Review de Fitbit Charge 3

Tras meses de uso de la última pulsera de actividad de Fitbit lanzada al mercado, te contamos en este artículo nuestra experiencia del día a día. Con la Charge 3, la compañía consigue mejorar los ratios de autonomía de sus antecesoras a pesar de incorporar nuevos sensores.

También gana enteros con el hecho de poder zambullirnos en el agua sin preocupación alguna de su estanqueidad. A diferencia de las cargas constantes que demandan la inmensa mayoría de relojes inteligentes, la nueva Charge 3 visitará la base de carga tan solo una vez a la semana. Veámos todas estas novedades y sus contras, que también los hemos encontrado.

Fitbit Charge 3: Diseño y calidad de construcción

Fabricada en aluminio, la Charge 3 es un 20 % más liviana que la Charge 2, un aspecto notable que hace que puedas notar la diferencia al sostenerlas con ambas manos. De hecho, el sensor de ritmo cardiaco que entra en contacto con la piel, sobresale ligeramente de la superficie.

Para bien, esto aporta una mayor precisión incluso cuando la llevas algo más suelta de lo habitual en tu muñeca. En su contra, no está tan alienada como lo consiguen los relojes inteligentes de la marca Fitbit Versa y Fitbit Ionic.

La pantalla OLED en monocromo retroiluminada con diferentes niveles de escala de grises está construida con materiales de Gorilla Glass 3 para hacerla más resistente a golpes y rayaduras ahora que su panel presenta un tamaño superior.

De hecho, la Charge 3 elimina cualquier tipo de botonera para responder a las acciones mediante una presión inductiva en su lateral. De esta forma, se consigue ofrecer un producto que es resistente al agua hasta 50 metros de profundidad.

¿Te preocupa el nivel de brillo de la pantalla? Hemos comprobado cómo es posible variar diferentes niveles de contraste con el fin de poder consultar su pantalla en condiciones adversas, como pueda ser a plena luz del día o bajo el agua.  

Basta con ejercer una presión sobre el botón inductivo para movernos y retroceder en el menú. También podemos valernos de su pantalla táctil para desplazarnos por la interfaz. El extra de tamaño de su pantalla también permite desplazarnos hacia arriba, hacia abajo, y de lado a lado, con una escala de grises que mejora ligeramente las animaciones.   

Fitbit Charge 3: Características y funciones

La nueva Charge 3 monitoriza de forma automática los siguientes factores: los pasos, la distancia, las calorías quemadas, los minutos que estás activo, las plantas subidas, la frecuencia cardíaca y el sueño.

Así, si no estás familiarizado con la tecnología, todos estos datos serán recogidos por el dispositivo y mostrados en la pantalla de tu smartphone sin tener que hacer nada.

Desde la pantalla principal del reloj, si deslizas hacia arriba, puedes observar tus estadísticas diarias de los elementos mencionados anteriormente, incluyendo los recordatorios para moverte y ser más activo.

Estos recordatorios te recuerdan mediante suaves vibraciones que te levantes de la silla y empieces a moverte por lo menos 250 pasos por hora. El modo de alarma sigue un patrón similar, de manera que te despertará a la hora fijada sin que tu pareja lo sienta.

Siempre puedes recurrir a la aplicación del móvil de Fitbit para visualizar con todo detalle los datos recopilados. La Charge 3 reconoce automáticamente el ejercicio o actividad deportiva que comiences a practicar. Es posible desplazar hacia la izquierda para elegir entre modos de ejercicio. También mide los parámetros básicos de natación, como los largos recorridos.

Si lo que deseas son potenciar las sesiones de entrenamiento de fitness ayudado por el dispositivo de tu muñeca, entonces deberás considerar el uso de cualquier reloj inteligente con pantalla más grande y a color. Es el caso de los modelos Fitbit Versa e Ionic.

Una nueva característica es la posibilidad de establecer objetivos. En lugar de correr durante una hora, ahora puedes seleccionar el tiempo, las calorías o la distancia como medida para lograr el objetivo y no basarte en cumplir con los tiempos.

Las distintas zonas de frecuencia cardiaca recogidas por la pulsera también permiten comprobar el porcentaje de tiempo consumido en zona Pico, zona Cardio o en la zona de quema de grasas. 

Las mejoras del monitor de frecuencia cardíaca también repercute en una medición más avanzada de la calidad del sueño, con tiempos de las distintas etapas y estadísticas que pueden ser comparadas con la media de tu edad de otras personas.

Fitbit continúa trabajando en lo que ha denominado “Calidad de Sueño” para añadir más información lo que se considera una métrica clave de salud. Fitbit utiliza los conocimientos adquiridos de la recopilación anónima de datos de sus 25,4 millones de usuarios para que resulten más relevantes.

El sensor de SpO2 también está incluido con el fin de ayudar en futuras actualizaciones a rastrear condiciones médicas como la apnea del sueño y las dificultades respiratorias. Es algo que de momento sólo puedes consultar a través del móvil.  

Fitbit Charge 3: Especificaciones

La compañía afirma que la Charge 3 supera los 7 días de la semana antes de tener que volver a recargarse. Es una mejora de lo más relevante que hemos podido corroborar durante el período de algo más de un mes de uso que llevamos con ella.

Si lo comparamos frente a otras soluciones del mercado, como puedan ser los escasos dos días que ofrece la última versión del Apple Watch, este dato se vuelve más determinante.

A este dato se le añade el que sea totalmente impermeable hasta 40 metros de profundidad con lo que no tendrás que preocuparte ante su uso durante una prueba o sesión de natación.

  

¿Qué smartwatch es mejor: Fitbit Ionic o Apple Watch?

La Charge 3 dispone de función de GPS conectado, lo que significa que tendrás que llevar el teléfono a correr si quieres grabar tu ruta o tener un mapeado preciso del recorrido.

Parece que esta limitación se ha debido a las limitaciones física de la pulsera, así como al hecho de mantener un precio de adquisición bajo.

El único Fitbit con GPS incorporado continúa siendo el modelo Ionic tope de gama. El Versa tiene uno en modo conectado como la Charge 3, mientras que la Alta HR y la Alta carecen del mismo.

Puedes consultar aquí nuestro análisis del reloj inteligente Fitbit Ionic.   

Fitbit Charge 3: Software y aplicaciones

Nadie duda a estas alturas que el elemento más diferenciador de la familia de dispositivos Fitbit frente a sus competidores sigue siendo su software y plataforma. Fitbit lo denomina como el “rastreador más inteligente” con la promesa de que pronto se añadirán nuevas funciones básicas.

Así, el avance más significativo de la Charge 3 frente a su predecesora radica en que mientras que en la 2 solo podían mostrarse llamadas, textos y entradas de calendario, ahora en la nueva es posible ofrecer un soporte completo para todas las notificaciones, incluida la mensajería procedentes de programas como WhatsApp.

Si se combina con un móvil Android también se tiene acceso a respuestas rápidas y otros extras, como notificaciones de Uber.

El seguimiento de la salud femenina fue algo que se introdujo con la presentación del smartwatch Fitbit Versa y ahora se hace extensible a las pulseras, con posibilidad de seguir los períodos de ovulación de la mujer.

Las alarmas, los temporizadores y una sencilla pero práctica aplicación de meteorología también aparecen aquí. Fitbit promete aplicaciones de terceros en breve con la compartición de APIs, aunque ciertamente esta pantalla no da para mucho más.  

Para los más aprensivos, la pulsera Charge 3 también puede detectar si la media de ritmo cardíaco es más alto del que tienes habitualmente, para sugerirte que te tomes tu tiempo para relajarte en ese preciso instante. Es lo que tiene de ventaja las mediciones constantes en tiempo real. Esto se traslada a la posible falta de horas de sueño, o al aumento de peso.

No menos importante son las posibilidades de su plataforma Fitbit Coach y su completo historial, que sigue evolucionando con interesantes funciones. Ahora es posible incluso comparar las estadísticas de tu sueño con los valores de gente de edad similar a la tuya, algo que ya teníamos a la hora de comparar pasos diarios o medir la actividad física.

Es posible unirse a grupos o comunidades para alcanzar nuevos restos, obtener orientación así como asesoramiento en los entrenamientos, servicio que presenta un precio adicional de 43,99 € al año.

Fitbit Charge 3 o Charge 2

Si a estas alturas te preguntas si debes actualizar o no a la nueva Charge 3 en el caso de que dispongas de alguno de los modelos anteriores, el apartado de la impermeabilización se nos antoja razón suficiente para su compra.

Ya no tendrás que asegurarte de quitarte la pulsera al zambullirte en la piscina, con la ventaja que aquí también estarás monitorizando tu actividad deportiva o largos realizados.

La vida útil de su batería también es otro aspecto a considerar. En mi caso, puedo garantizar que haciendo un uso habitual de la misma con las notificaciones activadas, su duración media resultó ser de una semana y un día.

Cuando su batería está a punto de agotarse, el dispositivo entra en un modo de bajo consumo para estirar al máximo su duración.

A estas alturas, resulta ser un elemento clave y diferenciador frente al resto de dispositivos y relojes inteligentes, partiendo de que lo que quieres es tener una monitorización constante, incluyendo la noche con el fin de recoger también los períodos del sueño, uno de los datos más relevantes para comenzar a llevar una vida saludable.

Aunque es probable que puedas encontrar otras alternativas en el mercado a un precio muy inferior, por la mitad en algunos casos, la Charge 3 bien se merece una puntuación alta en nuestra valoración, por su comportamiento y por cómo el software de Fitbit es capaz de extraer infinidad de información del usuario muy válida para mejorar su condición.

Del mismo modo, también tenemos una completa guía sobre las mejores pulseras de actividad de 2018. No te pierdas nuestras reviews y consejos de compra sobre las mejores del momento que puedes encontrar en el mercado.

Fitbit Charge 3: Precios en España y México

El precio final de la nueva Fitbit Charge 3 en nuestro país es de 149,95 €, mientras que en México es posible encontrarla por un precio de $3,499 pesos en tiendas como Amazon, BestBuy, o Innovasport. Por su parte, la edición con tecnología NFC se eleva ligeramente para situarse en los 169,95 €, $3,999 pesos en México.

En lo que respecta a las pulseras, el precio para la más económica es de 29,95 € lo que para México se corresponde con $608 en el caso de las correas deportivas en color negro o morado. Si optamos por la tejida con tela de color carbón, se eleva a los $849.

Si quieres comparar el nuevo modelo Charge 3 con el resto de pulseras de actividad de Fitbit, consulta nuestro vídeo reportaje sobre ¿Cuál es la mejor pulsera Fitbit de 2018?

En base a lo comentado y su extraordinaria autonomía, además de haber contribuido a que logres sentirte físicamente mejor con nuevas metas diarias, recomendamos esta pulsera de actividad como una de las mejores del mercado.

Precio(s) aproximado(s)

Detallista Precio Entrega  

Comparación de precios de más de 24,000 tiendas en todo el mundo