Los proyectores pueden dividirse en tres categorías principales: home cinema, empresa y portátiles. En este artículo, nos centraremos en aquellos proyectores para cine en casa, ideales para seguir los deportes o ver una película o una serie de Netflix.

Lo que más nos gusta de este tipo de dispositivos es que ofrecen una imagen tan grande como una televisión de grandes dimensiones, si bien es cierto que su gran inconveniente es que la calidad de imagen no es tan buena.

Pero si el hecho de que ocupen poco y que algunos de ellos sean más asequibles que un televisor de alta calidad te convence del todo, no te pierdas nuestra clasificación de los mejores proyectores. También te explicamos en qué fijarte antes de comprar uno.

Guía de compra de proyectores para cine en casa

Antes de hacerte con un proyector para tu casa, hay varios factores que debes tener presentes: precio, resolución, prestaciones de posicionamiento de imagen (zoom, corrección trapezoidal…), brillo y tecnología.

1. ¿Cuánto estás dispuesto a pagar por un proyector?

Los proyectores de calidad no son un dispositivo barato, pero lo cierto es que sus prestaciones tienen un precio. Recomendamos pues no apostar por un modelo barato que fácilmente encontrarás en Amazon, ya que su calidad dejará mucho que desear.

2. ¿Cuánta resolución debe tener un buen proyector?

Algunos de los proyectores de alta calidad tienen una resolución de 1280 x 720, pero recomendamos apostar por una resolución de como mínimo 1920 x 1080 (Full HD) porque los píxeles de la imagen se difuminarán cuando se proyecte a la pared.

La resolución 4K, de 3840 x 2160 píxeles, es muy común ya entre los televisores económicos, pero todavía no lo es entre los proyectores. Los que cuentan con esta resolución tienen un precio superior a los 5.000 €.

Eso significa que los proyectores más asequibles no vienen con una resolución de estas características, pero los conocidos como True 4K incluyen tecnología DLP que crea una especie de imagen 4K mediante un proceso de pixel shifting.

No se trata de lo mismo que la interpolación, que es lo que los fabricantes de cámaras usan para agrandar la imagen. Con el pixel shifting, la imagen no es tan nítida como con un 4K nativo pero sí que es mejor que con el Full HD.

3. ¿Qué prestaciones de imagen necesitas?

Es altamente recomendable apostar por un modelo de proyector en el que se pueda girar la lente, ya que esto te permitirá mover la imagen proyectada de forma horizontal y/o vertical y colocarla en cualquier pared de la estancia, no necesariamente la que está enfrente.

Por otro lado, la corrección trapezoidal te será útil si crees que vas a querer alterar la imagen digitalmente para corregir su aspecto. Eso sí, ten en cuenta que al hacerlo es más que probable que la calidad de imagen se degrade.

La mayoría de los proyectores también cuentan con zoom, lo que ofrece flexibilidad a la hora de colocar el dispositivo más o menos cerca de la pantalla. Si tu home cinema está en una habitación pequeña, te interesarán los proyectores de tiro corto.

4. ¿Qué tecnología prefieres: LCD, DLP o LED?

Es igualmente importante conocer las diferencias entre las principales tecnologías usadas en la fabricación de proyectores: LCD, DLP o LED. Los proyectores LCD, por ejemplo, suelen ser los más grandes pero no todos incluyen lentes giratorias.

En cambio, estas sí que las encontramos en los modelos DLP. Estos proyectores tienen mejor contraste y colores más vibrantes, pero a veces sufren del llamado “efecto arcoiris”, que puede resultar algo molesto para lectores con vista sensible.

Por otro lado, los proyectores LED han hecho que estos dispositivos sean más asequibles para el gran público. En cualquier caso, recuerda que este tipo de especificaciones técnicas determinarán la calidad de la imagen que pueden ofrecer.

Además, es también recomendable asegurarse de que incluyen interpolación de movimiento para evitar que los objetos que se mueven en la pantalla aparecen entrecortados. Esta prestación añade fotogramas extra de forma automática y consigue evitarlo.

5. ¿Cuánto brillo tienen los proyectores?

Los proyectores diseñados para ser usados en casa no suelen tener tanto brillo como en los modelos de oficina ya que los primeros están pensados para usarse en habitaciones oscuras.

Deberías asegurarte de que tu proyector para cine en casa tiene un brillo mínimo de 1.600 lúmenes ANSI, ya que esto te permitirá ver una película con por lo menos una luz encendida en la estancia.

Si tiene 1.000 lúmenes ANSI, solo conseguirás ver bien la pantalla si estás completamente a oscuras. En cambio, si quieres disfrutar de un partido de fútbol en plena luz del día y con las cortinas abiertas, deberás fijarte en modelos con unos 3.000 lúmenes ANSI.

Comparativa: ¿Cuál es el mejor proyector de 2019?

1. Optoma UHD300X

Optoma UHD300X

Pese a no ser la opción más barata de la lista, el proyector Optoma UHD300X sigue teniendo un precio razonable si tenemos en cuenta todas las prestaciones que ofrece y los altísimos precios de otros dispositivos de calidad parecida.

Tiene una mejor relación calidad-precio que el ViewSonic PX747 ya que su imagen dinámica ofrece buen brillo y buena gama de colores. El resultado será una experiencia cinematográfica excelente en casa con películas HDR en una pantalla de 100 pulgadas.

Optoma ofrece una gran variedad de proyectores para todos los usos, pero este te permite disfrutar de imágenes nítidas con profundidad de color y contraste brillante, por lo que es ideal tanto para amantes de las películas, los juegos o los deportes.

Puedes complementar la experiencia con una pantalla para proyector fácil de instalar y de calidad de la misma compañía o bien con uno de los soportes que también vende a través de Amazon, como el Optoma OCM815B o el Optoma OCM815W.

Especificaciones básicas

  • Resolución nativa: 4K UHD (3840 x 2160)
  • Sistema de proyección: HDR
  • Brillo: 2.200 lúmenes ANSI
  • Ratio de contraste: 250.000:1
  • Índice de zoom: 1,3:1
  • Conectividad: HDMI 2.0, HDMI 1.4a, VGA, USB A, 2 altavoces 5W
  • Dimensiones: 392 x 281 x 118 mm
  • Peso: 5,22 kg

2. ViewSonic PX747-4K

ViewSonic PX747-4K

Si lo que necesitas es un proyector que utilice tecnología DLP y tenga una resolución nativa 4K, y que al mismo tiempo ofrezca una buena relación calidad-precio, entonces encontrarás en el ViewSonic PX747-4K una opción más que decente.

Su precio lo convierte en uno de los proyectores con Ultra HD más asequibles del mercado actual. Es cierto que no es oro todo lo que reluce y existen algunos peros, pero por ejemplo el brillo que ofrece es excelente.

No difiere mucho de otros modelos del mismo fabricante. Comparándolo con el ViewSonic PX727-4K, la principal diferencia la encontramos en la gama de colores. Uno de los aspectos que más nos gusta es la calidad del sonido.

Se trata de un proyecto pensado para ser usado definitivamente en casa. Sus 4 kg de peso hacen que no sea un compañero ideal de viaje, así que recomendamos comprarlo si estás pensando en instalarlo en una estancia de tu hogar.

Especificaciones básicas

  • Resolución nativa: 4K UHD (3840 x 2160)
  • Sistema de proyección: DLP
  • Brillo: 2.200 lúmenes ANSI
  • Ratio de contraste: 12.000:1
  • Índice de zoom: 1,2:1
  • Conectividad: HDMI 2.0, HDMI 1.4, USB mini B, 1 altavoz 10W
  • Dimensiones: 332 x 261 x 135 mm
  • Peso: 4 kg

3. Epson EH-TW650

Epson EH-TW650

Como lo demuestran otros modelos de esta lista, los proyectores 4K son dispositivos caros, por lo que, si puedes pasar con una resolución nativa Full HD, lo mejor será que apuestes por uno como el Epson EH-TW650.

Lo mejor de este proyector es que no solo tiene un precio razonable sino que también es capaz de ofrecer una imagen más nítida que algunos proyectores LED portables que tienen un coste parecido.

Una de las desventajas de apostar por este proyector es que consume casi 300 vatios y se calienta rápidamente. A cambio, ofrece corrección trapezoidal horizontal, zoom y foco manual, mientras que la corrección trapezoidal vertical es automática.

Aunque parecía buena idea incluir wifi en el proyector, lo cierto es que a efectos prácticos no lo es. Puedes conectar tu smartphone o portátil al proyector y reproducir un vídeo en streaming, verás que enseguida habrás consumido todos tus datos.

Especificaciones básicas

  • Resolución nativa: Full HD (1920 x 1080)
  • Sistema de proyección: LCD
  • Brillo: 3.100 lúmenes ANSI
  • Ratio de contraste: 15.000:1
  • Índice de zoom: 1,2:1
  • Conectividad: HDMI, USB 2.0, VGA, wifi 802.11/b/g/n, 1 altavoz 2W
  • Dimensiones: 302 x 252 x 92 mm
  • Peso: 2,7 kg

4. Mars II de Nebula

Anker Nebula Mars II

El proyector Mars II de Nebula no podía faltar en nuestra lista de mejores proyectores por ser un dispositivo portátil con una gran duración de batería, resolución HD, su capacidad de autoenfoque y la buena calidad sonora que ofrece.

Si puedes permitirte los 549,90 € que este proyector cuesta, lo cierto es que merece la pena. Nebula es una submarca de Anker que suele ofrecer productos de calidad, por lo que confiamos en que estamos adquiriendo un producto que va a durar tiempo y que va a funcionar tan bien como se espera de él.

Como fallo podemos destacar la falta de Google Play instalada de fábrica (lo que no impedirá que puedas descargar apps), y también el hecho de poder ajustar el tamaño de la pantalla sin tener que mover todo el dispositivo.

Si lo deseas, puedes leer nuestra review completa sobre el Mars II de Nebula haciendo clic en este enlace.

5. BenQ TK800

BenQ TK800

Cierto: el BenQ TK800 no es un proyector 4K estrictamente hablando. Sin embargo, es capaz de emular bastante bien los resultados que obtendríamos con proyectores de este tipo y ofrecer una experiencia que gustará al consumidor medio.

La representación del color es decente y ofrece una cantidad de lúmenes ANSI capaz de combatir la luz ambiente. El precio quizás no sea lo que más llame la atención de este modelo, pero está en la línea de muchos otros proyectores para home cinema.

En cuanto a su diseño exterior, es casi igual al modelo anterior pero con una diferencia muy destacable: la parte frontal azul. No es lo que más nos gusta del BenQ TK800 y en líneas generales habríamos esperado una experiencia más ergonómica.

Puedes controlar el navegador usando los botones que encontrarás en el propio proyector o bien echar mano del mando a distancia -con teclas retroiluminadas- que incluye y que personalmente encontramos muy útil.

Especificaciones básicas

  • Resolución nativa: 4K2K (1920 x 1080)
  • Sistema de proyección: DLP
  • Brillo: 3.000 lúmenes ANSI
  • Ratio de contraste: 10.000:1
  • Índice de zoom: 1,2:1
  • Conectividad: HDMI 2.0, USB A, USB mini B, RS232, altavoz 5W
  • Dimensiones: 353 x 135 x 272 mm
  • Peso: 4,2 kg

6. Prizm II de Nebula

Anker Nebula Prizm II

El proyector Prizm II de Nebula es una muy buena opción a buen precio. Si ya dispones del Prizm original, quizás no merezca la pena, aunque lo cierto es que las novedades que Anker incluye en el último proyector deben tenerse muy en cuenta.

Por ejemplo, el Prizm II tiene un brillo de 200 lúmenes ANSI que, aunque no puede ajustarse manualmente, sí que supone el doble de potencia que el del modelo anterior. El radio de contraste también se ha mejorado, siendo ahora de 1.500:1.

En el apartado que más notarás la diferencia es en el de la resolución nativa. Con el último modelo, Anker ha incluido una resolución Full HD de 1080p, una rareza entre los proyectores de este precio y un paso adelante respecto a los 480p del anterior.

Eso sí, te recomendamos que apuestes por el Mars II de la misma marca si lo que estás buscando es un proyector portátil que tenga Android instalado. Con el Prizm II, deberás conformarte con conectar otro dispositivo utilizando los puertos HDMI o USB.

Especificaciones básicas

  • Resolución nativa: Full HD (1920 x 1080)
  • Sistema de proyección: LCD
  • Brillo: 200 lúmenes ANSI
  • Ratio de contraste: 1.500:1
  • Índice de zoom: N/A
  • Conectividad: HDMI 1.4, USB A, puerto AUX de salida, 2 altavoces 5W
  • Dimensiones: 279 x 265 x 97 mm
  • Peso: 2,42 kg