Nvidia aprovechó su presencia en el CES 2021 para presentar no solo la RTX 3060, una buena opción de entrada de su popular gama de GPUs para ordenadores RTX 30, sino también para introducir la nueva serie RTX 30 para portátiles.

Como ocurre con la gama para ordenadores de sobremesa, que fue lanzada en 2020, las nuevas GPUs para portátiles presentan unas mejoras significativas de rendimiento, lo que permite un gameplay de alta calidad en estos dispositivos portátiles.

Quizás te preguntes por qué uno decidiría elegir un portátil gaming por delante de un ordenador de sobremesa gaming, y todo se reduce en su portabilidad. La gran ventaja de un portátil gaming, quién lo iba a decir, es que puede ser transportado fácilmente.

En los últimos años, se ha mejorado mucho en el mundo de los portátiles gaming, con avances en la tecnología que permiten un rendimiento mejorado y también una reducción en las dimensiones de estos ordenadores.

Según Nvidia, el mercado de portátiles gaming se ha multiplicado por siete en los últimos 7 años, por lo que no sorprende que una compañía como esta haya decidido que ya es hora de traer las maravillas de los ordenadores de sobremesa al mundo de los portátiles.

Eso se consigue, en parte, con la introducción de la serie RTX 30 MaxQ para portátiles, que está basada en la misma arquitectura Ampere de la gama de sobremesa. Obviamente, no alcanzarás los mismos niveles de rendimiento, pero según Nvidia, esta nueva gama de GPUs es el doble de potente que la generación anterior.

De hecho, sugiere que la RTX 3060 móvil de entrada de gama no solo es más rápida que el modelo de alta gama RTX 2080 Super, sino también un 30 % más rápida que la PlayStation 5, capaz de ofrecer un gameplay de 1080p a 90 fps.

Luego encontramos la RTX 3070 móvil, capaz de ofrecer una experiencia gaming sólida de 1440p a 90 fps en juegos con la calidad Ultra configurada. Mientras que los portátiles con RTX 3060 deberían costar unos 999 dólares, estos se situarían cerca de los 1.500 dólares.

Pero es cuando se alcanza la RTX 3080 móvil tope de gama que todo se vuelve todavía más impresionante, con una VRAM GDDR6 de 16 GB capaz de ejecutar juegos en 1440p a 100 fps con trazado de rayo activado. Los portátiles costarían unos 2.000 dólares.

La mejora en el rendimiento debería dar paso a una nueva era de portátiles con frecuencias de refresco altas. Es más, Nvidia asegura que este 2021 veremos varios portátiles gaming ofreciendo una tasa de refresco de 360 Hz.

Altas frecuencias de refresco no necesariamente indican una autonomía de la batería pobre. La tecnología DLSS 2.0 que encontramos en las RTX de Nvidia debería ofrecer más fotogramas por segundo sin que se resienta el rendimiento o la energía.

Obviamente, dependerá del juego y del portátil que estés utilizando, pero es esperanzador ver que los fabricantes ven que los portátiles son una buena opción para jugar. No nos engañaremos: los portátiles gaming tienen fama de tener una batería muy pobre.

Lo mejor de todo es que, a diferencia de la nueva gama de GPUs móviles de AMD, los primeros portátiles con la serie RTX 30 llegarán muy pronto. De hecho, se espera que lleguen al mercado el próximo 26 de enero.