Si estás leyendo esto, probablemente eres más conocedor de la tecnología y consciente de la privacidad que la mayoría de los usuarios de Windows o macOS. Por lo tanto, una VPN es una opción natural para Linux.

La mala noticia es que su falta de popularidad significa que solo unos pocos proveedores de VPN ofrecen clientes de software dedicados para Linux. Si no optas por uno de ellos, estarás atascado en la consola del sistema (no es nada nuevo para los usuarios de Linux, por supuesto...).

Con esto en mente, hemos reunido las mejores VPN para Linux con una aplicación dedicada, junto con algunas que no la tienen.

Qué buscar en una VPN para Linux

Hay muchas cosas que hay que tener en cuenta a la hora de elegir un servicio VPN, pero como hemos dicho, lo primero que probablemente quieras comprobar es si tu VPN elegida tiene una aplicación dedicada a Linux.

Las que lo tienen son más fáciles de configurar, ejecutar y solucionar problemas cuando las cosas van mal. Acuérdate de comprobar que la aplicación es compatible con tu distribución (el soporte de Ubuntu es bastante estándar, pero varía más allá de eso) y comprueba los números de versión para ver si la aplicación de Linux se actualiza con la misma regularidad que las versiones de Windows y Mac.

Si no hay una aplicación - o simplemente no es compatible con tu distribución - entonces querrás comprobar si la VPN ofrece instrucciones de configuración para la consola de comandos - de nuevo, idealmente con instrucciones específicas para tu distribución, aunque es probable que esto sea más fácil de adaptar.

Más allá de eso, las grandes preocupaciones son las mismas para cualquier VPN: si tienen servidores en los países o lugares que necesitas, si ofrecen buenas velocidades, además de cuáles son las políticas de la compañía sobre el registro de datos de los usuarios - lo que es particularmente importante si están en uno de los países de los "14 ojos", en cuyo caso tienen la responsabilidad legal de compartir los datos con las fuerzas del orden en determinadas circunstancias.

Echa un vistazo a nuestra guía principal de VPN para obtener más información sobre cómo utilizar una VPN o qué buscar, o lee nuestros consejos sobre las VPN para Linux.

ExpressVPN

ExpressVPN

ExpressVPN es una de nuestras VPN favorita que cuenta con un cliente específico para Linux, con una aplicación e instalador dedicados que deberían funcionar para Ubuntu, Mint, Debian, Fedora y CentOS. Si utilizas otro sistema, o simplemente prefieres una configuración manual, la empresa también ofrece instrucciones de texto y vídeo para configurar la VPN por ti mismo.

Una vez que lo hayas puesto en marcha, tendrás acceso a más de 1.700 servidores en 94 países, una de las mayores listas de servidores de cualquier proveedor de VPN.

ExpressVPN tiene su sede en las Islas Vírgenes Británicas, que es una zona un poco gris cuando se trata del grupo de países de los "14 ojos" que comparten la ciberinteligencia, pero como ExpressVPN promete cero registros esto no debería ser una preocupación.

A precio completo no es la VPN más barata, pero si no te importa comprometerte puedes conseguir 15 meses por el precio de 12, lo que hace que las cosas sean mucho más asequibles.

Lee nuestra review de ExpressVPN.

Surfshark

Surfshark

Si no habías oído hablar de Surfshark antes, es un nombre del que seguramente oirás hablar más en el futuro. Es nuestra elección para la VPN más barata, ya que cuesta solo 1,85 al mes. 

El precio no es el único factor, por supuesto: Surfshark ofrece ahora una aplicación para Linux compatible con Ubuntu y Debian. Al igual que otras aplicaciones, no es el tipo de interfaz gráfica de usuario que se encuentra en Windows, Android e iOS. Pero eso no debería importar a muchos usuarios de Linux, y Surfshark ha facilitado la conexión a los servidores mediante comandos de una sola palabra en Terminal.

Surfshark ofrece algunas características adicionales, como CleanWeb, que elimina los anuncios y los rastreadores, pero es realmente el hecho de que le permite tener conexiones ilimitadas, se basa fuera de los "14 ojos" y ejecuta una clara política de no registros que lo eleva por encima de algunos de sus rivales.

Private Internet Access

Private Internet Access

Private Internet Access es otra de las principales VPN que ofrece una aplicación dedicada a Linux. La interfaz es bastante escasa, pero no te sientas defraudado, eso es por diseño y es exactamente igual que en otras plataformas.

La compañía ofrece instrucciones visuales de instalación para Ubuntu, pero no está claro para qué otras distribuciones funcionará la aplicación, aunque siempre puedes optar por una configuración manual si lo prefieres.

En términos de lo que obtienes, hay una lista masiva de 3.250 servidores en 25 países, un interruptor de apagado para la seguridad adicional, un bloqueador de anuncios y un bloqueador de malware, y hay una protección de fuga de DNS disponible.

La mayor desventaja es que está basado en los Estados Unidos, lo que lo descartará para algunos verdaderos locos de la privacidad.

Pero al menos es asequible: una suscripción a PIA cuesta 3,33 dólares al mes, y eso solo te ata durante un año.

Lee nuestra reseña sobre Private Internet Access.

NordVPN

NordVPN

Nord suele ser nuestra recomendación número uno de VPN, y la única razón por la que cae más bajo en esta lista es que no hay un software dedicado a Linux disponible.

Aun así, la compañía proporciona guías de configuración detalladas para los protocolos OpenVPN y PPTP, por lo que cualquiera que se sienta cómodo profundizando en la consola debería encontrar lo suficientemente fácil de poner en marcha Nord - y siempre puedes instalar las aplicaciones en cualquier otro dispositivo que no sea Linux que quieras cubrir también.

Con más de 3.500 servidores en más de 60 países, es muy probable que encuentres uno que se adapte a tus necesidades, y como Nord tiene su sede en Panamá, se encuentra fuera de los países que comparten información con 14 ojos. Gracias a los servidores ofuscados, Nord es también una de las pocas VPN que funciona en China y Oriente Medio.

Ahora mismo puedes conseguir Nord por tan sólo 2,82 libras / 3,49 dólares al mes si te comprometes a tres años (125,64 dólares en total). Si eliges un plazo más corto, los precios suben, así que la única razón para evitar la oferta más barata es no estar atado durante tanto tiempo.

Lee nuestra reseña de NordVPN.

PureVPN

PureVPN

PureVPN es otra VPN sólida que no tiene un cliente Linux, pero ofrece algunas de las mejores instrucciones de configuración de la consola de comandos de cualquier VPN.

La guía de configuración de Linux de la compañía cubre los protocolos PPTP, SSTP y OpenVPN en Ubuntu y Mint, y sólo las instrucciones de PPTP para Debian, Fedora y CentOS.

Hay más de 750 servidores en 141 países y, aunque hay algún tipo de registro, se limita únicamente al momento en que se realiza la conexión. También tiene su sede en Hong Kong, fuera de los 14 ojos, aunque eso podría ponerlo más cerca de China de lo que algunos usuarios se sienten cómodos.

También es increíblemente barato si no te importa contratar tres años de una vez. Es incluso más barato si optas por la oferta especial de cinco años de PureVPN, que te cuesta solo 1,65 euros.