1080p - incluso en el lanzamiento, Sea of Thieves, que ha sido optimizado para el nuevo hardware, solo está entregando 1080p en la Serie S.

Si tu TV es HD entonces esto no importa un comino. Si tu televisor es de 4K, entonces la mayoría de los juegos serán escalados a 4K de todos modos, y a menos que tengas un ojo agudo probablemente no serás capaz de notar la diferencia.

Curiosamente, la Serie S es en realidad menos potente que la actual Xbox One X en ciertos aspectos, lo que significa que no jugará a las versiones de juegos mejoradas para esa consola. Significa que los propietarios de una X tienen muy pocos motivos para saltar de esa consola a esta, aunque cualquiera en una Xbox One o One S seguirá viendo un salto de rendimiento.

Esto se debe principalmente a que, en lugar de prometer 4K, Microsoft ha enfatizado que la Serie S debería entregar sólidamente 60 fotogramas por segundo, con la capacidad de llegar hasta 120fps - aunque muy pocos televisores soportan 120Hz todavía, por lo que es poco probable que veas este beneficio específico.

¿Recuerdas que dije que Sea of Thiefs funciona a 1080p? Eso es porque es a 1080p pero a 60fps, mientras que la última generación era de 30fps. Es una historia similar a la de muchos juegos de la Serie S, mientras que Gears 5 va más allá y puede alcanzar los 120fps en su modo multijugador.

El equilibrio entre la resolución y la velocidad de fotogramas es complicado. Microsoft ha decidido que la segunda es más importante, ya que enfatiza la sensación de fluidez del juego por encima del número de píxeles.

Al lanzarme entre la serie S y la serie X en Forza Horizon 4 pude ver la diferencia en detalle, pero no por mucho. Ambas versiones se sentían igual de suaves y fluidas, y después de que mis ojos se ajustaran a no conseguir el "verdadero" 4K, no importaba realmente. Se sintió genial jugar, y eso es realmente lo que Microsoft está impulsando aquí.

También es por eso que la Serie S comparte el que posiblemente sea el mayor salto tecnológico de esta generación: una unidad de estado sólido. Esto permite una carga significativamente más rápida - segundos en la mayoría de los juegos - así como la opción de cambiar entre los juegos soportados y comenzar justo donde lo dejaste, también en segundos.

En el futuro, los juegos se diseñarán teniendo en cuenta las unidades SSD, lo que creará mundos más dinámicos y abiertos, en teoría, pero por ahora los beneficios son simplemente para la calidad de vida. Pasarás menos tiempo cargando pantallas o pulsando "A" para pasar por los menús de inicio, y mucho más tiempo jugando realmente.

Esta es también la tercera y última limitación de la Serie S: el almacenamiento. Solo tiene una unidad de 512 GB, comparado con 1 TB en la Serie X. Si se tiene en cuenta el sistema operativo, se obtiene un poco más de 350 GB de espacio de almacenamiento utilizable, lo que equivale a entre cinco y diez juegos modernos AAA, y tan solo dos o tres si se trata de Call of Duties.

Si estás pensando en conectar un disco duro externo para obtener un poco de espacio extra, piénsalo de nuevo. Es un poco más complicado que eso. El nuevo y elegante SSD de Microsoft es más rápido que el USB, lo que significa que cualquier unidad externa será demasiado lenta, lo que causa problemas cuando los juegos se han optimizado para esas velocidades de SSD.

Puedes llenar cualquier unidad externa USB 3.0 o más rápida con juegos antiguos, cualquier cosa de la Xbox One o anterior, y jugar desde ella sin problemas. Pero cualquier cosa que haya sido optimizada para la Serie S & X debe ser instalada en la unidad interna.

Tu otra opción es almacenar algunos juegos externamente y moverlos hacia delante y hacia atrás - solo se tarda unos cinco minutos más o menos en transferir incluso un juego de 80 GB como Forza, así que si no te importa el inconveniente este es el enfoque más eficiente.

La alternativa es comprar una de las tarjetas de almacenamiento ampliables oficiales de Microsoft - ¿recuerdas esa ranura personalizada? El truco es que en el lanzamiento solo hay una, de Seagate, y cuesta 220 por 1 TB.

No la he probado, pero en teoría debería permitirte jugar a cualquier juego directamente desde la tarjeta, sin que se vea afectada su eficacia. También cuesta lo mismo que una nueva Serie S, así que hasta que los precios bajen, me costará recomendarlo a cualquiera.

Dejando a un lado la capacidad de almacenamiento, la SSD sigue siendo la mejor opción de la nueva Xbox. Es la razón principal para actualizar ahora mismo, y con la Serie S obteniendo exactamente el mismo rendimiento que su hermano mayor, es un punto masivo a favor de la consola más barata.

Juegos y software

Microsoft ha dado a ambas Xboxes una revisión visual y una nueva interfaz de usuario. Es una mejora, pero al final del día sigue siendo un poco torpe. Como en la mayoría de las consolas, se necesita pulsar demasiados botones para llegar a donde quieres ir, y demasiadas pantallas siguen dedicadas a anuncios que intentan atraerte a la tienda de juegos. Además, es Microsoft, así que tienes Skype y Edge, te guste o no.

Por suerte, Microsoft ha mejorado la integración con la aplicación actualizada para teléfonos inteligentes de Xbox. Ahora puedes usarla no solo para la configuración inicial de la consola, sino también para administrar el espacio de almacenamiento e instalar juegos, compartir capturas de pantalla y videos, chatear con amigos e incluso transmitir juegos de la consola a tu teléfono.

Los teléfonos son simplemente mejores que los controladores de juegos para una gran cantidad de tareas, por lo que este es un movimiento bienvenido, y le quita algo de énfasis a las fallas del sistema operativo principal. Después de todo, si te molesta tanto, simplemente cambia a tu teléfono inteligente.

¿Qué hay de los juegos? La Serie S juega absolutamente todo lo que la Serie X hace, así que no deberías perderte nada. Esto significa todos los títulos optimizados para las nuevas consolas, pero también casi todos los juegos anteriores para Xbox desde la primera consola, con la notable excepción de todo lo que se basa en el desafortunado periférico Kinect, que no se admite aquí.

Es bueno que ese gigantesco catálogo trasero esté ahí, porque las series S y X de Xbox no tienen ninguna exclusiva en el lanzamiento. Cualquier cosa que puedas jugar aquí también puedes jugarla en PS5, o en una Xbox One existente. Es probable que esto también se mantenga así por un tiempo, con la promesa de Microsoft de ofrecer soporte para todos los géneros por lo menos durante un año o dos.

Significa que no hay urgencia para saltar generaciones, no hay prisa por el nuevo hardware. La Serie S no juega a ningún juego que su consola actual no pueda - simplemente cargará esos juegos un poco (mucho) más rápido, y probablemente los jugará a mayores velocidades de cuadro.

Eventualmente habrá, por supuesto, exclusivas. Aunque se espera que Halo Infinite siga siendo de generación cruzada, en algún momento veremos Gears 6 o Forza 8, quizás incluso un nuevo juego de Bethesda que sea exclusivo de las Series X y S. Pero eso está un poco lejos, y a corto plazo Sony tiene exclusivas para PS5 ahora mismo y en 2021, desde Demon's Souls y Ratchet & Clank hasta God of War 2.

Para combatir eso, Microsoft tiene un pase de juego. Ya es una aplicación revolucionaria, pero lo es aún más en la Serie S, de gran valor. Paga 299 por una consola, y luego 9,99 al mes con Game Pass y no vuelvas a comprar un juego, con acceso desde el primer día a los títulos más importantes de Microsoft y a una colosal biblioteca de juegos antiguos, tanto de primera como de terceros.

Precio y disponibilidad

El precio es realmente la clave.  A 299 € la Xbox Series S es cómodamente el dispositivo más barato de la nueva generación de consolas - la PS5 Digital Edition no puede igualarlo por su valor a 399, mientras que la Xbox Series X es casi el doble a 499. Echa un vistazo a nuestra comparación completa de la serie Xbox X vs. la serie S para obtener más detalles sobre cómo se acumulan.

Si lo prefieres, también puedes comprar la Serie S en un modelo de suscripción a través de Xbox All Access por 24,99 al mes durante dos años, que incluye Game Pass Ultimate.

Suponiendo que quieras un Pase de Juego, a la larga esto resulta un poco más barato, pero por supuesto ten en cuenta que estás arriesgando tu puntuación crediticia si no puedes hacer los pagos en el futuro.

Aún no ha salido, pero se lanza a nivel mundial el 10 de noviembre, así que no hay que esperar mucho. 

Veredicto

Si tienes un catálogo gigante basado en un disco, estás seguro de que puedes detectar la diferencia entre un verdadero 4K y su equivalente a escala superior, o ya estás teniendo palpitaciones cardíacas pensando en tener sólo 512 GB de espacio de almacenamiento, entonces la Serie X puede valer la pena el gasto extra.

Pero para la mayoría de la gente la Xbox Serie S es la consola que hay que comprar ahora mismo. Obtienes el mayor avance de la próxima generación, la SSD, junto con un aumento constante del rendimiento, un diseño agradable para la sala de estar y esa brillante sensación de felicidad al comprar nuevos bienes de consumo.

También se siente perfectamente diseñada para servir como una segunda consola, como la Xbox para las personas que también tienen una PS5, y saben que pueden conseguir las exclusivas de Sony y los juegos multiplataforma allí, mientras pagan centavos por el Game Pass de la Serie S.

Probablemente no lo necesites en este momento - de todas formas no hay juegos exclusivos para ello - pero cuando estés listo para dar el salto a la siguiente generación, la Xbox Serie S es la Xbox que seguramente te interesa. 

Especificaciones

  • CPU: 8-Cores, 3.6GHz, Zen 2 personalizado
  • GPU: 4 Teraflops, 20 CUs, 1.56GHz, AMD RDNA 2 personalizado
  • Memoria: 10GB GDDR6
  • Almacenamiento: 512GB NVMe SSD
  • Expandible: Tarjeta de expansión de Seagate (1 TB) o disco duro externo USB 3.1
  • Salida de video: Hasta 1440p a 120fps
  • Puertos: HDMI 2.1, 3x USB 3.1 gen 1, Ethernet
  • Inalámbrico: Wi-Fi 5 de doble banda 802.11ac
  • Características del HDMI: Auto baja latencia, velocidad de refresco variable, AMD
  • FreeSync
  • Sonido: L-PCM, hasta 7.1, Dolby Digital 5.1, DTS 5.1, Dolby TrueHD con Atmos
  • Dimensiones: 151x275x65mm
  • Peso 1,9 kg.

Precio(s) aproximado(s)

Detallista Precio Entrega  

Comparación de precios de más de 24,000 tiendas en todo el mundo