Review del teclado mecánico M1 de Marsback

Recientemente he tenido la oportunidad de probar el prototipo del teclado Marsback M1 Mechanical y, a pesar de estar todavía en una fase no finalizada, el producto consigue un resultado excelente.

Antes de adentrarme de lleno en la review, me gustaría hablar de Marsback, marca fabricante de este increíble teclado. En su catálogo puedes ver una serie de productos que cualquier amante del gaming adorará, sobre todo por la originalidad de los diseños que Marsback ofrece.

La marca existe desde 2018 y su finalidad es proporcionar productos tecnológicos de vanguardia capaces de adaptarse a distintos perfiles de gamer. De momento, he tenido la oportunidad de probar su próximo nuevo producto, el teclado M1 Mechanical.

Sigue leyendo para conocerlo todo sobre su sorprendente diseño, sus herramientas y su funcionalidad. Te cuento también si merece la pena o no.

Diseño

Al sacar el teclado de la caja mi primera impresión fue positiva. A veces cuesta encontrar teclados gaming con diseños sencillos que estén disponibles en blanco ya que la industria de los videojuegos suele apostar por productos en color negro sobre todo.

El teclado estará disponible en los tres colores que puedes ver a continuación. En mi caso, he tenido de oportunidad de probar el modelo íntegramente blanco.

El diseño da una sensación de bloque sólido, dando una apariencia fuerte y resisente, las teclas se apoyan sobre una base blanca rectangular translúcida, gracias a lo cual podrás empezar a ver las distintas luces de colores cuando lo enciendas.

Marsback asegura que cada teclado está tallado, ensamblado y acabado a mano de forma individual, para garantizar una pieza única en cada uno de sus dispositivos.

Lo cierto es que puede palparse la calidad premium del producto desde el primer instante de su uso.

Si le damos la vuelta se medio transparenta la placa que porta la tecnología capaz de hacer que todas las luces del teclado funcionen, aunque como el teclado estará siempre en la misma posición, es decir, nunca lo tendremos que poner boca abajo, no es algo que importe mucho.

Lo que sí importa es el detalle de las cuatro pegatinas antideslizantes que el teclado incorpora en sus cuatro esquinas. De este modo el teclado queda seguro, sin deslizarse, en cualquier superficie que lo sitúes.

Las teclas en general sobresalen bastante del teclado, algo característico en los teclados gaming o mecánicos. El M1 es bastante alto, inclinándose ligeramente hacia abajo en la parte del teclado que queda más cerca de tus manos. Este diseño es ergonómico ya que es capaz de adaptarse mejor a distintos tipos de manos, además de mejorar la comodidad de su uso y su eficiencia.

La parte superior de cada una de las teclas es opaca, aunque la letra, símbolo o número es translúcida como el resto del teclado, gracias a lo cual puedes ver el juego de luces que ofrece el M1.

Las luces es precisamente lo que hace que el M1 sea tan especial. Podrás configurarlo según tus gustos personales de distintas formas, incluso apagar las luces por completo si así lo deseas.

Las posibilidades son bastante amplias: un solo color, degradación de dos colores, degradación de tres colores, los bordes iluminados y las teclas apagadas, etc. Podrás configurar también la opción de que el teclado se vaya iluminando según tocas las teclas, algo que personalmente me ha parecido increíblemente estético.

El teclado tiene 84 teclas (no tiene los números en el lateral). Viene también con un diseño anglosajón, es decir, no aparece la letra Ñ o la disposición de teclas a la que estamos acostumbradas en España.

No obstante, debo decir que no es algo que me haya incomodado en absoluto. Simplemente es necesario que cambies la configuración del teclado en los ajustes de tu ordenador. Enseguida te darás cuenta de que en realidad memorizas la disposición de todas las teclas, así que no es necesario que los símbolos del teclado se correspondan.

Aún así, sería genial que Marsback lanzara su teclado con distintas configuraciones para distintos países, algo que confirmaremos en este mismo artículo cuando tengamos más información.

Mi conclusión respecto al diseño es positiva: sencillo y elegante, sólido sin llegar a ser demasiado robusto, con bordes redondeados, teclas de un tamaño lógico y un increíble juego de luces de colores totalmente personalizables que hacen este dispositivo especial.

Funcionamiento, herramientas y software

Respecto al funcionamiento del M1, lo primero que debo explicar es que lo he utilizado con un ordenador Mac. El prototipo que he podido probar viene con la configuración de teclas tipo de Windows y un software dedicado (del que hablaré más adelante), también creado incialmente para Windows.

No obstante, desde Marsback asegurán que tras su lanzamiento estará disponible también para ordenadores Mac.

Para empezar a usar el teclado tendrás que contectarlo a tu ordenador, para esto tienes dos opciones: hacerlo mediante Bluetooth o usando el cable USB-C que viene incluido en la caja.

Sigue las instrucciones para conectar el dispositivo con Bluetooth, es muy fácil de emparejar con tu ordenador. En mi caso lo he utilizado con el cable USB-C, igual de fácil, solo tienes que contectarlo e introducir el comando que te pedirá tu Mac para detectar el nuevo teclado.

El M1 tiene un software que podrás instalar cuando esté disponible gracias al que podrás personalizar los distintos comandos de las teclas. La primera versión en prueba de dicho software está únicamente disponible para Windows.

Echando un vistazo al manual que viene incluido con el teclado he podido comprobar que el programa te permitirá ver en tu pantalla un mapa del teclado y poder activar o desactivar algunas de sus funciones.

Esto puede ser ideal para elegir qué teclas utilizar en tus videojuegos según tus preferencias y gustos personales. Estoy deseando que el software esté disponible también para Mac para poder utilizarlo.

El grado de configuración parace bastante avanzado, algo que suma puntos a favor del M1 de Marsback. El teclado es capaz de hacer uso de más de 20 “atajos” para realizar funciones con determinadas teclas.

La combinación de distintos efectos de luz es posible gracias a las 105 luces LED que el M1 porta en su interior.

He podido configurar las luces gracias a los distintos comandos que aparecen en las instrucciones. Las distintas opciones de luces son las siguientes:

  • Luces encendidas o apagadas
  • Activar la luz en partes determinadas del teclado
  • Encender o apagar los efectos de luz de la base
  • Activar que los efectos de luz de la base vayan cambiando
  • Cambiar los colores de los efectos de luz
  • Ajustar el brillo de la luz del teclado

Al ser un prototipo, me ha costado un poco hacer que funcionaran algunos de los comandos. Ha habido en algún momento en el que las combinaciones de teclas indicadas en el manual de instrucciones no han funcionado según lo esperado, sin embargo, entiendo que esto será algo que se vea solucionado en el producto final.

Por otro lado, si nos centramos en la comodidad de uso del teclado, puedo afirmar que tras utilizarlo durante días, es un teclado muy cómodo. Es cierto que su diseño ergonómico hace que tus manos no se cansen. Marsback asegura que precisamente su diseño hace que sea un 5 % más rápido escribir con el M1 que con otros teclados.

Según mi experiencia, debo decir que sí que he cometido menos errores al escribir que con mi anterior teclado de membrana.

La disposición de las teclas es la acertada, ofrece el suficiente espacio como para que el dedo se ajuste bien a cada una de las teclas. Las teclas se presionan de forma cómoda, no es necesario hacer demasiada presión. La sensación al utilizar el M1 para escribir es bastante placentera.

No obstante, si tu idea es usar el teclado en tu día a día para trabajar (como he hecho yo durante estos días), debes saber que aunque resulta muy cómodo de utilizar es también bastante ruidoso.

Como hemos dicho antes, se trata de un teclado mecánico, lo que quiere decir que funciona gracias a la presión que ejerces de forma física sobre cada tecla (cada tecla tiene un interruptor físico).

Un teclado de membrana (funciona mediante la transferencia de la presión al circuito electrónico mediante una silicona) es el idóneo si quieres usarlo para escribir sin que haga demasiado ruido (tus compañeros de oficina te acabarían odiando si decides usar el M1 para trabajar con más personas a tu alrededor).

Hay que tener en cuenta que los teclados de membrana son más baratos de fabricar, algo que hay que tener en cuenta a la hora de entender la relación calidad-precio de este teclado mecánico. También si inviertes más en este tipo de teclado y una tecla se avería, podrías arreglarla de forma individual, mientras que con los teclados de membrana esto no sería posible.

Los teclados mecánicos, como el M1, son ideales para los videojuegos. Su sistema permite mucha más precisión y rapidez. Son tambien más duraderos, así que al final pagar más por un sistema mecánico puede acabar siendo una buena inversión.

Otro tema que es importante tener en cuenta es el de su conectividad. Si lo utilizas con cable, no tendrás que pensar en la batería en nigún momento. Utiliza una entrada USB-C que podrás conectar a tu ordenador para poner el teclado a funcionar.

Si decides usar la conexión Bluetooth tendrás que utilizar el modo emparejamiento para conectarlo a tu ordenador. La batería del teclado dura hasta 40 días (si la usas sin luz), lo que quiere decir que podrás olvidarte de cargar el teclado durante bastante tiempo. El tiempo de carga total es bastante largo, de 6 horas, pero como decimos, seis horas es poco si las comparas con los días que te durará después la batería.

Precio y disponibilidad

El teclado Marback M1 estará disponible para su compra a partir del 2 de marzo y su precio inicia en los 159 dólares. Si estás interesado o interesada en saber la fecha exacta, puedes ingresar en el enlace y escribir tu dirección de email para que te llegue una notificación cuando esté disponible.

Desde la página de Marsback podemos ver que las primeras compras ‘early bird’ tendrán un descuento de hasta el 48 %, así que no pierdas de vista su página si estás interesado/a en el teclado.

Como hemos comentado en apartados anteriores, los teclados mecánicos son más caros y también los más indicados para los videojuegos. Si echas un vistazo a nuestra selección de mejores teclados gaming verás que el precio no baja de los 120 euros, por ello, el M1 a sus 159 dólares (el precio en euros está por confirmar, pero ronda los 130 €) nos parece un precio aceptable.

Especificaciones técnicas

  • 12 teclas multimedia
  • Batería: 6000 mAh (30-40 días de uso sin luz)
  • Material: Policarbonato
  • Luces: 16.8M RGB
  • Tiempo de carga: 6 horas
  • Dimensiones: 321x131x42.8 mm
  • Versión Bluetooh: 5.1 (conexión hasta a 30-50 metros de distancia en espacio abierto)
  • Luces en la teclas: 84 LEDs
  • Luces en el cuerpo: 21 LEDs
  • Sistemas operativos compatibles: Windows, Mac, iOS, Android, Dos, Linux, Unix
  • USB-C 3.1

Veredicto

El M1 de Marsback es un teclado de calidad, con una buena construcción y un diseño ergonómico que te permitirá utilizarlo tanto para trabajar (si no te molesta el ruido), como para jugar a videojuegos gracias a su precisión.

Si las luces están apagadas es un diseño simple y elegante, disponible en blanco o en colores oscuros (cuesta encontrar teclados gaming en blanco). Cuando enciendes las luces LED, el diseño se vuelve llamativo y original, resulta hasta relajante trabajar con el juego de luces que ofrece el teclado.

Nos gusta también la posibilidad de poder configurar y personalizar el teclado a tu antojo gracias a su software.

Si buscas un producto duradero y de buena calidad, el M1 merece la pena.

Precio(s) aproximado(s)

Detallista Precio Entrega  

Comparación de precios de más de 24,000 tiendas en todo el mundo